Vistas a La Maliciosa

Ruta por el Embalse de Navacerrada (Madrid)

Rodeado de las cumbres más destacables del Parque Nacional de la Sierra Guadarrama, es decir, Siete Picos, La Maliciosa y La Bola del Mundo, se encuentra el Embalse de Navacerrada. ¿A quién no le apetece hacer una ruta con semejante panorámica? A continuación te contamos todos los detalles para que prepares tu ruta perimetral al Embalse de Navacerrada.

COMO LLEGAR al inicio de la ruta

El punto de partida de esta ruta es la explanada de tierra que hay junto a la Presa del Embalse. Para llegar hasta aquí desde Madrid, es necesario seguir la A-6 hasta la salida 39 hacia el Puerto de Navacerrada. Desde aquí, continuar por la M-601 dirección Navacerrada. Al poco de cruzar Collado Mediano, la carretera se bifurca en el desvío hacia Becerril de la Sierra, el cual debe tomarse porque justo ahí, está la zona de aparcamiento.

Vista Panorámica de las cumbres del PN Guadarrama

Vista Panorámica de las cumbres del PN Guadarrama

Para comenzar la ruta circular por el Embalse de Navacerrada, es necesario cruzar la carretera que recorre la presa, ya que el aparcamiento está en el lado opuesto. Con el fin de evitar riesgos, recomendamos andar unos metros por la acera derecha de la presa y así poder ver adecuadamente que no venga ningún vehículo mientras se cruza al otro lado.

PRIMER TRAMO DEL EMBALSE DE NAVACERRADA

Para pasar al otro lado de la valla perimetral del embalse, hay que utilizar las puertas que están frente al aparcamiento y junto a los carteles informativos del Canal de Isabel II.

Una vez al otro lado de la valla y en paralelo a la lámina de agua, comienza el recorrido de la ruta. No hay pérdida ya que sólo se puede ir a la izquierda, pues yendo a la derecha nos chocaríamos contra el muro de la presa.

Toda la ruta es muy fácil y no entraña peligro; no obstante, justo en el comienzo hay un pequeño tramo de rocas por las que hay que pasar con precaución para evitar caídas. Una vez salvados estos 20 metros, los niños podrán correr y saltar a sus anchas. Eso sí, recordad que en el embalse no está permitido el baño ni ningún deporte acuático a excepción de la pesca y con el correspondiente permiso.

Continuando un tramo bastante extenso en paralelo al agua, aparece un puente largo de madera que hay que cruzar para llegar a la pradera del embalse. Al final del puente se encuentran carteles informativos de la ruta y su entorno.

LA PRADERA DEL EMBALSE DE NAVACERRADA – segundo tramo

Justo después del puente largo de madera, se abre la pradera del embalse, un terreno mucho más llano y extenso entre el agua y el camino que el primer tramo de la ruta. Por esta parte de la ruta, atravesaremos pequeños puentes de madera y pasaremos cerca de una zona de entrenamiento urbana.

Justo en la mitad de la extensión de la pradera, encontramos un pequeño puente de madera. Si en lugar de cruzar el puente, nos adentramos un poco en el bosque, encontraremos un pequeño salto de agua de un arroyuelo. ¡Ojo, cuidado con los niños!. Esta zona puede ser peligrosa ya que no hay valla que acote la “cascada”, pero merece la pena andar menos de 100 metros para ir a verla.

Tras cruzar el puente, la ruta continua hasta adentrarse en una zona más sombreada por los árboles y desde donde se puede acceder fácilmente a la lámina de agua del Río Navacerrada y al puente que lo cruza.

TRAMO FINAL – FUERA DE LA VALLA PERIMETRAL

Nada más alejarnos del río, hay que salir de la valla perimetral para continuar por fuera. En el caso de no hacerlo y continuar en paralelo cerca del agua, tras unos metros el camino queda cerrado por el embalse y las rocas, por lo que habría que salir de la valla por las salidas para pescadores. Yendo con niños, y siendo el final de la ruta, es conveniente salir antes de la valla para no andar más metros de los necesarios ni andar por el camino ya recorrido.

El tramo final de la ruta transcurre por la parte exterior de la valla perimetral, pasando una pequeña zona de merendero bajo árboles y una fuente de piedra (cuando fuimos no había agua).

Finalmente el sendero junto a la valla alcanza la presa, la cual hay que recorrer para llegar al aparcamiento y así dar por concluida la ruta. Hay que tener mucho cuidado en este tramo porque los coches circulan por la presa camino a Becerril de la Sierra. Si cruzamos a la acera de enfrente de la presa, se puede ver la estación de tratamiento de aguas y la rampa de salida de agua de la presa, bastante interesante para mostrar a los niños cómo funciona el ciclo del agua del embalse.

DATOS GENERALES DE LA RUTA

Cuando vas con niños, toda planificación es poca, así que hemos preparado este croquis en el que mostramos la ruta y los principales puntos de interés.

  • Distancia: Aprox. 5 km
  • Tipo de ruta: Circular
  • Dificultad: Fácil
  • Tiempo: 2 – 3 horas (según el paso de los niños y los descansos)
  • Servicios:
    • Pequeña zona de merendero (mesas y bancos) en el tramo final de la ruta
    • Zona de entrenamiento
    • Para otros servicios, el centro del municipio de Navacerrada está a menos de 1 km.
  • Aparcamiento: Al comienzo-final de la ruta. Gratuito.
  • Niños: Si (a partir de 8 años)
  • Carrito: No. Aunque hay zonas de camino, algunos tramos no pueden salvarse.
  • IMPORTANTE:
    • No está permitido el baño ni ningún deporte acuático a excepción de la pesca y con el correspondiente permiso.
    • No está permitida la acampada

MANUALIDADES – TUTORIAL SOBRE QUILLING

El quilling o filigrana en papel es una técnica para crear imágenes mediante la colocación de tiras de papel de colores enrolladas sobre sí mismas. Su nombre proviene de la palabra «quill» que significa pluma, las cuales se usaban para enrollar las tiras de papel.

Su origen se remonta a las culturas egipcias y chinas. Su uso se extendió por Europa siendo una técnica usada para la decoración de relicarios con finas tiras de plata y oro. Posteriormente, los monjes europeos comenzaron a utilizar papel, haciendo una filigrana que imitaba a estos caros metales. Con el tiempo llegó a Inglaterra donde pasó a convertirse en la actividad de las damas de la sociedad acomodada. Esta técnica también se trasladó a América donde se trabajó en madera y otros materiales menos nobles. Con la evolución y el abaratamiento de la fabricación del papel, la filigrana en papel tomó más importancia, y ha llegado a nuestros días para ser una técnica utilizada para decorar cuadros y tarjetas de felicitaciones preciosas.

Inicialmente, el quilling parece una técnica difícil, pero nada más lejos de la realidad. Efectivamente hay unos diseños más complicados que otros, pero incluso los niños, con la psicomotricidad fina bien consolidada, pueden ejecutar diseños sencillos sin dificultad alguna. Por ello, es una técnica para todos los públicos.

Aquí recogemos toda la información básica para adentrarte en esta preciosa y ancestral técnica.

MATERIALES PARA QUILLING

En el mercado encontramos kits específicos para quilling, muy completos y con numerosos accesorios. Sin embargo, son pocos los materiales imprescindibles para hacer diseños en filigrana de papel:

  • Tiras de papel de colores
  • Enroscador de papel
  • Cola blanca escolar
  • Cartulina base
  • Tijeras

Para iniciarse en el quilling recomendamos comprar un kit básico para principiantes, normalmente estos kits, aparte de las tiras y el enroscador, incluyen lo siguiente:

  • Caja de alfileres perlados (bonis)
  • Botella (vacía) para la cola
  • Máquina de corrugado – dota al papel de una pequeña ondulación
  • Tijeras
  • Regla de círculos en serie
  • Tablas para formas básicas: círculos, cuadrados, triángulos,…
  • Pinza

TÉCNICA BÁSICA PARA QUILLING

Como hemos indicado desde el principio, el quilling consiste en enrollar el papel sobre sí mismo. Para ello, se utiliza el enroscador, de tal forma que se introduce un extremo de la tira de papel en su ranura. Poco a poco, y con cuidado, se va girando el enroscador creando una pequeña bobina de papel. Cuando la tira está completamente enrollada, se extrae la bobina de papel del enroscador y  se coloca una pequeña gota de cola en el extremo para que no se deshaga. De esta forma, obtenemos un círculo que es la forma básica del quilling.

El círculo puede ser más o menos grande, más o menos apretado, en función de la presión que hagamos al enroscar, de cuándo soltemos el papel antes de aplicar el pegamento, del tamaño de la tira de papel enrollada (1 tira completa, la mitad o varias tiras consecutivas), etc. ¡Tú decides!

Partiendo de la figura básica del círculo, se pueden crear otras formas como lágrimas o gotas, cuadrados, triángulos, etc. Para dar estas formas, tan sólo es necesario apretar el círculo con los dedos en los lugares concretos para dar la forma deseada. A partir de la base del círculo también se pueden obtener espirales si se deja el círculo sin cerrar con pegamento.

Aquí mostramos una foto con las formas más comunes que se pueden hacer partiendo de la técnica para crear un círculo.

CONSEJOS PARA TUS DISEÑOS EN QUILLING

Como aficionados al quilling, queremos darte unos consejillos que esperamos sean de tu interés:

  • No apretar mucho los dedos contra el papel mientras se está enroscando la tira ya que se puede sufrir un pequeño corte por fricción.
  • Aplicar poca cantidad de pegamento, tanto para cerrar las formas como para pegarlas sobre la cartulina base. Si se aplica mucha cantidad de pegamento en la cartulina base, ésta puede arrugarse y estropear el trabajo. Por ello recomendamos el uso de las botellas de los kits ya que tienen unas boquillas muy pequeñas que permiten aplicar pequeñas gotas de cola.

  • Antes de pegar la pieza de filigrana en el diseño, colocarla en el lugar correspondiente dentro del diseño elegido para ver cómo encajarla correctamente. La cola seca rápidamente y si hay que modificar la colocación, arrancar la pieza de la cartulina base puede poner en riesgo el resto del trabajo.
  • Si el diseño elegido tiene el contorno delimitado con tiras de papel continuo, recomendamos darle la forma a la tira usando los bonis. De esta manera, el papel va tomando la forma y luego es más fácil pegarlo a la cartulina base.
  • Conserva los trocitos de las tiras de papel que sobran. Nunca se sabe si una pequeña tira puede ser de utilidad en el futuro.