RECETA CON NIÑOS: ROSCON DE REYES

Melchor, Gaspar y Baltasar llegan cargados de regalos y, por supuesto, de Roscón de Reyes. Relleno de nata, crema, trufa o solo, el Roscón se convierte en la merienda que marca el colofón final de las navidades. Por eso, hoy os proponemos que os metáis en la cocina con los niños de la casa y preparéis un Roscón de Reyes casero.

Siguiendo esta receta, tendréis un Roscón totalmente natural, esponjoso y para chuparse los dedos. Además los niños disfrutaran amasando y decorando a su gusto este bollo mientras esperan la llegada de sus majestades.

Tened en cuenta que el Roscón requiere de bastante tiempo de preparación pues la masa tiene que reposar, por lo que siempre es recomendable hacer masa extra para que los niños se diviertan amasando durante los tiempos de espera.

Ingredientes

Para la masa:

  • 350 gramos de harina de fuerza
  • 25 -30 gramos de levadura fresca
  • 125 mililitros de leche entera
  • 100 gramos de azúcar
  • 75 gramos de mantequilla sin sal
  • 1 huevo entero más 1 yema (usa huevos grande XL o A)
  • ralladura de 1 naranja o 1 limón
  • 1 cucharada grande de Agua de Azahar
  • 1/3 de una cucharada pequeña de sal fina

Para decorar (al gusto):

  • naranja confitada
  • fruta escarchada
  • almendras crudas (mejor si son fileteadas, sino se pueden triturar)
  • azúcar
  • agua
Receta paso a paso

En un recipiente pequeño se prepara la masa madre, para ello mezclar un poco de leche tibia con 2 ó 3 cucharadas de la harina de fuerza.  Desmenuzar toda la levadura fresca y añadirla a la mezcla de la leche y la harina. Remover todo muy bien y no dejar trocitos de levadura.  Como con los niños es difícil que quede todo bien disuelto, ayudarles apretando la cuchara contra el recipiente para desmenuzar completamente la levadura.  Tapar el recipiente con papel transparente y dejar fermentar la masa unos 15 ó 20 minutos en un lugar cálido. Transcurrido este tiempo, la masa habrá crecido… esto sorprenderá a los pequeños pues parece “magia”.

En un bol grande añadir el resto de la harina y el resto de ingredientes removiendo poco a poco para que se mezclen bien: azúcar, ralladura de limón o naranja, sal, leche, la yema de huevo, la masa madre ya fermentada, el agua de azahar y por último la mantequilla derretida. Mezclar todo hasta obtener una masa homogénea.

Una vez la masa está consistente (si no es así, añadir de poquitos a poquitos harina de fuerza hasta que deje de ser pegajosa), poner un poco de harina de fuerza sobre una superficie lisa y amasar con las manos.  Tras amasar, pintar el interior del recipiente con aceite para que no se pegue la masa, meter la masa, tapar con papel transparente y dejar reposar unas 2 horas.

20170104_214928Cuando la masa ha doblado su tamaño (más “magia” llegada de Oriente), volver a amasar sin incorporar más harina de fuerza y para hacer una bola. En el centro de la bola, hacer un agujero con el dedo y abrir la masa hacia los lados para hacerlo grande pues al hornear el agujero se hará más pequeño. Cuando el Roscón ya tiene forma, dejar reposar unos 45 – 60 minutos.

Tras el tiempo de reposo, colocar el Roscón sobre papel de horno en la bandeja para hornear. Retocar la forma del Roscón en caso necesario y pintarlo con huevo batido.

Tras estos pasos, ya se puede decorar el Roscón al gusto con fruta escarchada, almendras o naranja confitada. Para poner el azúcar decorativo, mezclarlo con un poco de agua para que quede compacto y añadir por la superficie del Roscón.

20170104_215104Una vez decorado, mete el Roscón en el horno caliente a 160ºC con calor arriba y abajo y dejar durante 30 minutos o hasta que se ponga bien dorado (dependiendo de cada horno quizás necesite más tiempo).

Ya sólo queda sacar nuestro Roscón de Reyes del horno, dejarlo enfriar y… a mojarlo en chocolate caliente!!!!

20170105_101955

 

Deja un comentario