Visita al Castillo de Manzanares El Real

Si estás pensando en hacer un buen plan con niños para estos días, una buena opción puede ser visitar el Castillo de Manzanares El Real en pleno Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama. A apenas 45 minutos de Madrid, se encuentra Manzanares El Real, un encantador pueblo de montaña entre el Embalse de Santillana y La Pedriza con uno de los castillos mejor conservados de toda España. ¿Te atreves a transportarte a la Edad Media? Continúa leyendo y diviértete con tus hijos viendo caballeros medievales y bonitos paisajes.

DESCUBRIENDO EL INTERIOR DEL CASTILLO

Tras acceder all recinto del Castillo, se llega a la entrada del mismo con su puerta impotente y las torretas que la flanquean. Nada más atravesarlas, se llega al pasillo que deja el antemuro defensivo donde están las almenas.

Un poco más adelante, está a la puerta que lleva al interior del Castillo, donde te reciben unas armaduras caballerescas y poco después, un pequeño túnel en la piedra (¡¡cuidado adultos con las cabezas!!) que lleva a una cámara en la cual se puede contemplar la profundidad de las torres que llevan a las mazmorras (o eso decía la peque de la casa toda emocionada :)).

El recorrido por el interior permite descubrir que este Castillo además de fortaleza es un palacio. Así se puede comtemplar el precioso patio con columnas en dos alturas, los grandes salones con tapices de la época, los dormitorios de los señores del Castillo (Los Mendoza) y los miradores con las espléndidas vistas, por un lado a la Pedriza y por el otro al Embalse de Santillana.

Y tras casi tocar el cielo desde la parte alta del Castillo, la visita al interior termina con una bajada (quizá un poco peligrosa, así que cuidado con los niños) por las estrechas escaleras de caracol en piedra que recorren la altura de la torreta que llevan de regreso al patio principal del Castillo.

UN PASEO POR LOS JARDINES DE PALACIO

Aparte de disfrutar de un interior perfectamente conservado, el Castillo de Manzanares El Real dispone de unos jardines muy amplios donde los niños pueden correr y jugar a sus anchas y que tratan de recrear como eran los de la época.

Desde la entra al recinto del Castillo, se inicia un pequeño sendero con arcos de madera y farolillos que conducen a los jardines. Salpicados por el camino, hay algunos bancos de madera donde poder sentarse y disfrutar de la tranquilidad de la zona y contemplar de las vistas al Castillo. Al final del sendero se encuentra un pequeño laberinto, dibujado en piedra en el suelo, donde los niños no pararán de correterar y jugar al pilla-pilla.

Un poco más adelante del laberinto, se encuentra el huerto con plantas medicinales, hortalizas y frutales que daban servicio a las cocinas del Castillo. Dado que cada plantación tiene su “cartelito”, dependiendo de la época del año, podréis jugar con vuestros hijos a adivinar de qué planta se trata.

Este plan es para toda la familia, eso sí, tened en cuenta que al Castillo de Manzanares El Real y sus jardines no está acondicionado para el acceso con carrito, por lo que tendréis que dejarlo a la entrada junto a las taquillas (así lo hicimos nosotros).

La entrada al interior del Castillo de Manzanares El Real es bastante económica, existiendo tarifa reducida para niños menores de 14 años y siendo gratuita para niños menores de 3 años. Si no tenéis tiempo de entrar al Castillo, tened en cuenta que se puede acceder a la ronda que lo rodea por el antemuro y a sus jardines sin pagar entrada. Para disponer de toda la información sobre horarios y tarifas os dejamos el enlace a la página del Castillo de Manzanares El Real.

Este plan en Manzanares El Real lo podéis completar con una pequeña ruta por el Embalse de Santillana y/o con una comida familiar en el Restaurante La Reunión o en el Molino El Taller del Agua.

Deja un comentario