Viaje en Familia con niños a Ibiza (España)

¿Es Ibiza un destino para ir con niños? Sin duda, la respuesta es un SÍ . Aunque la Ibiza es bien conocida por sus discotecas y su ocio nocturno, la isla es un paraíso para todos los públicos y edades. Y como para muestra un botón, aquí os contamos nuestra experiencia incluyendo todas las actividades que hicimos en nuestra estancia de 8 días.

Lo primero que hicimos cuando elegimos Ibiza como destino vacacional, fue decidir dónde ubicar nuestro campamento base. Dado que todas las opiniones coincidían que Santa Eularia des Riu es la zona más tranquila y familiar de la isla, allí localizamos nuestro alojamiento. Y a toro pasado, podemos decir que fue todo un acierto que ya permite acceder a todas las zonas de la isla en 30-45 minutos en coche y tiene unas playas muy familiares y de fácil acceso.

De playa en playa

Como toda isla que se precie, Ibiza cuenta con multitud de playas y calas para ir con niños. Todas ellas preciosas y con un encanto especial. Si bien es cierto, algunas son de difícil acceso y por lo tanto recomendamos que se consulte antes de dirigirnos a ellas. Aquí podéis ver la lista de playas y calas en las que estuvimos en nuestro viaje, aunque por su supuesto se nos quedamos muchas en el tintero.

Las playas de Ibiza dan mucho juego si se va con niños pues pueden hacer muchas actividades desde remojarse en el agua y jugar con la arena como hacer alguna actividad acuática que pueda ofrecer la playa en cuestión. Además, las aguas cristalinas de Ibiza permiten una visibilidad increíble por lo que con unas gafas y un tubo los niños pueden hacer snorkel y disfrutar de los fondos marinos, por supuesto, siempre acompañados de un adulto.

Quedarse en las playas y calas de la parte oeste de la isla pitiusa hasta el atardecer puede resultar todo un espectáculo para grandes y pequeños, pues las puestas de sol son increíbles. Os recomendamos no perderos esta bonita postal, bien tomando algo en los clásicos Café del Mar o Kumharas o simplemente, sentados en la arena de la playa.

 

DE Paseo por los pueblos y ciudades de ibiza

Bien en la costa o en el interior, muchos son los municipios de la isla que merecen la pena ser visitados. En algunos de ellos la excursión será de varias horas, en otros, pocas pero interesantes.  Esta es nuestra recomendación.

Ibiza – Dalt Vila

Siendo la capital de la isla, Ibiza es el municipio de visita obligada. Perderse por las calles de Dalt Vila tiene mucho encanto y a los niños les sorprenderá cruzar las murallas (Patrimonio de la UNESCO) así como contemplar el gran puerto junto a los cañones del Baluarte de Santa Lucía.

Merece la pena llegar a la Catedral y ver los rincones del casco antiguo. Tened en cuenta si vais con niños que las calles son empinadas… los mas pequeños pedirán brazos. Por eso siempre es recomendable hacer la visita comiendo un helado (los de la heladería artesanal Gelato Ibiza están de muerte!).

Santa Eularia des Riu

Siendo Santa Eularia nuestro campamento base, realizamos varios paseos por sus calles. Conocimos bien el Paseo Marítimo y el Paseo del Puerto, tanto de día como de noche, sin olvidar las zonas infantiles públicas. Dado que Santa Eularia es Ciudad Amiga de la Infancia, cuenta con unas zonas infantiles con columpios muy bien equipadas y modernas.

De este municipio también cabe destacar también:

  • la ruta por el río, altamente recomendada para hacerla con los niños ya que podrán ver peces y aves acuáticas.
  • las playas familiares, que son de fácil acceso, vigiladas,  con aguas cristalinas y arena fina en las que hay que adentrarse mucho para que cubra.

Para aquellos que buscan emociones más fuertes, entre Santa Eularia y Es Canar hay un parque de aventuras en los árboles, el Acrobosc. Se trata de una pista americana con circuitos adaptados a distintas edades.

Santa Gertrudis de Fruitera y San Agustín

Estos pueblos del interior de la isla (en la parte centro y sur respectivamente) tienen un encanto especial. Se trata de pequeños municipios de casas bajas y blancas que conservan la esencia de la Ibiza tradicional.

Dado que cuentan con calles peatonales o la circulación de coches es mínima, podréis pasear tranquilamente con los niños. Además Santa Gertrudis tiene una pequeña zona infantil para que los peques descarguen energías.

 También destacamos ambos pueblos por características gastronómicas:

  • en Santa Gertrudis no olvidéis pasar por el Bar Costa y degustar sus famosos bocatas de jamón en pan de mollete. Tanto tomándolos in situ como llevándolos para tomar en la playa, los disfrutaréis de lo lindo.
  • en San Agustín descubrimos la terraza-jardín del Bar Can Berri, un lugar ideal para las cenas de verano. Todos los platos están buenísimos (incluidos los postres que te presentan en la mesa).

explorando la naturaleza de la isla

En todo viaje en familia no pueden faltar las actividades relacionadas con la naturaleza. Estas son algunas de las que ofrece esta isla balear:

Aquarium Cap Blanc

Este acuario junto a la Cala Gració (San Antonio) está ubicado en una cueva natural y es una visita muy recomendada si viajas con niños.

A pesar de su pequeño tamaño, cuenta con varias especies interesantes como peces voladores, meros gigantes y rayas. Además, mientras los niños visitan el acuario, los adultos pueden tomar algo en el bar de la entrada y disfrutar de unas buenas vistas y la tranquilidad del entorno.

Cueva Can Marçá

Se trata de una cueva natural ubicada entre la playa Port de San Miquel y Benirras. Fue refugio de piratas y lugar secreto para esconder tesoros, lo que asombrará a los pequeños de la casa.

Tened en cuenta que para llegar a la entrada de la cueva, es necesario bajar por unas escaleras complicadas pero con unas vistas espectaculares. Tampoco se puede visitar la cueva con carrito.

Otro punto a considerar es el precio de la entrada, es un poco elevado a nuestro juicio, sin embargo a los niños les encantará esta aventura de unos 45 minutos de duración.

Parque Natural de Las Salinas

Este Parque Natural está ubicado en la parte sur de la isla y cuenta con un Centro de Interpretación en San Francesc. Allí os facilitaran toda la información sobre el parque. Este centro disponen de un servicio de préstamo de prismáticos para poner avistar aves desde los dos observatorios colindantes.

Otro atractivo de la zona de Las Salinas es la visita a las Torres Vigía, las montañas de sal y las calas de la zona.

de compras por los Mercadillos hippies de Ibiza

¿Ir de compras con niños? parece impensable, y es que los mercadillos de Ibiza son tan especiales que hasta cuentan con zonas infantiles como ludotecas o columpios. En Ibiza hay mercadillos prácticamente todos los días y en distintas zonas de la isla. Eligid el que más os guste y a disfrutar.

Las Dalias

Es el Mercadillo más famoso de la isla que sin duda no puedes olvidar visitar, tanto si compras, como si sólo quieres mirar….moda, complementos, decoración… cada puesto esconde tesoros sorprendentes.

Está ubizado entre Santa Eularia y San Carlos  y puede visitarse durante todo el día los sábados y de tarde-noche el resto de día. Ojo, repetimos, consultar los horarios. Junto al mercadillo hay una zona de aparcamiento donde poder dejar el coche por unos 3-4 euros.

Las Dalias también es lugar para tomar algo y disfrutar de la música ya que ofrece música en vivo en El Jardín. Nosotros tomamos unas porciones de pizza de Pizza Amor & Fantasía.

Hippy Market de Punta Arabí

Este mercadillo también es uno de la más conocidos de la isla y se celebra todos los miércoles de 10 de la mañana a 7 de la tarde. El Hippy Market es enorme (estimando a bulto, el doble que Las Dalias), y está ubicado en Es Canar. Junto al mercadillo, hay varias zonas de aparcamiento donde poder dejar el coche por unos 3-4 euros.

Sus puestos tienen una estética más similar a la de otros mercadillos al uso, pero también está lleno de artesanía elaborada en la isla.

Al igual que en Las Dalias, el Hippy Market también cuenta con varias zonas donde poder comer y beber así como disfrutar de música en directo.

 

Aunque estuvimos en la isla mas de una semana, no pudimos realizar todas actividades o visitas que teníamos en nuestra lista, como hacer recorridos con los trenes turísticos, paseos en barco y visitar la isla de Formentera. Así que, dejaremos que Ibiza nos sorprenda, en otra ocasión.

JUEGOS DE VIAJE PARA NIÑOS

Viajar es un placer. Eso está claro. Viajar con niños también lo es, pero a veces es necesario incorporar a la maleta algunos juegos para distraerlos… Ya sabéis que la paciencia es algo que los niños carecen y que se va educando con el tiempo, por ello, a veces, los niños la pierden cuando estamos de viaje. Los largos viajes hasta el destino, las largas esperas para entrar en determinados sitios, las sobremesas eternas…. o incluso tanta excursión para arriba y para abajo, les agota. De modo que, recurrir al juego es una forma para ayudarles a escapar en esos momentos y entretenerles un rato.

¿Cómo elegir los juegos de viaje?

A la hora de elegir los juegos que nos acompañarán en el viaje hay que tener en cuenta entre otros, los siguientes puntos:

  • Edad:

Este factor es obvio pues los juegos están dirigidos a determinadas edades. Si los niños que viajan en el grupo tienen la misma edad, será fácil encontrar un juego adaptado para ellos. Pero si las edad de los niños son dispares, existen dos opciones:

  1. Llevar un juego para cada niño: Esta opción a veces no es posible por tema de espacio. Tampoco es lo más adecuado si no se trata de un juego para jugar individualmente ya que entonces… ¡Mamá siempre juegas con él y no conmigo!
  2. Llevar un juego de edad intermedia: De esta forma todos los niños pueden jugar al mismo juego. Eso sí, nunca podrá tratarse de un juego al que únicamente se pueda jugar de forma individual ya que entonces sería origen de conflictos.
  • Número de jugadores:

No es lo mismo que viaje un niño sólo, a que viajen dos a que viajen 4, por lo que el número de jugadores del juego en cuestión debe cubrir el número total de participantes.

  • Forma de juego:

Existen distintas formas de jugar dependiendo del juego que se trate. Si por ejemplo el juego tiene un tablero, será necesaria una mesa. Si el juego es para jugar al aire libre, se requerirá espacio. Si el juego se juego se juega sobre el suelo con un tapete, nunca se podrá jugar en el trayecto.

Siempre pensad en cómo debe jugar y cuándo vais a poder hacerlo. De esta forma, evitaréis llevar un bulto en la maleta que no vais a poder usar.

  • Tamaño del juego:

Algo que siempre escasea cuando vamos de viaje, aparte del tiempo y el dinero, es el espacio en el equipaje. por lo tanto, elegid un juego que abulte poco y sea ligero. Cuanto menos ocupe mejor para si poder llevarlo en la mochila cuando hagáis excursiones.

3 juegos de viaje recomendados

Como en Pequeños Planes nos gusta viajar (aunque lo hacemos menos de lo que nos gustaría), vamos a comentaros cuáles son los juegos que últimamente se cuelan en nuestra maleta.

Este juego consiste en buscar que animal se repite entre dos cartas. Cada carta muestra 6 animales distintos y solo hay un animal idéntico entre dos cartas. cuantas mas parejas se encuentren, ¡mejor! Cada vez que se encuentre una pareja, hay que decir en voz alta el nombre del animal es cuestión: mariquita, oso, pez, camello… hay mas de 30 animales distintos.

Ademas, Dobble Kids puede jugarse de distintas formas en función de las cartas que se reparten y como se colocan (boca arriba o boca abajo), incluso de forma de establecer el ganador es distinta en cada mini juego. Los 5 mini juegos que ofrece Dobble Kids tienen distinta dificultad por lo que en función de la habilidad y reflejos de los niños, se puede elegir uno u otro mini juego.

Este juego está dirigido a niños de 4 a 8 años al que pueden jugar de 2 a 5 jugadores, potencia la memoria, la agudeza visual y rapidez mental.

Las 30 cartas se guardan en una cajita metálica de pequeño tamaño, ¡perfecto hasta para llevar en el bolso!

Este juego consiste en encontrar el equilibrio de la balanza incluyendo las pequeñas judías que se encuentran en tríos, parejas y de forma individual.

Balance Beans establece retos gracias a las cartas que tienen hasta tres niveles de dificultad. Cada carta muestra en su parte delantera, como deben distribuirse en la balanza las judías rojas (que no pueden moverse) y con que combinación de judías se debe alcanzar el equilibrio. En la parte trasera de cada carta aparece la solución.

Conforme los niños vayan resolviendo las cartas, tendrán mas destreza para encontrar el equilibrio y realizarán menos prueba-error.

Este juego individual, dirigido a niños a partir de 5 años, introduce conceptos matemáticos y fomenta el pensamiento lógico de los niños.

El juego contiene una bolsa de tela que sirve para jugar todos los elementos y poder transportarlo cómodamente.

  • Dominó:

¿Quién no ha jugado alguna vez al dominó? Éste es un juego clásico de toda la vida que no pasa de moda. Consiste en seguir la serie con las fichas que tiene cada jugador y si no se puede continuar se “roba” del montón de fichas sobrantes.

En el mercado muchas tipos de dominós y que se dirigen a distintas edades: con números (el clásico), con animales, con letras, de forma triangular, etc. ¡Hasta nosotros hicimos nuestro dominó reciclando tapones!

Generalmente al dominó se juega de 2 a 4 jugadores aunque también se puede jugar de individualmente.

Además también se pueden variar las reglas en caso de no tener fichas para continuar la serie, bien robando hasta poder continuar o bien solo robando una ficha y saltando turno si no se puede continuar la serie.

Los dominós normalmente tienen una cajita o una bolsita de tela donde guardar las fichas y poder transportarlas siendo un juego de viaje muy recomendado.

Playas y calas de Ibiza con niños

Casi todas las playas y calas de Ibiza tienen un encanto especial por sus vistas, por sus aguas cristalinas, por su arena fina, por sus puestas de sol, por sus paisajes especiales, etc. Y como para gustos, los colores, no nos atrevemos a hacer un ranking de las mejores calas y playas de Ibiza para ir en familia y con niños. Además, son tan numerosas, ¡que no las conocemos todas!

Así que vamos a compartir con vosotros nuestra experiencia y opinión de las playas y calas que hemos visitamos en nuestro viaje a la isla balear.

Para una localización sencilla, nuestra lista sigue el sentido de las agujas del reloj partiendo desde el norte de la isla de Ibiza.

Cala de Boix

Situada al noreste de la isla de Ibiza, Cala de Boix es una pequeña playa de arena oscura a la que se accede por unas escaleras tras dejar el coche en un pequeño aparcamiento al que le rodean varios restaurantes.

Se recomienda llegar pronto por la mañana o aparcar resultará tarea difícil (como en casi todas las calas de la isla de Ibiza, sobretodo en temporada alta).

En la playa, hay servicio de sombrillas y hamacas así como un pequeño chiringuito.

Dado que a la cala sólo se accede por las escaleras o en barco y está delimitada por acantilados, da la impresión de estar en una zona aislada.

Cala Mestella o Mastella

Esta pequeña cala del Este de Ibiza tiene unas vistas muy bonitas y unas aguas cristalinas. Sin embargo hay que destacar que esta situada sobre un manto de algas de Poseidonia, y por lo tanto no hay casi arena para que jueguen los niños.

Para entrar al agua con los niños, es mejor buscar la zona que tenga más arena, ya que generalmente hay pequeñas rocas que dificulta caminar sobre ellas. Es una cala muy famosa por sus fondos marinos por lo que bucear en ella será toda una aventura.

A la izquierda, según se mira el horizonte, hay un camino entre las rocas que permite acceder al Restaurante Cala Mastella más conocido como “El Bigotes”. Desde allí se puede contemplar unas vistas magníficas de la cala así como del pequeño embarcadero y los barcos típicos de Ibiza atracados a pocos metros.

Este camino entre rocas hacia el restaurante es recomendable a partir de 6 años, con un poco de destreza y mucha tranquilidad.

Si queréis comer en “El Bigotes”, famoso por sus brasas, reservad con muuuucho tiempo de antelación pues está muy solicitado. Nosotros no lo hicimos y no conseguimos mesa…

El acceso a la playa con el coche es muy sencillo y junto a la misma hay una gran zona entre los arboles para poder aparcar.

Cala Nova

Esta cala de arena localizada cerca de Es Canar  es muy recomendable para ir con niños ya que tiene mucha arena, no tiene piedras, está vigilada por socorristas y hay que adentrarse mucho en el agua para que cubra.

Acceder a la misma puede realizar desde el aparcamiento cercano junto a los pinares o caminando sobre las rocas de los acantilados desde donde las vitas a la playa y el entorno son espectaculares.

Entre las rocas de la parte derecha según se mira al horizonte, y bajo el Atzaro Beach Club,  se accede a una pequeña calita desde donde poder iniciar un baño practicando snorkel. Eso sí, tiene que se un día sin olas ya que es muy rocoso.

En la misma Cala Nova hay un restaurante chiringuito donde se puede comer en familia.

Cala Martina y Cala S’Argamasa

Estas dos playas contiguas de arena, muy cercanas a Punta Arabí, entre Santa Eularia des Riu y Es Canar, están separadas por un pequeño muro sobre el que se puede caminar (incluso con un carrito).

La arena es abundante lo que permite a los niños hacer castillos y jugar con ella. Asimismo, si os gustan los deportes náuticos, estas playas tiene oferta de todo tipo: pedaletas, bananas, paseos en barco, etc.

Estas playas tienen servicio de hamacas y sombrillas y cuentan con dos Beach Club bien conocidos, el Nikki Beach y el Seasoul Beach Club.

Al extremo derecho de la Cala S’Argamasa y junto al Seasoul Beach Club (que ameniza el ambiente con su música) hay una pequeña calita de arena, muy protegida, cuyas aguas son cristalinas y muy tranquilas para hacer snorkel o jugar con barquitas inflables.

Llegar en coche a estas playas es fácil, lo malo es aparcar, ya que se trata de una zona bastante residencial y con varios hoteles. Si os alojáis por la zona, lo mejor es acceder a pie ya que existe un camino que va conectando todas las calas.

Cala Pada

Cala Pada, muy cercana a las de S’Argamassa y Martina, a la que se puede acceder a pie desde éstas, también es una playa de arena bastante tranquila y poco frecuentada en comparación con otras playas y calas de Ibiza.

Cuenta con varios restaurantes, servicios de deportes náuticos y un club de buceo que amenizará el día de playa, pues los buzos comienzan su inmersión desde la playa. También ofrecen servicio de hamacas y sombrillas.

En medio de playa hay un embarcadero desde donde pueden saltar los niños al agua (siempre con mucha precaución). bajo este embarcadero la vida acuática es bastante activa, ¡hasta vimos varios pulpos!

Playa de Santa EulaRia y Playa des Riu

Una larga lengua de arena abundante conforma estas dos playas ideales para ir con niños. La entrada al agua no tiene dificultad alguna, ya que el suelo es de arena fina sin obstáculos, y ademas hay que adentrarse mucho en el agua para que cubra.

Al encontrarse junto al paseo marítimo de Santa Eularia, dispone de todos los servicios necesarios como restaurantes, tiendas, supermercados, etc.

A pesar de estar en el centro del municipio de Santa Eularia, estas playas no están muy concurridas (al menos en la época en la que fuimos nosotros, junio).

Llegar a estas playas en coche es muy sencillo ya que puede aparcarse en las calles del municipio o en los aparcamientos gratuitos. La mejor zona es la que está cerca de la desembocadura del río, ya que está algo menos frecuentada.

Playa d’en BOSSA

Se trata de una playa de arena enoooorme muy cerca de Ibiza ciudad. Se encuentra en la zona con diversidad de restaurantes, beach clubs y las discotecas mas famosas de toda la isla.

Aunque es una playa muy frecuentada por la juventud, la zona más cercana a la torre vigía es la más tranquila para las familias con niños.

Cala Codolar

Ojo, nos referimos a la Cala Colodar, al oeste de la isla y no a la Playa Des Codolar al sur, muy cerca de Las Salinas.

A esta cala se accede a través de una larga y empinada escalera, por lo que hay que tener cuidado con los niños. No sabemos si por este acceso o porque llegar a ella es un poco complicado (no hay mucha señalizacion), esta poco frecuentada.

Esta playa cuenta con un chiringuito y servicio de camas chill-out o hamacas.

Aunque se trata de la cala de arena, hay que tener cuidado ya que hay rocas en el agua. Estos fondos también la hacen atractiva para hacer snorkel.

Al extremo izquierdo mirando al horizonte, hay una pequeña plataforma desde la que se puede tomar unas fotos increíbles de los acantilados. A modo de anécdota, en esta playa nos encontramos con unos novios haciéndose las fotos de boda… y es que las vistas son preciosas.

Cala Comte o Comta

Cala Comte, ubicada cerca de San Antonio, cuenta con dos lenguas de arena separadas por una roca. Es una de las calas mas famosas de la isla de Ibiza, tanto por sus vistas, sus puestas de sol y sus aguas cristalinas.

Dado que nosotros gozamos de esta cala al atardecer, no os podemos describir como fue nuestra experiencia en el agua ni jugando en la arena, pero si os podemos decir que observar el mar salpicado de islotes durante la puesta de sol te deja sin palabras.

Cala Gració o Cala Graciosa

Aparte de ser estar situada en una zona para poder contemplar unas preciosas vistas de la puesta de sol, la Cala Gració de Ibiza es perfecta para ir con niños.

Se trata de una playa muy cerca a San Antonio con abundante arena cuya entrada al agua es de fácil acceso. Cuenta con puesto de vigilancia, servicio de alquiles de hamacas y restaurante.

El acceso a la playa en coche es sencillo pero recomendamos llegar pronto pues no es fácil aparcar.

A la derecha de la playa según se mira al horizonte, hay un pequeño acceso entre las rocas y varios escalones que permite una zona desde donde las vistas son increíbles. Mucho cuidado con los ni;os si accedéis a esta zona con ellos.

Al estar situada cerca del Aquarium Cap Blanc, la Cala Gració es prácticamente de visita obligada si vas con niños.

Port de Sant Miquel

Se trata de una playa de arena muy familiar y concurrida que dispone de todos los servicios: restaurante, puesto de vigilancia, etc.

Cuando la visitamos, sus aguas tenían el fondo bastante movido y con bastante Poseidonia, la cual es tan ecológicamente necesaria como incómoda.

Acceder a esta en coche es muy fácil pero encontrar aparcamiento es bastante complicado.

Se encuentra ubicada muy cerca de la Cueva Marsa, por lo que si decidís ejercer de piratas y visitarla con los niños, esta playa es una buena opción.

Cala Es Pas de S’illa

Mas que una cala es una pequeña unión de arena y piedras que junta la isla privada S’Illa des Bosc a tierra. Esta unión tiene acceso al mar por ambos lados, uno de ellos de rocas y el otro conforma la zona que denominamos cala.

Esta cala es perfecta para practicar snorkel ya que es tranquila y hay muy poca gente (10 personas serían multitud).

Desde Es Pas de S’Illa se tienen unas vistas increíbles al Port de Sant Miquel y al entorno de la Cueva Marsa.

El acceso a esta cala en coche es toda una aventura, ya que se acceder por un camino de tierra pero podrás aparcar a 3 metros de la playa.

 

Aunque son bastantes las playas y calas que visitamos en nuestra estancia de 8 días en familia, son pocas en comparación con todas las que ofrece Ibiza (mapa). Se nos quedaron en el tintero muchas playas, algunas de ellas de visita obligada como Benirrás con sus tambores, Cala d’Hort y sus vistas a Es Vendrá, Las Salinas con sus famosos y así un largo etcétera que dejaremos para nuestra próxima escapada a la isla. que esperamos que sea muy pronto para poder completar la lista de las playas y calas de Ibiza con niños.

De ruta con niños por Júzcar, el Pueblo Pitufo – Sierra de Ronda

En 2011, Júzcar  fue nombrado el primer Pueblo Pitufo del mundo y, desde entonces, sus blancas casas se tiñeron de azul. Así que, aprovechando unas vacaciones por Málaga (Andalucía), decidimos visitar Júzcar y hacer una pequeña ruta con los niños. Aquí os contamos nuestra experiencia.

JÚzcar, el pueblo pitufo

Para llegar a Júzcar, ubicado en plena Sierra de Ronda,  es necesario seguir la carretera A-397 desde Marbella. Dado que es una carretera con muchas curvas, recomendamos hacer altos en el camino a aquellos que se marean en coche. A nosotros la hora de camino se nos hizo un poco larga, así que paramos un poco antes de llegar a Júzcar, en el pueblo de Cartajima,  donde había una pequeña zona infantil a la entrada.

Nada más llegar a Júzcar, se pueden ver sus casitas azules perfectamente pintadas y un pitufo gigante junto a una seta de información que parece que da la bienvenida. ¡A los niños les encantará! En la caseta de información nos atendieron muy amablemente y nos proporcionaron un plano del pueblo indicando dónde están ubicadas las principales atracciones para niños. Dependiendo de la época del año habrá pintacaras, photocall, colchonetas, etc., no obstante tened en cuenta que estos servicios son de pago.

Tras recorrer las calles del pequeño pueblo pitufo (se completa andando en 15-30 minutos) y ver sus pitufos gigantes, decidimos realizar la realizar la Ruta de los Molinos, un camino recomendado para niños por ser circular y de corto recorrido.

Ruta de los Molinos

La Ruta de los Molinos es una ruta muy sencilla que transcurre junto al pueblo de Júzcar (Sierra de Ronda) y que permite disfrutar del entorno en el que se ubica este municipio pitufo.

Para comenzar la Ruta de los Molinos, debemos recorrer la calle principal del pueblo pitufo y llegar a la única casa del pueblo que no está pinta de azul… ¡es morada! A la altura de esta casa, a mano izquierda, comienza una pequeña calle donde se encuentra un cartel de madera que indica el inicio de la ruta.

Bajando por dicha calle, encontramos un hito que nos señala hacia dónde dirigirnos, de modo que abandonamos el asfalto para comenzar por un sendero de arena entre la vegetación que hará las delicias de los más pequeños.

Siguiendo el camino llegamos al río, que se atraviesa gracias a un pequeño puente árabe de un sólo arco. Junto al puente se pueden ver los molinos que antaño molían la harina y tramos de calzada romana. Conviene recordar que toda la ruta es  a la sombra, entre árboles, dato importante cuando realizamos estas rutas con niños.

El camino continua por el bosque hasta llegar a una pequeña roca la cual hay que “escalar” gracias a una cuerda. Este es el único tramo de la ruta que puede entrañar alguna dificultad para los niños, pero con un poco de ayuda, subirán sin problemas e incluso disfrutarán con la escalada.

Siguiendo el camino y respetando las balizas, llegamos al nacimiento de “Las Zuas”, un manantial de agua cristalina que se puede contemplar desde un pequeño puente de madera.

Dejando el nacimiento de “Las Zuas” atrás, se llegará a la carretera que nos lleva de vuelta al punto de partida. Es una ruta circular, lo que le añade atractivo pues siempre pasas por lugares nuevos y no repites el mismo camino de ida y de vuelta.

Como comentamos, el pueblo Pitufo es bastante pequeño y  nuestra visita con los niños a Júzcar, incluyendo la ruta, duró una mañana. Tras la caminata y como no llevábamos comida, repusimos fuerzas en la terraza de uno de los pocos restaurantes que tiene el municipio, La Bodega del Bandolero.

En resumen, visita muy recomendable con niños a Júzcar, el pueblo pitufo de la Sierra de Ronda, en Málaga que se completa en una mañana y los más pequeños disfrutarán mucho.

Características de la ruta:

  • Recorrido: Circular
  • Distancia: 1,5 kilómetros
  • Tiempo: 45 minutos a 1 hora (dependiendo de la edad de los niños)
  • Edad recomendada: 4-5 años
  • Dificultad: Baja a excepción de la subida a una roca con una cuerda.
  • Servicios: No hay ni baños ni restaurantes durante el recorrido de la Ruta de los Molinos.

 

RESTAURANTE CON NIÑOS – AQUARIUM CAP BLANC (Ibiza)

En nuestro último viaje en familia fuimos a Ibiza y visitamos el Aquarium Cap Blanc. No es un restaurante al uso sino que se trata de un chiringuito diferente, justo al borde del mar. Este restaurante se encuentra junto a la entrada de una cueva natural que alberga un acuario, lo cual es un atractivo seguro para los niños.

El acuario, a pesar de no tener un gran tamaño, alberga especies marinas que sorprenden a toda la familia. En nuestra visita, los animales que más nos llamaron la atención fueron los peces loro y peces “voladores”, así como las mantas-rayas y los meros.

El Aquarium Cap Blanc de Ibiza se puede visitar de dos formas:

  • bien de manera independiente (la entrada cuesta 5€ para adultos y 3€ para los niños entre 4 y 12 años) o,
  • bien por tener reservada una sardinada en el restaurante (la entrada está incluida en el menú). Ojo, las sardinas no se ofrecen todos los días, por lo que es imprescindible consultar el calendario de la web y reservar con bastante antelación. Al tener poquitas mesas… ¡vuelan!

El menú de sardinada, con barra libre de este pescado azul, cuesta unos 15 euros y también incluye ensalada payesa (postre y bebida aparte). Para los niños, este menú tiene un precio más económico. Además, en caso de no querer sardinas, siempre pueden elegir otro plato como pizza o hamburguesa.

otro atractivo del Aquarium Cap Blanc es que se encuentra localizado en una zona privilegiada para contemplar la puesta de sol ibicenca. Está muy cerca de la Cala Gració en Sant Antoni de Portmany y  recorriendo un camino por detrás del restaurante, en 3 minutos, llegas a una zona de rocas con unas vistas increíbles.

Una cosa a tener en cuenta del restaurante Aquarium Cap Blanc, es que tiene dos turnos de cena, a las 21h y a las 23h, por lo que para poder visitar el acuario tendrás que pedir reserva en el primer turno.

Otra punto a destacar, es que lo que persiguen sus comensales es una velada relajada frente al mar, por lo que no es recomendable ir con muchos niños ni que éstos sean de muy corta edad. En nuestra opinión, la edad recomendada es a partir de los 5 años, ya que así pueden ser autónomos y visitar el acuario tranquilamente mientras cenas.

Bien como opción diferente para cenar en la isla de Ibiza o simplemente para ir de excursión con niños para visitar su acuario, el Aquarium Cap Blanc es un éxito asegurado.