RUTA POR EL BOSQUE FINLANDES – RASCAFRÍA (Madrid)

Finlandia queda a miles de kilómetros de Madrid, pero tenemos la suerte de poder sentirnos por un momento en este país nórdico visitando el Embarcadero de Rascafría. Aunque no es necesario preparar maletas ni coger aviones, yendo con niños es mejor tener toda la información para planificar las actividades, por lo que aquí os contamos todo lo necesario para hacer en familia esta ruta por el Bosque Finlandés.

INICIO DE LA RUTA – CAMINO A LA RUINA DEL MOLINO DE LOS BATANES

El Bosque Finlandés se encuentra cerca del centro de Rascafría, por lo que proponemos el comienzo de nuestra ruta desde uno de los aparcamientos gratuitos del municipio. No obstante, se trata de una ruta circular a la cual se puede acceder desde distintos lugares, de modo que el inicio de la ruta depende de dónde se aparca el coche.

Llegar desde Madrid hasta el aparcamiento de inicio que proponemos, que se encuentra frente al Centro de Salud de Rascafría, puede realizarse por dos rutas:

  • por la A-1 en dirección M-607 hacia Colmenar Viejo y luego por la M-604,
  • por la A-6 en dirección M-601 hacia Navacerrada para continuar por la M-604.

Desde el aparcamiento, hay que dirigirse calle abajo, para alejarse del casco urbano y adentrarse en zona más arbolada. Tras unos metros, se termina el asfalto y comienza el camino de arena que se seguirá durante todo el tramo de ida hasta el Puente del Perdón.

Siguiendo el camino de tierra a la derecha, el camino cruza el puente para dejar bajo nuestros pies el Río Lozoya o de la Angostura, el cual seguiremos en paralelo durante toda la ruta. Se puede bajar al río por aquellas zonas abiertas entre árboles.

Continuando por el camino de arena, encontraremos a las ruinas del Molino de los Batanes a la izquierda. El acceso a las ruinas no está permitido, pero siempre puede verse desde fuera a través de la verja.

HACIA EL BOSQUE FINLANDÉS

Más o menos frente a las ruinas del Molino de los Batanes hay un puente de madera con la barandilla roja a la derecha de nuestro paso. Este puente es un bonito lugar desde donde hacer fotos al río, pero para poder continuar la ruta, no hay que cruzarlo.

Unos metros más adelante del puente rojo y las ruinas, se encuentran un desvío a la derecha que dirige hacia el Bosque Finlandés. Al poco de coger el desvío, el paisaje se abre descubriendo la belleza de la pequeña laguna de agua y el embarcadero. Para que os hagáis una idea, esta es una composición de las vistas en las 4 estaciones del año. Precioso, ¿verdad?

Tras las fotos de rigor, recomendamos bordear la lámina de agua. Nosotros tuvimos la suerte de encontrar justo frente a la caseta de madera, pero al otro lado de la laguna, un refugio con ramas propia de “El último superviviente”.

Al bordear la laguna por el camino, prácticamente se llega al mismo sitio antes del desvío, aunque antes se pasa por el cartel de madera que anuncia el Bosque Finlandés así como por un mini puente de madera (básicamente unos tablones) que salva un arroyuelo.

Una vez retomado el camino en el sentido que teníamos antes nos encontraremos con inmensos árboles. De ahí el nombre del sendero, El Camino del Papel, que hace referencia a la industria papelera de la época y que comunica el molino, los árboles y el Monasterio donde vivían los monjes que fabricaban el papel.

Al final del camino, llegaremos al Puente del Perdón.

FINAL DE LA RUTA – DEL PUENTE DEL PERDÓN A RASCAFRÍA CENTRO

El Puente del Perdón es el lugar desde donde comienza el viaje de vuelta para cerrar esta ruta circular. Este puente de piedra granítica debe su nombre a que en él se celebraban los juicios a los presos quienes pedían perdón y clemencia. No pediremos perdón ni clemencia pero sí contemplaremos las preciosas vistas al Monasterio de El Paular desde alguno de sus descansaderos con bancos de piedra en semicírculo.

Tras cruzar el Puente del Perdón por su suelo empedrado, encontraremos el Centro de Visitantes de El Valle del Paular donde se puede obtener información sobre la zona e incluso visitar las exposiciones que tengan disponibles (nosotros vimos una exposición fotográfica sobre el Parque Natural de la Sierra de Guadarrama).

El tramo desde el Centro de Visitantes hacia el aparcamiento de inicio está asfaltado y transcurre paralelo al río (en la foto un mural sobre las rocas de la zona). Por ello, a nuestro paso encontraremos con pequeños miradores desde donde contemplar la bajada del río y algún salto de agua muy vistoso.

Tras pasar frente a la Oficina de Turismo, hay que girar a la derecha para llegar al aparcamiento de inicio, dando por concluida esta ruta.

DATOS GENERALES DE LA RUTA

Cuando vas con niños, toda planificación es poca, así que hemos preparado este croquis en el que mostramos la ruta y los principales puntos de interés.

  • Distancia: Aprox. 5 km
  • Tipo de ruta: Circular
  • Dificultad: Fácil
  • Tiempo: 2 – 3 horas (según el paso de los niños y los descansos)
  • Servicios:
    • Pequeña zona de merendero (mesas y bancos)
    • Centro de Visitantes Valle del Paular
  • Aparcamiento: Al comienzo-final de la ruta y frente al Centro de Visitantes  Valle del Paular. Gratuito.
  • Niños: Si (a partir de 8 años)
  • Carrito: Si

Para finalizar esta publicación, queremos agradecer la aportación fotográfica a las siguientes cuentas de Instagram:

Visita los siguientes enlaces si buscas tras rutas circulares cerca de Madrid:

 

Ruta por el Embalse del Pontón Alto – Segovia

Muy cerca de la Ruta de la Boca del Asno, y casi lindando con los terrenos de La Granja de San Ildefonso, se encuentra el Embalse del Pontón Alto. A pesar de ser un embalse de pequeño tamaño, el menor de la Cuenca Hidrográfica del Duero a la que pertenece, su entorno hace que sea un sitio idóneo para hacer una ruta con niños. Además, dada su cercanía a La Granja de San Ildefonso, la combinación ruta – paseo por los Jardines del Palacio Real da lugar a una jornada perfecta en familia.

COMO LLEGAR AL EMBALSE del PONTÓN ALTO

Para llegar al Embalse del Pontón Alto, desde Madrid, debemos tomar la A-6 y dirigiros hacia el Puerto de Navacerrada. Tras coronarlo, continuaremos en dirección Segovia. Una vez recorridas las curvas de Las Siete Revueltas pasaremos por delante de las áreas recreativas de la Boca del Asno y Los Asientos. Siguiendo en dirección a Segovia, llegaremos. hasta la rotonda de la Puerta de Segovia, la puerta de hierro que abre paso hacia el Palacio Real de La Granja de San Ildefonso. En esta rotonda tenemos que tomar la salida a la izquierda (justo el lado opuesto a la Puerta).

Siguiendo recto por la CL-601 pronto cruzaremos la lámina de agua del embalse. Nada más cruzar el puente que lo atraviesa, hay que tomar la rotonda hacia el aparcamiento que queda al otro lado de la carretera (prácticamente hay que hacer como un cambio de sentido). Desde este aparcamiento comenzaremos la Ruta por el Embalse Pontón Alto.

RUTA paralela AL AGUA

En el aparcamiento del Embalse del Pontón Alto encontramos unas puertas giratorias de metal junto a unos paneles informativos que nos darán paso al área de especial protección de la Sierra de Guadarrama. Desde el otro lado de las puertas podremos comenzar el recorrido de nuestra ruta yendo en paralelo a la lámina de agua.

Continuando el sendero de tierra llegaremos a un pequeño puente de madera el cual atravesaremos siendo el camino hacia Valsain. Siguiendo este sendero, comenzaremos un pequeño ascenso por una zona despejada de vegetación que permite tener una panorámica desde arriba de la cola embalse.

Más adelante, el recorrido se adentra entre los árboles, perdiendo de vista la lámina de agua; sin embargo, en pocos metros, llegaremos a la orilla del río Eresma y continuaremos la ruta en paralelo al río.

En función del caudal del río, éste se puede atravesar por unas rocas que hacen las veces de puente. Si el caudal del río sea importante, este “puente de rocas” dará lugar a un pequeño salto de agua. En el caso de que el caudal sea escaso, recomendamos no cruzarlo en este punto. Eso sí, los niños querrán “poner a prueba” su equilibrio y cruzarán de lado a lado unas cuantas veces.

Rebasada la zona del “puente de rocas” llegaremos a un puente de madera que atraviesa el río Eresma desde las alturas. Se trata del Puente de las Pasaderas. Es por este puente por donde proseguiremos la ruta para dirigirnos de vuelta al punto de inicio. En el Puente de las Pasaderas encontraremos el hito de la Ruta de las Pesquerías Reales como Sendero de los Reales Sitios.

al otro lado del río

Al otro lado del río, nada más cruzar el Puente de las Pasaderas, nos encontraremos una pista de tierra que tendremos que tomar a la izquierda. Esta parte de la ruta es más ancha y más despejada de árboles.

Llega un momento en que la pista de tierra empieza a inclinarse un poco y al coronar encontraremos una puerta metálica que tendremos que flanquear para poder continuar el camino. Para pasar por ella, tan sólo hay que deshacer el nudo de la cadena o cuerda (y ya sabemos, hay que dejarlo todo como estaba).

Dado que cercana a esta parte de la ruta hay un picadero, no es extraño que os encontréis caballos en esta zona. Mucho cuidado al acercarse a ellos y mucho respeto.

Al poco de cruzar la puerta metálica, cruzaremos el Puente del Niño. Se trata de un puente de piedra por debajo del cual pasa el Arroyo del Rastrillo. A efectos visuales, parece que es el mismo camino de antes, tan sólo puede identificarse como puente por el reborde de granito.

Al otro lado del Puente del Niño seguiremos el camino de la izquierda, que trascurre por detrás de los Huertos de Palacio. Al final del tramo de huertos, llegaremos a una pequeña pasarela de hormigón que tendremos que atravesar de uno en uno (el único punto complicado de la ruta (unos 5-10 metros)).

Tras la pasarela tenemos tres opciones para proseguir la ruta (así lo marcamos en el croquis):

  • Ruta original: Si tras la pasarela tomamos el sendero de la izquierda, el camino nos llevará entre los árboles, en paralelo al Embalse del Pontón Alto. Para salir de la zona protegida del embalse, habrá que cruzar la puerta metálica que da a la carretera CL-601 y sale a la misma por delate de la zona de depuración.
  • Alternativa 1: Si tras la pasarela tomamos el sendero de la izquierda y a lo pocos metros, tomamos el de la derecha, el camino nos llevará al punto limpio y de ahí hasta la carretera CL-601.
  • Alternativa 2: Si tras la pasarela tomamos el sendero de la derecha, el camino nos llevará muy por detrás del punto limpio y de ahí hasta la carretera CL-601.

Para volver al aparcamiento de inicio, independientemente del recorrido que tomemos tras la pasarela, es necesario continuar en paralelo a la carretera. Nada más salir a ésta, hay que girar a la izquierda para ir en dirección al aparcamiento y una vez crucemos el puente sobre el Embalse, llegaremos al final de la ruta.

DATOS PRáCTICOS DE LA RUTA

Para que resulte más sencillo hacer el seguimiento de la ruta, hemos preparado el siguiente croquis con el recorrido y los lugares de interés.

A continuación, incluimos los datos generales de la ruta:

  • Distancia: 4 km
  • Tipo de ruta: Circular
  • Dificultad: Fácil, sin desnivel.
  • Tiempo: 2 horas (según el paso de los niños)
  • Servicios:
    • Área Recreativa El Robledo:
      • Zona de pic-nic en el Área Recreativa El Robledo
      • Zona infantil en el Área Recreativa El Robledo
      • Aparcamiento (gratuito)

    • La Granja de San Ildefonso:
      • Zonas de restauración en La Granja de San Ildefonso
      • Tiendas
      • Palacio Real de La Granja de San Ildefonso (acceso de pago)
      • Jardines del Palacio Real de La Granja de San Ildefonso (acceso gratuito)
      • Aparcamiento

  • Aparcamiento: En el aparcamiento de Pontón Alto al inicio de la ruta. Gratuito.
  • Niños: Si (a partir de 6 años)
  • Carrito: No
  • Atención:
    • No se permite el baño
    • Puede haber caballos sueltos. Tan sólo tener precaución y no molestarlos.

RUTA LAGO ÄEGERI – CANTÓN DE ZUG – SUIZA

Hace un tiempo visitamos el Cantón de Zug en Suiza, una zona muy cercana a Zurich rodeada de montañas y preciosos lagos. Aquel viaje fue durante el invierno, cuando la nieve crea preciosas postales de los picos nevados y las actividades de montaña son innumerables. Sin embargo, recomendamos su visita en cualquier época del año pues la nieve se transforma en prados verdes y los lagos están en pleno auge de bañistas, pequeños veleros y otras actividades acuáticas.

Tanto si vais en una época u otra, os recomendamos que hagáis una ruta con niños alrededor del Lago Äegeri, muy sencilla y con unas vistas increíbles. Esta ruta es tan bonita que la hicimos tanto en nuestra visita de invierno como en la de verano, se puede ver en contraste de ambas épocas en las fotos. Aquí explicamos el recorrido que se puede hacer en bici o a pie.

LADO DE UNTERÄEGERI – TRAMO DE BOSQUE

Esta ruta comienza en Birkewäldi Spielplatz, una zona infantil con tirolinas y columpios junto al Lago Äegeri. Desde aquí es necesario callejear un poco en dirección al centro de Unterägeri para tomar la carretera que lleva hacia el camping en dirección a Wilbrünnen. Para encontrar las direcciones tendréis que fijaros en las pequeñas señales-flechas amarillas. Si lo queréis buscar on line, la calle se llama Wilbrunnenstrasse (y para aprender algo más, “strasse” significa calle).

Siguiendo la carretera en esa dirección, dejando el lago a mano izquierda y un poco alejado del trayecto, pronto se pasa junto al camping de Unterägeri. Por esta zona ya se empiezan a ver las casas suizas típicas y con un encanto muy especial. En esta zona hay vaquerías que venden sus productos home-made (mermeladas, productos en conserva, verduras, etc.) en mini-tiendas de madera situadas a pie de carretera.

Continuando en paralelo al lago, se llega a una granja de cabritas, siendo una parada asegurada si vais con niños, y si lleváis un poquito de pan, podréis darlas de comer a través de la valla. Fijaros que en esta granja, al fondo de la zona en la que están las cabritas, se pueden ver ¡vacas con flequillo! Son muy curiosas y llamarán la atención de los más pequeños.

Al poco de dejar las cabras atrás, la carretera asfaltada termina dando paso a un camino de tierra que se adentra en el bosque. Esta parte de la ruta transcurre entre frondosos árboles y por ello, es la parte más bonita del recorrido. Aquí el camino separa dos zonas bien diferenciadas, a la derecha un bosque tupido (infranqueable) y a la izquierda el Lago Äegeri, la población de Oberägeri y su verde entorno.

A lo largo del recorrido por el bosque y cercanos al borde del agua, hay bancos para sentarse, tomar un respiro y contemplar el paisaje que rodea al Lago Äegeri. Precioso, sin duda.

LADO DE OBERÄEGERI – TRAMO URBANO

Cuando el camino del bosque llega a su fin, comienza una carretera asfalta y las casas suizas típicas vuelven a aparecen en escena. Aunque esta carretera está poco transitada, hay que tener cuidado porque los coches pueden circular en ambos sentidos.

Al poco de pisar el asfalto, en el lado del lago hay una explanada de césped que hace las veces de playa y de zona de pic-nic, por lo que es un buen lugar para tomar un respiro.

Dejando atrás la playa y continuando la carretera, ésta se cruza con una carretera de mayor entidad (Sattelstrasse). Esta carretera hay que tomarla hacia la izquierda para continuar en paralelo al Lago Äegeri.

Aunque no es necesario cruzar la carretera, recomendamos que lo hagáis en el segundo paso de peatones que encontréis nada más tomar la carretera. Justo en ese paso de peatones hay un aparcamiento y comienza una pequeña cuesta hacia la Torre de Morgarten (Morgarten Denkmal). Esta torre de piedra, desde donde hay una panorámica espectacular, conmemora la Batalla de Morgarten en 1315. Esta batalla está considerada “La Primera Batalla de la Libertad” ya que los campesinos vencieron a sus soberanos.

Tras bajar de la Torre de Morgarten, hay que cruzar de vuelta la carretera para retomar la acera  habilitada para bicis y peatones que va en paralelo al Lago Äegeri que nos dirige hacia la población de Oberaëgeri. Desde esta parte de la ruta se divisa el camino ya recorrido por el lado opuesta del lago. En esta zona, entre las casas típicas suizas plagadas de flores, hay varios restaurantes donde se puede tomar un respiro y un chocolate si el frío arrecia o un refresco si el calor aprieta.

Bien avanzada la ruta por la acera, ésta se adentra en Oberäegeri. Como aquí el tráfico aumenta un poco, recomendamos alejarse de la carretea principal e intentar ir siempre lo más cerca posible de la lámina de agua. Para ello hay que callejear un poco, incluso acercarse a la zona del embarcadero y su aparcamiento. Superado el tramo del centro de la ciudad, la ruta transcurre de nuevo por la acera de la carretera.

Llega un momento en el que se divisa un gran chorro de agua en el centro del lago, como si de un geiser se tratara. Justo cuando la carretera está a la altura del “geiser”, hay que torcer a la izquierda (es decir, se sigue bordeando el lago), para llegar al punto de partida. Para ello hay que atravesar un pequeño puente sobre el canal de agua que llega al Lago Äegeri. ¡Final de ruta!

DATOS PRÁCTICOS DE LA RUTA
  • Tipo de ruta: Circular
  • Distancia: 15 km
  • Tiempo: 2 horas (recorrido en bicicleta) – 5 horas (andando)
  • Dificultad: Baja. Sin desnivel.
  • Servicios:
    • Aparcamiento en Unterägeri y Oberägeri
    • Restaurantes en Unterägeri y Oberägeri
    • Tiendas en Unterägeri y Oberägeri
    • Merendero cerca del camping
    •  Playa:
        • Pública – cerca del camping tras la zona de bosque
        • Privada – de pago: Lido
  • Zona infantil: En el punto de inicio-fin
  • Carrito: Es necesario un 4×4 por la zona de bosque

Aquí os dejamos un croquis de la ruta con los lugares de interés más relevantes:

Si queréis conocer otras rutas o planes por Suiza aquí os dejamos unos enlaces de nuestras experiencias:

Un día en La Albufera de Valencia

La Albufera, situada a 10 kilómetros del sur de Valencia, es un lugar creado con cierta magia por la naturaleza. Se trata de una laguna separada del mar por una estrecha barrera litoral de dunas y bosque que, junto con su flora y su fauna, conforman un paisaje espectacular.  Es por ello, que este Parque Natural sea de visita obligada para todos aquellos que visitamos Valencia.

El plan que os proponemos para descubrir La Albufera con niños es de día completo, de forma que la mañana comienza con una/s ruta/s a pie y por la tarde, un paseo en barco (si es con la puesta del sol, mejor que mejor). Para unir la mañana y la tarde os recomendamos que comáis una auténtica paella valencia o uno de los muchos arroces que ofrecen los restaurante de los pueblos de El Saler o El Palmar. ¡Para chuparse los dedos!

Aunque como decimos, el plan propuesto es de día completo, libres sois de hacer una cosa, la otra o ambas. Planificad vuestra visita dependiendo de la edad de los niños y del tiempo que dispongáis. A continuación, os detallamos toda la información necesaria para que preparéis vuestro plan por La Albufera de Valencia.

RUTAS A PIE POR LA ALBUFERA

La mejor forma para descubrir un paraje natural e impregnarte de su entorno es recorrerlo a pie. No obstante, La Albufera tiene una extensión enorme (unos 24 kilómetros cuadrados), por lo que es imposible abarcarla entera y menos si vamos con niños. Por ello, el Parque Natural cuenta con distintas rutas o itinerarios para todos los gustos, tanto en longitud como en dificultad, e incluso temáticos (más naturales o más históricos). En estos enlaces puedes descargarte toda la información sobre las rutas del Parque: Visita La Albufera y Parque Natural de La Albufera.

Sin embargo, como familia de aventureros y amantes de la naturaleza que somos, hemos recorrido las rutas que considerábamos más apropiadas para los peques. Incluso hemos “creado” nuestra propia ruta combinando dos de los itinerarios propuestos por el Parque Natural. Sigue leyendo y te damos todos los datos:

Ruta por el Centro de Interpretación del Raco de L’Olla

El Centro de Interpretación del Raco de l’Olla es un centro de información y divulgación sobre el entorno de La Albufera, su historia y su interés ecológico. Asimismo este centro, que se encuentra entre la unión de la Dehesa y la propia Albufera, cuenta con una zona de reserva integral para la conservación de la biodiversidad.

La visita a este centro no sólo es interesante por transmitir educación ambiental para los pequeños y el público en general, sino porque además cuenta con:

  • una torre-mirador, desde donde se puede tener una vista panorámica de toda La Albufera y,
  • una senda interpretativa con observatorios de aves.

Para ayudaros en la planificación de la visita, hemos preparado el siguiente croquis de la ruta  (recuadro en verde) que incluye el recorrido y los lugares de interés.

  • Distancia: 1 km (ida y vuelta)
  • Duración: 1 hora (contando con la visita al centro, la observación de aves y el recorrido de la ruta)
  • Dificultad: Baja
  • Servicios: Centro de interpretación, aparcamiento, merendero y observatorios de aves

Para que aprovechéis la ruta al máximo, os recomendamos que llevéis vuestros propios prismáticos y que dispongáis de una pequeña guía de la avifauna, que bien podréis solicitar en el centro o descargarla aquí. Si no lleváis prismáticos, y si el tiempo lo permite, podéis utilizar el catalejo que el centro pone a disposición del público en uno de los observatorios de aves.

Es importante remarcar que esta ruta transcurre junto a la laguna donde descansan las aves, por lo que guardar silencio es clave para poder contemplar la belleza de estos animales.

Ruta por el Itinerario Botánico y el Estany del Puyol (combinada)

Esta ruta es una combinación de los itinerarios Botánico y Gola de Puyol propuestos por el Parque Natural de La Albufera.

Esta ruta combinada comienza por el itinerario botánico cuyo inicio se encuentra en la carretera asfaltada que hace las veces de aparcamiento tras el desvío hacia el Estany del Puyol. Este itinerario cuenta con 10 paradas con paneles informativos que describen la historia y las especies vegetales más destacadas de la zona.

El recorrido por el itinerario botánico, bien señalizado y trazado sobre traviesas de madera, tiene una longitud de unos 800 metros a través del bosque meditarráneo.

Al final del recorrido botánico, nos encontramos con una pista de tierra que hay que tomar a la izquierda. A los pocos metros se llega a la carretera asfaltada, la cual atravesaremos para continuar por la pista de tierra. Esta pista de tierra recorre parcialmente el Estany del Puyol que es una laguna artificial naturalmente repoblada por la floray la fauna de la zona . Si queremos visitar la playa, hay que tomar la bifurcación de la pista de tierra, de lo contrario, hay que abandonar la pista para comenzar el recorrido sobre el camino de arena entre los matorrales que bordean el Estany Del Puyol.

Cuando prácticamente ya hemos bordado el Estany del Puyol, nos encontraremos de nuevo con una pista de tierra bien conformada. A la derecha de la pista se ve el puente que atraviesa la Gola del Puyol que es la entrada del mar hacia el interior. A la izquierda, la pista nos llevará de nuevo a la carretera asfaltada que hace las veces de aparcamiento y que es el final de la ruta.

Esta ruta por el Estany del Puyol puede prolongarse un poco más si se recorre en paralelo la Gola del Puyol. Nosotros no prolongamos la ruta pues estaba cerrado el acceso por reforma del itinerario.

Para ayudaros en la planificación de la visita, hemos preparado el siguiente croquis de la ruta (recuadro en morado) que incluye el recorrido y los lugares de interés.

  • Distancia: Total – 3 km. Unos 800 metros para el recorrido de ida del Itinerario Botánico y 2 km para el recorrido por el Estany del Puyol.
  • Duración: 1,5 horas
  • Dificultad: Baja
  • Servicios: Aparcamiento

PASEO POR LA ALBUFerA EN BARCA

Uno de los encantos que tiene La Albufera es poder recorrer sus tranquilas aguas subido en una embarcación tradicional de la zona, los “albuferencs”. Estas barcas, a motor y empujadas por perchas en las zonas de aguas bajas,  están patronadas por guías locales que amenizarán el recorrido con la historia e «historias» de La Albufera. La oportunidad perfecta para poder contemplar una puesta de sol sin igual y de un paisaje único.

Durante el recorrido se podrán ver, además de la abundante avifauna, las casas típicas o barracas. Estas casas están construidas con los materiales accesibles de La Albufera como barro (para los ladrillos de adobe) y cañas (para los tejados). Alguna de ellas famosas por la serie “Cañas y barro” basada en el libro de Blasco Ibáñez.

Estas embarcaciones pueden tomarse en los principales embarcaderos municipales:

  • Puerto de El Saler
  • Embarcadero de la Gola del Puyol
  • El Palmar
  • Puerto Catarroja

El precio del paseo es de uno 4 o 5 euros siempre y cuando se llegue a un mínimo de ocupantes. Normalmente son 5 ocupantes, es decir, el viaje para una persona sola sería de unos 20-25 euros.

Sin duda, visitar La Albufera puede ser toda una aventura para los sentidos, el plan perfecto para ir con niños y disfrutar de la naturaleza.

 

LACUNIACHA, el parque faunístico del Pirineo

Ubicado en pleno corazón del Valle del Tena, se encuentra Lacuniacha, un parque faunístico perfectamente integrado en la naturaleza, donde los animales viven en libertad y rodeados de un paisaje inigualable. Sigue leyendo para conocer más sobre este lugar tan recomendable para ir en familia con niños.

COMO LLEGAR a LACUNIACHA

Lacuniacha pertenece al municipio de Piedrafita de Jaca, un pequeño pueblo del Pirineo Aragonés a los pies de la Sierra de La Partacua, en el Valle del Tena (Huesca).

El desvío para llegar hasta este parque faunístico desde la carretera A-136 está señalizado y nada más atravesar Piedrafita, no hay más que seguir las indicaciones hacia Lacuniacha.

Al llegar al parque, encontraremos a nuestra derecha un aparcamiento de tierra y a la izquierda el gran casetón de madera, que hace las veces de recepción y tienda de regalos.

Dado que en Lacuniacha quieren respetar al máximo el medio ambiente, no ofrecen planos del parque, por lo que recomendamos hacer una foto del recorrido. Aunque recorrer el parque no tiene pérdida, es mejor llevar con nosotros la foto para conocer la ubicación de los animales y de los lugares de interés. También se puede descargar desde la página web.

LOS HABITANTES DE LACUNIACHA

Los habitantes de Lacuniacha son, entre otros, cierzos, renos, cabras montesas, jabalíes, todos ellos representantes de la fauna que vive o vivió en algún momento en el Pirineo, y que bien, han nacido en cautividad, provienen de centros de recuperación, o han sido rescatados.

Lacuniacha no es un parque zoológico al uso en el que los animales viven en espacios pequeños que poco representan su hábitat natural. En este parque, sus habitantes están en régimen de semi-libertad, en grandes recintos perfectamente integrados en el paisaje. Es por ello que los animales no están acostumbrados a la presencia humana, por lo que no los encontrarás junto a las vallas. Este hecho hace que durante la visita pongáis a prueba vuestras dotes de observadores  e incluso juguéis a quién encuentra antes a los individuos.

Cada recinto está conectado con el siguiente a través de puertas con poleas (“Sssshhhh» ábrelas y ciérralas con cuidado para no espantar a los animales con el ruido). Sin embargo, el vallado está preparado para que la fauna autóctona pueda circular por los recintos en total libertad. De este modo, a las más de 120 individuos se les suma otros animales como ardillas y erizos, que también encontrarás por el camino.

Para conocer mejor a estos habitantes, cada recinto cuenta con uno a varios carteles con las características más destacables de los animales. Además de los textos y las imágenes, cada cartel incluye algo característico de cada animal, bien la cornamenta o bien una pezuña. De esta forma, aunque los animales no se pueden tocar (como decimos viven tranquilamente en su entorno y en libertad), estos elementos pueden tocarse y así los niños se acercan al animal.

EL PARQUE y SU RECORRIDO

En un parque faunístico, como su nombre indica, lo más importante son los animales. Sin embargo, al referirnos a Lacuniacha no podemos olvidarnos de hablar de su entorno y la belleza de sus 30 hectáreas.

El parque de Lacuniacha se encuentra integrado en el bosque de La Pinosa. Para poder recorrerlo, tan sólo es necesario seguir el sendero de montaña de unos 4 kilómetros y medio y con un algún ligero desnivel en algunos tramos (aunque completamente asequible por lo más pequeños). Este sendero transcurre entre bonitos ejemplares de la flora de la zona como pinos, robles y acebos, entre otros.

Pero no sólo el entorno vegetal llama la atención, sino también el emplazamiento entre las grandes montañas del Valle del Tena. Es destacable el paisaje que se contempla en el Mirador de la Peña Telera. Llegar hasta él requiere ascender un tramo bastante empinado, que nos desvía un poco del recorrido faunístico, tras la zona de merendero. No obstante, recomendamos este pequeño esfuerzo físico ya que las vistas son espectaculares.

CONSEJOS PARA LA VISITA

A continuación incluimos unos consejos que consideramos útiles para poder disfrutar de la visita:

  • Lacuniacha está abierta durante todo el año, pero los horarios de apertura varían en función de la estación. Consulta los horarios en la web.
  • Consulta la climatología antes de realizar tu visita para poder llevar la ropa adecuada.
  • Aunque la previsión del tiempo sea favorable, es recomendable llevar siempre algo de abrigo pues hay partes del recorrido bajo árboles de sombra y puede refrescar.
  • Dado que el recorrido se realiza a través de un sendero de montaña, utiliza calzado adecuado. Os recomendamos llevar bastones para ayudar con el equilibrio, sobre todo si se visita en la época de invierno (por si hay placas de hielo).
  • A mitad del recorrido hay una pequeña zona de merendero con un bar, un lugar ideal para hacer un algo en el camino y descansar un ratito.

  • Hay que tener en cuenta que los animales están en semi-libertad, por lo que es posible que no estén cerca de nosotros y haya que buscarlos. Recomendamos jugar con los niños a ser «avistadores de animales». Así agudizarán su capacidad de observación y paciencia.
  • Realiza el recorrido con tranquilidad, evitando hacer ruido, de lo contrario los animales pueden asustarse y esconderse. Pasa de un recinto a otro sin soltar las puertas bruscamente.

RUTA CON NIÑOS A CANTOCOCHINO (LA PEDRIZA – MADRID)

La Pedriza, situada en el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama de Madrid, es uno de los lugares más frecuentados en familia por aquellos que amamos la naturaleza, ya que es un espectáculo natural con mil y un rincones por explorar. De hecho, ésta no es la primera vez que proponemos planes con niños en La Pedriza, ya que lo hicimos cuando visitamos el Castillo de Manzanares y el Embalse de Santillana. En esta ocasión, vamos a caminar entre sus rocas para descubrirla a través de una ruta para hacer en familia fácil y, como siempre, pensada para todos los públicos. Si estáis buscando un plan de fin de semana con niños en la naturaleza, continuad leyendo sobre esta excursión en familia que recorre este paseo desde El Tranco hasta Cantocochino.

COMIENZO DE LA RUTA – EL TRANCO

Para llegar hasta el comienzo de la ruta, debemos dirigirnos hacia el municipio madrileño Manzanares El Real. Por la M-608, se llega a la rotonda con la estatua de un senderista en el centro. En la rotonda, hay que tomar la salida hacia el centro del pueblo y nada más cruzar el puente, cogeremos el primer desvío hacia la izquierda que es comienzo de la Avenida de La Pedriza. Siguiendo esta avenida, pronto veremos un cartel que anuncia el Hostal El Tranco y a la izquierda una pequeña explanada de tierra donde podremos aparcar el coche.

Una vez abandonado el coche, debemos caminar hasta el final de la explanada de tierra donde se encuentra una barrera que impide el paso de vehículos. Cruzando la barrera, continuaremos por el camino de tierra, unos cuantos metros más adelante, el camino se abre hacia la izquierda para dejar a la vista una balsa del río donde hacer unas bonitas fotos y lanzar alguna “rana”.

Continuando por el camino llegaremos a una súper roca, que hace las veces de suelo y desde donde podremos contemplar cómo fluye el río. Nada más cruzar la placa de roca, llegaremos de nuevo al camino de tierra que nos recuerda que aún estamos en zona urbana, pues encontraremos coches aparcados y el muro de una casa. Seguiremos el camino hasta que éste se cruce con el asfalto de una zona de aparcamiento. Desde aquí nos dirigiremos a la izquierda, hacia el fondo de aparcamiento para comenzar de nuevo a andar sobre tierra. Tras abandonar la zona asfaltada, el resto de la ruta transcurre por el interior de La Pedriza, por lo que en todo nuestro camino estaremos acompañados de las grandes formaciones rocosas de este paraje.

FINAL DE LA RUTA – CANTOCOCHINO

Yendo en paralelo al río, el camino de tierra se transforma en una pequeña calle de granito que nos conducirá a la parte más elevada de la ruta. En este punto podremos contemplar una bonita vista del río con las montañas al fondo.

Desde aquí, comenzaremos el descenso hacia Cantocochino. Nada más empezar a bajar, el camino de tierra se intercala con granito por lo que en esta parte tendremos que tener cuidado por dónde pisamos, sobre todo con los más pequeños. Una vez volvemos a llegar abajo, casi a la altura del agua, de nuevo empezaremos a subir un poco en paralelo a grandes bloques de granito.

Cuando el terreno comienza a despejarse de rocas, llegaremos a La Foca, un chiringuito que ofrece bocadillos y refrescos, el lugar perfecto para un pequeño descanso. Aunque no siempre está abierto para servir comidas, su ubicación es perfecta a para hacer un alto en el camino y contemplar el río de cerca.

Al poco de pasar por delante de La Foca, llegaremos al puente de madera que cruza el río y que nos conducirá a una zona despejada de rocas y con un amplio camino de tierra hacia la izquierda.

Continuaremos por este camino hasta Cantocochino, el final de nuestra ruta. En este tramo del recorrido el río queda a nuestra derecha y está mucho más accesible que antes, os aconsejamos que os acerquéis al agua.

Sabremos que hemos llegado a nuestro destino cuando empecemos a ver la zona de aparcamiento que hay frente a los restaurantes de esta área recreativa de Cantocochino.

Antes de concluir la ruta, os recomendamos que hagáis un alto en el camino en el localizador de cimas de La Pedriza para identificar estos lugares de interés.

DATOS GENERALES DE LA RUTA

Para que resulte más sencillo hacer el seguimiento de la ruta, hemos preparado el siguiente croquis con el recorrido y los lugares de interés.

A continuación, incluimos los datos generales de la ruta:

  • Distancia: 5 km (ida y vuelta)
  • Tipo de ruta: Lineal
  • Dificultad: Media – debido que parte de la ruta transcurre por terreno rocoso
  • Tiempo: 2 – 3 horas ida y vuelta (según el paso de los niños)
  • Servicios:
    • Zonas de restauración al inicio y al final de la ruta
    • Refugio: La Foca.
  • Aparcamientos: En El Tranco (inicio de la ruta) y en Cantocochino (final de la ruta). Gratuito.
  • Niños: Si (a partir de 6 años)
  • Carrito: No
  • Atención:
    • No se permite el baño
    • Llevar buen calzado porque hay muchas rocas

 

 

Ruta por el Bosque de la Herrería (El Escorial – Madrid)

¿Sabías que Felipe II supervisaba las obras de El Monasterio de el Escorial desde una roca del Bosque de la Herrería? Te proponemos una ruta con niños para visitar esta silla real en la sierra de Madrid. Un recorrido que permite disfrutar de la naturaleza entre robles y castaños con unas vistas inigualables. Y para darle más emoción al plan, alargamos la ruta para descubrir La Cueva del Oso, una oquedad de pequeño tamaño que despertará el interés de grandes y pequeños.

 Comenzando desde la Ermita de la Virgen de Gracia

A pesar de que se puede llegar a la Silla de Felipe II en coche, os proponemos iniciar esta ruta junto a la pequeña Ermita de la Virgen de Gracia. Para llegar hasta allí es necesario seguir la carretera M-505 y seguir las indicaciones hacia Silla de Felipe II. Nada más abandonar la M-505, se llega a la Ermita donde se puede aparcar.

Abandonado el vehículo, tenemos dos alternativas, llegar a la Silla de Felipe II por la carretera o campo a través. Nosotros, para evitar los posibles peligros de caminar por la carretera y para disfrutar aún más de la naturaleza, recomendamos ir campo a través. Al final de esta publicación incluimos un croquis con las distintas posibilidades de esta ruta.

Para adentrarse en el Bosque de la Herrería, será necesario orientarse un poquito para dirigirnos hacia la Silla.  El recorrido tiene una ligera inclinación ya que hay que salvar la pendiente de la montaña y atravesar la carretera en 4 ocasiones. Aunque puede parecer complicado, no tiene dificultad alguna ya que hay pequeños senderos que guían para abrirnos camino.

Una Piedra Real – La Silla de Felipe II

En la cuarta ocasión que se llega a la carretera, empezaremos a ver muchos coches aparcados a ambos lados de la misma, eso significa que estamos cerca de la Silla. Al final de la cuesta arriba continuando por la carretera, llegaremos a la gran piedra donde se encuentra La Silla de Felipe II. Se trata de una gran piedra de granito con escalones en cuya cima se encuentra horadado un asiento con unas vistas privilegiadas a El Monasterio de Piedra.

Aunque es probable que haya bastante gente, vale la pena esperar un poquito para poder hacerse una foto sentado en el trono real y disfrutar de la panorámica de El Bosque de la Herrería, El Monte Abantos y El Escorial.

Junto a la base de la Silla, además del gran árbol singular y el monolito, hay un bar donde poder tomar un refrigerio o un cafetito si el frío aprieta.

La meta de la ruta – La Cueva del Oso

Tras subir a la Silla de Felipe II emprendemos la ruta hacia La Cueva del Oso. Para ello, es necesario continuar la carretera asfaltada atravesando la barrera que da comienzo a la senda botánica. Se trata de una senda de poco más de 1 km con carteles explicativos de las especies arbóreas y arbustivas más relevantes y por la que no circulan los coches.

Más adelante la carretera asfaltada desciende ligeramente. Nada más llegar a la base de la cuesta encontramos el cartel de la Fuente de los Dos Hermanos a la derecha del camino. Siguiendo la flecha del cartel llegaremos a la fuente de piedra (ojo, ¡que no es agua potable!).

Al poco de dejar la fuente  atrás y continuando por el asfalto se llega a La Cueva del Oso. Es inevitable la tentación de entrar en esta pequeña oquedad y buscar pistas para averiguar si el oso existió o es sólo una leyenda. Habitase un oso o no, visitar esta cueva y su entorno merece la pena.

Si queréis hacer un salto en el camino, antes de emprender el camino de vuelta a la Silla y a la Ermita, podéis reponer fuerzas en el merendero de El Rincón de la Hiedra a pocos metros de La Cueva del Oso.

Aunque La Cueva del Oso es el destino final de la ruta que os proponemos, se puede alargar continuando por el sendero asfaltado… pero ese plan lo dejamos para otro día :).

Datos generales de la ruta por el Bosque de la Herrería

Para una mejor planificación de vuestro plan en familia, hemos preparado este croquis en el que mostramos las distintas alternativas de esta ruta (por carretera o campo a través) y los principales puntos de interés.

  • Distancia (ida y vuelta):
    • Por carretera hasta La Silla de Felipe II: 3 km
    • Por carretera hasta La Cueva del Oso: 4 km
    • Campo a través hasta La Silla de Felipe II: 2 km
    • Campo a través hasta La Cueva del Oso: 3 km
    • De La Cueva del Oso hasta El Rincón de la Hiedra (merendero): 500 metros
  • Tipo de ruta: Lineal con posibilidad de ser circular si se combinan ruta por carretera y campo a través
  • Dificultad: Fácil – Media (en pendiente)
  • Tiempo: 2 – 3 horas (según el paso de los niños)
  • Servicios:
    • Merendero
    • Aparcamiento
    • Bar (junto a La Silla de Felipe II)
  • Niños: Si (a partir de 5 años)
  • Carrito: Si (sólo siguiendo la carretera asfaltada)

Viaje en Teleférico y Ruta por la Casa de Campo (Madrid)

¿Quieres recorrer Madrid por las alturas y además pasear por el pulmón de la ciudad? Si es así, te proponemos el siguiente plan: un viaje en Teleférico y una ruta a pie por la Casa de Campo de Madrid. ¿Te apuntas? A continuación, te damos toda la información para que prepares tu plan para toda la familia.

UN PASEO POR LAS NUBES – TELEFÉRICO DE MADRID

El plan que proponemos comienza con el viaje en Teleférico partiendo de la estación de telecabina ubicada en la calle Pintor Rosales. Para llegar hasta allí, se puede ir en transporte público ( Metro – Argüelles) o en coche (aparcamiento cercano en zona azul).

El recorrido en telecabina es de casi 2.500 metros y a una altura de 40 metros, lo que permite disfrutar de unas vistas inigualables de la Casa de Campo, el Palacio de Oriente y la Catedral de la Almudena. La duración de cada trayecto es de unos 11 minutos, por lo que el viaje ida y vuelta es de unos 25 minutos, tiempo suficiente para disfrutar de la experiencia y contemplar Madrid desde el cielo.

Para organizar este plan, es necesario tener en cuenta lo siguiente:

  • Condiciones climáticas: Dado que la telecabina circula por un cable, el Teleférico puede suspender el servicio en caso de viento racheado o tormenta eléctrica. Aunque el servicio funciona con normalidad con lluvia o con nieve, recomendamos que este plan se realice en un día despejado  para disfrutar de la panorámica.
  • Horarios de apertura y cierre: Es importante consultar los horarios de apertura y cierre para evitar largas esperas en la estación para subir a la telecabina y para poder programar el viaje de vuelta.

Toda la información de horarios y tarifas está disponible en la web del Teleférico de Madrid.

RUTA A PIE POR LA CASA DE CAMPO

La ruta a pie que proponemos comienza desde la estación del Teleférico ubicada en la Casa de Campo, tras el viaje de ida por el cielo de Madrid.

Al pie de la estación de telecabina encontramos un parque infantil y un mirador con paneles informativos desde donde se pueden ver los lugares más representativos de la ciudad. Tras el mirador, la ruta continua por el camino de arena en dirección a la Catedral de la Almudena.

Un poco más adelante, el camino se dificulta ya que empieza a tomar pendiente y hay surcos en la arena. Para llegar hasta el Lago, es necesario bajar la cuesta… ¡cuidado con los niños que es bastante prenunciada! Eso sí, las vistas son espectaculares.

Al final de la cuesta, tan sólo hay que continuar por el camino de arena en la misma dirección que llevábamos (hacia la Almudena). Este camino nos llevará hasta una carretera asfaltada que hay que atravesar (¡cuidado al cruzar!). Continuando en paralelo a la carretera, llegaremos al parque infantil y al aparcamiento que hay frente al Lago de la Casa de Campo.

Una vez junto al Lago, se puede hacer un alto en el camino para reponer fuerzas en alguno de los restaurantes de la zona o simplemente hacer una parada para contemplar el Lago y dar de comer a los patos.

Bordeando el Lago pasaremos junto al embarcadero desde donde se puede tomar una barca para un paseo por el Lago (recomendamos visitar horarios y tarifas) y al centro de educación ambiental de la Casa de Campo.

Una vez recorrido el Lago, podremos comenzar el camino de vuelta hasta llegar a la estación del Teleférico para poder regresar a la estación de la calle Pintor Rosales desde donde empezamos el plan.

alternativas a la ruta a pie

Para facilitar la realización de este plan en familia, hemos preparado este croquis incluyendo el recorrido del Teleférico, la ruta a pie y los puntos de mayor interés.

Croquis del recorrido en Teleférico, ruta a pie y principales puntos de interés

Esta misma ruta se puede realizar sin necesidad de hacer el viaje en Teleférico. Si es así, el inicio y el final de la ruta sería el aparcamiento de la Casa de Campo. Puedes llegar hasta allí en transporte público (Metro – Lago) o en coche (se puede aparcar en el mismo aparcamiento).

Si quieres hacer una ruta más corta, no recorras el perímetro del Lago de la Casa de Campo. De esta forma, la ruta (ida y vuelta) tiene unos 2,5 km.

DATOS PRÁCTICOS DE LA RUTA A PIE
  • Distancia: 4 km (ruta completa ida y vuelta) o 2,5 km (ruta ida y vuelta sin recorrer el Lago)
  • Tipo de ruta: Lineal
  • Dificultad: Media (por la zona en pendiente)
  • Tiempo: 2 – 3 horas (según el paso de los niños)
  • Servicios:
    • Merendero
    • Parque infantil
    • Aparcamiento
    • Embarcadero – paseo en barcas
    • Centro de Educación Ambiental de la Casa de Campo
    • Restaurantes
  • Niños: Si (a partir de 5 años)
  • Carrito: Si (sólo por la zona del Lago)