RUTA AL PINO DE LA CADENA (CERCEDILLA)

Madrid, lejos de lo que muchos podrían pensar por tratarse de la capital, cuenta con un entorno natural precioso y de gran valor ambiental. Además, la Sierra de Madrid está salpicada de lugares emblemáticos y/o de interés cultural o popular. Y para conocer esos lugares “especiales”, en esta ocasión, proponemos realizar una ruta apropiada para toda la familia en la que descubrir el Pino de la Cadena, reconocido como Árbol Singular de la Comunidad de Madrid. Aquí os contamos más sobre este árbol, su historia y cómo planificar una ruta para conocerlo.

EL PINO DE LA CADENA – ÁRBOL SINGULAR DE LA CAM

Se considera un Árbol Singular a aquellos ejemplares de flora que por sus características extraordinarias, por su rareza, excelencia de porte, edad, tamaño, significado histórico, cultural o científico, constituyen un patrimonio merecedor de especial protección por parte de la Administración.

Pues bien, el Pino de la Cadena se encuentra ubicado en pleno Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama, concretamente en el municipio de Cercedilla. Se trata de un pino albar (Pinus sylvestris) de unos 190 años y con una altura de 24 metros.

Este singular pino, aparte de su importancia ecológica, cuenta con una historia interesante. Allá por el 1924, el director del diario ‘El Sol’, solía pasear por la zona de Navalmedio y pararse a descansar a la sombra de un frondoso pino. Precisamente allí fue donde le llevaron la mala noticia de la muerte de su padre. Por ello, en su memoria, compró el pino al maderero propietario y colocó la cadena en la que figura el mensaje «A su querida memoria, 1840-1924» (los años en los que vivió su padre).

Dado que el árbol sigue creciendo, es necesario aumentar los eslabones de la cadena y son los agentes forestales de la CAM los que se ocupan de ello… de lo contario, ¡quedaría estrangulado!

¿Os animáis a conocer este árbol?

DESCRIPCIÓN DE LA RUTA

La ruta para llegar al Pino de la Cadena comienza junto a la entrada al Embalse de Navalmedio. Para llegar hasta allí hay que tomar la A-6 y seguir en dirección M-601 hacia Navacerrada. Al llegar al km 12 de la M-601 debemos desviarnos a la izquierda, justo a la altura del Restaurante La Fonda Real que también está a mano izquierda en el sentido de subida al puerto de montaña. Continuando recto por esa carretera se llega hasta el Embalse de Navalmedio. A partir de ahí la carretera está cortada y comienza la ruta a pie.

Junto a la valla del Embalse hay sitio para aparcar (ojo, no hay mucho espacio así que se llena pronto). A mano derecha, según miramos el Embalse, hay una puerta en la valla para poder pasar. Nada más cruzar la puerta, hay que dirigirse hacia la izquierda. Aunque el terreno comienza a subir ligeramente, pronto volverá a bajar hasta llegar la ribera del Arroyo Matasalgado.

Continuando junto a la ribera, incluso podremos ver un pequeño salto de agua. Siguiendo en paralelo al río, lo cruzaremos para continuar por el camino, llegando a un claro del bosque donde suele haber algunas vacas. Esta pradera desemboca de nuevo en el río en donde hay un puente de madera y una fuente.

Sin cruzar el puente, nos encontraremos con una construcción que parece una ermita la cual dejaremos atrás siguiendo el camino. Llega un momento en que hay una bifurcación del camino a la derecha, casi en perpendicular al río. Ahí la pista empieza ascender un poco. Siguiendo esta pista inclinada, en pocos metros se llega al Pino de la Cadena. Aparte de este árbol singular y su cadena roja, encontraremos los paneles informativos donde podemos leer su historia y conocer sus características.

Y aquí termina la ruta al Pino de la Cadena, desde donde emprenderíamos la vuelta al lugar de partida junto al Embalse de Navalmedio. Para aquellos que quieran seguir caminando, ¡buenos caminos encontrarán por la zona!

DATOS GENERALES DE LA RUTA

A continuación incluimos un croquis de la ruta con los lugares de interés más destacados así como un listado de los datos más relevantes para planificarla:

  • Distancia: 5-6 km (ida y vuelta)
  • Tipo de ruta: Lineal
  • Dificultad: Fácil. Zona de desnivel poco pronunciado.
  • Tiempo (según el paso de los niños y los descansos): 2 -3 horas (ida y vuelta)
  • Servicios: No hay servicios destacados.
  • Aparcamiento: No hay aparcamiento habilitado. Se puede aparcar junto a la valla del Embalse de Navalmedio al comienzo de la ruta.
  • Niños: Si (a partir de 8 años)
  • Carrito: No

 

DESCUBRE EL PARQUE EL CAPRICHO (MADRID)

Alejado del bullicio del centro de Madrid, en el barrio de la Alameda de Osuna, se encuentra el Parque El Capricho. Un parque aún desconocido para muchos madrileños pero que figura entre las 50 lugares imprescindibles de la capital. Será por algo, ¿no?

Si buscamos la definición de “capricho”, el diccionario indica “Anhelo, deseo”. Sin embargo, otra de las acepciones de esta palabra es “Obra de arte que se sale de la norma con ingenio, gracia y buen gusto”. Pues bien, no sabemos si por deseo de la Duquesa de Osuna o por tratarse de una obra arquitectónica de exquisito gusto, pero lo cierto es que el nombre le viene al pelo. Sigue leyendo y te contamos más en profundidad sobre este precioso parque.

Cómo llegar a EL CAPRICHO y SU HISTORIA

El Parque El Capricho se encuentra en el barrio de la Alameda de Osuna, cerca del aeropuerto de Madrid. Llegar hasta El Capricho puede hacerse en transporte público, bien en los autobuses 101, 105 y 151 de la EMT o en metro por la línea 5. También se puede llegar allí en coche privado ya que hay un aparcamiento gratuito a escasos 100 metros del único acceso de entrada.

Es importante destacar que, para su conservación y mantenimiento, este parque tiene unas condiciones de acceso especiales, en cuanto a horarios de apertura, control de acceso (regulación en número de visitantes), prohibición de actividades (uso de pelotas, bicicletas o introducción de alimentos), etc. Por ello, antes de realizar la visita, es importante consultar las webs oficiales (consultar abajo en la sección “DATOS GENERALES SOBRE EL PARQUE EL CAPRICHO”).

Antes de cruzar los tornos de entrada y posteriormente la verja blanca (literalmente hablando) en donde figura el escudo del ducado, vamos a ponernos en contexto y adentrarnos brevemente en la historia de este parque.

A finales del S. XVIII, la Duquesa de Osuna, María Josefa Pimentel y Téllez-Girón, afamada dama de la época por su inteligencia y su riqueza, ordenó construir el Parque de El Capricho. Su intención era tener un lugar para el disfrute de familiares y amigos, así como disponer de un lugar precioso que rivalizara con las posesiones de otras damas de la nobleza. Pero Doña Josefa no vio terminado su deseo. Sin embargo, bien orgullosa podría sentirse ya que su Parque, a pesar de haber pasado por una época de decadencia, actualmente es considerado Bien Cultural, premio Europa Nostra y el único jardín del Romanticismo existente en Madrid.

El Parque cuenta con el sello de distintos arquitectos, de modo que tiene zonas bien diferenciadas de distintos estilos: francés, inglés e italiano. Pero además, el haber sido testigo del paso de las tropas galas en la Guerra de la Independencia Española y haber ejercido de guarida para los republicano en la Guerra Civil, han dotado a El Capricho de un carácter especial, llegando incluso a albergar un búnker subterráneo.

RINCONES IMPRESCINDIBLES DE EL CAPRICHO

Con una historia y una construcción tan interesantes, las 14 hectáreas de parque están salpicadas de rincones espectaculares, a cuál más bonito artística o ecológicamente hablando. La acción del hombre mucho ha tenido que ver en la creación de esta maravilla de parque, pero la naturaleza también ha jugado su papel. Con tantos años a sus espaldas, los ejemplares arbóreos de pinos, robles, tejos, ginkgos, arces, entre otros, y el sinfín de arbustos que habitan en él han creado zonas de auténtico bosque en mitad de la urbe.

Como decimos, inmunerables son los rincones a destacar en El Capricho (no hay más que ver el mapa y su leyenda), pero vamos a hacer hincapié en aquellos que más nos han gustado.

  • Casa de la Vieja:

Como si de la casa de Hansel y Graetel se tratara, esta casa de piedra y madera llama la atención nada más cruzar la verja del recinto. Se trata de una de las construcciones más antiguas del parque. Imita a una casa de labranza y en la época no le faltaba detalle para representar lo que era la vida en el campo: enseres del campo, autómatas haciendo sus labores, etc. Hoy en día, solo contemplamos el exterior del edificio… ¡tiene mucho encanto!

  • Puente de hierro:

Junto al lago y la Casa de Cañas (fácil de identificar porque sus muros están hechos con el tallo de estas plantas), se encuentra el Puente de Hierro. Este puente, o más bien pasarela, cruza la pequeña ría que recorre uno de los extremos del parque. Se trata del puente de hierro más antiguo de España.

  • Templete de Baco:

Este rincón de El Capricho tiene una belleza espectacular pero además encierra algunas características que lo hacen exclusivo en comparación con otros templetes de otros jardines europeos. En primer lugar, la estatua pertenece a Baco, Dios del vino, cuando lo habitual es que sea Venus o Cupido, dioses del amor. Su planta es elíptica cuando lo común es que los templetes sean circulares. Además, las columnas no están distribuidas uniformente sino que se agrupan en tríos, dejando ver la estatua de Baco en los lugares donde están los puntos cardinales. Y por último, no tiene cúpula, eso sí, la tuvo pero no se volvió a construir tras su derrumbe o demolición.

  • Jardín de flores:

Junto al Casino de Baile, un edificio de paredes blanco y de planta octogonal, se encuentra el Jardín de Flores. Y como bien dice su nombre, se trata de un jardín cuyo suelo está tamizado de las más coloridas flores… ¡un Versalles en miniatura!

Precioso, ¿verdad? El resto de rincones como el Palacete, la Ermita, el Fortín, el Abejero y el Búnker, entre otros, los dejamos sin descubrir para que los disfrutéis en vuestra visita.

DATOS GENERALES SOBRE EL PARQUE EL CAPRICHO

A continuación indicamos algunos datos generales para que podáis planificar vuestra visita al Parque El Capricho, así como un plano del Parque donde se muestran los lugares de interés:

  • Tarifas:
    • Acceso gratuito
    • Visitas guidas al búnker – Gratuitas con inscripción previa cierre (consultar enlace de las webs oficiales más abajo)
  • Horarios:
    • Abierto únicamente fines de semana y festivos.
    • Se recomienda visitar la página de información para confirmar horas de apertura y cierre (consultar enlace de las webs oficiales más abajo)
  • Prohibiciones generales:
    • El acceso de animales, incluso atados, no está autorizado
    • El acceso con bicicletas y patines no está permitido
    • Se prohibe jugar a la pelota en el interior del recinto
    • No está permitido comer en el interior del recinto
    • No está permitido el acceso al interior de lugares como el Laberinto, Abejero, Palacete, Casa de la Vieja, Casa de Cañas o Casino de Baile.
  • Aparcamiento: Gratuito. Muy cercano a la única entrada del parque.
  • Niños: Si (de cualquier edad)
  • Carrito: Si
  • Situación COVID19:
    • Debe respetarse la distancia de seguridad
    • Es obligatorio el uso de mascarilla
    • En aquellos lugares en los que la distancia de seguridad no puede mantenerse está restringido el paso.
  • Webs oficiales:

 

Para finalizar esta publicación, queremos agradecer la aportación fotográfica a las siguientes cuentas de Instagram:

Si queréis conocer otros parque de Madrid visita los siguientes enlaces:

RUTA POR EL BOSQUE FINLANDES – RASCAFRÍA (Madrid)

Finlandia queda a miles de kilómetros de Madrid, pero tenemos la suerte de poder sentirnos por un momento en este país nórdico visitando el Embarcadero de Rascafría. Aunque no es necesario preparar maletas ni coger aviones, yendo con niños es mejor tener toda la información para planificar las actividades, por lo que aquí os contamos todo lo necesario para hacer en familia esta ruta por el Bosque Finlandés.

INICIO DE LA RUTA – CAMINO A LA RUINA DEL MOLINO DE LOS BATANES

El Bosque Finlandés se encuentra cerca del centro de Rascafría, por lo que proponemos el comienzo de nuestra ruta desde uno de los aparcamientos gratuitos del municipio. No obstante, se trata de una ruta circular a la cual se puede acceder desde distintos lugares, de modo que el inicio de la ruta depende de dónde se aparca el coche.

Llegar desde Madrid hasta el aparcamiento de inicio que proponemos, que se encuentra frente al Centro de Salud de Rascafría, puede realizarse por dos rutas:

  • por la A-1 en dirección M-607 hacia Colmenar Viejo y luego por la M-604,
  • por la A-6 en dirección M-601 hacia Navacerrada para continuar por la M-604.

Desde el aparcamiento, hay que dirigirse calle abajo, para alejarse del casco urbano y adentrarse en zona más arbolada. Tras unos metros, se termina el asfalto y comienza el camino de arena que se seguirá durante todo el tramo de ida hasta el Puente del Perdón.

Siguiendo el camino de tierra a la derecha, el camino cruza el puente para dejar bajo nuestros pies el Río Lozoya o de la Angostura, el cual seguiremos en paralelo durante toda la ruta. Se puede bajar al río por aquellas zonas abiertas entre árboles.

Continuando por el camino de arena, encontraremos a las ruinas del Molino de los Batanes a la izquierda. El acceso a las ruinas no está permitido, pero siempre puede verse desde fuera a través de la verja.

HACIA EL BOSQUE FINLANDÉS

Más o menos frente a las ruinas del Molino de los Batanes hay un puente de madera con la barandilla roja a la derecha de nuestro paso. Este puente es un bonito lugar desde donde hacer fotos al río, pero para poder continuar la ruta, no hay que cruzarlo.

Unos metros más adelante del puente rojo y las ruinas, se encuentran un desvío a la derecha que dirige hacia el Bosque Finlandés. Al poco de coger el desvío, el paisaje se abre descubriendo la belleza de la pequeña laguna de agua y el embarcadero. Para que os hagáis una idea, esta es una composición de las vistas en las 4 estaciones del año. Precioso, ¿verdad?

Tras las fotos de rigor, recomendamos bordear la lámina de agua. Nosotros tuvimos la suerte de encontrar justo frente a la caseta de madera, pero al otro lado de la laguna, un refugio con ramas propia de “El último superviviente”.

Al bordear la laguna por el camino, prácticamente se llega al mismo sitio antes del desvío, aunque antes se pasa por el cartel de madera que anuncia el Bosque Finlandés así como por un mini puente de madera (básicamente unos tablones) que salva un arroyuelo.

Una vez retomado el camino en el sentido que teníamos antes nos encontraremos con inmensos árboles. De ahí el nombre del sendero, El Camino del Papel, que hace referencia a la industria papelera de la época y que comunica el molino, los árboles y el Monasterio donde vivían los monjes que fabricaban el papel.

Al final del camino, llegaremos al Puente del Perdón.

FINAL DE LA RUTA – DEL PUENTE DEL PERDÓN A RASCAFRÍA CENTRO

El Puente del Perdón es el lugar desde donde comienza el viaje de vuelta para cerrar esta ruta circular. Este puente de piedra granítica debe su nombre a que en él se celebraban los juicios a los presos quienes pedían perdón y clemencia. No pediremos perdón ni clemencia pero sí contemplaremos las preciosas vistas al Monasterio de El Paular desde alguno de sus descansaderos con bancos de piedra en semicírculo.

Tras cruzar el Puente del Perdón por su suelo empedrado, encontraremos el Centro de Visitantes de El Valle del Paular donde se puede obtener información sobre la zona e incluso visitar las exposiciones que tengan disponibles (nosotros vimos una exposición fotográfica sobre el Parque Natural de la Sierra de Guadarrama).

El tramo desde el Centro de Visitantes hacia el aparcamiento de inicio está asfaltado y transcurre paralelo al río (en la foto un mural sobre las rocas de la zona). Por ello, a nuestro paso encontraremos con pequeños miradores desde donde contemplar la bajada del río y algún salto de agua muy vistoso.

Tras pasar frente a la Oficina de Turismo, hay que girar a la derecha para llegar al aparcamiento de inicio, dando por concluida esta ruta.

DATOS GENERALES DE LA RUTA

Cuando vas con niños, toda planificación es poca, así que hemos preparado este croquis en el que mostramos la ruta y los principales puntos de interés.

  • Distancia: Aprox. 5 km
  • Tipo de ruta: Circular
  • Dificultad: Fácil
  • Tiempo: 2 – 3 horas (según el paso de los niños y los descansos)
  • Servicios:
    • Pequeña zona de merendero (mesas y bancos)
    • Centro de Visitantes Valle del Paular
  • Aparcamiento: Al comienzo-final de la ruta y frente al Centro de Visitantes  Valle del Paular. Gratuito.
  • Niños: Si (a partir de 8 años)
  • Carrito: Si

Para finalizar esta publicación, queremos agradecer la aportación fotográfica a las siguientes cuentas de Instagram:

Visita los siguientes enlaces si buscas tras rutas circulares cerca de Madrid:

 

Vistas a La Maliciosa

Ruta por el Embalse de Navacerrada (Madrid)

Rodeado de las cumbres más destacables del Parque Nacional de la Sierra Guadarrama, es decir, Siete Picos, La Maliciosa y La Bola del Mundo, se encuentra el Embalse de Navacerrada. ¿A quién no le apetece hacer una ruta con semejante panorámica? A continuación te contamos todos los detalles para que prepares tu ruta perimetral al Embalse de Navacerrada.

COMO LLEGAR al inicio de la ruta

El punto de partida de esta ruta es la explanada de tierra que hay junto a la Presa del Embalse. Para llegar hasta aquí desde Madrid, es necesario seguir la A-6 hasta la salida 39 hacia el Puerto de Navacerrada. Desde aquí, continuar por la M-601 dirección Navacerrada. Al poco de cruzar Collado Mediano, la carretera se bifurca en el desvío hacia Becerril de la Sierra, el cual debe tomarse porque justo ahí, está la zona de aparcamiento.

Vista Panorámica de las cumbres del PN Guadarrama

Vista Panorámica de las cumbres del PN Guadarrama

Para comenzar la ruta circular por el Embalse de Navacerrada, es necesario cruzar la carretera que recorre la presa, ya que el aparcamiento está en el lado opuesto. Con el fin de evitar riesgos, recomendamos andar unos metros por la acera derecha de la presa y así poder ver adecuadamente que no venga ningún vehículo mientras se cruza al otro lado.

PRIMER TRAMO DEL EMBALSE DE NAVACERRADA

Para pasar al otro lado de la valla perimetral del embalse, hay que utilizar las puertas que están frente al aparcamiento y junto a los carteles informativos del Canal de Isabel II.

Una vez al otro lado de la valla y en paralelo a la lámina de agua, comienza el recorrido de la ruta. No hay pérdida ya que sólo se puede ir a la izquierda, pues yendo a la derecha nos chocaríamos contra el muro de la presa.

Toda la ruta es muy fácil y no entraña peligro; no obstante, justo en el comienzo hay un pequeño tramo de rocas por las que hay que pasar con precaución para evitar caídas. Una vez salvados estos 20 metros, los niños podrán correr y saltar a sus anchas. Eso sí, recordad que en el embalse no está permitido el baño ni ningún deporte acuático a excepción de la pesca y con el correspondiente permiso.

Continuando un tramo bastante extenso en paralelo al agua, aparece un puente largo de madera que hay que cruzar para llegar a la pradera del embalse. Al final del puente se encuentran carteles informativos de la ruta y su entorno.

LA PRADERA DEL EMBALSE DE NAVACERRADA – segundo tramo

Justo después del puente largo de madera, se abre la pradera del embalse, un terreno mucho más llano y extenso entre el agua y el camino que el primer tramo de la ruta. Por esta parte de la ruta, atravesaremos pequeños puentes de madera y pasaremos cerca de una zona de entrenamiento urbana.

Justo en la mitad de la extensión de la pradera, encontramos un pequeño puente de madera. Si en lugar de cruzar el puente, nos adentramos un poco en el bosque, encontraremos un pequeño salto de agua de un arroyuelo. ¡Ojo, cuidado con los niños!. Esta zona puede ser peligrosa ya que no hay valla que acote la “cascada”, pero merece la pena andar menos de 100 metros para ir a verla.

Tras cruzar el puente, la ruta continua hasta adentrarse en una zona más sombreada por los árboles y desde donde se puede acceder fácilmente a la lámina de agua del Río Navacerrada y al puente que lo cruza.

TRAMO FINAL – FUERA DE LA VALLA PERIMETRAL

Nada más alejarnos del río, hay que salir de la valla perimetral para continuar por fuera. En el caso de no hacerlo y continuar en paralelo cerca del agua, tras unos metros el camino queda cerrado por el embalse y las rocas, por lo que habría que salir de la valla por las salidas para pescadores. Yendo con niños, y siendo el final de la ruta, es conveniente salir antes de la valla para no andar más metros de los necesarios ni andar por el camino ya recorrido.

El tramo final de la ruta transcurre por la parte exterior de la valla perimetral, pasando una pequeña zona de merendero bajo árboles y una fuente de piedra (cuando fuimos no había agua).

Finalmente el sendero junto a la valla alcanza la presa, la cual hay que recorrer para llegar al aparcamiento y así dar por concluida la ruta. Hay que tener mucho cuidado en este tramo porque los coches circulan por la presa camino a Becerril de la Sierra. Si cruzamos a la acera de enfrente de la presa, se puede ver la estación de tratamiento de aguas y la rampa de salida de agua de la presa, bastante interesante para mostrar a los niños cómo funciona el ciclo del agua del embalse.

DATOS GENERALES DE LA RUTA

Cuando vas con niños, toda planificación es poca, así que hemos preparado este croquis en el que mostramos la ruta y los principales puntos de interés.

  • Distancia: Aprox. 5 km
  • Tipo de ruta: Circular
  • Dificultad: Fácil
  • Tiempo: 2 – 3 horas (según el paso de los niños y los descansos)
  • Servicios:
    • Pequeña zona de merendero (mesas y bancos) en el tramo final de la ruta
    • Zona de entrenamiento
    • Para otros servicios, el centro del municipio de Navacerrada está a menos de 1 km.
  • Aparcamiento: Al comienzo-final de la ruta. Gratuito.
  • Niños: Si (a partir de 8 años)
  • Carrito: No. Aunque hay zonas de camino, algunos tramos no pueden salvarse.
  • IMPORTANTE:
    • No está permitido el baño ni ningún deporte acuático a excepción de la pesca y con el correspondiente permiso.
    • No está permitida la acampada

MANUALIDADES – TUTORIAL SOBRE QUILLING

El quilling o filigrana en papel es una técnica para crear imágenes mediante la colocación de tiras de papel de colores enrolladas sobre sí mismas. Su nombre proviene de la palabra «quill» que significa pluma, las cuales se usaban para enrollar las tiras de papel.

Su origen se remonta a las culturas egipcias y chinas. Su uso se extendió por Europa siendo una técnica usada para la decoración de relicarios con finas tiras de plata y oro. Posteriormente, los monjes europeos comenzaron a utilizar papel, haciendo una filigrana que imitaba a estos caros metales. Con el tiempo llegó a Inglaterra donde pasó a convertirse en la actividad de las damas de la sociedad acomodada. Esta técnica también se trasladó a América donde se trabajó en madera y otros materiales menos nobles. Con la evolución y el abaratamiento de la fabricación del papel, la filigrana en papel tomó más importancia, y ha llegado a nuestros días para ser una técnica utilizada para decorar cuadros y tarjetas de felicitaciones preciosas.

Inicialmente, el quilling parece una técnica difícil, pero nada más lejos de la realidad. Efectivamente hay unos diseños más complicados que otros, pero incluso los niños, con la psicomotricidad fina bien consolidada, pueden ejecutar diseños sencillos sin dificultad alguna. Por ello, es una técnica para todos los públicos.

Aquí recogemos toda la información básica para adentrarte en esta preciosa y ancestral técnica.

MATERIALES PARA QUILLING

En el mercado encontramos kits específicos para quilling, muy completos y con numerosos accesorios. Sin embargo, son pocos los materiales imprescindibles para hacer diseños en filigrana de papel:

  • Tiras de papel de colores
  • Enroscador de papel
  • Cola blanca escolar
  • Cartulina base
  • Tijeras

Para iniciarse en el quilling recomendamos comprar un kit básico para principiantes, normalmente estos kits, aparte de las tiras y el enroscador, incluyen lo siguiente:

  • Caja de alfileres perlados (bonis)
  • Botella (vacía) para la cola
  • Máquina de corrugado – dota al papel de una pequeña ondulación
  • Tijeras
  • Regla de círculos en serie
  • Tablas para formas básicas: círculos, cuadrados, triángulos,…
  • Pinza

TÉCNICA BÁSICA PARA QUILLING

Como hemos indicado desde el principio, el quilling consiste en enrollar el papel sobre sí mismo. Para ello, se utiliza el enroscador, de tal forma que se introduce un extremo de la tira de papel en su ranura. Poco a poco, y con cuidado, se va girando el enroscador creando una pequeña bobina de papel. Cuando la tira está completamente enrollada, se extrae la bobina de papel del enroscador y  se coloca una pequeña gota de cola en el extremo para que no se deshaga. De esta forma, obtenemos un círculo que es la forma básica del quilling.

El círculo puede ser más o menos grande, más o menos apretado, en función de la presión que hagamos al enroscar, de cuándo soltemos el papel antes de aplicar el pegamento, del tamaño de la tira de papel enrollada (1 tira completa, la mitad o varias tiras consecutivas), etc. ¡Tú decides!

Partiendo de la figura básica del círculo, se pueden crear otras formas como lágrimas o gotas, cuadrados, triángulos, etc. Para dar estas formas, tan sólo es necesario apretar el círculo con los dedos en los lugares concretos para dar la forma deseada. A partir de la base del círculo también se pueden obtener espirales si se deja el círculo sin cerrar con pegamento.

Aquí mostramos una foto con las formas más comunes que se pueden hacer partiendo de la técnica para crear un círculo.

CONSEJOS PARA TUS DISEÑOS EN QUILLING

Como aficionados al quilling, queremos darte unos consejillos que esperamos sean de tu interés:

  • No apretar mucho los dedos contra el papel mientras se está enroscando la tira ya que se puede sufrir un pequeño corte por fricción.
  • Aplicar poca cantidad de pegamento, tanto para cerrar las formas como para pegarlas sobre la cartulina base. Si se aplica mucha cantidad de pegamento en la cartulina base, ésta puede arrugarse y estropear el trabajo. Por ello recomendamos el uso de las botellas de los kits ya que tienen unas boquillas muy pequeñas que permiten aplicar pequeñas gotas de cola.

  • Antes de pegar la pieza de filigrana en el diseño, colocarla en el lugar correspondiente dentro del diseño elegido para ver cómo encajarla correctamente. La cola seca rápidamente y si hay que modificar la colocación, arrancar la pieza de la cartulina base puede poner en riesgo el resto del trabajo.
  • Si el diseño elegido tiene el contorno delimitado con tiras de papel continuo, recomendamos darle la forma a la tira usando los bonis. De esta manera, el papel va tomando la forma y luego es más fácil pegarlo a la cartulina base.
  • Conserva los trocitos de las tiras de papel que sobran. Nunca se sabe si una pequeña tira puede ser de utilidad en el futuro.

Origami – Planes en casa

Esta semana los amigos del Arboreto Luis Ceballos nos proponían en sus redes hacer animales de Origami, y como ahora tenemos tanto tiempo con el confinamiento domiciliario de toda la población, nos hemos puesto manos a la obra. Tanto es así que como nos descuidemos, ¡montamos un zoológico en papel!

Aquí os contamos un poquito sobre el Origami y os damos recursos para que podáis practicarlo en casa.

EL ARTE DEL ORIGAMI

El Origami o Papiroflexia es el arte que consiste en hacer figuras de formas variedades mediante pliegues y sin utilizar ni papel ni pegamento. Partiendo de un trozo de papel (principalmente de un cuadrado) se pueden llegar a obtener figuras más o menos complejas.

¿Quién no ha hecho un barquito de papel? ¿Quién no ha echado a volar un avión de papel? Los barcos, los aviones, las pajaritas o las ranas saltarinas son las figuras de Origami más comunes y con las que más nos familiarizamos, pero el Origami va mucho más allá y se llegan a obtener verdaderas obras de arte en papel. Algunas pueden ser abstractas mientras otras representan elementos de la vida real como animales, plantas o objetos de nuestra vida cotidiana.

El Origami tiene su origen en Asia y es en Japón donde realmente es una tradición. Tanto es así que hay famosos maestros, los cuales también han incorporado a este arte las matemáticas, la informática y una calidad especial para el papel.

Además de ser un arte y un bonito pasatiempo, practicar Origami tiene muchos beneficios para pequeños y grandes:

  • mejora la psicomotricidad fina y la destreza manual
  • favorece la concentración y la paciencia,
  • incrementa la capacidad espacial y desarrolla la imaginación
  • aumenta la autoestima pues suponen un reto
  • enseñan autocontrol
hacer ORIGAMI EN CASA

Para hacer papiroflexia japonesa se recomienda utilizar el papel washi, un papel especial de textura muy fina. Sin embargo, podemos hacer Origami con los folios que tenemos en casa. Es posible que no nos queden unas figuras tan finas como a los expertos de este arte o que nos cueste un poco más hacer los pliegues, pero lo importante es pasarlo bien.

A pesar de tener en casa papel washi (nos la regaló una amiga que viajó a Japón), son tan bonitos que nos ha dado pena estropearlos y hemos usado los folios de colores que teníamos en casa. Tan sólo hay que recordarlos haciendo un cuadrado perfecto ¡y listo!

No es necesario más material que el papel. Si bien es cierto, al no utilizar el papel especial de Origami, es posible que tengáis que utilizar un poquito de pegamento para que la figura se mantenga en el tiempo. Sshhhh, nosotros hemos puesto un poquito en alguna figura, ¡no se lo digáis a nadie!

Para encontrar figuras chulas, Internet es el recurso infinito poniendo en el buscador origami. Sin embargo nosotros os recomendamos la página Origami Club ya que, aparte de tener una gran variedad de figuras y tenerlas clasificadas por tipologías y dificultad (se categoriza con estrellitas), cada figura cuenta con diagramas, animaciones y videos para su ejecución.

Os mostramos algunos de los animales que hemos hecho… ¿No están mal verdad? ¿Qué, os animáis vosotros?

¿Conocéis la historia de la Grulla de Origami? Aquí os la dejamos:

 

Yo me quedo en casa… con niños

Nos toca una temporada en casa… Las rutas, los planes en lugares cerrados y las quedadas con amigos se restringen por el bien de todos. Asi que, para hacer la situación un poco más llevadera, recopilamos algunas de nuestras actividades caseras para niños y en familia.

NOTA: Dado que no podemos ir a la tienda a comprar, tendremos que buscar alternativas a algunos de los materiales.

PREPARA TU PROPIA PLASTILINA

Con unos cuantos ingredientes básicos pueden crear tu propia plastilina. No sólo os divertiréis siguiendo la receta sino que podréis jugar con ella después.

EL CIRCO EN CASA

Si no vamos al circo, ¡el circo viene a casa! Fabrica zancos, cariocas, bolas de malabares y kendamas a tu gusto y compite a ver quién es el más ágil de la casa.

CREA-CUENTOS

Y si dejamos volar nuestra imaginación e inventamos historias? Aquí tenemos algunos instrumentos para crear cuentos.

FABRICA TUS PERSONAJES

¿Hacemos la historia realidad? Para interpretar los cuentos creados, nada mejor que hacerlo con unas marionetas. ¡Tu casa puede ser el mejor escenario!

EXPERIMENTOS CIENTIFICOS

Transforma tu casa en un laboratorio… Con pocos ingredientes la magia de la ciencia deja alucinados a grandes y pequeños con estos experimentos científicos.

¡COCINERO, COCINERO…!

La cocina también es lugar para niños. Aquí incluimos algunas de nuestras recetas…

Esperamos que estos días en casa los paséis lo mejor posible. Es por vuestra seguridad y nuestra seguridad. Aprovechamos y damos las gracias a todos los que estos días están trabajando para ayudar a los demás. ¡Ánimo!

Panticosa, destino para familias

Panticosa, a unos 450 km de Madrid, es un destino perfecto para una escapada familiar y no sólo por su famosa estación de esquí. Su situación, en pleno Valle del Tena, en el Pirineo Oscense, ofrece multitud de actividades para todas las edades. ¡Te lo contamos!

Panticosa, destino de nieve

La Estación de Panticosa es una de las más familiares del territorio nacional. Y esto se nota nada más tomar la telecabina que lleva a las pistas, ya que el público mayoritario son familias con niños. Otro de los aspectos que la hacen recomendable para familias es su tamaño. Sus 41 pistas, de dificulta media y baja en su mayoría, la hacen muy abarcable. Asimismo el ritmo de los esquiadores es tranquilo por lo que favorece el tránsito de aquellos que van con niños y/o no son expertos en estos deportes de montaña y/o quieren descender las pistas con tranquilidad y sin sobresaltos.

Es cierto que si en la familia estáis hechos unos «PRO» u os gustan pistas más complicadas, Panticosa se puede quedar pequeña. Lo bueno es que a no más de 10km se encuentra Formigal, una estación mucho más extensa, dinámica y con pistas de dificultad mayor.

La propuesta de Panticosa es fomentar el contacto con la nieve desde muy pequeños. Tanto es así que cuenta con una guardería a pie de pista, donde los niños pueden jugar con la nieve e incluso hacer sus primeros pinitos con las tablas.

También es interesante para las familias la zona de Petrosos Park (casi de visita obligada) Se trata de un espacio destinado a los niños donde pueden descender en trineo, deslizarse por la nieve con un donuts gigante o dar un paseo con raquetas de nieve.

Panticosa es una de las mejores propuestas para una escapada a la nieve en familia, tanto si ya sabes practicar esquí o snowboard, como si no,  ya que cuenta con escuela para niños y adultos. Las clases se pueden contratar a pie de pista, pero si visitáis Panticosa en días señalados, mejor hacerlo on-line.

Panticosa, más que nieve

Sin duda Panticosa es destino de nieve, pero ofrece muchas otras actividades de ocio familiar e incluso para cualquier época del año.

La naturaleza y el entorno del Valle del Tena bien merece ser descubierto a través de la gran propuesta de rutas a pie o en bicicleta de corto, medio y largo recorrido. Y por si fuera poco, a pocos kilómetros de Panticosa se encuentra el Parque Natural de Ordesa y Monte Perdido, otro espectáculo de naturaleza… pero esa es otra historia que contaremos en otra ocasión.

Lacuniacha es una de las visitas de éxito asegurado. Se trata de parque faunístico perfectamente integrado en la naturaleza, donde los animales viven en libertad y rodeados de un paisaje inigualable. Los niños disfrutarán de los lindo entre ciervos, renos, cabras montesas, jabalíes y otra fauna autóctona.

Y si prefieres recorrer el Valle del Tena de una forma menos activa, el Tren Turístico del Valle del Tena es una gran opción. De junio a octubre este tren está en funcionamiento y hace su recorrido por pistas forestales visitando los rincones más destacables del valle. Dado que es un tren abierto, recomendamos llevar algo de abrigo.

Callejear entre las casas de piedra y tejados de pizarra de los pueblos del Valle del Tena tiene un encanto muy especial. Sallent de Gállego, Lanuza, Tramacastilla de Tena, Hoz de Jaca (y un largo etcétera) tienen preciosos rincones, puentes de piedra, iglesias e incluso miradores que permiten disfrutar de las preciosas vistas que los rodean. Y no olvidemos la gastronomía… ¡espectacular!

Aprovechando la visita a Hoz de Jaca, no hay que desaprovechar la oportunidad de cruzar el Embalse de Búbal desde las alturas. Desde este pequeño pueblo al otro lado del embalse sale la Tirolina del Valle del Tena de casi 1 km de longitud y a casi 1300 metros de altitud. Una gran experiencia para los amantes de las emociones fuertes.

Y para relajarse de tanta actividad, siempre viene bien un circuito en el Balneario de Panticosa. Este Balneario permite la entrada a niños acompañados de adultos, por ello cuenta con una zona reservada para ellos con cascadas y tobogán. Los niños no pueden acceder a la zona de adultos y a la piscina exterior, sólo en determinados horarios.

También es un buen plan, incluso tras una jornada de esquí, relajarse en las instalaciones municipales de Panticosa full equipped, con piscina climatizada, jacuzzi, baño turco, gimnasio, rocódromo y pistas para deportes en equipo.

Si queréis conocer más sobre la zona, os invitamos a que visitéis CuentoGuía Valle del Tena, todos unos expertos en el Valle del Tena y en actividades para toda la familia.