MANUALIDADES DIA DE LA MADRE – MARCOS DE FOTOS

Los marcos de fotos además de ser un elemento decorativo, recogen momentos importantes para nosotros: imágenes de un viaje, una fiesta, una reunión de amigos o simplemente un bonito segundo de nuestras vidas. Por ello, qué mejor regalo para el Día de la Madre que marcos de fotos elaborados por los niños de la casa para rememorar instantes especiales con sus hijos y la familia.

Aquí os mostramos unos ejemplos de marcos de fotos para hacer con niños utilizando materiales distintos: palos de helado, Goma EVA y cartón.

MARCOS DE FOTOS CON PALOS DE HELADO

Utilizando palos de helado, bien en color natural, pintados o forrados con papel decorado (para scrapbooking o para origami, por ejemplo) se pueden hacer marcos de fotos muy vistosos.

Tan sólo hay que hacer un “lienzo” de palos de helado en el que colocar la foto. Para hacer el lienzo, colocaréis los palos en paralelo unos junto a otros y luego pegadlos entre sí con otro palo colocado en perpendicular de tal manera que cruce todos ellos.

Una vez preparado el “lienzo” podéis colocar más palos de helado para decorar.

Nosotros hemos preparado dos tipos de marcos de fotos con palos de helado. En uno, el de papel a rayas, hemos dejado el lienzo a la vista y sobre sale de la foto. En el otro, hemos tapado el “lienzo” enmarcándolo con palos de helado con lunares de colores.

MARCOS DE FOTOS CON GOMA EVA

Como la Goma EVA es muy fácil de cortar con tijeras, en lugar de preparar un marco de fotos al uso (cuadrado), proponemos que hagáis uno con su nombre colocando las fotos en los “huecos” de las letras.

Para ello tenéis que hacer los moldes de las letras en papel. En internet podréis encontrar tipologías de letra muy chulas.

Una vez que tenéis el molde, hay que dibujar la silueta sobre la Goma EVA del color elegido y luego recortar la letra. Cuando ya tengáis todas las letras preparadas, juntadlas para escribir el nombre y sobre Goma EVA negra, perfilad la silueta de las letras a una distancia desde el borde de las letras de aproximadamente un centímetro.

Con todas las partes del marco preparadas, ya sólo queda pegar las fotos en el lugar elegido. No os olvidéis que las fotos deben pegarse por detrás de la letra. con las fotos ya colocadas, ya sólo queda pegar las letras al molde en negro. Y, ¡tachán!, tendréis un marco súper original.

MARCOS DE FOTOS CON CARTÓN

Sobre un cartón, tenéis que recortar un 2 cuadrados o 2 rectángulo. El tamaño dependerá del tamaño de la foto más unos 5 centímetros por cada lado. En el centro de una de las piezas de cartón ya recortada, hay que dibujar el contorno de la foto elegida y luego se recortará medio centímetro más pequeño que el contorno marcado. Este marco de cartón será el que decorareis al gusto.

Nosotros lo hemos pintado con pintura acrílica y luego hemos hecho unas pequeñas figuras en arcilla polimérica. pero se puede decorar al gusto: con pinturas de colores, rotuladores, gomets, con pompones, etc.

Una vez decorado el marco, hay que pegar la foto sobre la pieza de cartón no decorada y luego colocar el marco decorado por encima.

Todos estos marcos de fotos que os hemos propuesto se pueden colocar de distintas formas:

  • En la nevera, poniéndoles un imán por detrás.
  • Colgados en la pared
  • Como marco de sobre mesa, colocándoles un soporte por detrás o un clip grande abierto

Ya conocéis todos los pasos para preparar vuestros marcos de fotos, así que, elegid vuestra foto favorita…, ¡y manos a la obra!

 

 

 

LIBROS PARA NIÑOS – LIBROS VIAJEROS

Si le preguntas a un niño qué son los libros viajeros, ellos lo saben perfectamente, ¡libros que viajan! 🙂 Así que, para que sepáis a qué se refieren cuando llegan a casa diciendo que en el colegio están trabajando en uno, os hablamos sobre ellos en este post.

Los libros viajeros son una de las actividades que proponen en las escuelas infantiles y colegios como tarea para hacer en casa y con la familia. Se trata de libros, normalmente de gran tamaño, cuyas páginas están en blanco. En dichos libros se debe desarrollar e ilustrar una historia. El libro se convierte en viajero porque pasa  de familia en familia hasta completar todas las familias de los alumnos de la clase.

Una vez que el libro vuelve a clase, los niños trabajan en clase con el libro, leen las historias y comparten su creación.

Los libros viajeros son una buena herramienta para el desarrollo de la creatividad e imaginación de los niños, no sólo a la hora de inventar la historia sino también a la hora de ilustrarla. Además con los libros viajeros se pueden utilizar muchos materiales y técnicas para dibujarlos. Asimismo, trabajando en ellos, los niños pueden experimentar y descubrir.

TIPOS DE LIBROS VIAJEROS

Nosotros conocemos, porque hemos trabajado con ellos, dos tipos de libros viajeros:

  • Independientes: El tema está cerrado y es común para toda la clase de forma que cada familia habla sobre él independientemente. Por ejemplo, “¿Cuál es tu juguete favorito?” o “Presenta a tu familia”. Normalmente este tipo de libros viajeros se utilizan en los primeros años del niño con el fin de que los compañeros se conozcan mejor.
  • Enlazados: Estos libros tienen un comienzo y cada familia va incorporando ideas a la historia como si se tratase de un cuento. Por ejemplo, el libro puede empezar diciendo: “Tipi era un indio…” o “En un lugar lejano había un duende...”. Este tipo de libros viajeros se suele utilizar cuando los niños ya tienen la creatividad más desarrollada para inventar sus propias historias. En ocasiones, el hilo conductor se rompe completamente (los niños tienen una imaginación desbordante) y por lo que los padres deben reconducir la historia. Según la edad de los pequeños la participación de los padres será mayor o menor.
EJEMPLOS DE LIBROS VIAJEROS

Vamos a compartir con vosotros los libros en los que hemos participado para que veáis algún ejemplo.

El primer libro viajero que llegó a nuestras manos nos permitió conocer a los compañeros de la clase de Manuela. Lo recibimos en casa en el Primer Ciclo de Educación Infantil y dada la corta edad de los niños, realmente quienes trabajamos en el libro fuimos los padres siendo la participación de los pequeños muy puntual. En este libro, dado que se trataba de una presentación de nuestra familia, utilizamos fotos que ilustraban nuestras actividades favoritas. Nosotros, los mayores, planteamos la idea e hicimos la composición. Manuela también participó, eligiendo las fotos, dibujando los animales con sus deditos (obviamente, con ayuda) y haciendo sus primeros pinitos con el trazo.

Durante el Segundo Ciclo de Educación Infantil hemos participado en 2 libros viajeros, ambos del tipo enlazado y además en inglés. En el primero, al ser aún pequeña, nuestra hija no participó mucho en la creación de la historia, pero sí se encargó de hacer los dibujos con sus dedos y pies.

En el segundo, ya con 4 años, quiso aportar su granito de arena en el cuento y en los dibujos. Además quiso utilizar purpurina, copos de maíz y trocitos de la flor artificial que teníamos por casa.

¿Qué os parecen nuestras “obras de arte literarias”? ¿Vuestra familia ha participado en la preparación de libros viajeros? Y los profes, ¿los utilizáis en clase? ¡Contadnos vuestra experiencia!

RECETA CON NIÑOS – CREPES

¡Qué ricos los crepes (crêpes)! Aunque las torrijas les quitan protagonismo, los crepes también son dulces típicos de Semana Santa, sobretodo en algunos países como Francia. Así que, emulando a nuestros vecinos, vamos a enseñaros la receta para que cocinéis unos crepes de rechupete con los niños de la casa.

Ingredientes (para 18 crepes)
  • 270 gramos de harina
  • 5 huevos
  • 60 gramos de mantequilla
  • 500 mililitros de leche
  • 2 cucharadas de flor de azahar
  • la ralladura de un limón
  • una pizca de sal
  • 2 cucharadas de aceite
RECETA

En un recipiente mezclar la harina, los huevos y la leche. Cuando está todo mezclado, incorporar la mantequilla un poco deterrida, añadir el chorrito de flor de azahar y la ralladura de limón. Batir muy bien la  mezcla con la batidora y echar un pizca de sal.

Dejar reposar durante al menos 30 minutos y después, justo antes de hacer los crepes, añadir un chorretón de aceite para que no se peguen en la sartén.

En una sartén bien caliente, echar un cacito de la mezcla y expandirla por toda la sartén para que salga un crepe muy finito. Si sale un crepe grueso, echar menos cantidad (normalmente el primer crepe sale mal…).

Cuando ya esté doradito por un lados, se le da la vuelta. Y cuando ya hecho por ambos lados, ya está listo para comer.  A nosotros nos encantan simplemente con azúcar (son los típicos), pero se pueden comer al gusto, con mermelada, con plátano y chocolate…

Los crepes también se toman salados e incluso se pueden rellenar, aunque normalmente si son salados se utiliza harina de sarraceno.

Dulces o salados, los crepes están deliciosos y pueden tomarse a cualquier hora del día. Además son tan fáciles y rápidos de hacer que no es necesario tener planificada su preparación.

¿Os animáis a cocinar crepes?

 

 

ACTIVIDADES CON NIÑOS – MERCADO DE MOTORES (MADRID)

El Mercado de Motores, que se celebra el segundo fin de semana de cada mes, es uno de los planes más originales tanto para adultos como para niños en Madrid. Se trata de un mercado callejero muy especial ya que está ubicado en la antigua Estación de Delicias, el actual Museo del Ferrocarril.

Los puestos de este Mercado en los que se pueden encontrar muchas cosas curiosas, están divididos en dos zonas,

  • la interior, en la que los puestos de ropa, muebles, objetos de decoración, accesorios, arte y productos gourmet se mezclan entre vagones antiguos y vías de tren,
  • la exterior, con puestos  de segunda mano,  de estilo retro o vintage frecuentados por particulares

La zona interior del Mercado de Motores dejará a los niños con la boca abierta ya que podrán ver y visitar trenes centenarios, así como contemplar recreaciones de los interiores y vestimentas de los revisores de la época. Para aprender más sobre las máquinas y su historia, durante el Mercado de Motores se organizan visitas guiadas al Museo del Ferrocarril totalmente gratuitas.

Pero los niños no serán meros visitantes sino que el Mercado de Motores también piensa en ellos manteniendo las actividades infantiles del Museo del Ferrocarril. En el Aula Talgo (de 11.00 a 14.00 horas), los niños podrán dar rienda suelta a su creatividad bien dibujando o construyendo la maquetas de tren Chuggintong con las que luego jugar. Este Aula no dispone de supervisión por lo que los niños siempre deben estar acompañados de un adulto.

Sin duda la actividad infantil estrella del Mercado de Motores es el Minitren o Tren de Jardín . Por euro y medio cobrado en una maquina registradora antigua (2€ para adultos), los niños podrán dar una vuelta al circuito ubicado en la zona exterior. Podrán elegir entre subirse a un tren actual o una locomotora de vapor (por supuesto esta última es la mas solicitada). En horario del Minitren durante el Mercado de Motores es de 11.30 a 14.00 horas y de 17.30  a 20.30 horas los sábados y  de 11.30 a 14.30 horas los domingos.

En el Mercado de Motores también hay sitio para la buena música ya que en cada edición distintos grupo crean ambiente con sus conciertos.

Este Mercado tampoco se olvida de la comida y la bebida ya que, en la zona exterior, los puestos se intercalan con foodtrucks con exquisitos platos nacionales e internacionales. El Mercado de Motores cuenta con su propia moneda que se intercambia por euros.

Si buscas un lugar donde toda la familia pueda disfrutar de actividades, buena música y gastronomía  en un entorno único, así como descubrir artículos sorprendentes , ése es el Mercado de Motores.