RUTA POR EL VALLE VERZASCA (SUIZA)

Si hablamos del Valle Verzasca, quizá muchos no sepamos ubicarlo en el mapa. Si decimos que sale en Goldeneye, la película de James Bond, nos empieza a sonar una presa gigante… Pues bien, el Valle Verzasca es un precioso valle de la parte baja de los Alpes del Lago Mayor y el Tesino en Suiza. Se encuentra rodeado de escarpadas montañas y regado por numerosas cascadas que desembocan en el río que le da nombre. Sus aguas turquesas, dignas de las mejores fotos de Instagram, sus piscinas naturales y el entorno hacen de este valle un lugar muy interesante para disfrutar de un día en familia si estás visitando la zona. Sigue leyendo para conocer los detalles de la ruta que proponemos en lo que llaman «Las Maldivas de Milán«, eso sí, con el agua muuucho más fría.

EL INICIO – Ponte dei Salti

Comenzamos esta ruta desde el aparcamiento localizado junto a la carretera del Valle Verzasca en Lavertezzo, una pequeña comuna de montaña en el Valle Verzasca. Es importante reseñar que, a pesar de lo recóndito del lugar y de pagar la hora a precio de oro, el aparcamiento se completa de buena mañana, por lo que conviene llegar antes de las 11 en época estival o en fin de semana.

Tras abandonar el aparcamiento, caminaremos aguas abajo del río para llegar al Ponte dei Salti (Puente del Salto) que se encuentra a nuestra derecha. El Ponte dei Salti es un puente medieval de doble arco construido en piedra que muchos utilizan de trampolín para caer en las turquesas aguas del río Verzasca. Aunque este arco es sólo el comienzo de la ruta, y tendremos que atravesarlo para proseguir nuestro camino, merece la pena pararse a contemplar su belleza. El color de las aguas es tan atrayente que estaréis tentados de montar campamento junto al puente y nada más llegar a la zona; sin embargo, os recomendamos que desechéis esta idea; el puente es una zona con mucho ruido y muy transitada.

Recuperados de la hipnosis que causa el puente y las hazañas de los intrépidos saltarines, toca reanudar la marcha al otro lado del puente, en la parte más boscosa y aguas arriba del río (es decir, doblamos a la derecha del puente).

En este lado del río Verzasca, el arte se funde con la naturaleza ya que el recorrido está salpicado por las obras de arte de la exposición “Un Sentiero per l’Arte”. Traducido como Un sendero por el arte, incluye un total de 20 obras de artísticas suizos, italianos y alemanes.

RECORRIENDO EL BOSQUE

Esta parte del recorrido comienza con un pequeño desnivel del terreno. Dado que el camino transcurre entre árboles, la subida se salva con los escalones que se forman entre las rocas y las raíces de los árboles. Estos desniveles (poco pronunciados) se encuentran a lo largo de todo el camino, pero en algunos tramos hay que tener cuidado pues están cerca de la pendiente que desciende hacia el río.

Una vez alejados de la zona cercana al Ponte dei Salti, llegaréis a una zona más ancha del río en donde se forman pequeñas pozas de aguas más tranquilas. Esta zona se llama Spiaggetta dei Sassi, lo que traducido sería Playa de Guijarros. Aunque no es una zona muy amplia, hay espacio suficiente para poder hacer un picnic, darse un chapuzón y disfrutar el entorno. Mucho cuidado con salirse de la zona de las pozas ya que la corriente puede ser fuerte.

Siguiendo por el camino del bosque, pasaremos delante de unas construcciones en piedra totalmente derruidas. Incluso una de ellas se ha convertido en una curva al derruirse el techo y dejar una cavidad (ojo, ¡no pasar!, sólo asomarse desde fuera). Es increíble ver cómo la vida del bosque ha integrado perfectamente las construcciones y las piedras están llenas de musgo.

Pocos metros después de las construcciones derruidas, la frondosidad de los árboles queda interrumpida porque hay que cruzar un afluente del río. Para ello hay que trepar por las rocas y cruzar pequeños pasajes de metal que permiten salvar los saltos de agua. Tras atravesar el afluente, se abre de nuevo el camino por el bosque.

Al poco de coronar unas escaleras de madera, veremos al otro lado del río una agrupación de casas pertenecientes a la comuna de Brione en el Valle Verzasca. Es aquí donde se encuentra el puente de metal que nos indica que la ruta ha llegado a su fin y emprender el camino de vuelta. Pero si las fuerzas de los peques flaquean, un adulto puede regresar al aparcamiento de inicio caminando por la carretera (sería como hacer una ruta circular); mientras, el resto del grupo espera tomando algo en un bar cercano al puente. No recomendamos hacer la ruta circular con niños para evitar que éstos caminen por una carretera con muy poco arcén.

DATOS PRÁCTICOS DE LA RUTA
  • Tipo de ruta: Lineal. Se puede hacer circular pasando por un tramo largo de carretera (no recomendable para hacer con niños).
  • Distancia: 3.5 km (ida). Si se hace circular son 6 km (no recomendado para niños pues hay un tramo de 2,5 km por carretera).
  • Tiempo: 3-4 horas (parando para comer y chapuzón)
  • Dificultad: Media. No hay mucho desnivel pero el sendero discurre entre rocas y las raíces de los árboles. Además la zona de agua puede ser peligrosa con niños muy pequeños. Recomendable a partir de 4 años.
  • Servicios en la zona de inicio-fin de ruta:
    • Aparcamiento (de pago: 2€/h por un máximo de 5h)
    • Restaurantes y bares en los pueblos de la zona
    • Zona de baño pública
    • Exposición “Un Sentiero per l’Arte” (esta ruta lo recorre parcialmente)
  • Carrito: No.

Este es un croquis de la ruta en el que se incluye el recorrido y los lugares de interés así como la alternativa para hacerla circular:

Si quieres conocer más sobre Suiza, sigue el siguiente enlaces:

Ruta del Agua – Embalse de La Jarosa (Madrid)

El Embalse de la Jarosa, ubicado en el municipio de Guadarrama, es el más pequeño de la Sierra de Madrid, aunque no por ello falto de belleza. Comprendido dentro del Parque Nacional de Guadarrama, el embalse y su entorno permiten la práctica de actividades en plena naturaleza siempre dejando aparte las actividades náuticas y de baño que están prohibidas.

Para disfrutar de la naturaleza y conocer esta zona, os recomendamos hacer una ruta en familia por el embalse, siendo La Ruta del Agua, la más apropiada para hacer con niños (dada su facilitad y corta distancia). No obstante, os dejamos el siguiente enlace en el que podréis encontrar otras rutas más complicadas en el entorno de La Jarosa.

A continuación os contamos todos los detalles necesarios para que organicéis vuestro plan con niños por el Embalse de La Jarosa en plena naturaleza y a pocos kilómetros de Madrid capital.

Ruta del Agua – Embalse de la Jarosa

Para llegar al Embalse de La Jarosa, a unos 60 kilómetros de Madrid, es necesario seguir la A-6 y luego tomar la M-614 en el kilómetro 47. En la primera rotonda debemos seguir dirección Guadarrama y en la segunda tomar el desvío a la calle Fuente del Espino. En las siguientes dos rotondas continuaremos todo recto hasta que la carretera se cruce con la calle San Macario, que habrá que tomarla a la izquierda. Esta calle desemboca en la Carretera de La Jarosa que nos llevará hasta el acceso al embalse, que está a la derecha y señalizado.

Una vez alcanzado el acceso al embalse, hay que continuar por la carretera que lo bordea y desviarse en la salida de La Jarosa II. Nada más tomar el desvío, podréis buscar sitio para aparcar.

Después de abandonar el coche, hay que volver hacia el desvío de la carretera para continuar por la pista de tierra que bordea el embalse de la Jarosa. Es aquí donde se encuentra el hito de madera que da comienzo a la Ruta del Agua.

Desde la pista de arena podremos acceder a la laguna de agua por las distintas puertas en el vallado. Merece la pena acercarse al agua de La Jarosa para contemplar las vistas y ver de frente la presa. Ojo con los peques que el acceso al agua es directo desde el interior del recinto vallado.

Siguiendo la pista de arena, llegaremos a un pequeño arroyuelo que habrá que atravesar (cuidado no os mojéis los pies), para luego pasar la puerta de metal que impide la entrada a vehículos.

Tras atravesar la puerta, continuaremos por la pista de arena desde donde se divisan unas preciosas vistas del embalse de la Jarosa ya que es una zona más elevada. Normalmente en esta zona suelen verse pacientes pescadores con sus cañas.

Al poco de cruzar la puerta, el camino empieza a alejarse de la lámina de agua para empezar a ir en paralelo al Arroyo Picazuelo e incluso ascendiendo un poco por una pequeña cuesta arriba.

Cuando el camino se ensancha, tomando la bifurcación a la izquierda se llega al cercado que limita el coto de caza del Palacio de El Escorial. En este momento de la ruta, tendréis que sopesar si visitar el cercado o si continuar la ruta, todo depende del cansancio de los peques, ya que la visita al cercado implica desviarse un poco y habría que retroceder sobre vuestros pasos para retomar la ruta.

Una vez de vuelta en la ruta, subiremos una cuesta pronunciada. Tras coronarla, veremos de frente, y tras otra cuesta al final de la red eléctrica, la Cruz del Valle de Los Caídos. Si los peques tienen fuerzas, os recomendamos que os acerquéis a verla. No obstante, tened en cuenta que para continuar la ruta es necesario retroceder sobre vuestros pasos.

Para finalizar la ruta desde este punto, tan sólo es necesario continuar de frente por la pista de arena y bajar hasta llegar al punto de inicio. Para llegar al mismo será necesario atravesar una barrera que impide el paso de vehículos.

Datos Prácticos de la ruta
  • Tipo de ruta: Circular
  • Distancia: 3.5 – 4 km
  • Duración: 2 horas
  • Dificultad: Baja, sólo unas pequeñas cuestas fáciles
  • Servicios en la zona de inicio-fin de ruta:
  • Carrito: No. Podría usarse un carrito de ruedas “todo-terreno” aunque en las cuestas hay algunas cárcavas que dificultarían el paso.

Para que planifiquéis vuestro día recorriendo la Ruta del Agua del Embalse de La Jarosa, aquí os dejamos un croquis con los lugares más destacables:

RUTA CON NIÑOS A CANTOCOCHINO (LA PEDRIZA – MADRID)

La Pedriza, situada en el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama de Madrid, es uno de los lugares más frecuentados en familia por aquellos que amamos la naturaleza, ya que es un espectáculo natural con mil y un rincones por explorar. De hecho, ésta no es la primera vez que proponemos planes con niños en La Pedriza, ya que lo hicimos cuando visitamos el Castillo de Manzanares y el Embalse de Santillana. En esta ocasión, vamos a caminar entre sus rocas para descubrirla a través de una ruta para hacer en familia fácil y, como siempre, pensada para todos los públicos. Si estáis buscando un plan de fin de semana con niños en la naturaleza, continuad leyendo sobre esta excursión en familia que recorre este paseo desde El Tranco hasta Cantocochino.

COMIENZO DE LA RUTA – EL TRANCO

Para llegar hasta el comienzo de la ruta, debemos dirigirnos hacia el municipio madrileño Manzanares El Real. Por la M-608, se llega a la rotonda con la estatua de un senderista en el centro. En la rotonda, hay que tomar la salida hacia el centro del pueblo y nada más cruzar el puente, cogeremos el primer desvío hacia la izquierda que es comienzo de la Avenida de La Pedriza. Siguiendo esta avenida, pronto veremos un cartel que anuncia el Hostal El Tranco y a la izquierda una pequeña explanada de tierra donde podremos aparcar el coche.

Una vez abandonado el coche, debemos caminar hasta el final de la explanada de tierra donde se encuentra una barrera que impide el paso de vehículos. Cruzando la barrera, continuaremos por el camino de tierra, unos cuantos metros más adelante, el camino se abre hacia la izquierda para dejar a la vista una balsa del río donde hacer unas bonitas fotos y lanzar alguna “rana”.

Continuando por el camino llegaremos a una súper roca, que hace las veces de suelo y desde donde podremos contemplar cómo fluye el río. Nada más cruzar la placa de roca, llegaremos de nuevo al camino de tierra que nos recuerda que aún estamos en zona urbana, pues encontraremos coches aparcados y el muro de una casa. Seguiremos el camino hasta que éste se cruce con el asfalto de una zona de aparcamiento. Desde aquí nos dirigiremos a la izquierda, hacia el fondo de aparcamiento para comenzar de nuevo a andar sobre tierra. Tras abandonar la zona asfaltada, el resto de la ruta transcurre por el interior de La Pedriza, por lo que en todo nuestro camino estaremos acompañados de las grandes formaciones rocosas de este paraje.

FINAL DE LA RUTA – CANTOCOCHINO

Yendo en paralelo al río, el camino de tierra se transforma en una pequeña calle de granito que nos conducirá a la parte más elevada de la ruta. En este punto podremos contemplar una bonita vista del río con las montañas al fondo.

Desde aquí, comenzaremos el descenso hacia Cantocochino. Nada más empezar a bajar, el camino de tierra se intercala con granito por lo que en esta parte tendremos que tener cuidado por dónde pisamos, sobre todo con los más pequeños. Una vez volvemos a llegar abajo, casi a la altura del agua, de nuevo empezaremos a subir un poco en paralelo a grandes bloques de granito.

Cuando el terreno comienza a despejarse de rocas, llegaremos a La Foca, un chiringuito que ofrece bocadillos y refrescos, el lugar perfecto para un pequeño descanso. Aunque no siempre está abierto para servir comidas, su ubicación es perfecta a para hacer un alto en el camino y contemplar el río de cerca.

Al poco de pasar por delante de La Foca, llegaremos al puente de madera que cruza el río y que nos conducirá a una zona despejada de rocas y con un amplio camino de tierra hacia la izquierda.

Continuaremos por este camino hasta Cantocochino, el final de nuestra ruta. En este tramo del recorrido el río queda a nuestra derecha y está mucho más accesible que antes, os aconsejamos que os acerquéis al agua.

Sabremos que hemos llegado a nuestro destino cuando empecemos a ver la zona de aparcamiento que hay frente a los restaurantes de esta área recreativa de Cantocochino.

Antes de concluir la ruta, os recomendamos que hagáis un alto en el camino en el localizador de cimas de La Pedriza para identificar estos lugares de interés.

DATOS GENERALES DE LA RUTA

Para que resulte más sencillo hacer el seguimiento de la ruta, hemos preparado el siguiente croquis con el recorrido y los lugares de interés.

A continuación, incluimos los datos generales de la ruta:

  • Distancia: 5 km (ida y vuelta)
  • Tipo de ruta: Lineal
  • Dificultad: Media – debido que parte de la ruta transcurre por terreno rocoso
  • Tiempo: 2 – 3 horas ida y vuelta (según el paso de los niños)
  • Servicios:
    • Zonas de restauración al inicio y al final de la ruta
    • Refugio: La Foca.
  • Aparcamientos: En El Tranco (inicio de la ruta) y en Cantocochino (final de la ruta). Gratuito.
  • Niños: Si (a partir de 6 años)
  • Carrito: No
  • Atención:
    • No se permite el baño
    • Llevar buen calzado porque hay muchas rocas

 

 

Ruta de La Barranca hasta La Fuente de la Campanilla

En plena Sierra de Guadarrama y bajo la mirada de las dos montañas más importantes de Madrid, la Bola del Mundo y la Maliciosa, se encuentra el Valle de la Barranca. Su localización y su entorno hacen de este lugar un destino perfecto para un plan en familia. Por ello, os proponemos una ruta para adentraros en el Valle de La Barranca y acercaros más al cielo de Madrid.

La ruta habitual de la zona es el Sendero del Valle de la Barranca, pero al tener una longitud de 11 km, nosotros proponemos una ruta alternativa de unos 5 km (hasta la Fuente de la Campanilla) para que sea más asequible a los niños. Aunque la ruta que proponemos tiene un poquito de dificultad porque el camino de ida es en pendiente (unos 350 metros de desnivel total), contemplar este precioso paraje y pedir un deseo tocando la campanilla bien merecen el pequeño esfuerzo.

COMIENZO DE LA RUTA – LOS EMBALSES DE LA BARRANCA

El punto de partida de esta ruta es el aparcamiento gratuito de La Barranca. Para llegar hasta aquí desde Madrid, es necesario seguir la A-6 hasta la salida 39 hacia el Puerto de Navacerrada. Desde aquí, continuar por la M-601 dirección Navacerrada hasta girar hacia la M-607 hacia Colmenar Viejo. Después, tras tomar la M-607, en la primera rotonda cambiar de sentido (deshacer el tramo recorrido) para tomar el desvío a La Barranca. Al poco de pasar frente al Parque de Bomberos de Navacerrada llegaréis al aparcamiento.

Nada más abandonar el coche, ya se puede contemplar el espectáculo natural que ofrece este valle.

Partiendo del parking, hay que continuar por la carretera hasta llegar a la altura de los embalses del ejército o las presas de la Barranca. Se trata de dos acumulaciones de agua gracias a las pequeñas presas que las retienen. Ambas se pueden atravesar pasando por las puertas metálicas que las protegen para hacer unas bonitas fotos del agua transformado en espejo y ver cómo fluye el agua tras la presa. Mucho cuidado con los niños y dejad todo como estaba.

Dejando los embalses atrás, llegaremos hasta la cancela – barrera que cierre el acceso a vehículos no autorizados y desde donde empieza la pista forestal.

Continuando por la pista pronto llegaremos al área temática de las vueltas, un claro entre los pinos que cuenta con una zona de merendero para hacer un alto en camino.

FINAL DE LA RUTA – LA FUENTE DE LA CAMPANILLA

Dado que el río Navacerrada transcurre cerca de nuestra ruta, proponemos abandonar momentáneamente el camino de arena para visitarlo. Bajando la ladera por la derecha de la pista forestal se llega al río, ¿te atreves a mojarte los pies?

Ya de vuelta a la pista forestal de la Barranca, llegaremos a la Fuente de Mingo o la Fuente del Molinillo. Una fuente de granito que vierte el agua que llega de la montaña.

Después de la parada para contemplar la Fuente de Mingo ya sólo queda el último tramo en ascenso hacia la Fuente de la Campanilla. Para llegar hasta allí hay que continuar por la pista forestal y llegar un hito de madera con las flechas indicativas con las distancias hacia los puntos de interés de la zona.

Justo donde está ubicado el hito de flechas comienza un sendero más empinado que la pista forestal. Este repecho termina en la Fuente de la Campanilla por lo que para llegar hasta ella es necesario abandonar la pista forestal (la cual nos llevaría hacia La Maliciosa) y subir por ese desvío empinado.

La cuesta, cuesta…, pero pronto se ve al fondo la Fuente de la Campanilla, con su chorro, su campana y su cuerda para hacerla sonar. ¿Cuántas veces sonará la campanilla? Aprovechad para pedir un deseo mientras la hacéis sonar. No sabemos si se cumplirá, pero nunca está de más J. Ojo, si es invierno, cuidado en su proximidad pues puede haber un poco de hielo.

La Fuente de la Campanilla es el punto final de la ruta. No obstante, y dado que junto a esta fuente hay una mesa de merendero, siempre es aconsejable tomar un respiro y dejar que los niños jueguen entre los árboles antes de emprender el camino de vuelta deshaciendo los pasos andados.

DATOS GENERALES DE LA RUTA

Para una mejor planificación de vuestro plan en familia, hemos preparado este croquis en el que mostramos la ruta y los principales puntos de interés.

  • Distancia: 5 km (ida y vuelta)
  • Tipo de ruta: Lineal
  • Dificultad: Media – debido al desnivel en la ida (aprox. 350 m)
  • Tiempo: 2 – 3 horas (según el paso de los niños)
  • Servicios:
    • Área recreativa Las Vueltas: Merendero y papeleras
    • De Pino a Pino: Empresa de actividades multiaventura con tirolinas
    • Hotel La Barranca: Alojamiento y restauración (en horario de apertura – consultar)
  • Aparcamiento: Al comienzo de la ruta. Gratuito.
  • Niños: Si (a partir de 6 años)
  • Carrito: Si, por la pista forestal

Viaje en Teleférico y Ruta por la Casa de Campo (Madrid)

¿Quieres recorrer Madrid por las alturas y además pasear por el pulmón de la ciudad? Si es así, te proponemos el siguiente plan: un viaje en Teleférico y una ruta a pie por la Casa de Campo de Madrid. ¿Te apuntas? A continuación, te damos toda la información para que prepares tu plan para toda la familia.

UN PASEO POR LAS NUBES – TELEFÉRICO DE MADRID

El plan que proponemos comienza con el viaje en Teleférico partiendo de la estación de telecabina ubicada en la calle Pintor Rosales. Para llegar hasta allí, se puede ir en transporte público ( Metro – Argüelles) o en coche (aparcamiento cercano en zona azul).

El recorrido en telecabina es de casi 2.500 metros y a una altura de 40 metros, lo que permite disfrutar de unas vistas inigualables de la Casa de Campo, el Palacio de Oriente y la Catedral de la Almudena. La duración de cada trayecto es de unos 11 minutos, por lo que el viaje ida y vuelta es de unos 25 minutos, tiempo suficiente para disfrutar de la experiencia y contemplar Madrid desde el cielo.

Para organizar este plan, es necesario tener en cuenta lo siguiente:

  • Condiciones climáticas: Dado que la telecabina circula por un cable, el Teleférico puede suspender el servicio en caso de viento racheado o tormenta eléctrica. Aunque el servicio funciona con normalidad con lluvia o con nieve, recomendamos que este plan se realice en un día despejado  para disfrutar de la panorámica.
  • Horarios de apertura y cierre: Es importante consultar los horarios de apertura y cierre para evitar largas esperas en la estación para subir a la telecabina y para poder programar el viaje de vuelta.

Toda la información de horarios y tarifas está disponible en la web del Teleférico de Madrid.

RUTA A PIE POR LA CASA DE CAMPO

La ruta a pie que proponemos comienza desde la estación del Teleférico ubicada en la Casa de Campo, tras el viaje de ida por el cielo de Madrid.

Al pie de la estación de telecabina encontramos un parque infantil y un mirador con paneles informativos desde donde se pueden ver los lugares más representativos de la ciudad. Tras el mirador, la ruta continua por el camino de arena en dirección a la Catedral de la Almudena.

Un poco más adelante, el camino se dificulta ya que empieza a tomar pendiente y hay surcos en la arena. Para llegar hasta el Lago, es necesario bajar la cuesta… ¡cuidado con los niños que es bastante prenunciada! Eso sí, las vistas son espectaculares.

Al final de la cuesta, tan sólo hay que continuar por el camino de arena en la misma dirección que llevábamos (hacia la Almudena). Este camino nos llevará hasta una carretera asfaltada que hay que atravesar (¡cuidado al cruzar!). Continuando en paralelo a la carretera, llegaremos al parque infantil y al aparcamiento que hay frente al Lago de la Casa de Campo.

Una vez junto al Lago, se puede hacer un alto en el camino para reponer fuerzas en alguno de los restaurantes de la zona o simplemente hacer una parada para contemplar el Lago y dar de comer a los patos.

Bordeando el Lago pasaremos junto al embarcadero desde donde se puede tomar una barca para un paseo por el Lago (recomendamos visitar horarios y tarifas) y al centro de educación ambiental de la Casa de Campo.

Una vez recorrido el Lago, podremos comenzar el camino de vuelta hasta llegar a la estación del Teleférico para poder regresar a la estación de la calle Pintor Rosales desde donde empezamos el plan.

alternativas a la ruta a pie

Para facilitar la realización de este plan en familia, hemos preparado este croquis incluyendo el recorrido del Teleférico, la ruta a pie y los puntos de mayor interés.

Croquis del recorrido en Teleférico, ruta a pie y principales puntos de interés

Esta misma ruta se puede realizar sin necesidad de hacer el viaje en Teleférico. Si es así, el inicio y el final de la ruta sería el aparcamiento de la Casa de Campo. Puedes llegar hasta allí en transporte público (Metro – Lago) o en coche (se puede aparcar en el mismo aparcamiento).

Si quieres hacer una ruta más corta, no recorras el perímetro del Lago de la Casa de Campo. De esta forma, la ruta (ida y vuelta) tiene unos 2,5 km.

DATOS PRÁCTICOS DE LA RUTA A PIE
  • Distancia: 4 km (ruta completa ida y vuelta) o 2,5 km (ruta ida y vuelta sin recorrer el Lago)
  • Tipo de ruta: Lineal
  • Dificultad: Media (por la zona en pendiente)
  • Tiempo: 2 – 3 horas (según el paso de los niños)
  • Servicios:
    • Merendero
    • Parque infantil
    • Aparcamiento
    • Embarcadero – paseo en barcas
    • Centro de Educación Ambiental de la Casa de Campo
    • Restaurantes
  • Niños: Si (a partir de 5 años)
  • Carrito: Si (sólo por la zona del Lago)

Buscando setas con niños

El otoño es época de setas así que aprovechemos los días de buen tiempo para hacer una excursión al campo para ir en su busca. El plan de buscar setas, además de tener una recompensa para el paladar, es la excusa perfecta para pasar un día en familia y en plena naturaleza. Ir a buscar setas también puede convertirse en toda una lección de biología en la que además se puede inculcar a los niños el respecto por el medio ambiente.

Nosotros, como amantes de la naturaleza, queremos animaros a que disfrutéis de una jornada buscando setas con los más pequeños de la casa. Por ello, queremos compartir con vosotros una serie recomendaciones o puntos a tener en cuenta para disfrutar completamente con este plan.

CONSEJOS PARA LOS PEQUEÑOS BUSCADORES DE SETAS
  • Respeta las normas y señalizaciones

Antes de salir al campo, infórmate sobre dónde vas a hacer tu búsqueda. En algunas zonas es necesario disponer de permisos, licencias o pagar unas tasas para poder ir a recoger setas. Asimismo, no entres en lugares o zonas con acceso restringido o prohibido ni en fincas privadas.

  • Equípate

Como en toda salida al campo, asegúrate de llevar el equipo necesario y teniendo en cuenta la meteorología. Adicionalmente al equipo de campo habitual (botas, agua, etc.), para coger setas es necesario disponer de una pequeña navaja y de una cesta o red para poder transportar los ejemplares recolectados (nunca utilices bolsas de plástico).

Equípate con una cesta y una navajita

  • Sólo coge setas comestibles

Si no estás seguro que una seta sea comestible, no la cojas ni la toques. En la naturaleza existen hongos muy tóxicos que pueden poner en riesgo nuestra salud por lo que en caso de mínima duda, mejor quedarnos con las ganas.

  • Respeta todos los ejemplares

No pises ni arranques ejemplares de setas o champiñones, incluso si son tóxicos o no comestibles. Todos los elementos de la naturaleza tienen una función en el ecosistema y alterarlo puede tener consecuencias en el entorno.

  • Utiliza la navaja

Nunca arranques una seta. Siempre utiliza la navaja para cortar su base. Haciéndolo de esta forma, saldrán más ejemplares en la siguiente temporada.

  • No recolectes todas las setas comestibles

Las setas son seres vivos y para que puedan reproducirse es necesario que liberen esporas. Para ello, no recolectes todos los ejemplares que encuentres. De esta forma, las que se queden en el campo podrán dispersar las esporas para que la temporada siguiente siga habiendo setas.

Setas no comestibles

 

  • No dañes el entorno

Es una práctica habitual, a la par que dañina, la de rastrillar o revolver la hojarasca en busca de setas. No lo hagas. Siempre busca con precaución y respectando el entorno pues es la morada de muchos seres vivos.¿Te gustaría que destrozasen tu casa? A ellos tampoco.

  • No te enfades si vuelves a casa con las manos vacías

En ocasiones es difícil encontrar setas, bien porque la temporada no ha sido buena en cuestión climatológica y han salido pocas o bien porque los ejemplares ya hayan sido recolectados por otras personas. Sea como sea, lo importante es disfrutar de la naturaleza, respirar aire puro y la compañía. Y si quieres comer setas, siempre podemos comprarlas en el supermercado.

MÁS ALLÁ DE LA JORNADA DE CAMPO

Ir a buscar setas puede dar juego para hacer actividades con niños y disfrutar en familia más allá de la excursión al campo. Aquí os mostramos unas ideas:

  • Cocina en familia:

Las setas además de estar riquísimas son alimentos muy sanas por ser fuente de proteínas, vitaminas y minerales así que, ¿por qué no hacer una receta con las setas que hemos recolectado?

Busca alguna receta en internet o simplemente saltéalas en la sartén con ajo y perejil y por supuesto, pide a los peques de la casa que colaboren en la elaboración limpiando y cortando las setas. Seguro que lo pasaréis en grande.

Más actividades relacionadas con las setas

  • Juega a identificar setas:

¿Sabes qué setas has recogido? ¿Cómo se llama? ¿Cuáles son sus características? En las librerías y bibliotecas hay muchas guías para identificar y conocer más sobre el reino de los hongos. Hazte con una y aprende sobre ellas. Incluso, en la próxima visita al supermercado, pon en práctica tus conocimientos sobre las setas e impresiona al frutero.

Fin de semana con niños – Cabañas entre la naturaleza de Avila (Paraíso del Tietar)

¿Planeas una escapada de fin de semana con niños? Pues sigue leyendo… Hemos visitado el Paraíso del Tietar, un conjunto turístico de cabañas de madera ubicado en pleno Valle del Tietar, en la sierra de Ávila, el lugar perfecto para una escapada en familia. El nombre de este lugar no es al azar, ya que es un auténtico paraíso para disfrutar de la naturaleza y de unos días de relax y ocio. Cuando descubrimos su existencia, no dudamos en mirar la agenda y reservar nuestra estancia durante todo un fin de semana. Aquí te contamos nuestra experiencia y el porqué nuestra visita no será la última.

BIENVENIDOS AL PARAíSO EN AVILA

Tras una horita escasa en coche desde Madrid, llegamos a La Adrada donde se encuentra El Paraíso del Tietar. Nada más cruzar la puerta del recinto nos dimos cuenta que allí disfrutaríamos de una estancia ideal para niños, empezando por olvidarnos de los coches. Por el Paraíso no se puede circular, pero eso no significa que tengas que cargar con las maletas, para ello disponen de un buggy eléctrico (¡¡fuera ruidos!!) que hace las veces de «botones de hotel».

Tras pasar por recepción y descargar todos los bártulos, llegamos a  nuestra humilde morada, una cabaña de madera para 4 personas de dos plantas con un baño, un aseo, una habitación abuhardillada y una cocina integrada al salón. Las cabañas están muy limpias y bien equipadas, aunque preferiríamos disponer de más menaje de cocina, está bastante justo… por eso de no estar fregando :). Para aquellos que vayáis con niños es recomendable que elijáis los modelos de cabaña sin escaleras con el fin de evitar posibles peligros.

ACTIVIDADES Y OCIO EN EL PARAÍSO DEL TIETAR

Aunque no hay nada mejor que disfrutar de la tranquilidad de la zona dando un paseo  o leer un libro en pleno pinar, dentro del recinto de El Paraíso del Tietar se pueden realizar multitud de actividades tanto para niños como para adultos y todas ellas gratuitas (a excepción del préstamo de material deportivo como bicis y raquetas de paddle).

Un servicio a destacar por los padres es que prácticamente a todas horas tienen planificadas actividades de animación para niños con monitores como busca-tesoros, manualidades, juegos de mesa o incluso cine. Esto no sólo hace que los niños se diviertan con otros de su edad, sino que también deja libertad a los adultos para poder practicar algún deporte o simplemente tener un poco de tiempo libre.

En este mismo sentido, la joya de la corona que más gusta a los niños es la piscina climatizada. No se trata de una piscina al uso sino que es un mini-parque de atracciones acuático pensado para y por los peques de la casa… ¡No había forma de sacarles de allí! Se trata de una piscina que no cubre más allá de medio metro (o incluso menos) con una seta ducha central, pistolas de agua, un pequeño tobogán y un saltamontes gigante que lanza cubos de agua… y todo ello con el agua y el recinto calentitos para poder disfrutar durante todo el año. Los niños y los mayores la disfrutan mucho.

Otro de los atractivos más concurridos y que más veces visitamos durante nuestra estancia es la granja. Aunque es chiquitita y no hay muchos animales (gallinas, conejos, ocas, patos y ovejas) les encanta a los niños. Normalmente no se puede acceder al recinto de los animales, sin embargo, dentro de la programación de animación está la visita a la Granja de modo que los niños pueden ver de cerca, tocar y dar de comer a los animalitos.

En este recinto de ocio, no podía faltar un parque infantil, así que frente al pequeño restaurante de El Paraíso del Tietar, los peques pueden jugar a sus anchas en los columpios y en la casita del árbol. Si bien es cierto, la equipación del parque y zonas infantiles es un poco antigua y le hace falta una renovación, pues algunos columpios ya tienen sus años… (son de metal, como los de nuestra época) y se hecha en falta alguna barandilla en las escaleras y pasarelas de acceso. Sin embargo, eso no es impedimento para el disfrute de los enanos.

 

lOS ALREDEDORES DEL PARAISO DEL TIETAR

Aparte de todas las actividades que se ofrecen dentro del recinto de El Paraíso del Tietar, la zona del Valle del Tietar ofrece muchas posibilidades de ocio, desde actividades tranquilas como visitar los pueblos de los alrededores o hacer rutas de senderismo, como actividades con más adrenalina como las de multiaventura. En la recepción de El Paraíso del Tietar informan sobre toda la oferta cultural y de ocio de la zona.

Según nos comentaron asiduos del lugar, dado que El Paraíso del Tietar no tiene piscina convencional (de agua fría y que cubra), en verano los residentes de las cabañas pueden utilizar la piscina municipal que se encuentra enfrente y a la que se accede con tan sólo cruzar la carretera.

Nosotros, como era un fin de semana de relax con niños pequeños, sólo hicimos una rutilla por los alrededores (ya os lo contaremos en otra ocasión) y disfrutamos de la gastronomía de la zona. El resto de actividades las hemos apuntado en la lista de deseos nuestra próxima visita a este paraíso.

 

En resumen, si buscáis un buen plan con niños cerca de Madrid para un fin de semana o puente en familia, ésta es una buena opción para desconectar en contacto con la naturaleza y hacer múltiples actividades de ocio.

El Monte del Pilar, un monte para toda la familia

El Monte del Pilar es un parque forestal de dominio público ubicado entre los municipios de Madrid, Pozuelo de Alarcón y Majadahonda. Este monte, aparte de ser un pulmón verde (y un joya natural sobre todo para los que vivimos cerca), ofrece infinidad de posibilidades para realizar actividades al aire libre, siendo unos de los lugares más frecuentados para el ocio en familia.

Os contamos cómo disfrutar de este espacio natural en plena ciudad y cómo sacarle todo el jugo si lo visitamos con niños.

Un monte para deportistas

Miles de personas consideran el Monte del Pilar el mejor “gimnasio” para practicar su deporte favorito como el running, ciclismo o senderismo. Este parque forestal cuenta con senderos y caminos habilitados para el tránsito de bicicletas y peatones tanto por la zona exterior al cerramiento perimetral (la zona más urbana) como en el interior del mismo. Es por ello que el Monte del Pilar es testigo de varios eventos deportivos a lo largo del año como carreras populares, competiciones de orientación y marchas nórdicas.

Para los que nos gusta el campo, el Monte del Pilar es un entorno privilegiado para dar un paseo, respirar aire limpio, recargar pilas e incluso aprender sobre la naturaleza con los peques de la casa.

Os dejamos el enlace a la foto aérea del Monte del Pilar para que podáis preparar vuestras rutas y disfrutar de parque de pino piñonero.

un monte para «piratas»

¿Sabíais que en el Monte del Pilar hay tesoros escondidos? Pues sí y además algunos de ellos son para niños ya que tienen objetos intercambiables. ¿Qué no sabéis de lo que hablamos? Os lo contamos brevemente. A través de la aplicación gratuita Geocaching, algunas personas esconden tesoros (caches) y los geolocalizan para que otras personas los encuentren. Estos tesoros deben permanecer en su lugar para que pueda ser encontrados por múltiples exploradores. Algunos de los tesoros escondidos son grandes contenedores que incluyen pequeños objetos como juguetes que pueden ser intercambiables y por ello muy atrayentes para los niños.

En el Monte del Pilar hay unos cuantos tesoros y al menos dos de ellos son para niños, así que, ya sabéis qué hacer, ¡poneos el sombrero de pirata y preparar un mapa!

Aquí os damos más información sobre el geocaching.

Además en la zona exterior del cerramiento, junto al carril bici del Ayuntamiento y frente a la altura del Centro Comercial Monte del Pilar se encuentra el Parque Urbano Felipe VI. Este parque está dividido en dos zonas de recreo para niños «piratas» con columpios y parques infantiles orientados a distintas edades. Asimismo, entre ambos parques infantiles existe un circuito de salud y entrenamiento.

el refugio de la fauna autóctona

Dentro del recinto del Monte del Pilar, accediendo por la vía asfaltada desde la estación de RENFE, se encuentra el Hospital y Centro de Recuperación de fauna salvaje de GREFA (Grupo de Rehabilitación de Fauna Autóctona). Se trata de una organización no gubernamental sin ánimo de lucre cuyo objetivo es el estudio y la conservación de la naturaleza.

Además de la atención y cuidados necesarios de los animales que ingresan en el hospital para su posterior liberación, GREFA trabaja en su objetivo de conservar la fauna salvaje a través de la educación y sensibilización social. Es por ello, que GREFA organiza actividades de educación ambiental para todas las edades que persiguen.

Una de las actividades de educación ambiental es la visita a su centro donde conviven buitres, águilas, lechuzas, perdices, galápagos y otros animales autóctonos en unas instalaciones que recrean sus hábitats naturales. A través de un recorrido guiado y al aire libre, GREFA da a conocer su labor de rehabilitación y enseña todas las características de los animales que alberga (tanto desde el aspecto biológico como curiosidades y anécdotas).

Las visitas son los sábados, domingos y festivos a las 11:30h y previa inscripción teléfonica o por mail. La tarifa-donativo es de 5€ por persona a partir de los 4 años, por lo que además de ser un plan con niños perfecto (aprenden, juegan y disfrutan del entorno), estamos colaborando en la labor de GREFA para conservar la fauna.

Aparte de la fauna propia de la zona y los habitantes de GREFA, el Monte del Pilar cuenta con unos habitantes muy especiales que hacen las delicias de los más pequeños, las ovejas del pastor Antonio Robledo. El rebaño de nuestro amigo Antonio puede verse accediendo al interior del pinar por el segundo acceso desde la Estación de Renfe. Si miráis el mapa forestal nos al claro de pinos. Este centenar de ovejas no sólo hace disfrutar a los niños y las familias que lo visitan sino que contribuye a conservar el Monte del Pilar limpio de maleza y reducir el riesgo de incendios.

Como veis el Monte del Pilar ofrece muchas actividades para hacer en familia y con niños, si lo visitáis, ¡seguro que os encantará! Y recordad, dejad el monte como te gustaría encontrarlo.