DESCUBRE EL PARQUE EL CAPRICHO (MADRID)

Alejado del bullicio del centro de Madrid, en el barrio de la Alameda de Osuna, se encuentra el Parque El Capricho. Un parque aún desconocido para muchos madrileños pero que figura entre las 50 lugares imprescindibles de la capital. Será por algo, ¿no?

Si buscamos la definición de “capricho”, el diccionario indica “Anhelo, deseo”. Sin embargo, otra de las acepciones de esta palabra es “Obra de arte que se sale de la norma con ingenio, gracia y buen gusto”. Pues bien, no sabemos si por deseo de la Duquesa de Osuna o por tratarse de una obra arquitectónica de exquisito gusto, pero lo cierto es que el nombre le viene al pelo. Sigue leyendo y te contamos más en profundidad sobre este precioso parque.

Cómo llegar a EL CAPRICHO y SU HISTORIA

El Parque El Capricho se encuentra en el barrio de la Alameda de Osuna, cerca del aeropuerto de Madrid. Llegar hasta El Capricho puede hacerse en transporte público, bien en los autobuses 101, 105 y 151 de la EMT o en metro por la línea 5. También se puede llegar allí en coche privado ya que hay un aparcamiento gratuito a escasos 100 metros del único acceso de entrada.

Es importante destacar que, para su conservación y mantenimiento, este parque tiene unas condiciones de acceso especiales, en cuanto a horarios de apertura, control de acceso (regulación en número de visitantes), prohibición de actividades (uso de pelotas, bicicletas o introducción de alimentos), etc. Por ello, antes de realizar la visita, es importante consultar las webs oficiales (consultar abajo en la sección “DATOS GENERALES SOBRE EL PARQUE EL CAPRICHO”).

Antes de cruzar los tornos de entrada y posteriormente la verja blanca (literalmente hablando) en donde figura el escudo del ducado, vamos a ponernos en contexto y adentrarnos brevemente en la historia de este parque.

A finales del S. XVIII, la Duquesa de Osuna, María Josefa Pimentel y Téllez-Girón, afamada dama de la época por su inteligencia y su riqueza, ordenó construir el Parque de El Capricho. Su intención era tener un lugar para el disfrute de familiares y amigos, así como disponer de un lugar precioso que rivalizara con las posesiones de otras damas de la nobleza. Pero Doña Josefa no vio terminado su deseo. Sin embargo, bien orgullosa podría sentirse ya que su Parque, a pesar de haber pasado por una época de decadencia, actualmente es considerado Bien Cultural, premio Europa Nostra y el único jardín del Romanticismo existente en Madrid.

El Parque cuenta con el sello de distintos arquitectos, de modo que tiene zonas bien diferenciadas de distintos estilos: francés, inglés e italiano. Pero además, el haber sido testigo del paso de las tropas galas en la Guerra de la Independencia Española y haber ejercido de guarida para los republicano en la Guerra Civil, han dotado a El Capricho de un carácter especial, llegando incluso a albergar un búnker subterráneo.

RINCONES IMPRESCINDIBLES DE EL CAPRICHO

Con una historia y una construcción tan interesantes, las 14 hectáreas de parque están salpicadas de rincones espectaculares, a cuál más bonito artística o ecológicamente hablando. La acción del hombre mucho ha tenido que ver en la creación de esta maravilla de parque, pero la naturaleza también ha jugado su papel. Con tantos años a sus espaldas, los ejemplares arbóreos de pinos, robles, tejos, ginkgos, arces, entre otros, y el sinfín de arbustos que habitan en él han creado zonas de auténtico bosque en mitad de la urbe.

Como decimos, inmunerables son los rincones a destacar en El Capricho (no hay más que ver el mapa y su leyenda), pero vamos a hacer hincapié en aquellos que más nos han gustado.

  • Casa de la Vieja:

Como si de la casa de Hansel y Graetel se tratara, esta casa de piedra y madera llama la atención nada más cruzar la verja del recinto. Se trata de una de las construcciones más antiguas del parque. Imita a una casa de labranza y en la época no le faltaba detalle para representar lo que era la vida en el campo: enseres del campo, autómatas haciendo sus labores, etc. Hoy en día, solo contemplamos el exterior del edificio… ¡tiene mucho encanto!

  • Puente de hierro:

Junto al lago y la Casa de Cañas (fácil de identificar porque sus muros están hechos con el tallo de estas plantas), se encuentra el Puente de Hierro. Este puente, o más bien pasarela, cruza la pequeña ría que recorre uno de los extremos del parque. Se trata del puente de hierro más antiguo de España.

  • Templete de Baco:

Este rincón de El Capricho tiene una belleza espectacular pero además encierra algunas características que lo hacen exclusivo en comparación con otros templetes de otros jardines europeos. En primer lugar, la estatua pertenece a Baco, Dios del vino, cuando lo habitual es que sea Venus o Cupido, dioses del amor. Su planta es elíptica cuando lo común es que los templetes sean circulares. Además, las columnas no están distribuidas uniformente sino que se agrupan en tríos, dejando ver la estatua de Baco en los lugares donde están los puntos cardinales. Y por último, no tiene cúpula, eso sí, la tuvo pero no se volvió a construir tras su derrumbe o demolición.

  • Jardín de flores:

Junto al Casino de Baile, un edificio de paredes blanco y de planta octogonal, se encuentra el Jardín de Flores. Y como bien dice su nombre, se trata de un jardín cuyo suelo está tamizado de las más coloridas flores… ¡un Versalles en miniatura!

Precioso, ¿verdad? El resto de rincones como el Palacete, la Ermita, el Fortín, el Abejero y el Búnker, entre otros, los dejamos sin descubrir para que los disfrutéis en vuestra visita.

DATOS GENERALES SOBRE EL PARQUE EL CAPRICHO

A continuación indicamos algunos datos generales para que podáis planificar vuestra visita al Parque El Capricho, así como un plano del Parque donde se muestran los lugares de interés:

  • Tarifas:
    • Acceso gratuito
    • Visitas guidas al búnker – Gratuitas con inscripción previa cierre (consultar enlace de las webs oficiales más abajo)
  • Horarios:
    • Abierto únicamente fines de semana y festivos.
    • Se recomienda visitar la página de información para confirmar horas de apertura y cierre (consultar enlace de las webs oficiales más abajo)
  • Prohibiciones generales:
    • El acceso de animales, incluso atados, no está autorizado
    • El acceso con bicicletas y patines no está permitido
    • Se prohibe jugar a la pelota en el interior del recinto
    • No está permitido comer en el interior del recinto
    • No está permitido el acceso al interior de lugares como el Laberinto, Abejero, Palacete, Casa de la Vieja, Casa de Cañas o Casino de Baile.
  • Aparcamiento: Gratuito. Muy cercano a la única entrada del parque.
  • Niños: Si (de cualquier edad)
  • Carrito: Si
  • Situación COVID19:
    • Debe respetarse la distancia de seguridad
    • Es obligatorio el uso de mascarilla
    • En aquellos lugares en los que la distancia de seguridad no puede mantenerse está restringido el paso.
  • Webs oficiales:

 

Para finalizar esta publicación, queremos agradecer la aportación fotográfica a las siguientes cuentas de Instagram:

Si queréis conocer otros parque de Madrid visita los siguientes enlaces:

RUTA POR EL BOSQUE FINLANDES – RASCAFRÍA (Madrid)

Finlandia queda a miles de kilómetros de Madrid, pero tenemos la suerte de poder sentirnos por un momento en este país nórdico visitando el Embarcadero de Rascafría. Aunque no es necesario preparar maletas ni coger aviones, yendo con niños es mejor tener toda la información para planificar las actividades, por lo que aquí os contamos todo lo necesario para hacer en familia esta ruta por el Bosque Finlandés.

INICIO DE LA RUTA – CAMINO A LA RUINA DEL MOLINO DE LOS BATANES

El Bosque Finlandés se encuentra cerca del centro de Rascafría, por lo que proponemos el comienzo de nuestra ruta desde uno de los aparcamientos gratuitos del municipio. No obstante, se trata de una ruta circular a la cual se puede acceder desde distintos lugares, de modo que el inicio de la ruta depende de dónde se aparca el coche.

Llegar desde Madrid hasta el aparcamiento de inicio que proponemos, que se encuentra frente al Centro de Salud de Rascafría, puede realizarse por dos rutas:

  • por la A-1 en dirección M-607 hacia Colmenar Viejo y luego por la M-604,
  • por la A-6 en dirección M-601 hacia Navacerrada para continuar por la M-604.

Desde el aparcamiento, hay que dirigirse calle abajo, para alejarse del casco urbano y adentrarse en zona más arbolada. Tras unos metros, se termina el asfalto y comienza el camino de arena que se seguirá durante todo el tramo de ida hasta el Puente del Perdón.

Siguiendo el camino de tierra a la derecha, el camino cruza el puente para dejar bajo nuestros pies el Río Lozoya o de la Angostura, el cual seguiremos en paralelo durante toda la ruta. Se puede bajar al río por aquellas zonas abiertas entre árboles.

Continuando por el camino de arena, encontraremos a las ruinas del Molino de los Batanes a la izquierda. El acceso a las ruinas no está permitido, pero siempre puede verse desde fuera a través de la verja.

HACIA EL BOSQUE FINLANDÉS

Más o menos frente a las ruinas del Molino de los Batanes hay un puente de madera con la barandilla roja a la derecha de nuestro paso. Este puente es un bonito lugar desde donde hacer fotos al río, pero para poder continuar la ruta, no hay que cruzarlo.

Unos metros más adelante del puente rojo y las ruinas, se encuentran un desvío a la derecha que dirige hacia el Bosque Finlandés. Al poco de coger el desvío, el paisaje se abre descubriendo la belleza de la pequeña laguna de agua y el embarcadero. Para que os hagáis una idea, esta es una composición de las vistas en las 4 estaciones del año. Precioso, ¿verdad?

Tras las fotos de rigor, recomendamos bordear la lámina de agua. Nosotros tuvimos la suerte de encontrar justo frente a la caseta de madera, pero al otro lado de la laguna, un refugio con ramas propia de “El último superviviente”.

Al bordear la laguna por el camino, prácticamente se llega al mismo sitio antes del desvío, aunque antes se pasa por el cartel de madera que anuncia el Bosque Finlandés así como por un mini puente de madera (básicamente unos tablones) que salva un arroyuelo.

Una vez retomado el camino en el sentido que teníamos antes nos encontraremos con inmensos árboles. De ahí el nombre del sendero, El Camino del Papel, que hace referencia a la industria papelera de la época y que comunica el molino, los árboles y el Monasterio donde vivían los monjes que fabricaban el papel.

Al final del camino, llegaremos al Puente del Perdón.

FINAL DE LA RUTA – DEL PUENTE DEL PERDÓN A RASCAFRÍA CENTRO

El Puente del Perdón es el lugar desde donde comienza el viaje de vuelta para cerrar esta ruta circular. Este puente de piedra granítica debe su nombre a que en él se celebraban los juicios a los presos quienes pedían perdón y clemencia. No pediremos perdón ni clemencia pero sí contemplaremos las preciosas vistas al Monasterio de El Paular desde alguno de sus descansaderos con bancos de piedra en semicírculo.

Tras cruzar el Puente del Perdón por su suelo empedrado, encontraremos el Centro de Visitantes de El Valle del Paular donde se puede obtener información sobre la zona e incluso visitar las exposiciones que tengan disponibles (nosotros vimos una exposición fotográfica sobre el Parque Natural de la Sierra de Guadarrama).

El tramo desde el Centro de Visitantes hacia el aparcamiento de inicio está asfaltado y transcurre paralelo al río (en la foto un mural sobre las rocas de la zona). Por ello, a nuestro paso encontraremos con pequeños miradores desde donde contemplar la bajada del río y algún salto de agua muy vistoso.

Tras pasar frente a la Oficina de Turismo, hay que girar a la derecha para llegar al aparcamiento de inicio, dando por concluida esta ruta.

DATOS GENERALES DE LA RUTA

Cuando vas con niños, toda planificación es poca, así que hemos preparado este croquis en el que mostramos la ruta y los principales puntos de interés.

  • Distancia: Aprox. 5 km
  • Tipo de ruta: Circular
  • Dificultad: Fácil
  • Tiempo: 2 – 3 horas (según el paso de los niños y los descansos)
  • Servicios:
    • Pequeña zona de merendero (mesas y bancos)
    • Centro de Visitantes Valle del Paular
  • Aparcamiento: Al comienzo-final de la ruta y frente al Centro de Visitantes  Valle del Paular. Gratuito.
  • Niños: Si (a partir de 8 años)
  • Carrito: Si

Para finalizar esta publicación, queremos agradecer la aportación fotográfica a las siguientes cuentas de Instagram:

Visita los siguientes enlaces si buscas tras rutas circulares cerca de Madrid: