Ruta con Niños – Embalse de Santillana (Manzanares El Real – Madrid)

A los pies de La Pedriza se encuentra el Embalse de Santillana cuya lámina de agua que se extiende por los municipios madrileños de Manzanares El Real y Soto del Real. Aunque existen varias rutas por la zona (de distintas distancias y dificultades), por el margen derecho del embalse comienza una vía pecuaria que se convierte en el lugar perfecto para hacer una ruta con niños, bien a pie o en bicicleta. Os contamos más detalles de esta ruta que discurre por el Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares con unas vistas increíbles a la Sierra de Guadarrama a unos 50 kilómetros de Madrid Capital.

INICIOS DE LA RUTA DEL EMBALSE DE SANTILLANA

Esta ruta lineal por el Embalse de Santillana de aproximadamente 3-4 kilómetros de distancia (ida y vuelta) puede comenzarse desde dos lugares de la Calle de la Paz de Manzanares El Real:

  • Desde el Cementerio de Manzanares El Real – ruta larga (4 km ida y vuelta)
  • Desde el Descansadero del Espinajero (al final de la Calle de la Paz) – ruta corta (3 km ida y vuelta)

A ambos lugares de inicio se puede acceder en coche ya que existen zonas de aparcamiento, si bien es cierto hay mucho más espacio para aparcar en el Descansadero.

Es importante destacar que el trayecto desde el Cementerio hasta la vía pecuaria, ubicada junto al Descansadero del Espinajero, está transitado por vehículos por lo que hay que extremar la precaución con los peques de la casa, sobre todo en el tramo del puente dado que se estrecha la carretera.

DESCRIPCIÓN DE LA RUTA DEL EMBALSE DE SANTILLANA POR LA VÍA PECUARIA

Al final de la Calle de la Paz, nada más atravesar el puente, se encuentra el Descansadero del Espinarejo, una explanada de tierra que hace de aparcamiento y desde donde comienza la vía pecuaria al borde del Embalse de Santillana. En este mismo lugar se encuentra un mirador desde el que contemplar el Embalse, el Castillo de Mendoza, las magníficas vistas a La Pedriza y el impresionante Yelmo.

Al tratarse de una vía pecuaria, no hay tránsito de motos o coches, lo que permite circular a pie libremente. Además, al estar asfaltada, esta ruta puede realizarse en bicicleta, patinete o patines.

Toda la ruta transcurre por el lado derecho del Embalse de Santillana pudiendo acceder a él por las distintas entradas de pescadores. Mucha precaución al acercarse a la orilla por su los niños se meten en el barro. Dependiendo del nivel del agua, pueden verse algunos animales como vacas pastando por el Embalse e incluso puede cruzarse el Embalse hasta la otra orilla (no recomendable si se va con niños).En algunas zonas del recorrido es posible adentrarse en el campo entre el asfalto y la orilla del embalse, pudiendo andar entre la vegetación de ribera.

Esta ruta concluye al llegar a la puerta de acceso a la Finca de El Espinarejo desde donde se emprende el camino de vuelta hasta el punto de inicio.

Para no repetir la ruta y cambiar un poco el paraje, se puede realizar el camino de vuelta junto a la orilla del Embalse de Santillana, eso sí, deberá recorrerse a pie pues el suelo no es tan firme como para ir sobre la bicicleta u otro tipo de ruedas.

DATOS GENERALES DE LA RUTA – EMBALSE DE SANTILLANA
  • Distancia (ida y vuelta):
    • Desde el Cementerio de Manzanares El Real – 4 kilómetros
    • Desde el Descansadero del Espinarejo (aparcamiento) – 3 kilómetros
  • Tipo de ruta: Lineal.
  • Dificultad: Baja
  • Tiempo (ida y vuelta): 1,5 horas con niños
  • Servicios:
    • Zona de aparcamiento
    • Mirador
    • Contenedores de basura
  • Niños: Si, desde cualquier edad
  • Carrito: Si, por la zona de asfalto
  • Ruta alternativa: Esta misma ruta, comenzando desde el Descansadero del Espinarejo y a pie, puede realizarse por la orilla del embalse e incluso prolongarla hasta la presa.
OTRAS RUTAS CON NIÑOS

Si te gusta la naturaleza y quieres disfrutarla con tus hijos, aquí te indicamos algunas rutas recomendadas para niños:

CINE CON NIÑOS – BALLERINA

Ayer fuimos a ver Ballerina, la “Billy Eliot” animada estrenada este fin de semana en la gran pantalla. Y como era de esperar, la película no nos defraudó encantando a niños y mayores.

Ballerina cuenta la historia de Felicia, una niña que se escapa del orfanato con la ilusión de triunfar en la Ópera de Paris. En su huida le acompaña su amigo Víctor un pequeño inventor que busca el sueño de poner en práctica todas sus ideas.

Al llegar a la capital francesa cada niño emprende su camino, pero llegar al éxito es no fácil. Gracias al trabajo que consigue Felicia como limpiadora, consigue llegar a ser alumna de la Ópera haciéndose pasar por una bailarina ya formada. Por su parte, Víctor, cada vez más enamorado de Felicia, consigue trabajar como peón en las obras de la Torre Eiffel y es quien ejerce de cicerone en el París de la época.

20170129_115426Poco a poco y con la ayuda de una bailarina retirada por una lesión, Felicia consigue pasar cada audición y demostrar su talento y pasión por el baile. Sin embargo, su secreto pronto es descubierto y la verdadera bailarina reclama su puesto, por lo que Felicia finalmente da por perdido su sueño de bailar y es obligada a regresar al orfanato.

Pero su pasión por el baile le da las fuerzas suficiente para volver a la Ópera y enfrentarse a su contrincante en una batalla de ballet. Finalmente Felicia consigue bailar con la bailarina principal de la época.

Salimos del cine llenos de mensajes positivos y sorprendidos por una historia que, a primera vista, parecía ser la típica historia dirigida únicamente a las niñas por eso de los tópicos del ballet. Sin embargo, dejando el baile aparte, Ballerina ofrece momentos de acción y humor en las persecuciones y en cada intervención de Víctor lo que dinamiza la historia.

Sin duda Ballerina hará subir la demanda de clases de baile durante una época, así que prepararos para oír: “Mamá, quiero hacer ballet”.