MANUALIDADES CREA-CUENTOS

Como supongo que a todos los niños,  a mi hija le encantan los cuentos. Cada noche tenemos la rutina de leer uno o al menos un trocito. Al principio, le contábamos de memoria los cuentos clásicos, pero pronto se nos terminó el repertorio (más bien nuestra memoria no daba para más) así que recurrimos a librerías y bibliotecas.

Tanto le gustan los cuentos que decidimos apuntarnos a un taller de cuentacuentos y fue allí donde aprendimos la importancia de leer cuentos a los niños. Entre otros, los cuentos fomentan su creatividad y también les ayudan a identificarse con los personajes, a empatizar, a aprender vocabulario favoreciendo también la escucha y mejorando la concentración.

Todos los libros tienen un encanto especial (y mas los infantiles que son una preciosidad) pero los cuentos también pueden ser inventados. Aunque los niños tienen una imaginación desbordante, a veces es necesario (incluso divertido por las historias locas que se crean) tener una “ayudita”. Así que a continuación compartimos una serie de recursos crea-cuentos para inventarlos con y para vuestros hijos. Además si colaboran con vosotros en preparar estos recursos también reforzareis la lectura y la escritura (en la fotos que mostramos veréis que la peque de la casa está haciendo sus primeros pinitos).

Crea-cuentos con cubos de cartulina

En Piccoli Centro Infantil aprendimos este vistoso recurso para inventar cuentos. ¿Cómo hacerlo? Muy sencillo. Sobre una cartulina del color deseado se dibuja o imprime el molde de un cubo (se puede usar cualquiera de internet, como referencia éste es el modelo que usamos nosotros). Después se dobla la cartulina por las líneas discontinuas y se unen con pegamento las pequeñas solapas. Paralelamente, se imprimen varios dibujos para colorear. En hay miles de dibujos, así que hay que escoger temas variados que incluyan personajes, lugares, objetos, etc. Antes de imprimir las imágenes para que luego los peques las coloreen, se debe tener en cuenta el tamaño de las mismas pues tienen que entrar en las caras del cubo. En nuestro caso, nos entraron imágenes de 5cm x 5cm. Una vez coloreados, se pega un dibujo en cada lado del cubo y, ¡voilà! el crea-cuentos ya está preparado.

Usarlo también es muy fácil. Se puede empezar a contar un cuento y lanzar el cubo a modo de dado para incorporar variaciones al juego. O también se puede empezar el cuento desde cero lanzando el dado y poco a poco incorporar los elementos del cubo a la historia. Se puede utilizar un cubo o varios para que sea más divertido.

Crea-cuentos con palitos de helado

Este crea-cuentos consiste en inventar una historia utilizando los elementos que están escritos en los palitos de helado (o los palitos de los pediatras). El color del palo representa un elemento de la historia. En nuestro crea-cuentos, los objetos son de color azul, los lugares de color verde y los personajes de color rojo. De modo que cada historia combina al azar 3 palos: uno rojo, uno verde y uno azul.

La combinación que tenemos en la foto (donde sólo hemos incluimos unos cuantos de nuestras decenas de palitos) es: “duende”, “río” y “puré”. La historia podría ser: “Érase una vez un duende que caminando por el bosque llegó a un río de pure de calabacín donde…” y el resto lo dejamos a vuestra imaginación.

Como veis, este crea-cuentos es muy fácil de hacer. Tan sólo hay que escribir sobre los palos de helado. Estos palitos se pueden comprar en las tiendas de manualidades o en bazares. Existen algunos que ya vienen coloreados, pero nosotros los compramos en color neutro para pintarlos de los colores deseados.

 Crea-cuentos con ruletas de cartulina

Este crea-cuentos consiste en  inventar una historia utilizando un elemento de cada círculo, los cuales se combinan al azar mediante el giro de cada uno, siendo en nuestro crea-cuento los objetos en azul, los protagonistas en rojo, los verbos en amarillo y los lugares en verde.

Para hacer este crea-cuentos se necesitan cartulinas de 4 colores distintos, un compás y un encuadernador pequeño. Para los que no sepáis dónde tenéis guardado el compás, podéis utilizar cacerolas, cuencos de cereales y vasos (como fue nuestro caso :)).

Antes de empezar a escribir los elementos del cuento en cada círculo, es necesario unir todos entre sí y dejarlos ordenador de menor a mayor. Para ello hay que hacer un pequeño agujero en el centro de cada círculo por el cual se introduce el encuadernador.

Una vez unidos, se dibujan líneas que pasan por el punto central de los círculos. Para que todos las casillas tengan más o menos el mismo tamaño, recomendamos que dibujéis las líneas como si estuvierais cortando una pizza, es decir, primero se dibujan las lineas perpendiculares que cortan en cuatro los círculos y luego se va dividiendo cada cuarto en partes iguales.

Con los círculos unidos y divididos en “porciones”, ya sólo queda escribir en cada casilla los elementos que formarán parte de las distintas historias que pueden inventar.

A modo de ejemplo y utilizando la imagen superior tenemos en la misma línea “flauta”, “monstruo”, “comer” y “en el bosque”, nuestra historia podría ser así: “Érase una vez un monstruo que vivía en un bosque. Un día, en el tronco de un árbol hueco se encontró una flauta. Al principio, pensaba que se podía comer, pero pronto se dio cuenta que esa flauta servía para…” Y la continuación de esta historia, dependerá de vuestra fantasía.

Crea-cuentos con un cuaderno

Este crea-cuentos está pensado para formar oraciones completas con elementos de la frase previamente establecidos, pero que al combinarse generan historias muy divertidas (incluso totalmente rocambolescas).

Para hacer este crea-cuentos tan sólo es necesario dividir horizontalmente en 4 las hojas de un cuaderno. Nosotros hemos utilizado hojas de colores que luego hemos encuadernado para darle un toque más vistoso y ayudar a entender mejor cada elemento de una oración.

En nuestro cuaderno, el color verde es el sujeto, el amarillo incluye el verbo, el azul el objeto directo (así se llamaba en mi época de estudiante) y el rosa el lugar.

Para hacer las combinaciones de colores, se puede hacer al azar, tirando un dado (o varios) o incluso diciendo números al azar para elegir cada color. Por ejemplo, si se eligen los números 7, 10, 21 y 3, por lo tanto se pasan 7 páginas del color verde, 10 del amarillo, 21 del azul y 3 del rosa. ¿Qué historia loca habrá salido?

Esperamos que estas ideas para crear vuestros propios cuentos os resulten interesantes y divertidas y que con ellas inculquéis a vuestros hijos el amor por la lectura y también les animéis a mejorar sus dotes como escribanos y literatos, e incluso que los utilicéis para aprender y reforzar otros idiomas.

Damos las gracias a nuestras amigas de Pintamonas por el lettering “Érase una vez” de la cabecera.

Deja un comentario