REGALOS PARA MAMÁ – MANUALIDADES EN FIMO

Todos adoramos a Mamá y aunque le expresamos todos los días lo mucho que la queremos, vamos a decírselo con un regalo para el Día de la Madre hecho por nosotros mismos y con mucho cariño.

Aquí os damos unas ideas y consejos para sorprender a las Mamás de la familia con unas manualidades hechas en FIMO o arcilla polimérica, un material que endurece en el horno y que es muy fácil de usar para los niños. El FIMO es un material muy versátil, se pueden crear desde figuras concretas hasta dibujos abstractos. Tan sólo tienen que dejar volar su imaginación.

MANUALIDADES EN FIMO – ACCESORIOS DE MODA

Pendientes, broches, colgantes, anillos,… con la arcilla polimérica se pueden crear un sinfín de accesorios de moda para Mamá. Estos son los materiales básicos para las creaciones de bisutería (en función del accesorio a crear son necesarios unos u otros materiales):

  • FIMO de colores
  • Enganches y cierres de bisutería
  • Cordón
  • Pegamento

Consejos:

Para trabajar el FIMO con los niños, te recomendamos que siempre comiencen haciendo pequeñas bolitas de este material y que luego las amasen como si de plastilina se tratara.

  1. Elige la dificultad de tus creaciones:

Si los niños son muy pequeños:

          • Crea tus joyas “amarmoladas” juntando colores. En la siguiente foto te explicamos cómo hacer bonitas betas de mármol con 2 colores y el resultado final en unos pendientes. No obstante esta técnica se puede utilizar para cualquier creación.

        • Elige hacer figuras sencillas que puedan obtenerse uniendo pequeñas bolitas de FIMO o dándole formas sencillas a esas bolitas.

Si los niños ya están creciditos:

        • Crea tus joyas modelando el FIMO de tal forma que se obtengan los dibujos por el corte del material. En la siguiente foto te explicamos cómo obtener una espiral con 2 capas de FIMO de colores distintos y el resultado final en unos pendientes. No obstante esta técnica se puede utilizar en cualquier creación.

2. Modifica tus creaciones: Una misma forma puede ser muy diferente en función del enganche que utilices.

        • Para pendientes: Cierre colgante o cierre pegado a la oreja.
        • Para broches: Cierre en aguja o cierre con imperdible oculto.
        • Para colgantes: Anudado al cordón o colgante con una arandela.

3. Qué meter en el horno: Piensa antes de endurecer sus joyas.

        • Si los enganches y cierres de bisutería se incrustan en el FIMO, tienen que colocarle antes de meter el trabajo en el horno.
        • Si los enganches y cierres de bisutería no se incrustan en el FIMO, pégalos a tu creación una vez ésta ya haya pasado por el horno y esté endurecida.
        • Si vas a utilizar un cordón para colgar la joya, perfórala antes de meterla en el horno. Para hacer el agujero puedes utilizar una pajita para beber, tan sólo tendrás que presionar con su extremo sobre el FIMO.

MANUALIDADES EN FIMO – ARTÍCULOS COTIDIANOS DECORADOS

Personaliza y decora para Mamá algún objeto que utilice a diario como por ejemplo una libreta, una taza, una cajita para sus pequeñas cosas o un bolígrafo.

Estos son los materiales básicos para las creaciones de bisutería (en función del artículo a decorar son necesarios unos u otros materiales):

  • FIMO de colores
  • Artículo base (caja, tazas, bolígrafo)
  • Pinturas (opcional)

Consejos:

  1. Mientras creas tu decoración:
        • Utiliza pequeñas cantidades de FIMO o arcilla polimérica para que el artículo sea fácil de utilizar y su decoración no dificulte su uso.
        • Para presentar tu figura en el artículo a decorar, utiliza papel de horno entre el artículo y la figura para evitar que el artículo se manche (el FIMO tiene un poquito de aceite que puede manchar el papel, la madera, etc. cuando aún está blando).
        • Utiliza otros objetos para dar efectos o texturas a sus creaciones. Por ejemplo utiliza un tenedor para hacer pequeñas rayitas o un bastoncillo de oídos para hacer surcos.

2. A la hora de endurecer en el horno:

        • De forma general, no introduzcas el objeto a decorar en el horno pues puede quemarse o deformarse. Es mejor endurecer en el horno tu figura de FIMO y luego pegarla en el artículo a decorar.
        • Si el artículo a decorar tiene forma, pega al artículo tu figura de FIMO nada más salir del horno (¡ojo! déjala enfriar un poquito para no quemarte). De esta forma, aún podrás dar la forma necesaria a tu figura antes de que quede totalmente dura.

Otras publicaciones que te podrían interesar:

Aquí incluimos otras de nuestras publicaciones relacionadas con ideas para regalos o manualidades hechas con pasta de modelar.

MANUALIDADES CREA-CUENTOS

Como supongo que a todos los niños,  a mi hija le encantan los cuentos. Cada noche tenemos la rutina de leer uno o al menos un trocito. Al principio, le contábamos de memoria los cuentos clásicos, pero pronto se nos terminó el repertorio (más bien nuestra memoria no daba para más) así que recurrimos a librerías y bibliotecas.

Tanto le gustan los cuentos que decidimos apuntarnos a un taller de cuentacuentos y fue allí donde aprendimos la importancia de leer cuentos a los niños. Entre otros, los cuentos fomentan su creatividad y también les ayudan a identificarse con los personajes, a empatizar, a aprender vocabulario favoreciendo también la escucha y mejorando la concentración.

Todos los libros tienen un encanto especial (y mas los infantiles que son una preciosidad) pero los cuentos también pueden ser inventados. Aunque los niños tienen una imaginación desbordante, a veces es necesario (incluso divertido por las historias locas que se crean) tener una «ayudita». Así que a continuación compartimos una serie de recursos crea-cuentos para inventarlos con y para vuestros hijos. Además si colaboran con vosotros en preparar estos recursos también reforzareis la lectura y la escritura (en la fotos que mostramos veréis que la peque de la casa está haciendo sus primeros pinitos).

Crea-cuentos con cubos de cartulina

En Piccoli Centro Infantil aprendimos este vistoso recurso para inventar cuentos. ¿Cómo hacerlo? Muy sencillo. Sobre una cartulina del color deseado se dibuja o imprime el molde de un cubo (se puede usar cualquiera de internet, como referencia éste es el modelo que usamos nosotros). Después se dobla la cartulina por las líneas discontinuas y se unen con pegamento las pequeñas solapas. Paralelamente, se imprimen varios dibujos para colorear. En hay miles de dibujos, así que hay que escoger temas variados que incluyan personajes, lugares, objetos, etc. Antes de imprimir las imágenes para que luego los peques las coloreen, se debe tener en cuenta el tamaño de las mismas pues tienen que entrar en las caras del cubo. En nuestro caso, nos entraron imágenes de 5cm x 5cm. Una vez coloreados, se pega un dibujo en cada lado del cubo y, ¡voilà! el crea-cuentos ya está preparado.

Usarlo también es muy fácil. Se puede empezar a contar un cuento y lanzar el cubo a modo de dado para incorporar variaciones al juego. O también se puede empezar el cuento desde cero lanzando el dado y poco a poco incorporar los elementos del cubo a la historia. Se puede utilizar un cubo o varios para que sea más divertido.

Crea-cuentos con palitos de helado

Este crea-cuentos consiste en inventar una historia utilizando los elementos que están escritos en los palitos de helado (o los palitos de los pediatras). El color del palo representa un elemento de la historia. En nuestro crea-cuentos, los objetos son de color azul, los lugares de color verde y los personajes de color rojo. De modo que cada historia combina al azar 3 palos: uno rojo, uno verde y uno azul.

La combinación que tenemos en la foto (donde sólo hemos incluimos unos cuantos de nuestras decenas de palitos) es: «duende», «río» y «puré». La historia podría ser: «Érase una vez un duende que caminando por el bosque llegó a un río de pure de calabacín donde…» y el resto lo dejamos a vuestra imaginación.

Como veis, este crea-cuentos es muy fácil de hacer. Tan sólo hay que escribir sobre los palos de helado. Estos palitos se pueden comprar en las tiendas de manualidades o en bazares. Existen algunos que ya vienen coloreados, pero nosotros los compramos en color neutro para pintarlos de los colores deseados.

 Crea-cuentos con ruletas de cartulina

Este crea-cuentos consiste en  inventar una historia utilizando un elemento de cada círculo, los cuales se combinan al azar mediante el giro de cada uno, siendo en nuestro crea-cuento los objetos en azul, los protagonistas en rojo, los verbos en amarillo y los lugares en verde.

Para hacer este crea-cuentos se necesitan cartulinas de 4 colores distintos, un compás y un encuadernador pequeño. Para los que no sepáis dónde tenéis guardado el compás, podéis utilizar cacerolas, cuencos de cereales y vasos (como fue nuestro caso :)).

Antes de empezar a escribir los elementos del cuento en cada círculo, es necesario unir todos entre sí y dejarlos ordenador de menor a mayor. Para ello hay que hacer un pequeño agujero en el centro de cada círculo por el cual se introduce el encuadernador.

Una vez unidos, se dibujan líneas que pasan por el punto central de los círculos. Para que todos las casillas tengan más o menos el mismo tamaño, recomendamos que dibujéis las líneas como si estuvierais cortando una pizza, es decir, primero se dibujan las lineas perpendiculares que cortan en cuatro los círculos y luego se va dividiendo cada cuarto en partes iguales.

Con los círculos unidos y divididos en «porciones», ya sólo queda escribir en cada casilla los elementos que formarán parte de las distintas historias que pueden inventar.

A modo de ejemplo y utilizando la imagen superior tenemos en la misma línea «flauta», «monstruo», «comer» y «en el bosque», nuestra historia podría ser así: «Érase una vez un monstruo que vivía en un bosque. Un día, en el tronco de un árbol hueco se encontró una flauta. Al principio, pensaba que se podía comer, pero pronto se dio cuenta que esa flauta servía para…» Y la continuación de esta historia, dependerá de vuestra fantasía.

Crea-cuentos con un cuaderno

Este crea-cuentos está pensado para formar oraciones completas con elementos de la frase previamente establecidos, pero que al combinarse generan historias muy divertidas (incluso totalmente rocambolescas).

Para hacer este crea-cuentos tan sólo es necesario dividir horizontalmente en 4 las hojas de un cuaderno. Nosotros hemos utilizado hojas de colores que luego hemos encuadernado para darle un toque más vistoso y ayudar a entender mejor cada elemento de una oración.

En nuestro cuaderno, el color verde es el sujeto, el amarillo incluye el verbo, el azul el objeto directo (así se llamaba en mi época de estudiante) y el rosa el lugar.

Para hacer las combinaciones de colores, se puede hacer al azar, tirando un dado (o varios) o incluso diciendo números al azar para elegir cada color. Por ejemplo, si se eligen los números 7, 10, 21 y 3, por lo tanto se pasan 7 páginas del color verde, 10 del amarillo, 21 del azul y 3 del rosa. ¿Qué historia loca habrá salido?

Esperamos que estas ideas para crear vuestros propios cuentos os resulten interesantes y divertidas y que con ellas inculquéis a vuestros hijos el amor por la lectura y también les animéis a mejorar sus dotes como escribanos y literatos, e incluso que los utilicéis para aprender y reforzar otros idiomas.

Damos las gracias a nuestras amigas de Pintamonas por el lettering «Érase una vez» de la cabecera.

Hervé Tullet, el autor de bestsellers para niños

¿Conocéis a Hervé Tullet? Más que a él, a sus libros. Nosotros le conocimos hace relativamente poco y desde entonces siempre tenemos como obra de cabecera algún libro suyo que leemos antes de dormir. Bueno, voy al grano que me voy por las ramas…

Hervé Tullet es un ilustrador francés con infinidad de obras dirigidas a los niños. No se trata de libros al uso sino que son libros para que los niños interactúen con cada una de sus páginas. De esos hay muchos en el mercado – pensaréis -, pero los de Tullet sorprenden por su sencillez y lo rápido que cautiva a los niños (bueno, también a los mayores que leemos con los niños).

¿Como es posible que con tan sólo unos puntos y los colores primarios los niños no quieran perderse ni una sola página? Eso lo que ocurrió con «Un libro» (Ed. Kókinos) la primera obra del francés que pasó por nuestras manos. Cuando «Un libro» llegó a casa (nos lo recomendaron) mi hija hacia sus primeros pinitos con la lectura. Por aquel entonces odiaba leer pues se frustraba mucho al no recordar lo que leía sílaba a sílaba. Sin embargo, con «Un libro» cambió todo, quería seguir leyendo y ver qué pasaba en la página siguiente. Decía que era fascinante (ojiplática me quedé con la palabrita en cuestión). Tullet había conseguido que mi hija quisiera leer así que no tardé en buscar por las bibliotecas de la zona otros títulos del autor.

TULLET PARA PREESCOLARES

A Tullet le nombraron el “príncipe de los libros para preescolares” y es que tiene numerosas obras dirigidas a los niños de edad temprana. Estos libros despiertan el interés de los niños por descubrir y fomentan su imaginación mediante la sorpresa.

Los libros para los más pequeños tienen un formato muy cómodo. Son pequeños y de cartón pensados para ser manipulados por sus pequeñas manitas. Prácticamente todos los libros para preescolares se centran en un único concepto que se repite en las distintas páginas. Algunos de ellos tienen pequeños textos y otros carecen de letra alguna, pero aún así crean una magia que atrapa. Así encontramos, por ejemplo:

  • Juego de formas (Ed. Kókinos):  A través de hojas de distinto color y troqueladas con  distintas formas los niños van conociendo el cuadrado, rectángulo, rombo,… Una forma lleva a otra por lo que permite mirar a través, manipular la forma y también descubrir todo un mundo de colores.
  • Juego de dedos (Ed. Kókinos): Algo tan simple como un dedo con una carita pintada permite crear unos personajes que cobran vida y todo un mundo de aventuras. Los protagonistas de esta historia son los Gusidedos que aparecen por el agujero central del libro.
  • Juego de construcción (Ed. Kókinos): Gracias a  que cada hoja está dividida en dos partes, (arriba y debajo) las imágenes se combinan para crear situaciones tan variopintas como que un pequeño hombrecito levante un elefante o que una montaña se sostenga por un sólo dedo.
  • ¿Pequeño o grande? (Ed. Patio): Los conceptos de grande y pequeño son captados por los niños siguiendo a un pequeño pez se va alimentando página a página, creando sorpresas a medida que va creciendo.

Todos estos libros están pensados para que un adulto ejerza de mediador entre el niño y el libro. De esta forma, cada libro será más o menos mágico o atrayente dependiendo de la imaginación de los distintos interlocutores y de cómo se produzca la interacción.

TULLET PARA NIÑOS DE PRIMARIA Y SECUNDARIA

Este autor no se olvida de ningún niño y ha escrito e ilustrado para todas las edades y gustos. Sus obras se pueden encontrar en distintas secciones como en bebés, narrativa y arte, pero independientemente de la edad y la sección, todos tienen un denominador común: cautivan.

A medida que la edad de los niños aumenta, el cartón da paso al papel y, a su vez, Tullet reduce la necesidad de un mediador externo y hace que sea el propio lector quien interaccione con la obra. Los libros se dirigen a los niños introduciéndoles en la historia y animándoles a realizar determinadas acciones.

  • Un libro (Ed. Kókinos): Una mancha amarilla que invita a ser presionada es el arranque de este título. A través de distintas acciones como presionar o agitar el libro la mancha va cambiado o multiplicándose. La intriga de saber qué pasa en la siguiente página hace que el niño quiera descubrir y continuar la lectura. Además de entretener, se introduce el concepto causa-efecto.
  • ¡Oh! Un libro con sonidos (Ed. Kókinos): Curiosamente este libro no emite ningún sonido sino que es el lector quien modulando su voz genera las onomatopeyas que dan sonido al ¡OH! Un forma divertida de hacer los primeros pinitos en la música.
  • Cinco Sentidos (Ed. Kókinos): Vista, oído, tacto y olfato se presentan en este libro a través de imágenes que hacen que el cerebro reproduzca el estímulo. Por ejemplo, el dibujo de una flor nos trae a la memoria su olor. Algunas figuras tienen relieve por lo que este libro se presta a ser tocado y manipulado. También introduce juegos y acertijos que desafían a los más pequeños… ¿habrá un sexto sentido?
  • Las Vacaciones de Turlututu: Tullet crea un personaje imposible, un ojo gigante llamado Turtulutú que introduce al niño historias mágicas y juegos que incluyen dibujos para colorear y pegatinas.
TULLET Y LA CREATIVIDAD

Como ilustrador que es, Tullet acerca el arte a los más pequeños y con sus libros invita a los niños a experimentar con su creatividad e imaginación. Tanto es así que incluso realiza talleres de arte para niños alrededor del mundo. De hecho, varios libros del francés se encuentran en la sección de arte o manualidades de las bibliotecas y librerías con títulos tan sugerentes como “ A garabatear” o “Batalla de Colores” que  dan incitan al niño a dibujar con libertad y a crear sus propias obras de arte.

Estos son algunos de estos libros enfocados en la creatividad:

  • Colores (Ed. Kókinos): Siguiendo el mismo concepto que «Un Libro», Tullet juega con los colores, mezclándolos entre sí y experimentando con ellos. Este libro se presta a que, en paralelo, se juegue con los colores para generar la paleta de colores que se muestra en esta obra.
  • ¡A garabatear! (El Aleph Editores): ¿Quien a dicho que un garabato no es arte? A través de líneas, juego y borrones, el niño deja volar su imaginación y puede pintar las páginas de este libro con total libertad. Incluso muchos de sus dibujos ya están enmarcados antes de ser dibujados. Porque el arte está en cualquier parte, tan sólo hay que dejarlo fluir y este es el propósito de este libro.
  • Diviértete. Talleres de Arte con Hervé Tullet (Ed. Phaidon): Con este libro el francés crea distintas actividades para que pueden ser desarrolladas en casa, en clase o incluso en museos. Autenticas clases de arte dirigidas a los niños para que den rienda suelta a los artistas que llevan dentro. El libro está dividido en talleres que incluyen los materiales a utilizar y las instrucciones a seguir.

Aquí os hemos dado unas pinceladas sobre este genio de los libros a través de la ilustración pero Hervé Tullet tiene publicados decenas de obras para niños.  Os recomendamos tener algún Tullet en vuestra biblioteca infantil, sin duda, descubriréis todo un universo de diversión y aprendizaje con vuestros hijos.

Manualidades con niños – Bolas de Navidad

Hay Bolas de Navidad en casa, en el colegio, en los escaparates…¡hasta en los coches! Y es que cuando llegan estas fechas la decoración navideña está por todas partes. Sin embargo, a nosotros nos gusta ser originales y dejar de lado las típicas bolas rojas con efecto espejo. Por eso os traemos algunas ideas para que, junto a los niños de la casa, diseñéis vuestras propias Bolas de Navidad.

Bolas de Navidad con Goma EVA

En forma de círculo, cuadrado,… Con pegatinas, gomets u ojos adhesivos,… Rojas, verdes, amarillas… La Goma EVA es como los spaguettis, aguanta todo, es muy fácil de trabajar y le gusta a todo el mundo :).

Dale a un niño unas tijeras, pegamento y Goma EVA de colores y te hará un diseño súper original y divertido. Luego le hacéis un pequeño agujerito con un cuchillo para poner la cuerda y ¡tachán! Una Bola de Navidad única en el mundo mundial.

BOLAS DE NAVIDAD CON HAMA BEADS

Nos encanta hacer manualidades con las pequeñas cuentas de Hama Beads ya que son muy versátiles y permiten multitud de diseños. Por lo tanto no podíamos dejar de lado este material para hacer nuestras Bolas de Navidad.

Elige el motivo que más os guste: un diseño clásico, uno invernal o incluso un estilo libre. Dependiendo de vuestros gustos y de la edad de los niños, podéis elegir un diseño complicado o simplemente que coloquen las cuentas en la plantilla libremente sin seguir ningún tipo de patrón.

Bolas de Navidad con POMPONES

Sobre una bola de porexpán se pueden pegar o colocar multitud de materiales como pegatinas, papel de periódico,  chinchetas, lentejuelas, macarrones, etc.

Con estas bolas blancas que se pueden comprar en las tiendas de manualidades o en los bazares, hemos decidido utilizar dos materiales, pompones y tela. Os contamos un poquito:

  • Con pompones

    Tan sólo es necesario pegar los pompones a la bola de porexpan. Lo podéis hacer con silicona caliente (poco recomendado con niños), silicona fría o cola blanca. Si utilizáis estos dos últimos adhesivos, tened en cuenta que tiene que secarse bien, por lo que recomendamos envolver la bola con los pompones pegados con papel transparente y dejar reposar 24 horas antes de desenvolver.

  • Con tela (tipo patchwork y sin aguja):

Para hacer estas Bolas de Navidad, quizá las más difíciles de todas las que proponemos y por ello serán las que podrán hacer los niños de mayor edad, es necesario seguir varios pasos:

  1. Escoge retales o reutiliza la tela de vestidos o camisas viejas para decorar vuestra Bola de Navidad y recorta cuadrados de 5 x 5 centímetros (ojo, el tamaño depende del de la bola de porexpan).
  2. Dibuja la circunferencia del ecuador de la bola de porexpan con un bolígrafo.
  3. Haz otra circunferencia pasando por los polos de la bola.
  4. Dibuja una tercera circunferencia completamente perpendicular a la segunda y también pasando por los polos. De esta forma la bola queda dividida en 8 partes.
  5. Sobre un papel dibuja tu motivo navideño (en nuestro caso un árbol) y luego úsalo como molde para pintarlo en la bola.
  6. Dibuja el contorno del motivo sobre la bola justo en las intersecciones de las dos circunferencias dibujadas, dejando el extremo de arriba y el de abajo sin motivo.
  7. Con un cuchillo de postre o  un punzón, recorre todos los trazos del bolígrafo sobre la bola.
  8. Coloca el retal sobre la bola  de porexpan y fíjalo con alfileres para que no se mueva.
  9. Introduce la tela por los surcos que se quedaron en la bola al seguir las líneas del bolígrafo. Utiliza el cuchillo de postre o el punzón para meter la tela por los surcos.
  10. Ve cubriendo parte a parte la bola de porexpan con distintos retales de distintos colores y motivos. Nosotros hemos utilizado 8 trozos de iguales de tela con motivos florales para cubrir las 8 secciones y 4 trozos iguales de tela dorada para cubrir los árboles.
  11. Una vez cubierta toda la bola de porexpan con tela, puedes retirar los alfileres.

Bolas de navidad con cuerda o lana

Con el mismo método que utilizamos en la decoración de Halloween para crear un nidos de arañas, podemos realizar Bolas de Navidad:

  1. Recubre con lana o cuerda un globo inflado del tamaño un poco mayor a un puño. Para fijar los extremos de la cuerda, haz un nudo alrededor de la boquilla del globo.
  2. Cuando lo tengas bien cubierto, introduce el globo junto a la cuerda en un recipiente con cola blanca diluida.
  3. Gira el globo para que toda la cuerda quede empapada en cola.
  4. Deja que la cola se seque durante 24 horas y así la cuela se endurezca. Para ello, cuelga el globo de modo que quede suspendido en el aire. Pon un papel en el suelo bajo el globo porque gotea.
  5. Una vez seco, explota el globo y extráelo por una de los agujeros entre la cuerda.

Esperamos que estas ideas os sirvan de ayuda para pasar un buen rato con los niños y sobre todo una bonita forma (y económica) de decorar la casa en familia.

Se te ocurren otras ideas para decorar Bolas de Navidad, ¡compártelas con nosotros! y sobre todo: ¡¡¡FELICES FIESTAS!!!

Manualidades de verano para niños

¿Aburridos en casa porque es mediodía y hay que resguardarse del sol? Para esas horas de más calor, os proponemos estas sencillas manualidades de verano con las que los niños se divertirán y así evitaremos que vean tanto la televisión.

Manualidades de verano – ANimales ACUÁTICOS con platos de cartón

Utilizando platos de cartón y pintura acrílica o témpera, los niños pueden crear sus propios animales acuáticos: ballenas, peces, cangrejos… Hay un sinfín de posibilidades recortando, pegando y coloreando los platos… ¡incluso pueden inventar especies imaginarias!

Para hacer los animales más divertidos, pueden pegarse distintos elementos o materiales como ojitos, gomets, tapones o trocitos de tela.

Manualidades de verano – Tortugas con botellas de plástico

En verano tiramos a la basura muchas botellas de plástico porque bebemos mucho líquido, así que os proponemos reciclarlas haciendo estas manualidades de verano.

Sobre un trozo de Goma EVA dibuja la silueta de una tortuga (puedes tomar algún ejemplo de internet) y recórtala. Decora al gusto con rotuladores o pintura acrílica/témpera.

En paralelo, recorta con mucho cuidado el fondo de una botella de plástico y decóralo al gusto. Ten en cuenta que si decoras la botella (el caparazón de la tortuga) no se verá la decoración del «cuerpo».

Una vez que cuerpo y caparazón están decorados, pega ambas partes con silicona líquida. Para ello únelas y recorre con la silicona todo el borde de la botella sellando bien y no dejando ningún hueco entre botella y Goma EVA.

Cuando la silicona ya está seca, estas tortugas se pueden meter en el agua… ¡flotan!

Precaución: si se ha usado pintura acrílica o témpera, al meter la tortuga al agua puede desteñir.

Manualidades de verano – Abanicos de papel

Para paliar el calor del verano, ¿qué mejor idea que crear tus propios abanicos como manualidades de verano?

Pega con celo transparente dos folios por la parte ancha, bien folios de colores o en blanco, así tendras un «lienzo» alargado. Dibuja por delante o por ambos lados aquello que más te guste con colores vistosos (utiliza lápices de colores o ceras. Pueden ser dibujos repetitivos como flores o nubes, o un dibujo completo como un bosque, una carita, etc.

Con el dibujo acabado, dobla todo el papel como un acordeón, doblez hacia dentro y doblez hacia afuera. Cada doblez de un dedo de ancho aproximadamente.

Cuando ya está todo doblado, por la parte de abajo, pega un palo de helado por ambos lados del papel cubriendo unos 4-5 centímetros. Una vez seco el pegamento, cubre con una cuerda o lazo la parte del palo pegada al papel para que ambos palos no se separen.

Abre el acordeón de papel por el lado sin palos de helado y así podrás ver tu dibujo y abanicarte presumiendo de tu manualidades de verano.

BLOQUES LÓGICOS – APRENDIENDO MATEMÁTICAS

¡Conocéis los bloques lógicos? Nosotros los tenemos desde hace unos años y aunque ha pasado el tiempo, seguimos jugando y aprendiendo con ellos. Aquí os contamos un poquito en qué consisten y cómo usarlos.

QUÉ SON LOS BLOQUES LÓGICOS

Los bloques lógicos son unas piezas de madera o plástico con 4 características distintas:

  • Color (3): Azul, Amarillo y Rojo
  • Forma (4): Cuadrado, Rectángulo, Círculo y Triángulo
  • Tamaño (2): Grande y Pequeño
  • Grosor (2): Grueso y Delgado

Teniendo en cuenta estas características y sus posibles valores, obtenemos un total de 48 piezas que se diferencian entre sí, bien en una sola de sus características o en varias.

Con los bloques lógicos, los niños aprenden los conceptos básicos de color, forma, tamaño y grosor. Asimismo, este recurso pedagógico favorece, entre otros, que los niños:

  • desarrollen la lógica para clasificar objetos en función de sus características principales,
  • aprendan a agrupar, a hacer conjuntos y a establecer semejanzas y diferencias de los distintos bloques y a hacer seriaciones
  • introduzcan el concepto de número
CÓMO USAR LOS BLOQUES LÓGICOS

Los  bloques lógicos pueden empezar a utilizarse a partir de los 2 o 3 años. El primer contacto con estas piezas consiste en familiarizarse con ellas a través de su manipulación. Los niños las tocarán y jugarán con ellas bien haciendo construcciones o figuras de nuestro entorno como trenes o casas.

Una vez que los niños ya están acostumbrados a los bloques lógicos, se comienzan a introducir y definir los conceptos de color, forma, tamaño y grosor. Para ello deben aislarse cada una de estas características, de modo que se utilizan sólo aquellos bloques que representan la característica en cuestión y se dejan de lado el resto de  bloques. Por ejemplo, si se va a introducir el triángulo, sólo se deben utilizar los bloques con esta forma.

Cuando los niños ya conocen cada una de las características y sus valores, ya se pueden hacer ejercicios o juegos de comparación entre bloques. con la ayuda de un adulto, se plantean preguntas: ¿qué bloque es éste? ¿estos bloques son iguales? ¿cuáles son sus diferencias?

Dominadas las características por separado y sabiendo identificarlas correctamente, se pueden realizar juegos de agrupación por características. Para ello, un adulto debe plantear el juego a realizar indicando a los niños qué tipos de grupos/características van a aislar, independientemente del resto de características.

  • Agrupación por colores:

  • Agrupación por formas:

  • Agrupación por tamaños:

  • Agrupación por grosor:

Los juegos pueden complicarse un poquito más a medida que se combinan varias características, forma y grosor, tamaño y forma, etc. Un ejemplo que combina las cuatro características sería: identifica cuadrados gruesos con sus distintos tamaños y colores.

Inicialmente es el adulto quien indica a los niños qué deben buscar y son los niños quienes van seleccionando los bloques en función de las «instrucciones» dadas. No obstante, los juegos pueden realizarse de otras formas:

  • que el adulto realice los grupos de bloques, siendo el niño quien debe identificar las características por las que están agrupados.
  • que sea el niño quien indique las instrucciones y sea el adulto quien realice los grupos. Si el adulto se equivoca, el niño debe ser quien lo corrija.

Otra posibilidad de los bloques lógicos es la realización de juegos de series,de tal forma que se introduce un orden o secuencia de características que los niños deben continuar.

Estos bloques lógicos también permiten la introducción del concepto de número. por ejemplo,¿cuántos círculos rojos hay en este grupo? o identifica cuatro bloques de cada color y forma.

Como podéis ver, los bloques lógicos permiten infinidad de juegos con los que aprender y disfrutar. esperamos que os haya parecido interesante y que os animéis a jugar con ellos en casa o en clase.

 

MANUALIDADES DIA DEL PADRE – LLAVEROS

¿Qué mejor regalo para el Día del Padre que llaveros hechos por los pequeños de la casa?

Las llaves de casa, del coche, del trabajo,… hay un sinfín de llaves dispuestas a lucir un precioso llavero casero y personalizado para Papá. No sólo les resultará útil sino que todos los días los papis podrán recordar el cariño de sus niños.

Pensando tanto en los niños más pequeños como en los mayorcitos, te proponemos 6 tipos de llaveros con más o menos dificultad y realizados con distintos materiales. Esperamos que disfrutes preparándolos con tus hijos y sobre todo que sean una gran sorpresa para el Día del Padre.

LLAVEROs DE HAMA BEADS

Estas cuentas de colores (tamaño MIDI, MINI o MAXI) nos dan un sinfín de posibilidades para diseñar bonitos dibujos. Dibuja el tuyo sobre la placa para Hama Beads y plánchalo con bastante presión para que el plástico quede bien fundido y resistente. Finalmente introduce una pequeña anilla en uno de los agujeros del extremo del llavero y luego incluye la arandela.

LLAVEROs DE ARCILLA POLIMÉRICA (FIMO o PATAREV)

La arcilla polimérica, bien para horno o de secado a temperatura ambiente, permite hacer infinidad de figuritas. En función de la edad de los niños, el diseño puede ser poco complicado o con todo lujo de detalle. Incluso los más pequeñitos pueden hacer un llavero muy vistoso tan sólo mezclando colores o dejando su huella. Recuerda hacer el agujero, con la ayuda de un palillo, antes de dejar secar y hornear la arcilla.

LLAVEROs DE PLÁSTICO MÁGICO

¿Conoces el plástico mágico? Se trata de una hoja de plástico fino que se contrae y engruesa con el calor del horno y en pocos minutos.

Cualquier dibujo realizado sobre este plástico con rotuladores o lápices de colores será un bonito llavero tras ser horneado. Recuerda hacer un agujero antes de calentarlo para poder poner la arandela.

LLAVEROs DE FIELTRO

Una vez hayas elegido tu diseño, dibuja el contorno sobre el fieltro con una tiza o rotulador y recórtalo. Vuelve a hacer la misma operación para tener dos modelos iguales y cóselos entre sí con un color de hilo que resalte sobre el color del fieltro. Antes de cerrar las dos piezas, mete la arandela.

Una alternativa a la costura es pegar el fieltro con pegamento para tela.

Si quieres darle relieve a tu diseño, rellénalo con guata o miraguano (relleno para almohadas).

LLAVEROs DE CORCHO

Reciclando los tapones de corcho de las botellas de vino y poniéndoles una argolla para pasar la arandela del llavero, los niños tendrán un lienzo perfecto para dar rienda suelta a su imaginación pintándolo y coloreándolo a su gusto, bien con rotuladores o con pintura.

LLAVEROs DE GOMA EVA

Recorta tus motivos sobre láminas de Goma EVA de distintos colores, y págalos entre sí. Luego perfora uno de los extremos para poner un remache por el que pasarás la arandela para las llaves.

Personaliza tu llavero con el nombre de Papá o con cosas que le gusten,  ¡LE ENCANTARÁ!

REGLETAS DE CUISENAIRE – APRENDIENDO LOS NÚMEROS

¿Habéis oído hablar sobre las Regletas de Cuisenaire? Yo no las conocía hasta que nos las regaló Papa Noél. Sin embargo, mi hija las identificó nada mas abrir la caja, «son las regletas de clase». Al ver que mostraba interés por ellas, buceé buscando información y me sorprendió lo versátiles que son para el aprendizaje de las matemáticas.

Las Regletas de Cuisenaire son barras o prismas de madera de distintos colores y longitudes que representan los números, siendo:

  • uno – blanco – 1 cm
  • dos – rojo – 2 cm
  • tres – verde claro – 3 cm
  • cuatro – rosa – 4 cm
  • cinco – amarillo – 5 cm
  • seis – vede oscuro – 6 cm
  • siete – negro – 7 cm
  • ocho – marrón – 8 cm
  • nueve – azul – 9 cm
  • diez – naranja – 10 cm

Con las Regletas de Cuisenaire los niños aprenden a asociar los colores  y el tamaño de las Regletas con los números. Con este recurso pedagógico los niños aprenden el concepto de número y las primeras operaciones matemáticas. Asimismo se desarrolla entre otros la memoria, la lógica, el cálculo mental, la creatividad y la experimentación.

Cómo usar las Regletas de Cuisenaire

Las Regletas pueden empezar a utilizarse a partir de los 3 años, siempre y cuando los niños ya no se lleven las cosas a la boca. El primer contacto con las Regletas consiste en familiarizarse con ellas a través de su manipulación. Los niños las tocarán y las podrán agrupar por colores, hacer series por colores e incluso pueden jugar a hacer construcciones con ellas.

A medida que se acostumbran a las Regletas de Cuisenaire, se pueden empezar a trabajar los conceptos de tamaño y cantidades a través de distintos juegos como por ejemplo:

– ordenándolas de mayor a menor o viceversa.
– adivinando cuál es más grande con los ojos cerrados y mediante el tacto.
– poniendo grupos con distintas cantidades y contando en cual hay más o menos Regletas.
– haciendo series por tamaño – color.

Cuando los niños ya están iniciados con los números, se puede hacer la representación de los mismos descomponiéndolos a la unidad o en las distintas combinaciones numéricas.

Una vez los conceptos de los números están aprendidos y los niños identifican qué numero corresponde a cada Regleta, podremos empezar a explicarles las operaciones más sencillas comenzando por las sumas y las restas.

Para niños de mayor edad, pueden ser utilizadas para el aprendizaje de las multiplicaciones, divisiones y otras operaciones.

Debemos tener en cuenta que las Regletas de Cuisenaire son una herramienta para ayudar a la comprensión de las matemáticas mediante la representación de los números y la demostración de operaciones. Una vez afianzados los conceptos deben retirarse poco a poco para el fomento del cálculo mental.

Como veis la Regletas de Cuisenaire son un recurso perfecto para aprender jugando desde temprana edad. ¿Ya tenéis las vuestras en casa?