MANUALIDADES CON NIÑOS – CALENDIARIO ADVIENTO

La Navidad está a la vuelta de la esquina y, con la llegada de diciembre, comienza la cuenta atrás. Para saber cuántos días quedan para uno de los momentos más esperados del año por los niños, se utilizan los calendarios de adviento. Estos calendarios no sólo invaden la casa de espíritu navideño sino que además avivan la magia con los regalos (chocolatinas, mensajes o pequeños obsequios) que esconden hasta la llegada de la Nochebuena.

Existen muchos calendarios de adviento en el mercado pero en Pequeños Planes os proponemos que los preparéis en casa. Aquí encontraréis 3 calendarios de adviento caseros que sirven de decoración navideña y divertirán a los niños.

Calendario de adviento con globos

Dificultad:20161120_110025

Baja – poca ayuda de un adulto

Materiales básicos:

  • Globos de colores
  • Pinzas de madera
  • Rotulador
  • Tijeras

Preparación:

A cada globo se le escribe un número del 1 al 24. Una vez enumerados se colocan en la cuerda cogidos por las pinzas.

En función del espacio que tengamos y dónde vaya a colocarse, se puede:

  • utilizar una única cuerda con los 24 globos
  • utilizar varias cuerdas distribuyendo los globos en cada una de ellas y colocando las cuerdas en paralelo

20161120_105926

 Calendario de adviento con cápsulas de café

Dificultad:20161124_203051

Media – poca ayuda de un adulto

Materiales básicos:

  • Capsulas de café  (vacías y limpias)
  • Cartulina
  • Rotulador
  • Palos de helado de colores
  • Cuerda
  • Pegamento
  • Tijeras

Preparación :

A cada cápsula se le escribe un número del 1 al 24. Una vez enumeradas las 24 cápsulas, se les hace un agujero en la parte de arriba. Por el agujero se pasa un trozo de cuerda. Cada trozo será de distinta longitud. Por la parte de dentro de la cápsula se hace un nudo de modo que la cuerda no sale de la cápsula y puede colgarse. En cada cápsula se introduce un regalo y se pega la cartulina con forma circular, quedando el regalo oculto.

En paralelo, se hacen 5 varillas pegando los palos de helado entre sí (3 palos cada varilla). Una vez preparadas las varillas se pegan unas a otras haciendo la forma de un asterisco.

Una vez preparadas las cápsulas con los regalos y el asterisco con las varillas de palo de helado, se atan los extremos de las cuerdas en las varillas.

De esta forma tendremos un móvil de cápsulas que será nuestro calendario de adviento. Para poder colgarlo será necesario atarlo desde el centro del asterisco de palos de helado.

Con este calendario hay que tener dos cosas en cuenta:

  • Los regalos no pueden ser muy pesados ni voluminosos pues la cartulina no aguanta mucho peso ni las capsulas son muy grandes
  • Si se coloca chocolate en las cápsulas, éste puede tomar sabor a café por lo que recomendamos que el chocolate esté envuelto

20161125_203324

Calendario de adviento con fieltro

Dificultad:

Alta – mucha ayuda de un adulto

Materiales básicos:

  • Fieltro
  • Retales de tela
  • Guata (opcional)
  • Goma EVA
  • Hilo
  • Tijeras
  • Pegamento
  • Papel
  • Percha (para colgar)

Preparación:

Se dibuja en papel la forma del objeto que quiere utilizarse como soporte, en este caso, un árbol. Una vez tenemos el molde en papel, se dibuja sobre el fieltro y se recorta. Para hacer el soporte más consistente, se prepararán dos árboles iguales en fieltro y se coserán entre sí. Si aún lo queremos más resistente, entre las dos capas de fieltro puede meterse una capa de guata.

Con los retales, se prepararán pequeños rectángulos (en este caso de 12×10) que se coserán por los extremos al fieltro con una doblez hacia dentro. De esta forma cada cuadrado o bolsillo tendrá fuelle y podrán meterse regalos más voluminosos.

En Goma EVA se dibujarán los números del 1 al 24. Tras recortarlos, se pegarán en el fieltro bajo los bolsillos de tela.

En este caso, y para rematar el árbol, hemos cosido una estrella en fieltro amarillo en la parte alta. Y para poder colgar el árbol, se hemos cosido en la parte de atrás una percha.

20161125_203044

Esperamos que os gusten estos calendarios de adviento y que preparéis alguno en casa con vuestros niños. Para hacer más divertida la espera de la navidad, no coloquéis los números consecutivamente, de esta forma cada día tendrán que buscarlos.

RUTA CON NIÑOS: EL PARDO RIBEREÑO

La ribera del Manzanares a la altura de El Pardo ofrece una ruta muy sencilla y agradable para todas las edades, incluso para los niños que vayan en carrito. Aunque nosotros realizamos la ruta en otoño y disfrutamos de los colores de esta estación, recomendamos realizar esta ruta en cualquier época del año

Para llegar al comienzo de la ruta, se debe tomar el desvío a la M-605 a la altura de Puerta de Hierro y seguir las indicaciones hacia al Cristo de El Pardo. Siguiendo esta carretera, a la altura del Asador Ricardo, hay un desvío a la izquierda donde se encuentra el Puente de los Capuchinos. Junto a este puente se puede aparcar el coche y continuar a pie por ambos lados del río, en función del tipo de ruta que queramos hacer.

El margen derecho del río, en dirección El Pardo, es un camino bastante urbanizado con baldosas y caminos de tierra, perfecto para los principiantes y niños en carrito (hasta la zona de columpios). Desde este camino también se puede acceder al río y dar de comer a los patos, lo que encantará a los más pequeños. Asimismo cuenta con bancos y columpios a lo largo del recorrido para descansar y amenizar el paseo.

20161102_211107

El margen izquierdo del río, en dirección Madrid, es un camino mucho más campestre que puede ser considerado como senda botánica ya que cuenta con carteles informativos sobre la flora de la zona. En paralelo al Monte del Pardo y al río encontraremos una valla de madera que nos lleva a una zona boscosa y con acceso al río. Sin embargo, este camino no es recomendable para realizarse con niños poco acostumbrados a andar por la dificultad de llevar carrito. Por este lado del río se pueden divisar algunos ciervos y gamos al otro lado de la valla que delimita el Monte.

20161116_070553

Por ambos márgenes, siguiendo el río se llega al Embalse de El Pardo desde donde se emprende el camino de vuelta.

 Al regreso al Puente de los Capuchinos y para terminar la jornada en el campo, recomendamos subir hasta el Restaurante El Torreón, donde tienen ver una mini-granja con cabritas, patos, ocas, faisanes, gallinas y pavos reales que harán disfrutar mucho a los niños.

20161116_071510

Datos generales de la ruta:

  • Distancia: 5 kilómetros
  • Tipo de ruta: Lineal. Puede ser circular cruzando la pasarela sobre el rio, pero poco recomendable con niños.
  • Dificultad: Baja
  • Tiempo: 2 horas (ida y vuelta)
  • Servicios:
    • Comienzo/final de la ruta:
      • Restaurante
      • Zona de aparcamiento
    • Margen derecho dirección El Pardo:
      • Bancos
      • Zona infantil a mitad del recorrido
  • Niños: Si, desde cualquier edad
  • Carrito: Si, por el margen derecho dirección El Pardo

APRENDIENDO MÚSICA: LAS FIGURAS

Siempre se ha dicho que el aprendizaje temprano del arte de la música aporta grandes beneficios para la educación y formación de los niños, pero  enseñar un lenguaje nuevo a los más pequeños cuando todavía no dominan su lengua materna puede ser complicado. Sin embargo, mediante el juego, todo es más sencillo y divertido.

Hace un tiempo os explicamos cómo enseñar las notas musicales mediante códigos de colores. En esta ocasión, usando también un código de colores, vamos a enseñar a los niños a identificar las figuras musicales: redonda (amarillo), blanca (verde), negra (morado), corchea (azul) y semicorchea (rojo).

img_20161109_191245-1

Siguiendo el mismo concepto que los juegos de naipes o cartas, vamos a pintar cada figura en cartulinas de distintos colores. Cada figura tendrá su propio color así como su correspondiente silencio. En total vamos a obtener 25 cartas, 4 por cada figura y su silencio.

20161109_183753

Para ocultar los colores de la cartulina y que nuestros contrincantes no averigüen las cartas que llevamos, pegaremos una cartulina blanca por el lado opuesto a la figura. En nuestro juego hemos dibujado una clave de sol para hacer nuestros naipes mas bonitos.

Con estas cartas, los niños comenzarán a identificar las figuras por colores, por ello deberemos indicarles los nombres de las figuras durante el juego. Poco a poco con el tiempo empezarán a identificar las formas de las figuras con sus nombres reales, quedando el color en un segundo plano.

Para hacer el juego más ameno, y dependiendo de la edad de los niños, podremos jugar con estas cartas a hacer parejas, tríos, escaleras, la carta más alta, etc. o a los juegos de toda la vida como Burro  (que consiste en conseguir 4 cartas iguales) o a un juego de memoria (formando parejas con las cartas boca abajo). Si el juego implica un cálculo de puntos, a cada figura se la dará una puntuación, siendo:

  • Redonda: 5 puntos
  • Blanca: 4 puntos
  • Negra: 3 puntos
  • Corchea: 2 puntos
  • Semicorchea: 1 punto

Esperamos que este método para aprender música os parezca interesante y lo pongáis en práctica bien en clase como en casa. Se lo pasarán fenomenal mientras aprenden.

 

RECETA – BIZCOCHO O MAGDALENAS 1,2,3

Vamos a jugar a las cocinitas con la receta más sencilla del mundo para bizcocho. Esta receta es conocida como la Receta 1,2,3 por los ingredientes que se utilizan aunque es el bizcocho de yogurt de toda la vida. Este bizcocho puede tomarse sólo como desayuno o merienda o incluso puede usarse como base para tartas más elaboradas.

Esta receta es tan fácil y rápida que es perfecta para realizar con niños. Además, si en lugar de utilizar un molde para bizcocho, se utilizan moldes para magdalenas, los pequeños podrán divertirse decorándolas a su gusto.

20161101_102314

Ingredientes:

  • 1 yogurt natural (no tiréis el vasito del yogurt pues servirá para la medida del resto de ingredientes)
  • 1 vasito de aceite de oliva de baja acidez
  • 2 vasitos de azúcar blanca
  • 3 vasitos de harina de repostería
  • 3 huevos grandes
  • 1 sobre de levadura
  • 1 naranja (o 1 limón según el gusto que queramos darle al bizcocho)
  • Mantequilla (para engrasar el molde)
  • Una pizca de sal

Pasos:

  • Precalentar el horno a 180ºC arriba y abajo (o en ventilador si el horno tiene esta función).
  • Mezclar con la batidora el yogurt, los huevos y el aceite.
  • Incorporar a la mezcla el azúcar.
  • Tamizar la harina y la levadura sobre la mezcla con un colador
  • Lavar bien la naranja (o el limón) e incorporar la ralladura a la mezcla de ingredientes.
  • Añadir la pizca de sal y remover bien.
  • Engrasar el molde con mantequilla (si se trata da magdalenas nos saltaremos este paso).
  • Verter la mezcla sobre el molde (si se trata de magdalenas, rellenaremos los moldes por la mitad).
  • Meter en el horno durante aproximadamente 35 minutos (para las magdalenas serán unos 25 minutos)
  • Transcurrido el tiempo, sacar del horno y dejar enfriar
  • Desmoldar, decorar y servir al gusto (las magdalenas las dejaremos en sus moldes)

20161030_170440

Con esta receta los niños se lo pasarán en grande y disfrutarán de un desayuno o merienda totalmente natural y saludable. ¡No quedarán ni las migas!