De ruta con niños por Júzcar, el Pueblo Pitufo – Sierra de Ronda

En 2011, Júzcar  fue nombrado el primer Pueblo Pitufo del mundo y, desde entonces, sus blancas casas se tiñeron de azul. Así que, aprovechando unas vacaciones por Málaga (Andalucía), decidimos visitar Júzcar y hacer una pequeña ruta con los niños. Aquí os contamos nuestra experiencia.

JÚzcar, el pueblo pitufo

Para llegar a Júzcar, ubicado en plena Sierra de Ronda,  es necesario seguir la carretera A-397 desde Marbella. Dado que es una carretera con muchas curvas, recomendamos hacer altos en el camino a aquellos que se marean en coche. A nosotros la hora de camino se nos hizo un poco larga, así que paramos un poco antes de llegar a Júzcar, en el pueblo de Cartajima,  donde había una pequeña zona infantil a la entrada.

Nada más llegar a Júzcar, se pueden ver sus casitas azules perfectamente pintadas y un pitufo gigante junto a una seta de información que parece que da la bienvenida. ¡A los niños les encantará! En la caseta de información nos atendieron muy amablemente y nos proporcionaron un plano del pueblo indicando dónde están ubicadas las principales atracciones para niños. Dependiendo de la época del año habrá pintacaras, photocall, colchonetas, etc., no obstante tened en cuenta que estos servicios son de pago.

Tras recorrer las calles del pequeño pueblo pitufo (se completa andando en 15-30 minutos) y ver sus pitufos gigantes, decidimos realizar la realizar la Ruta de los Molinos, un camino recomendado para niños por ser circular y de corto recorrido.

Ruta de los Molinos

La Ruta de los Molinos es una ruta muy sencilla que transcurre junto al pueblo de Júzcar (Sierra de Ronda) y que permite disfrutar del entorno en el que se ubica este municipio pitufo.

Para comenzar la Ruta de los Molinos, debemos recorrer la calle principal del pueblo pitufo y llegar a la única casa del pueblo que no está pinta de azul… ¡es morada! A la altura de esta casa, a mano izquierda, comienza una pequeña calle donde se encuentra un cartel de madera que indica el inicio de la ruta.

Bajando por dicha calle, encontramos un hito que nos señala hacia dónde dirigirnos, de modo que abandonamos el asfalto para comenzar por un sendero de arena entre la vegetación que hará las delicias de los más pequeños.

Siguiendo el camino llegamos al río, que se atraviesa gracias a un pequeño puente árabe de un sólo arco. Junto al puente se pueden ver los molinos que antaño molían la harina y tramos de calzada romana. Conviene recordar que toda la ruta es  a la sombra, entre árboles, dato importante cuando realizamos estas rutas con niños.

El camino continua por el bosque hasta llegar a una pequeña roca la cual hay que “escalar” gracias a una cuerda. Este es el único tramo de la ruta que puede entrañar alguna dificultad para los niños, pero con un poco de ayuda, subirán sin problemas e incluso disfrutarán con la escalada.

Siguiendo el camino y respetando las balizas, llegamos al nacimiento de “Las Zuas”, un manantial de agua cristalina que se puede contemplar desde un pequeño puente de madera.

Dejando el nacimiento de “Las Zuas” atrás, se llegará a la carretera que nos lleva de vuelta al punto de partida. Es una ruta circular, lo que le añade atractivo pues siempre pasas por lugares nuevos y no repites el mismo camino de ida y de vuelta.

Como comentamos, el pueblo Pitufo es bastante pequeño y  nuestra visita con los niños a Júzcar, incluyendo la ruta, duró una mañana. Tras la caminata y como no llevábamos comida, repusimos fuerzas en la terraza de uno de los pocos restaurantes que tiene el municipio, La Bodega del Bandolero.

En resumen, visita muy recomendable con niños a Júzcar, el pueblo pitufo de la Sierra de Ronda, en Málaga que se completa en una mañana y los más pequeños disfrutarán mucho.

Características de la ruta:

  • Recorrido: Circular
  • Distancia: 1,5 kilómetros
  • Tiempo: 45 minutos a 1 hora (dependiendo de la edad de los niños)
  • Edad recomendada: 4-5 años
  • Dificultad: Baja a excepción de la subida a una roca con una cuerda.
  • Servicios: No hay ni baños ni restaurantes durante el recorrido de la Ruta de los Molinos.

 

Deja un comentario