El Monte del Pilar, un monte para toda la familia

El Monte del Pilar es un parque forestal de dominio público ubicado entre los municipios de Madrid, Pozuelo de Alarcón y Majadahonda. Este monte, aparte de ser un pulmón verde (y un joya natural sobre todo para los que vivimos cerca), ofrece infinidad de posibilidades para realizar actividades al aire libre, siendo unos de los lugares más frecuentados para el ocio en familia.

Os contamos cómo disfrutar de este espacio natural en plena ciudad y cómo sacarle todo el jugo si lo visitamos con niños.

Un monte para deportistas

Miles de personas consideran el Monte del Pilar el mejor “gimnasio” para practicar su deporte favorito como el running, ciclismo o senderismo. Este parque forestal cuenta con senderos y caminos habilitados para el tránsito de bicicletas y peatones tanto por la zona exterior al cerramiento perimetral (la zona más urbana) como en el interior del mismo. Es por ello que el Monte del Pilar es testigo de varios eventos deportivos a lo largo del año como carreras populares, competiciones de orientación y marchas nórdicas.

Para los que nos gusta el campo, el Monte del Pilar es un entorno privilegiado para dar un paseo, respirar aire limpio, recargar pilas e incluso aprender sobre la naturaleza con los peques de la casa.

Os dejamos el enlace a la foto aérea del Monte del Pilar para que podáis preparar vuestras rutas y disfrutar de parque de pino piñonero.

un monte para “piratas”

¿Sabíais que en el Monte del Pilar hay tesoros escondidos? Pues sí y además algunos de ellos son para niños ya que tienen objetos intercambiables. ¿Qué no sabéis de lo que hablamos? Os lo contamos brevemente. A través de la aplicación gratuita Geocaching, algunas personas esconden tesoros (caches) y los geolocalizan para que otras personas los encuentren. Estos tesoros deben permanecer en su lugar para que pueda ser encontrados por múltiples exploradores. Algunos de los tesoros escondidos son grandes contenedores que incluyen pequeños objetos como juguetes que pueden ser intercambiables y por ello muy atrayentes para los niños.

En el Monte del Pilar hay unos cuantos tesoros y al menos dos de ellos son para niños, así que, ya sabéis qué hacer, ¡poneos el sombrero de pirata y preparar un mapa!

Aquí os damos más información sobre el geocaching.

Además en la zona exterior del cerramiento, junto al carril bici del Ayuntamiento y frente a la altura del Centro Comercial Monte del Pilar se encuentra el Parque Urbano Felipe VI. Este parque está dividido en dos zonas de recreo para niños “piratas” con columpios y parques infantiles orientados a distintas edades. Asimismo, entre ambos parques infantiles existe un circuito de salud y entrenamiento.

el refugio de la fauna autóctona

Dentro del recinto del Monte del Pilar, accediendo por la vía asfaltada desde la estación de RENFE, se encuentra el Hospital y Centro de Recuperación de fauna salvaje de GREFA (Grupo de Rehabilitación de Fauna Autóctona). Se trata de una organización no gubernamental sin ánimo de lucre cuyo objetivo es el estudio y la conservación de la naturaleza.

Además de la atención y cuidados necesarios de los animales que ingresan en el hospital para su posterior liberación, GREFA trabaja en su objetivo de conservar la fauna salvaje a través de la educación y sensibilización social. Es por ello, que GREFA organiza actividades de educación ambiental para todas las edades que persiguen.

Una de las actividades de educación ambiental es la visita a su centro donde conviven buitres, águilas, lechuzas, perdices, galápagos y otros animales autóctonos en unas instalaciones que recrean sus hábitats naturales. A través de un recorrido guiado y al aire libre, GREFA da a conocer su labor de rehabilitación y enseña todas las características de los animales que alberga (tanto desde el aspecto biológico como curiosidades y anécdotas).

Las visitas son los sábados, domingos y festivos a las 11:30h y previa inscripción teléfonica o por mail. La tarifa-donativo es de 5€ por persona a partir de los 4 años, por lo que además de ser un plan con niños perfecto (aprenden, juegan y disfrutan del entorno), estamos colaborando en la labor de GREFA para conservar la fauna.

Aparte de la fauna propia de la zona y los habitantes de GREFA, el Monte del Pilar cuenta con unos habitantes muy especiales que hacen las delicias de los más pequeños, las ovejas del pastor Antonio Robledo. El rebaño de nuestro amigo Antonio puede verse accediendo al interior del pinar por el segundo acceso desde la Estación de Renfe. Si miráis el mapa forestal nos al claro de pinos. Este centenar de ovejas no sólo hace disfrutar a los niños y las familias que lo visitan sino que contribuye a conservar el Monte del Pilar limpio de maleza y reducir el riesgo de incendios.

Como veis el Monte del Pilar ofrece muchas actividades para hacer en familia y con niños, si lo visitáis, ¡seguro que os encantará! Y recordad, dejad el monte como te gustaría encontrarlo.

Hervé Tullet, el autor de bestsellers para niños

¿Conocéis a Hervé Tullet? Más que a él, a sus libros. Nosotros le conocimos hace relativamente poco y desde entonces siempre tenemos como obra de cabecera algún libro suyo que leemos antes de dormir. Bueno, voy al grano que me voy por las ramas…

Hervé Tullet es un ilustrador francés con infinidad de obras dirigidas a los niños. No se trata de libros al uso sino que son libros para que los niños interactúen con cada una de sus páginas. De esos hay muchos en el mercado – pensaréis -, pero los de Tullet sorprenden por su sencillez y lo rápido que cautiva a los niños (bueno, también a los mayores que leemos con los niños).

¿Como es posible que con tan sólo unos puntos y los colores primarios los niños no quieran perderse ni una sola página? Eso lo que ocurrió con “Un libro” (Ed. Kókinos) la primera obra del francés que pasó por nuestras manos. Cuando “Un libro” llegó a casa (nos lo recomendaron) mi hija hacia sus primeros pinitos con la lectura. Por aquel entonces odiaba leer pues se frustraba mucho al no recordar lo que leía sílaba a sílaba. Sin embargo, con “Un libro” cambió todo, quería seguir leyendo y ver qué pasaba en la página siguiente. Decía que era fascinante (ojiplática me quedé con la palabrita en cuestión). Tullet había conseguido que mi hija quisiera leer así que no tardé en buscar por las bibliotecas de la zona otros títulos del autor.

TULLET PARA PREESCOLARES

A Tullet le nombraron el “príncipe de los libros para preescolares” y es que tiene numerosas obras dirigidas a los niños de edad temprana. Estos libros despiertan el interés de los niños por descubrir y fomentan su imaginación mediante la sorpresa.

Los libros para los más pequeños tienen un formato muy cómodo. Son pequeños y de cartón pensados para ser manipulados por sus pequeñas manitas. Prácticamente todos los libros para preescolares se centran en un único concepto que se repite en las distintas páginas. Algunos de ellos tienen pequeños textos y otros carecen de letra alguna, pero aún así crean una magia que atrapa. Así encontramos, por ejemplo:

  • Juego de formas (Ed. Kókinos):  A través de hojas de distinto color y troqueladas con  distintas formas los niños van conociendo el cuadrado, rectángulo, rombo,… Una forma lleva a otra por lo que permite mirar a través, manipular la forma y también descubrir todo un mundo de colores.
  • Juego de dedos (Ed. Kókinos): Algo tan simple como un dedo con una carita pintada permite crear unos personajes que cobran vida y todo un mundo de aventuras. Los protagonistas de esta historia son los Gusidedos que aparecen por el agujero central del libro.
  • Juego de construcción (Ed. Kókinos): Gracias a  que cada hoja está dividida en dos partes, (arriba y debajo) las imágenes se combinan para crear situaciones tan variopintas como que un pequeño hombrecito levante un elefante o que una montaña se sostenga por un sólo dedo.
  • ¿Pequeño o grande? (Ed. Patio): Los conceptos de grande y pequeño son captados por los niños siguiendo a un pequeño pez se va alimentando página a página, creando sorpresas a medida que va creciendo.

Todos estos libros están pensados para que un adulto ejerza de mediador entre el niño y el libro. De esta forma, cada libro será más o menos mágico o atrayente dependiendo de la imaginación de los distintos interlocutores y de cómo se produzca la interacción.

TULLET PARA NIÑOS DE PRIMARIA Y SECUNDARIA

Este autor no se olvida de ningún niño y ha escrito e ilustrado para todas las edades y gustos. Sus obras se pueden encontrar en distintas secciones como en bebés, narrativa y arte, pero independientemente de la edad y la sección, todos tienen un denominador común: cautivan.

A medida que la edad de los niños aumenta, el cartón da paso al papel y, a su vez, Tullet reduce la necesidad de un mediador externo y hace que sea el propio lector quien interaccione con la obra. Los libros se dirigen a los niños introduciéndoles en la historia y animándoles a realizar determinadas acciones.

  • Un libro (Ed. Kókinos): Una mancha amarilla que invita a ser presionada es el arranque de este título. A través de distintas acciones como presionar o agitar el libro la mancha va cambiado o multiplicándose. La intriga de saber qué pasa en la siguiente página hace que el niño quiera descubrir y continuar la lectura. Además de entretener, se introduce el concepto causa-efecto.
  • ¡Oh! Un libro con sonidos (Ed. Kókinos): Curiosamente este libro no emite ningún sonido sino que es el lector quien modulando su voz genera las onomatopeyas que dan sonido al ¡OH! Un forma divertida de hacer los primeros pinitos en la música.
  • Cinco Sentidos (Ed. Kókinos): Vista, oído, tacto y olfato se presentan en este libro a través de imágenes que hacen que el cerebro reproduzca el estímulo. Por ejemplo, el dibujo de una flor nos trae a la memoria su olor. Algunas figuras tienen relieve por lo que este libro se presta a ser tocado y manipulado. También introduce juegos y acertijos que desafían a los más pequeños… ¿habrá un sexto sentido?
  • Las Vacaciones de Turlututu: Tullet crea un personaje imposible, un ojo gigante llamado Turtulutú que introduce al niño historias mágicas y juegos que incluyen dibujos para colorear y pegatinas.
TULLET Y LA CREATIVIDAD

Como ilustrador que es, Tullet acerca el arte a los más pequeños y con sus libros invita a los niños a experimentar con su creatividad e imaginación. Tanto es así que incluso realiza talleres de arte para niños alrededor del mundo. De hecho, varios libros del francés se encuentran en la sección de arte o manualidades de las bibliotecas y librerías con títulos tan sugerentes como “ A garabatear” o “Batalla de Colores” que  dan incitan al niño a dibujar con libertad y a crear sus propias obras de arte.

Estos son algunos de estos libros enfocados en la creatividad:

  • Colores (Ed. Kókinos): Siguiendo el mismo concepto que “Un Libro”, Tullet juega con los colores, mezclándolos entre sí y experimentando con ellos. Este libro se presta a que, en paralelo, se juegue con los colores para generar la paleta de colores que se muestra en esta obra.
  • ¡A garabatear! (El Aleph Editores): ¿Quien a dicho que un garabato no es arte? A través de líneas, juego y borrones, el niño deja volar su imaginación y puede pintar las páginas de este libro con total libertad. Incluso muchos de sus dibujos ya están enmarcados antes de ser dibujados. Porque el arte está en cualquier parte, tan sólo hay que dejarlo fluir y este es el propósito de este libro.
  • Diviértete. Talleres de Arte con Hervé Tullet (Ed. Phaidon): Con este libro el francés crea distintas actividades para que pueden ser desarrolladas en casa, en clase o incluso en museos. Autenticas clases de arte dirigidas a los niños para que den rienda suelta a los artistas que llevan dentro. El libro está dividido en talleres que incluyen los materiales a utilizar y las instrucciones a seguir.

Aquí os hemos dado unas pinceladas sobre este genio de los libros a través de la ilustración pero Hervé Tullet tiene publicados decenas de obras para niños.  Os recomendamos tener algún Tullet en vuestra biblioteca infantil, sin duda, descubriréis todo un universo de diversión y aprendizaje con vuestros hijos.

Ruta con Niños – Embalse de Santillana (Manzanares El Real – Madrid)

A los pies de La Pedriza se encuentra el Embalse de Santillana cuya lámina de agua que se extiende por los municipios madrileños de Manzanares El Real y Soto del Real. Aunque existen varias rutas por la zona (de distintas distancias y dificultades), por el margen derecho del embalse comienza una vía pecuaria que se convierte en el lugar perfecto para hacer una ruta con niños, bien a pie o en bicicleta. Os contamos más detalles de esta ruta que discurre por el Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares con unas vistas increíbles a la Sierra de Guadarrama a unos 50 kilómetros de Madrid Capital.

INICIOS DE LA RUTA DEL EMBALSE DE SANTILLANA

Esta ruta lineal por el Embalse de Santillana de aproximadamente 3-4 kilómetros de distancia (ida y vuelta) puede comenzarse desde dos lugares de la Calle de la Paz de Manzanares El Real:

  • Desde el Cementerio de Manzanares El Real – ruta larga (4 km ida y vuelta)
  • Desde el Descansadero del Espinajero (al final de la Calle de la Paz) – ruta corta (3 km ida y vuelta)

A ambos lugares de inicio se puede acceder en coche ya que existen zonas de aparcamiento, si bien es cierto hay mucho más espacio para aparcar en el Descansadero.

Es importante destacar que el trayecto desde el Cementerio hasta la vía pecuaria, ubicada junto al Descansadero del Espinajero, está transitado por vehículos por lo que hay que extremar la precaución con los peques de la casa, sobre todo en el tramo del puente dado que se estrecha la carretera.

DESCRIPCIÓN DE LA RUTA DEL EMBALSE DE SANTILLANA POR LA VÍA PECUARIA

Al final de la Calle de la Paz, nada más atravesar el puente, se encuentra el Descansadero del Espinarejo, una explanada de tierra que hace de aparcamiento y desde donde comienza la vía pecuaria al borde del Embalse de Santillana. En este mismo lugar se encuentra un mirador desde el que contemplar el Embalse, el Castillo de Mendoza, las magníficas vistas a La Pedriza y el impresionante Yelmo.

Al tratarse de una vía pecuaria, no hay tránsito de motos o coches, lo que permite circular a pie libremente. Además, al estar asfaltada, esta ruta puede realizarse en bicicleta, patinete o patines.

Toda la ruta transcurre por el lado derecho del Embalse de Santillana pudiendo acceder a él por las distintas entradas de pescadores. Mucha precaución al acercarse a la orilla por su los niños se meten en el barro. Dependiendo del nivel del agua, pueden verse algunos animales como vacas pastando por el Embalse e incluso puede cruzarse el Embalse hasta la otra orilla (no recomendable si se va con niños).En algunas zonas del recorrido es posible adentrarse en el campo entre el asfalto y la orilla del embalse, pudiendo andar entre la vegetación de ribera.

Esta ruta concluye al llegar a la puerta de acceso a la Finca de El Espinarejo desde donde se emprende el camino de vuelta hasta el punto de inicio.

Para no repetir la ruta y cambiar un poco el paraje, se puede realizar el camino de vuelta junto a la orilla del Embalse de Santillana, eso sí, deberá recorrerse a pie pues el suelo no es tan firme como para ir sobre la bicicleta u otro tipo de ruedas.

DATOS GENERALES DE LA RUTA – EMBALSE DE SANTILLANA
  • Distancia (ida y vuelta):
    • Desde el Cementerio de Manzanares El Real – 4 kilómetros
    • Desde el Descansadero del Espinarejo (aparcamiento) – 3 kilómetros
  • Tipo de ruta: Lineal.
  • Dificultad: Baja
  • Tiempo (ida y vuelta): 1,5 horas con niños
  • Servicios:
    • Zona de aparcamiento
    • Mirador
    • Contenedores de basura
  • Niños: Si, desde cualquier edad
  • Carrito: Si, por la zona de asfalto
  • Ruta alternativa: Esta misma ruta, comenzando desde el Descansadero del Espinarejo y a pie, puede realizarse por la orilla del embalse e incluso prolongarla hasta la presa.
OTRAS RUTAS CON NIÑOS

Si te gusta la naturaleza y quieres disfrutarla con tus hijos, aquí te indicamos algunas rutas recomendadas para niños: