Los mejores Pequeños Planes del 2018

Como decía Mecano en su canción, “ya pasó uno más…

En breve daremos la bienvenida al 2019, pero no sin antes decir adiós al 2018. 365 días que dieron para mucho. Y para recordar los grandes momentos disfrutados, hemos hecho una recopilación de los mejores Pequeños Planes del 2018. No podemos incluir todos, ¡2 minutos se nos quedan cortos!, así que el resto los guardamos en la retina y en el corazón.

Aprovechamos el cierre del año para agradeceros todo vuestro apoyo. Cada like, retweet, corazoncito o comentario nos da fuerzas para que Pequeños Planes siga adelante y que mantengamos la ilusión del primer día. Gracias también a todos aquellos que habéis querido colaborar con nosotros y que nos habéis ayudado a crear planes para compartirlos con el mundo.

Ahora tenemos por delante otros 12 meses más para llenarlos de ocio y diversión, pero lo más importante, para disfrutarlos en familia.

¡Os deseamos Feliz 2019 y que vuestros pequeños planes se conviertan en planazos!

4 Museos para visitar con niños

¿Niños en un museo? ¡Claro que sí! Mucha gente se sorprende cuando proponemos visitar un museo como actividad para hacer con niños pues los asocian a lugares en silencio y para adultos. Sin embargo, nada más lejos de la realidad. Los museos son lugares donde descubrir y aprender de forma divertida infinidad de cosas, entre otras, el arte, la ciencia, la naturaleza, la historia y la tecnología. Además, los museos cada vez están más orientados a los niños incluyendo zonas o actividades dirigidas a sus edades por lo que cada vez son más bienvenidos.

Aquí os proponemos algunos de los museos que hemos visitado y disfrutado con niños.

Museo de las Ciencias de Castilla La Mancha – Cuenca

En pleno casco antiguo de Cuenca se encuentra este museo cuya propuesta es un recorrido interactivo por el planeta Tierra, por su pasado y su futuro, desde lo más profundo de su interior hasta alcanzar el cielo y descubrir el universo que nos rodea.

El Aire, el agua, las fuerzas de la naturaleza y la vida en general es lo que nos presenta el Museo de las Ciencias donde se permite tocar y experimentar. ¿Qué es el tiempo? ¿Cómo se aprovecha la energía eólica? Las respuestas a estas preguntas y muchas más son respondidas de forma didáctica y divertida para que niños y adultos aprendan sobre Ciencia.

Además, este museo cuenta con un planetario que recrea el cielo y en la que se realizan proyecciones para todas las edades.

Arboreto Luis Ceballos – El Escorial (Madrid)

Además de ser un Centro de Educación Ambiental, el Arboreto Luis Ceballos, dada su gran colección de árboles y arbustos es considerado como museo, un museo vivo de especies forestales.

En su recinto de casi 4 hectáreas se pueden descubrir casi 250 especies que muestran la gran diversidad forestal de nuestro país y todo ello en un entorno privilegiado, en plena Sierra de Guadarrama.

El Arboreto está dividido en 19 espacios temáticos divulgativos para conocer mejor los aspectos botánicos, forestales o culturales del bosque como la senda de los sentidos o la charca. Aparte de los recorridos por este museo vivo, el Arboreto organiza actividades de divulgación científica y educación ambiental para todos los públicos.

Museo Interactivo de la Música (MIMMA) – Málaga

¿Te imaginas un museo en el que hay carteles que indican “Se ruega tocar”? En el MIMMA de Málaga niños y adultos descubren todo lo relacionado con la música, desde el concepto de sonido hasta los instrumentos más curiosos.

Además, este museo cuenta con varias salas en las que podemos dejar salir al músico que llevamos dentro ya que están disponibles al público distintos instrumentos de cuerda y percusión.

InsectPark – El Escorial (Madrid)

Aunque prácticamente pasa inadvertida, a nuestro alrededor existe una microfauna llena color y formas sorprendentes. Sí, se trata de bichos pero muchos de ellos de gran belleza, auténticas maravillas de la naturaleza.

Este mundo desconocido y actividades relacionadas con él es lo que nos muestra InsectPark, un museo zoológico con una colección de ejemplares agrupados por temáticas y de todos los lugares del mundo.

Escarabajos, mariposas, arañas y mucho más es lo que recogen las vitrinas de este museo que deja boquiabiertos a todos los públicos. Pero en este museo no sólo hay animales conservados sino que también cuenta con salas de insectos vivos… ¿serás capaz de encontrar dónde están escondidos?

 

Fin de semana con niños – Cabañas entre la naturaleza de Avila (Paraíso del Tietar)

¿Planeas una escapada de fin de semana con niños? Pues sigue leyendo… Hemos visitado el Paraíso del Tietar, un conjunto turístico de cabañas de madera ubicado en pleno Valle del Tietar, en la sierra de Ávila, el lugar perfecto para una escapada en familia. El nombre de este lugar no es al azar, ya que es un auténtico paraíso para disfrutar de la naturaleza y de unos días de relax y ocio. Cuando descubrimos su existencia, no dudamos en mirar la agenda y reservar nuestra estancia durante todo un fin de semana. Aquí te contamos nuestra experiencia y el porqué nuestra visita no será la última.

BIENVENIDOS AL PARAíSO EN AVILA

Tras una horita escasa en coche desde Madrid, llegamos a La Adrada donde se encuentra El Paraíso del Tietar. Nada más cruzar la puerta del recinto nos dimos cuenta que allí disfrutaríamos de una estancia ideal para niños, empezando por olvidarnos de los coches. Por el Paraíso no se puede circular, pero eso no significa que tengas que cargar con las maletas, para ello disponen de un buggy eléctrico (¡¡fuera ruidos!!) que hace las veces de «botones de hotel».

Tras pasar por recepción y descargar todos los bártulos, llegamos a  nuestra humilde morada, una cabaña de madera para 4 personas de dos plantas con un baño, un aseo, una habitación abuhardillada y una cocina integrada al salón. Las cabañas están muy limpias y bien equipadas, aunque preferiríamos disponer de más menaje de cocina, está bastante justo… por eso de no estar fregando :). Para aquellos que vayáis con niños es recomendable que elijáis los modelos de cabaña sin escaleras con el fin de evitar posibles peligros.

ACTIVIDADES Y OCIO EN EL PARAÍSO DEL TIETAR

Aunque no hay nada mejor que disfrutar de la tranquilidad de la zona dando un paseo  o leer un libro en pleno pinar, dentro del recinto de El Paraíso del Tietar se pueden realizar multitud de actividades tanto para niños como para adultos y todas ellas gratuitas (a excepción del préstamo de material deportivo como bicis y raquetas de paddle).

Un servicio a destacar por los padres es que prácticamente a todas horas tienen planificadas actividades de animación para niños con monitores como busca-tesoros, manualidades, juegos de mesa o incluso cine. Esto no sólo hace que los niños se diviertan con otros de su edad, sino que también deja libertad a los adultos para poder practicar algún deporte o simplemente tener un poco de tiempo libre.

En este mismo sentido, la joya de la corona que más gusta a los niños es la piscina climatizada. No se trata de una piscina al uso sino que es un mini-parque de atracciones acuático pensado para y por los peques de la casa… ¡No había forma de sacarles de allí! Se trata de una piscina que no cubre más allá de medio metro (o incluso menos) con una seta ducha central, pistolas de agua, un pequeño tobogán y un saltamontes gigante que lanza cubos de agua… y todo ello con el agua y el recinto calentitos para poder disfrutar durante todo el año. Los niños y los mayores la disfrutan mucho.

Otro de los atractivos más concurridos y que más veces visitamos durante nuestra estancia es la granja. Aunque es chiquitita y no hay muchos animales (gallinas, conejos, ocas, patos y ovejas) les encanta a los niños. Normalmente no se puede acceder al recinto de los animales, sin embargo, dentro de la programación de animación está la visita a la Granja de modo que los niños pueden ver de cerca, tocar y dar de comer a los animalitos.

En este recinto de ocio, no podía faltar un parque infantil, así que frente al pequeño restaurante de El Paraíso del Tietar, los peques pueden jugar a sus anchas en los columpios y en la casita del árbol. Si bien es cierto, la equipación del parque y zonas infantiles es un poco antigua y le hace falta una renovación, pues algunos columpios ya tienen sus años… (son de metal, como los de nuestra época) y se hecha en falta alguna barandilla en las escaleras y pasarelas de acceso. Sin embargo, eso no es impedimento para el disfrute de los enanos.

 

lOS ALREDEDORES DEL PARAISO DEL TIETAR

Aparte de todas las actividades que se ofrecen dentro del recinto de El Paraíso del Tietar, la zona del Valle del Tietar ofrece muchas posibilidades de ocio, desde actividades tranquilas como visitar los pueblos de los alrededores o hacer rutas de senderismo, como actividades con más adrenalina como las de multiaventura. En la recepción de El Paraíso del Tietar informan sobre toda la oferta cultural y de ocio de la zona.

Según nos comentaron asiduos del lugar, dado que El Paraíso del Tietar no tiene piscina convencional (de agua fría y que cubra), en verano los residentes de las cabañas pueden utilizar la piscina municipal que se encuentra enfrente y a la que se accede con tan sólo cruzar la carretera.

Nosotros, como era un fin de semana de relax con niños pequeños, sólo hicimos una rutilla por los alrededores (ya os lo contaremos en otra ocasión) y disfrutamos de la gastronomía de la zona. El resto de actividades las hemos apuntado en la lista de deseos nuestra próxima visita a este paraíso.

 

En resumen, si buscáis un buen plan con niños cerca de Madrid para un fin de semana o puente en familia, ésta es una buena opción para desconectar en contacto con la naturaleza y hacer múltiples actividades de ocio.

Visita al Castillo de Manzanares El Real

Si estás pensando en hacer un buen plan con niños para estos días, una buena opción puede ser visitar el Castillo de Manzanares El Real en pleno Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama. A apenas 45 minutos de Madrid, se encuentra Manzanares El Real, un encantador pueblo de montaña entre el Embalse de Santillana y La Pedriza con uno de los castillos mejor conservados de toda España. ¿Te atreves a transportarte a la Edad Media? Continúa leyendo y diviértete con tus hijos viendo caballeros medievales y bonitos paisajes.

DESCUBRIENDO EL INTERIOR DEL CASTILLO

Tras acceder all recinto del Castillo, se llega a la entrada del mismo con su puerta impotente y las torretas que la flanquean. Nada más atravesarlas, se llega al pasillo que deja el antemuro defensivo donde están las almenas.

Un poco más adelante, está a la puerta que lleva al interior del Castillo, donde te reciben unas armaduras caballerescas y poco después, un pequeño túnel en la piedra (¡¡cuidado adultos con las cabezas!!) que lleva a una cámara en la cual se puede contemplar la profundidad de las torres que llevan a las mazmorras (o eso decía la peque de la casa toda emocionada :)).

El recorrido por el interior permite descubrir que este Castillo además de fortaleza es un palacio. Así se puede comtemplar el precioso patio con columnas en dos alturas, los grandes salones con tapices de la época, los dormitorios de los señores del Castillo (Los Mendoza) y los miradores con las espléndidas vistas, por un lado a la Pedriza y por el otro al Embalse de Santillana.

Y tras casi tocar el cielo desde la parte alta del Castillo, la visita al interior termina con una bajada (quizá un poco peligrosa, así que cuidado con los niños) por las estrechas escaleras de caracol en piedra que recorren la altura de la torreta que llevan de regreso al patio principal del Castillo.

UN PASEO POR LOS JARDINES DE PALACIO

Aparte de disfrutar de un interior perfectamente conservado, el Castillo de Manzanares El Real dispone de unos jardines muy amplios donde los niños pueden correr y jugar a sus anchas y que tratan de recrear como eran los de la época.

Desde la entra al recinto del Castillo, se inicia un pequeño sendero con arcos de madera y farolillos que conducen a los jardines. Salpicados por el camino, hay algunos bancos de madera donde poder sentarse y disfrutar de la tranquilidad de la zona y contemplar de las vistas al Castillo. Al final del sendero se encuentra un pequeño laberinto, dibujado en piedra en el suelo, donde los niños no pararán de correterar y jugar al pilla-pilla.

Un poco más adelante del laberinto, se encuentra el huerto con plantas medicinales, hortalizas y frutales que daban servicio a las cocinas del Castillo. Dado que cada plantación tiene su «cartelito», dependiendo de la época del año, podréis jugar con vuestros hijos a adivinar de qué planta se trata.

Este plan es para toda la familia, eso sí, tened en cuenta que al Castillo de Manzanares El Real y sus jardines no está acondicionado para el acceso con carrito, por lo que tendréis que dejarlo a la entrada junto a las taquillas (así lo hicimos nosotros).

La entrada al interior del Castillo de Manzanares El Real es bastante económica, existiendo tarifa reducida para niños menores de 14 años y siendo gratuita para niños menores de 3 años. Si no tenéis tiempo de entrar al Castillo, tened en cuenta que se puede acceder a la ronda que lo rodea por el antemuro y a sus jardines sin pagar entrada. Para disponer de toda la información sobre horarios y tarifas os dejamos el enlace a la página del Castillo de Manzanares El Real.

Este plan en Manzanares El Real lo podéis completar con una pequeña ruta por el Embalse de Santillana y/o con una comida familiar en el Restaurante La Reunión o en el Molino El Taller del Agua.

Visita al Real Jardín Botánico de Madrid

Si hay un lugar en el centro de Madrid donde se puede disfrutar de la Naturaleza ese es el Real Jardín Botánico de Madrid. Un remanso de calma y color donde los niños pueden descubrir el reino vegetal y disfrutar de los colores de las flores en familia. Ojo, siempre debemos recordar que se trata de un museo vivo y por lo tanto se debe respetar el entorno.

Como ya hemos dicho en muchas ocasiones, a nosotros nos encantan las plantas y la peque de la casa disfruta de lo lindo entre árboles y flores así que el Real Jardín Botánico es una visita obligada (allí que vamos al menos una vez al año, bien en primavera o en otoño).

INFORMACIÓN GENERAL del RJBM

El Real Jardín Botánico de Madrid está ubicado en pleno Paseo del Prado, junto al Museo Nacional del Prado, por lo que aparcar por la zona puede ser bastante complicado. Por ello recomendamos utilizar el transporte público más aún porque la Estación de Atocha está al ladito. Si vais en coche, siempre podréis dejarlo en algún parking cercano.

La entrada para la visita libre es muy económica pues la tarifa general es de 4€ y los menores de 10 años tienen entrada gratuita. Dado que se organizan visitas guiadas y actividades para niños y todos los públicos os dejamos el enlace a la sección de educación de la web para que podáis consultar toda la información sobre tarifas, horarios y programación.

DESCUBRIENDO EL REAL JARDÍN BOTÁNICO DE MADRID

Descubrir el Botánico de Madrid significa adentrarse en sus senderos y explorar entre las plantas que alberga en su interior y que están distribuidas en 4 terrazas perpendiculares al Paseo del Prado.

Aunque tiene una extensión de 8 hectareas, la visita con niños suele durar unas 2 horas pero por supuesto varía en función del interés que muestren. Este tiempo es suficiente para pasear por los senderos del jardín, leer letreros de las plantas y contemplar las estatuas que salpican el recorrido.

Os contamos un poquito más sobre qué encontramos en este jardín botánico y lo describimos desde la parte más cercana al Paseo del Prado hacia la calle Alfonso XII.

La terraza de los cuadros

En esta terraza nos encontramos las plantas ornamentales, aromáticas, medicinales de huerta y frutales distribuidas en cuadrículas entre las cuales se puede circular gracias a caminos de tierra.

Esta terraza es la que más nos gusta, quizá por ser la primera y que nos coge con ganas de explorar o quizá porque son las plantas que más conocemos y que nos permiten poner a prueba nuestro conocimiento y experimentar. Por ejemplo, podemos oler la lavanda y el romero así como identificar si cuál es la lechuga y la calabaza.

La terraza de las Escuelas Botánicas

Esta terraza, también con una disposición en cuadrículas, se encuentra junto a la terraza de los Cuadros y hace un recorrido por las distintas familias vegetales desde los más sencillos a los más complejos. Una que es bióloga, disfruta mucho recordando las características de cada familia.

La terraza del plano de la flor

Esta terraza tiene una distribución de árboles y arbustos muy bonita y romática, pero que para los niños más pequeños es más dificil recorrer (los caminos no son tan amplios).

En esta terraza podemos ver la pequeña lámina de agua que tanto atrae a los niños, el Estanque de Linneo y tras éste, el Pabellon Villanueva, lugar en el que se pueden contemplar exposiciones itinerantes.

Continuando en esta terraza pero hacia el lado de la entrada al Jardín Botánico se encuentran los invernaderos, el de Graells y el de Exhibición donde se recrean los hábitats de las plantas que están en su interior. Así encontramos por ejemplo plantas tropicales y cactus que enseñan cómo estas familias se han adaptado a unas condiciones climáticas específicas (sequía, temperatura, humedad, etc.)

la Terraza de los bonsáis

La última y más elevada de las terrazas contiene la colección de árboles en miniatura que donó al Real Jardín Botánico el expresidente de España D. Felipe González. Subir a esta terraza merece la pena no sólo por ver los mini-árboles sino pero contemplar las vistas al RJBM, eso sí recomendamos hacerlo por la rampa del Paseo de los Olivos para evitar las escaleras con los niños.

Visitar el Real Jardín Botánico de Madrid además de ser una actividad de ocio, se trata de una actividad educativa ya que los niños pueden aprender características de las plantas y curiosidades del mundo vegetal. Para hacer más atractiva la visita, la página web proporciona descargables como trípticos con los itinerarios autoguiados, cuadernillos didácticos y aplicaciones para móviles con las que jugar a identificar las plantas, olerlas, ver sus frutos, y la forma de sus hojas, etc. Además,  dado que el RJBM cuenta con un recorrido por los árboles singulares que habitan en él , podéis aprovechar para llevaros vuestro identificador de árboles y arbustos y poner en práctica vuestros conocimientos en botánica.

MANUALIDADES CREA-CUENTOS

Como supongo que a todos los niños,  a mi hija le encantan los cuentos. Cada noche tenemos la rutina de leer uno o al menos un trocito. Al principio, le contábamos de memoria los cuentos clásicos, pero pronto se nos terminó el repertorio (más bien nuestra memoria no daba para más) así que recurrimos a librerías y bibliotecas.

Tanto le gustan los cuentos que decidimos apuntarnos a un taller de cuentacuentos y fue allí donde aprendimos la importancia de leer cuentos a los niños. Entre otros, los cuentos fomentan su creatividad y también les ayudan a identificarse con los personajes, a empatizar, a aprender vocabulario favoreciendo también la escucha y mejorando la concentración.

Todos los libros tienen un encanto especial (y mas los infantiles que son una preciosidad) pero los cuentos también pueden ser inventados. Aunque los niños tienen una imaginación desbordante, a veces es necesario (incluso divertido por las historias locas que se crean) tener una «ayudita». Así que a continuación compartimos una serie de recursos crea-cuentos para inventarlos con y para vuestros hijos. Además si colaboran con vosotros en preparar estos recursos también reforzareis la lectura y la escritura (en la fotos que mostramos veréis que la peque de la casa está haciendo sus primeros pinitos).

Crea-cuentos con cubos de cartulina

En Piccoli Centro Infantil aprendimos este vistoso recurso para inventar cuentos. ¿Cómo hacerlo? Muy sencillo. Sobre una cartulina del color deseado se dibuja o imprime el molde de un cubo (se puede usar cualquiera de internet, como referencia éste es el modelo que usamos nosotros). Después se dobla la cartulina por las líneas discontinuas y se unen con pegamento las pequeñas solapas. Paralelamente, se imprimen varios dibujos para colorear. En hay miles de dibujos, así que hay que escoger temas variados que incluyan personajes, lugares, objetos, etc. Antes de imprimir las imágenes para que luego los peques las coloreen, se debe tener en cuenta el tamaño de las mismas pues tienen que entrar en las caras del cubo. En nuestro caso, nos entraron imágenes de 5cm x 5cm. Una vez coloreados, se pega un dibujo en cada lado del cubo y, ¡voilà! el crea-cuentos ya está preparado.

Usarlo también es muy fácil. Se puede empezar a contar un cuento y lanzar el cubo a modo de dado para incorporar variaciones al juego. O también se puede empezar el cuento desde cero lanzando el dado y poco a poco incorporar los elementos del cubo a la historia. Se puede utilizar un cubo o varios para que sea más divertido.

Crea-cuentos con palitos de helado

Este crea-cuentos consiste en inventar una historia utilizando los elementos que están escritos en los palitos de helado (o los palitos de los pediatras). El color del palo representa un elemento de la historia. En nuestro crea-cuentos, los objetos son de color azul, los lugares de color verde y los personajes de color rojo. De modo que cada historia combina al azar 3 palos: uno rojo, uno verde y uno azul.

La combinación que tenemos en la foto (donde sólo hemos incluimos unos cuantos de nuestras decenas de palitos) es: «duende», «río» y «puré». La historia podría ser: «Érase una vez un duende que caminando por el bosque llegó a un río de pure de calabacín donde…» y el resto lo dejamos a vuestra imaginación.

Como veis, este crea-cuentos es muy fácil de hacer. Tan sólo hay que escribir sobre los palos de helado. Estos palitos se pueden comprar en las tiendas de manualidades o en bazares. Existen algunos que ya vienen coloreados, pero nosotros los compramos en color neutro para pintarlos de los colores deseados.

 Crea-cuentos con ruletas de cartulina

Este crea-cuentos consiste en  inventar una historia utilizando un elemento de cada círculo, los cuales se combinan al azar mediante el giro de cada uno, siendo en nuestro crea-cuento los objetos en azul, los protagonistas en rojo, los verbos en amarillo y los lugares en verde.

Para hacer este crea-cuentos se necesitan cartulinas de 4 colores distintos, un compás y un encuadernador pequeño. Para los que no sepáis dónde tenéis guardado el compás, podéis utilizar cacerolas, cuencos de cereales y vasos (como fue nuestro caso :)).

Antes de empezar a escribir los elementos del cuento en cada círculo, es necesario unir todos entre sí y dejarlos ordenador de menor a mayor. Para ello hay que hacer un pequeño agujero en el centro de cada círculo por el cual se introduce el encuadernador.

Una vez unidos, se dibujan líneas que pasan por el punto central de los círculos. Para que todos las casillas tengan más o menos el mismo tamaño, recomendamos que dibujéis las líneas como si estuvierais cortando una pizza, es decir, primero se dibujan las lineas perpendiculares que cortan en cuatro los círculos y luego se va dividiendo cada cuarto en partes iguales.

Con los círculos unidos y divididos en «porciones», ya sólo queda escribir en cada casilla los elementos que formarán parte de las distintas historias que pueden inventar.

A modo de ejemplo y utilizando la imagen superior tenemos en la misma línea «flauta», «monstruo», «comer» y «en el bosque», nuestra historia podría ser así: «Érase una vez un monstruo que vivía en un bosque. Un día, en el tronco de un árbol hueco se encontró una flauta. Al principio, pensaba que se podía comer, pero pronto se dio cuenta que esa flauta servía para…» Y la continuación de esta historia, dependerá de vuestra fantasía.

Crea-cuentos con un cuaderno

Este crea-cuentos está pensado para formar oraciones completas con elementos de la frase previamente establecidos, pero que al combinarse generan historias muy divertidas (incluso totalmente rocambolescas).

Para hacer este crea-cuentos tan sólo es necesario dividir horizontalmente en 4 las hojas de un cuaderno. Nosotros hemos utilizado hojas de colores que luego hemos encuadernado para darle un toque más vistoso y ayudar a entender mejor cada elemento de una oración.

En nuestro cuaderno, el color verde es el sujeto, el amarillo incluye el verbo, el azul el objeto directo (así se llamaba en mi época de estudiante) y el rosa el lugar.

Para hacer las combinaciones de colores, se puede hacer al azar, tirando un dado (o varios) o incluso diciendo números al azar para elegir cada color. Por ejemplo, si se eligen los números 7, 10, 21 y 3, por lo tanto se pasan 7 páginas del color verde, 10 del amarillo, 21 del azul y 3 del rosa. ¿Qué historia loca habrá salido?

Esperamos que estas ideas para crear vuestros propios cuentos os resulten interesantes y divertidas y que con ellas inculquéis a vuestros hijos el amor por la lectura y también les animéis a mejorar sus dotes como escribanos y literatos, e incluso que los utilicéis para aprender y reforzar otros idiomas.

Damos las gracias a nuestras amigas de Pintamonas por el lettering «Érase una vez» de la cabecera.

LOS 3 CERDITOS – EL MUSICAL DE LA RATONERA TEATRO (CON SORTEO)

¡»Los 3 cerditos» llegan al Teatro Nuevo Apolo más marchosos que nunca! Sí, sí marchosos, has leído bien. Más marchosos que nunca porque La Ratonera Teatro, le ha dado una vuelta de tuerca a este cuento clásico que tantas veces hemos leído y contado a nuestros hijos, incorporando a la historia las canciones de los DubbiKids. De este modo música y baile forman parte de la aventura de nuestros amigos porcinos Pinky, Ponky y Punky para protegerse del malvado lobo. Pero la música no es la única novedad en esta versión de «Los 3 Cerditos«, también lo serán una historia de amor y amistad narrada entre risas y chistes.

Esta representación está acompañada por los mismísimos DubbyKids, Bruno y Carlota, quienes nos presentan a los protagonistas de la historia en forma de marionetas y en un escenario sencillo pero sugerente al que se van incorporando los distintos elementos del cuento (y hay una tarta al final… ¡¡ssshhhh, no se lo digáis a nadie!! ;))

Nosotros acudimos al estreno de «Los 3 Cerditos» y podemos decir que nos gusto, ¡y mucho! Los  aproximadamente 55 minutos de función se nos pasaron volando. Sobretodo para los más pequeños de la casa (de 3 añitos) que disfrutaron cada instante, no solo bailando y cantando sino también riendo con las bromas de Bruno y Carlota.

«Los 3 Cerditos«,  clasificada para niños de 1 a 6 años (en nuestra opinión hasta los 5 años), se ofrece al público en 8 funciones de fin de semana en los siguientes horarios:

  • Sábado 3 Febrero a las 16.30h 
  • Sábado 17 Febrero a las 16.30h 
  • Domingo 18 Febrero a las12.30h
  • Sábado 24 Febrero a las 16.30h
  • Domingo 25 Febrero a las 12.30h
  • Sábado 3 Marzo a las 16.30h 
  • Sábado 10 Marzo a las 16.30h 
  • Domingo 11 Marzo a las 12.30h

Pero eso no es todo, gracias a los amigos de Criaturas Digitales, sorteamos* 1 entrada doble (o dos entradas, como queráis verlo :)) para la función del 17 de Febrero a las 16.30h. Para participar, entra en la pagina de Facebook de Pequeños Planes y coméntanos cuál es tu cuento clásico favorito (y de paso y si te acuerdas, dale un «me gusta» a la página y la publicación). El sorteo finalizará el 14 de febrero a las 18h y una mano inocente sacará una «bolita» con el nombre del ganador que anunciaremos el mismo día en Facebook.

Venga, ¡anímate y participa en el sorteo! Y si no hay suerte, siempre puedes pasar una tarde de teatro con tus hijos comprando tus entradas (desde 8 €):

ONLINE:

EN TAQUILLA: 

  • Mañanas de Miércoles a Domingo de 11:30 A 13:30
  • Tardes: Martes de 17:00 a 20:00H y de Miércoles a Domingo de 17:00H a inicio de función.

¿A qué esperas? La suerte está echada… ¡¡¡soplaré y soplaré y en el teatro te veré!!!

* (No serán aceptados comentarios considerados como inadecuados, ofensivos, injuriosos o discriminatorios o que pudieran vulnerar derechos de terceros. Los registros de los usuarios que sean posteriores a esta fecha no podrán entrar en el sorteo. Los ganadores pueden contactar con el organizador del sorteo a través del correo a través de nuestra página de Facebook o del contacto de Pequeños Planes).

El Monte del Pilar, un monte para toda la familia

El Monte del Pilar es un parque forestal de dominio público ubicado entre los municipios de Madrid, Pozuelo de Alarcón y Majadahonda. Este monte, aparte de ser un pulmón verde (y un joya natural sobre todo para los que vivimos cerca), ofrece infinidad de posibilidades para realizar actividades al aire libre, siendo unos de los lugares más frecuentados para el ocio en familia.

Os contamos cómo disfrutar de este espacio natural en plena ciudad y cómo sacarle todo el jugo si lo visitamos con niños.

Un monte para deportistas

Miles de personas consideran el Monte del Pilar el mejor “gimnasio” para practicar su deporte favorito como el running, ciclismo o senderismo. Este parque forestal cuenta con senderos y caminos habilitados para el tránsito de bicicletas y peatones tanto por la zona exterior al cerramiento perimetral (la zona más urbana) como en el interior del mismo. Es por ello que el Monte del Pilar es testigo de varios eventos deportivos a lo largo del año como carreras populares, competiciones de orientación y marchas nórdicas.

Para los que nos gusta el campo, el Monte del Pilar es un entorno privilegiado para dar un paseo, respirar aire limpio, recargar pilas e incluso aprender sobre la naturaleza con los peques de la casa.

Os dejamos el enlace a la foto aérea del Monte del Pilar para que podáis preparar vuestras rutas y disfrutar de parque de pino piñonero.

un monte para «piratas»

¿Sabíais que en el Monte del Pilar hay tesoros escondidos? Pues sí y además algunos de ellos son para niños ya que tienen objetos intercambiables. ¿Qué no sabéis de lo que hablamos? Os lo contamos brevemente. A través de la aplicación gratuita Geocaching, algunas personas esconden tesoros (caches) y los geolocalizan para que otras personas los encuentren. Estos tesoros deben permanecer en su lugar para que pueda ser encontrados por múltiples exploradores. Algunos de los tesoros escondidos son grandes contenedores que incluyen pequeños objetos como juguetes que pueden ser intercambiables y por ello muy atrayentes para los niños.

En el Monte del Pilar hay unos cuantos tesoros y al menos dos de ellos son para niños, así que, ya sabéis qué hacer, ¡poneos el sombrero de pirata y preparar un mapa!

Aquí os damos más información sobre el geocaching.

Además en la zona exterior del cerramiento, junto al carril bici del Ayuntamiento y frente a la altura del Centro Comercial Monte del Pilar se encuentra el Parque Urbano Felipe VI. Este parque está dividido en dos zonas de recreo para niños «piratas» con columpios y parques infantiles orientados a distintas edades. Asimismo, entre ambos parques infantiles existe un circuito de salud y entrenamiento.

el refugio de la fauna autóctona

Dentro del recinto del Monte del Pilar, accediendo por la vía asfaltada desde la estación de RENFE, se encuentra el Hospital y Centro de Recuperación de fauna salvaje de GREFA (Grupo de Rehabilitación de Fauna Autóctona). Se trata de una organización no gubernamental sin ánimo de lucre cuyo objetivo es el estudio y la conservación de la naturaleza.

Además de la atención y cuidados necesarios de los animales que ingresan en el hospital para su posterior liberación, GREFA trabaja en su objetivo de conservar la fauna salvaje a través de la educación y sensibilización social. Es por ello, que GREFA organiza actividades de educación ambiental para todas las edades que persiguen.

Una de las actividades de educación ambiental es la visita a su centro donde conviven buitres, águilas, lechuzas, perdices, galápagos y otros animales autóctonos en unas instalaciones que recrean sus hábitats naturales. A través de un recorrido guiado y al aire libre, GREFA da a conocer su labor de rehabilitación y enseña todas las características de los animales que alberga (tanto desde el aspecto biológico como curiosidades y anécdotas).

Las visitas son los sábados, domingos y festivos a las 11:30h y previa inscripción teléfonica o por mail. La tarifa-donativo es de 5€ por persona a partir de los 4 años, por lo que además de ser un plan con niños perfecto (aprenden, juegan y disfrutan del entorno), estamos colaborando en la labor de GREFA para conservar la fauna.

Aparte de la fauna propia de la zona y los habitantes de GREFA, el Monte del Pilar cuenta con unos habitantes muy especiales que hacen las delicias de los más pequeños, las ovejas del pastor Antonio Robledo. El rebaño de nuestro amigo Antonio puede verse accediendo al interior del pinar por el segundo acceso desde la Estación de Renfe. Si miráis el mapa forestal nos al claro de pinos. Este centenar de ovejas no sólo hace disfrutar a los niños y las familias que lo visitan sino que contribuye a conservar el Monte del Pilar limpio de maleza y reducir el riesgo de incendios.

Como veis el Monte del Pilar ofrece muchas actividades para hacer en familia y con niños, si lo visitáis, ¡seguro que os encantará! Y recordad, dejad el monte como te gustaría encontrarlo.