Receta con niños – Cookies americanas

Que levante la mano a quien le gustan las cookies americanas. ¡Madre mía, qué de manos veo! Es que estas galletas son ideales para el desayuno, la merienda o un temtempié entre comidas y… ¡están deliciosas! En el mercado hay muchas marcas de cookies americanas, pero las caseras están el doble de ricas y además no tienen ni colorantes ni conservantes. Así que,  para que puedas disfrutar de unas auténticas cookies americanas «home made», compartimos esta sencilla receta.  Aunque ésta es una receta de Thermomix, los pasos pueden realizarse perfectamente con una batidora de vaso o de mano (estilo Minipimer)

Ingredientes
  • 140 g de chocolate fondant  (blanco o negro)
  • 130 g de mantequilla
  • 100 g de azúcar blanco
  • 100 g azúcar moreno
  • 1 huevo
  • 2 cucharaditas de azúcar de vainilla
  • 180 g de harina
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato
  • ½ cucharadita de levadura en polvo
  • 1 pellizquito de sal
PREPARACIÓN PASO A PASO – cookies americanas
  1. Pon el horno a precalentar a 180ºC. Ojo con los niños para que no se quemen.
  2. Trocea el chocolate en onzas e introdúcelo en el recipiente para batir.
  3. Tritura el chocolate 3 seg a velocidad 6 hasta que quede como pepitas de chocolate.
  4. Saca las pepitas del recipiente para batir y déjalas en un bol aparte.
  5. Mezcla la mantequilla, todo el azúcar y el huevo en el recipiente y bate todo junto durante 2 minutos a velocidad 3.
  6. Añade a la mezcla anterior la harina, el bicarbonato, la levadura y la sal y bate todo junto durante 40 segundos a velocidad 4.
  7. Agrega las pepitas de chocolate apartadas en el bol y remueve 30 segundos a velocidad 2.
  8. El resultado de los pasos anteriores es una masa pastosa salpicada de trocitos de chocolate.
  9. Forma pequeñas bolitas sin amasar del tamaño de una cuchara de sopa y colócalas sobre una bandeja de horno con papel para hornear. Si no te quieres “pringar” mucho, utiliza 2 cucharas para hacer las bolas. Distribuye las bolas sobre la bandeja bien separadas unas de otras para que no se peguen durante en horneado.
  10. Hornea a 180ºC durante 10-12 minutos dependiendo del horno. La señal perfecta de que las cookies americanas están hechas es que estén un poquito doradas.
  11. Sácalas y ponlas sobre una rejilla para que se enfríen.
  12. Y, voilà, ¡listas para comer!

Con esta receta salen bastantes galletas (unas 20-25 galletas), así que consérvalas en un bote de cristal cerrado y verás que aguantan perfectamente hasta 1 mes después de cocinadas.

Con la misma preparación pero cambiando algunos ingredientes se pueden hacer distintas variedades de cookies americanas, por ejemplo, incluyendo nueces y pasas en lugar de chocolate.

Si queréis pasar un buen rato en la cocina con los niños, aquí os dejamos algunos de los enlaces a las recetas que hemos hecho en casa:

Recetas navideñas con Niños – Dulce Navidad

«Navidad, Navidad, dulce Navidad…» Como dice el villancico, es momento de tomar dulces y  disfrutarlos rodeados de familia y amigos. Por ello os proponemos que os pongáis manos a masa en la cocina junto a los peques de la casa y preparéis unas recetas navideñas ricas, sanas y divertidas.

Recetas navideñas – CORONA de NAVIDAD

Esta receta es tan sencilla como sabrosa. Ideal para hacer con niños ya que ellos mismos pueden hacer todos los pasos, eso sí, siempre con la supervisión de un adulto. En la imagen pueden verse los pasos principales de la receta.

Ingredientes:

  • 2 láminas de hojaldre redondo)
  • 1 bote de crema de chocolate con avellanas (Nocilla o Nutella)
  • 1 yema de huevo

Receta paso a paso:

  1. Estira una lámina de hojaldre sobre la mesa dejando el papel de horno debajo.
  2. Con la ayuda de una taza o vaso, haz el círculo central (tan sólo hace falta presionar sobre el vaso)
  3. Retira el círculo del centro con cuidado para no deformar la corona.
  4. Usando una espátula, unta la corona de crema de chocolate. Sé generoso con la capa de chocolate para que esté rico, rico.
  5. Coloca la segunda lámina de hojaldre sobre el chocolate y vuelve a hacer el círculo central con el vaso.
  6. Como si de los rayos de sol se tratara, haz pequeños cortes sobre la corona pero sin llegar al círculo central.
  7. Retuerce sobre sí mismos los «rayos de sol» como parece en la imagen. Da dos vueltas a cada uno.
  8. Con la ayuda de un pincel , unta la yema de un huevo toda la corona.
  9. Hornea durante aproximadamente 20 minutos la corona a 180ºC (precalentado a 200ºC).
  10. Saca del horno y deja enfriar un poco.
  11. Y… ¡lista para comer!

No hace falta cuchillo para servirla, ponla en el centro de la mesa y tira de los rayos de sol para que  el hojaldre se suelte del centro de la corona y… ¡directa al paladar!

Siguiendo la misma idea, se pueden hacer otras figuras como por ejemplo un árbol de Navidad youna estrella fugaz.

Recetas navideñas – Árbol de navidad

Con tanta comilona, siempre conviene y apetece tomar un poco de fruta, sana y fresquita. Pero en Navidad todo se transforma, incluido la fruta. Aquí os presentamos nuestro árbol de Navidad de kiwi.

Ingredientes:

  • Kiwi (pueden usarse otras frutas como manzana o naranja… pero no sale un árbol tan auténtico)
  • Palitos Mikado (también pueden utilizarse palitos salados)
  • Lacasitos (también pueden utilizarse frutos rojos como arándanos, frambuesas o grosellas).

Receta paso a Paso:

  1. Pela el kiwi, córtalo en rodajas y cada rodaja córtala por la mitad.
  2. Coloca los gajos de kiwi dejando la parte recta del corte hacia arriba y distribúyelos para que conformen un árbol como el de la imagen.
  3. Para hacer el tronco, coloca en paralelo 3 o 4 Mikados y oculta su inicio por debajo del kiwi.
  4. Decora el árbol-kiwi con Lacasitos simulando que son bolas de colores.
  5. Y… ¡listo para comer!
Recetas navideñas – Galletas de mantequilla

Una receta perfecta para cualquier época del año es la de galletas de mantequilla. Para darle un toque navideño, tan sólo es necesario utilizar unos moldes para galletas apropiados para la época. Un árbol, una estrella, una bola de navidad o un gorro de Papá Noel son formas muy acordes a estas fechas.

Aquí os dejamos la receta: Galletas de mantequilla.

Recetas navideñas – Roscón de Reyes

Por último, ¡cómo no!, os traemos la receta de Roscón de Reyes, el imprescindible de la Navidad y el acompañamiento perfecto a una tarde de juego con los nuevos regalos.

Tened en cuenta que esta receta requiere un tiempo de preparación y los niños se pueden impacientar, por lo que recomendamos que se preparen otras actividades para tenerles distraídos durante las esperas.

Aquí os dejamos la receta completa: Roscón de Reyes.

Pan casero 2- Pequeños Planes

Receta con niños – Pan de «pueblo» casero

Alguna vez hemos oído que el pan es el primer alimento natural y de ahí su nombre. No sabemos si es cierto,  pero es uno de los alimentos incluidos en la base de la pirámide alimenticia. Por este motivo, y porque está rico, rico, os proponemos que cocinéis vuestro propio pan en casa con esta sencilla receta. No sólo disfrutaréis comiendo un pan de verdad (y no las «guarreridas» que hay por ahí) sino que también pasaréis un gran momento con los niños en la cocina.

INGREDIENTES:
  • 250 gr gr de agua
  • 20 gr de aceite de oliva
  • 20 gr de levadura prensada de panadería
  • 500 gr de harina de fuerza
  • 1 cucharadita de sal

Pan casero 4- Pequeños Planes

receta con thermomix® paso a paso

Pon el vaso de la Thermomix® el agua, el aceite y la levadura y programa 1 minuto, 37ºC, velocidad 2.

Incorpora a la mezcla la harina y la sal y mezcla 15 segundos en velocidad 6.

Programa 2 minutos en la velocidad espiga. En mi Thermomix® hay que tirar de la rueda y girar hacia el dibujo de la espiga. Si tienes dudas de cómo activar esta función, consulta los libros de tu modelo.

Saca la masa del vaso y amásalo un poco (momento de máximo disfrute para los niños). Dale forma de hogaza y haz unos cortes en la superficie al gusto de los peques de la casa.

Espolvorea un poco de harina en la superficie.

Coge una bolsa de horno (nosotros las compramos en Mercadona) y pon un chorrito de aceite extendiéndolo bien por el interior de la bolsa.

Introduce el pan dentro de una bolsa y ciérralo con la brida que viene en el paquete de bolsas para asar.

Importante, mete el pan en el horno en frío (es decir, sin precalentar).

Hornea el pan a 200ºC (función calentamiento arriba y abajo) durante unos 50 minutos, hasta que esté dorado.

Saca el pan del horno, retira la bolsa y déjalo enfriar sobre una rejilla. Ojo, deja hueco entre la rejilla y la superficie de apoyo para que el pan pueda «respirar» y no quede húmedo por debajo.

Una vez frío… ¡listo para comer!

Este pan puede durar varios días, pero con lo rico que está, ¡no lo podrás comprobar!

Pan casero 3- Pequeños Planes

más recetas con niños

Aquí podrás encontrar más recetas para hacer con niños y disfrutar de la cocina en familia:

Bebidas refrescantes 2 - Pequeños Planes

Recetas de bebidas refrescantes para niños

Con el calor, es muy importante mantener una buena hidratación, sobre todo en los niños que sudan mucho mientras juegan y se olvidan de la sed. Y para que beber sea más atractivo, os traemos unas recetas para que preparéis unas bebidas refrescantes a la par que nutritivas para las meriendas de verano. Ya veréis, los niños se chuparán los dedos… ¡¡¡¡Y los adultos tampoco os podréis resistir!!!!

Un consejo para todas estas recetas: Para poder consumir estas bebidas lo antes posible y no tener que meterlas en la nevera para que estén fresquitas, utiliza los ingredientes muy fríos. De esta forma, bebiéndolas nada más prepararlas, como diría mi abuela: «no se van las vitaminas».

Bebida refrescante – Limonada


En todo verano que se precie, no puede faltar una buena limonada. Tanto granizada como líquida, está deliciosa.

Ingredientes:

  • 2 o 3 limones
  • 100 g de azúcar (o edulcorante)
  • 1 l de agua

Preparación:

Lava muy bien los limones ya que se van a utilizar sin pelar. Córtalos en cuartos y quita las pepitas. Vierte todos los ingredientes en un recipiente bastante hondo (para que no salpique) y bate todo junto hasta que los limones se hayan triturado perfectamente.

La limonada ya está lista para tomar. Si no se va a tomar en el momento, incluye varios hielos y métela en la nevera.

Para darle un toque especial, incluye unas hojas de menta.

Bebida refrescante – ZUMO de kiwi

La vitamina C del kiwi ayudará a tener unas defensas fuertes para hacer frente a los tan comunes resfriados de verano.

Ingredientes:

  • 3 kiwis
  • 1 limón
  • 100 g azúcar
  • 500 ml de agua

Preparación:

Pela el limón quitando toda la piel amarilla y blanca. Trocéalo y quita las pepitas. Pela los kiwis y trocéalos. Vierte en un recipiente los kiwis y el limón troceado junto con el azúcar y el agua. Bate muy bien hasta que la fruta esté totalmente triturada.

Esta misma recete puede hacer con otras frutas como manzana o pera, incluso puede hacerse mezclando distintas frutas.

Bebida refrescante – Batido de fresas y plátano

A algunos niños les cuesta comer fruta, por lo que con esta receta a la vez que se refrescan obtendrán un cañonazo de vitaminas y fibras así como el calcio de la leche.

Ingredientes:

  • 150 g de fresas
  • 1 plátano
  • 50 g de azúcar (o edulcorante)
  • 200 g de leche
  • 3 cubitos de hielo

Preparación:

Lava muy bien las fresas, elimina las hojas verdes y trocéalas. Pela el plátano y trocéalo.

En un recipiente, vierte las fresas, el plátano, la leche y el azúcar y bate bien. En otro recipiente tritura el hielo hasta que quede granizado. Mezcla el hielo triturado con el resto de ingredientes. ¡Y listo para tomar!

Si ha quedado muy espeso, añade un poco más de leche hasta alcanzar la textura deseada.

Esta misma receta puede hacerse utilizando otros frutos del bosque como arándanos, frambuesas o moras.

Asimismo se puede sustituir la leche por 2 yogures naturales o por 1 bote pequeño de leche evaporada.

RECETA CON NIÑOS – CARROT CAKE

¿Habéis probado alguna vez un carrot cake? Se trata de un bizcocho de zanahoria. Sí, sí, de zanahoria. Puede resultar extraño que haya una tarta, pastel o bizcocho hecho de este producto de huerta. Sin embargo, una vez lo pruebas, se convierte en uno de tus dulces favoritos. El carrot cake no sólo está muy rico sino que además es una forma de que tomen verdura.

Un carrot cake es perfecto para el desayuno, el postre o la merienda así que compartimos con vosotros una receta muy fácil para hacer en casa. Los niños se lo pasarán en grande en la cocina y se chuparán los dedos con esta delicia de bizcocho.

INGREDIENTES
  • 3 zanahorias
  • 200 ml aceite de girasol u oliva
  • 4 huevos
  • 400 gr de azúcar
  • 10 gr levadura
  • 300 gr harina
  • mantequilla
  • chocolate (opcional)
RECETA PASO A PASO

Trocear las zanahorias con un cuchillo (¡mucho cuidado con los niños!). Juntar en un cuenco grande o en un vaso de batidora las zanahorias ya cortadas, el aceite, el azúcar y los huevos.

Batir muy bien todos estos ingredientes hasta obtener una masa líquida y homogénea (que no haya trozos grandes de zanahoria).

En un cuenco, volcar la masa y tamizar la levadura y la harina. Mezclar muy bien la harina con la masa líquida hasta obtener una masa bien mezclada de todos los ingredientes.

Untar con mantequilla un recipiente para horno (para que no se pegue) y verter toda la masa.

Hornear durante unos 40 minutos a 180 grados.

Una vez el carrot cake está frío, ya está listo para comer. No obstante, un consejo para los más golosos, cubrir la superficie con chocolate caliente (líquido) y dejar enfriar.

 

 

 

 

 

 

 

 

RECETA CON NIÑOS – CREPES

¡Qué ricos los crepes (crêpes)! Aunque las torrijas les quitan protagonismo, los crepes también son dulces típicos de Semana Santa, sobretodo en algunos países como Francia. Así que, emulando a nuestros vecinos, vamos a enseñaros la receta para que cocinéis unos crepes de rechupete con los niños de la casa.

Ingredientes (para 18 crepes)
  • 270 gramos de harina
  • 5 huevos
  • 60 gramos de mantequilla
  • 500 mililitros de leche
  • 2 cucharadas de flor de azahar
  • la ralladura de un limón
  • una pizca de sal
  • 2 cucharadas de aceite
RECETA

En un recipiente mezclar la harina, los huevos y la leche. Cuando está todo mezclado, incorporar la mantequilla un poco deterrida, añadir el chorrito de flor de azahar y la ralladura de limón. Batir muy bien la  mezcla con la batidora y echar un pizca de sal.

Dejar reposar durante al menos 30 minutos y después, justo antes de hacer los crepes, añadir un chorretón de aceite para que no se peguen en la sartén.

En una sartén bien caliente, echar un cacito de la mezcla y expandirla por toda la sartén para que salga un crepe muy finito. Si sale un crepe grueso, echar menos cantidad (normalmente el primer crepe sale mal…).

Cuando ya esté doradito por un lados, se le da la vuelta. Y cuando ya hecho por ambos lados, ya está listo para comer.  A nosotros nos encantan simplemente con azúcar (son los típicos), pero se pueden comer al gusto, con mermelada, con plátano y chocolate…

Los crepes también se toman salados e incluso se pueden rellenar, aunque normalmente si son salados se utiliza harina de sarraceno.

Dulces o salados, los crepes están deliciosos y pueden tomarse a cualquier hora del día. Además son tan fáciles y rápidos de hacer que no es necesario tener planificada su preparación.

¿Os animáis a cocinar crepes?

 

 

RECETA CON NIÑOS: GALLETAS DE MANTEQUILLA

Las galletas de mantequilla son un tentempié perfecto para media mañana, para el desayuno o la merienda. Como en Pequeños Planes somos unos “monstruos come-galletas”, hoy os traemos esta receta de galletas de mantequilla muy divertida y sencilla para hacer con niños. Tanto es así que en casa llamamos a estas galletas  “las galletas de la Prima Paula” pues con tan sólo 3 añitos Paula es una maestra cocinando estas deliciosas ”butter cookies”.

Con esta receta a la vez que cuidamos lo que comen, eliminando tanta bollería industrial con conservantes y colorantes, conseguimos que pasen un buen rato en la cocina, amasando y preparando las formas de estas galletas que están para chuparse los dedos.

Ingredientes:
  • 300 gramos de mantequilla (ablandar unos segundos en el microondas)
  • 200 gramos de azúcar
  • 2 huevos
  • 500 gramos de harina (contad con un poquito más para compactar la masa)
  • 1 cucharada de esencia de vainilla o de azahar
Preparación:

En un recipiente añadimos la mantequilla medio derretida, el azúcar, los huevos y la esencia, removiendo continuamente mientras incorporamos cada ingrediente.

Cuando está todo bien mezclado, comenzamos a incorporar la harina poco a poco y sin dejar de mover. Una vez la mitad de la harina ya está mezclada, empezamos a amasar a mano.

Mientras amasamos, vamos añadiendo harina hasta que la masa no se queda pegada a los dedos. Aproximadamente son necesarios unos 500 gramos de harina en total, pero siempre puede ser un poco más hasta que deja de ser pegajosa.

Cuando la masa ya está lo suficientemente compacta, la introducimos en un recipiente que taparemos con papel transparente y dejaremos reposar en la nevera durante aproximadamente una hora.

Tras la hora de reposo, hacemos un sándwich de papel transparente con la masa (film-masa-film) y con un rodillo o botella hacemos una lámina de masa de un centímetro de espesor.

Si tenemos moldes para galletas iremos cortando la masa con formas divertidas. Si no tenemos moldes, podemos cortar la masa en cuadraditos. Si nos resulta difícil conservar unas formas aceptables, siempre podemos hacer pequeñas bolitas de masa y aplastarlas entre las manos hasta que tienen el espesor adecuado.

Según vamos preparando las galletas, las vamos colocando en la bandeja de horno.

Durante 15 minutos hornearemos las galletas y las sacaremos cuando comiencen a dorarse.

Aunque nos cueste, antes de comérnoslas tenemos que dejarlas enfriar. Opcionalmente podemos decorarlas con chocolate o con azúcar glass…¡¡ y listas para comer!!

Si habéis leído esta receta de galletas de mantequilla, seguro que se os está haciendo la boca agua así que, sin más, enfundaros en vuestros mandiles y… ¡¡¡poneros manos a la masa!!!

RECETA CON NIÑOS: ROSCON DE REYES

Melchor, Gaspar y Baltasar llegan cargados de regalos y, por supuesto, de Roscón de Reyes. Relleno de nata, crema, trufa o solo, el Roscón se convierte en la merienda que marca el colofón final de las navidades. Por eso, hoy os proponemos que os metáis en la cocina con los niños de la casa y preparéis un Roscón de Reyes casero.

Siguiendo esta receta, tendréis un Roscón totalmente natural, esponjoso y para chuparse los dedos. Además los niños disfrutaran amasando y decorando a su gusto este bollo mientras esperan la llegada de sus majestades.

Tened en cuenta que el Roscón requiere de bastante tiempo de preparación pues la masa tiene que reposar, por lo que siempre es recomendable hacer masa extra para que los niños se diviertan amasando durante los tiempos de espera.

Ingredientes

Para la masa:

  • 350 gramos de harina de fuerza
  • 25 -30 gramos de levadura fresca
  • 125 mililitros de leche entera
  • 100 gramos de azúcar
  • 75 gramos de mantequilla sin sal
  • 1 huevo entero más 1 yema (usa huevos grande XL o A)
  • ralladura de 1 naranja o 1 limón
  • 1 cucharada grande de Agua de Azahar
  • 1/3 de una cucharada pequeña de sal fina

Para decorar (al gusto):

  • naranja confitada
  • fruta escarchada
  • almendras crudas (mejor si son fileteadas, sino se pueden triturar)
  • azúcar
  • agua
Receta paso a paso

En un recipiente pequeño se prepara la masa madre, para ello mezclar un poco de leche tibia con 2 ó 3 cucharadas de la harina de fuerza.  Desmenuzar toda la levadura fresca y añadirla a la mezcla de la leche y la harina. Remover todo muy bien y no dejar trocitos de levadura.  Como con los niños es difícil que quede todo bien disuelto, ayudarles apretando la cuchara contra el recipiente para desmenuzar completamente la levadura.  Tapar el recipiente con papel transparente y dejar fermentar la masa unos 15 ó 20 minutos en un lugar cálido. Transcurrido este tiempo, la masa habrá crecido… esto sorprenderá a los pequeños pues parece «magia».

En un bol grande añadir el resto de la harina y el resto de ingredientes removiendo poco a poco para que se mezclen bien: azúcar, ralladura de limón o naranja, sal, leche, la yema de huevo, la masa madre ya fermentada, el agua de azahar y por último la mantequilla derretida. Mezclar todo hasta obtener una masa homogénea.

Una vez la masa está consistente (si no es así, añadir de poquitos a poquitos harina de fuerza hasta que deje de ser pegajosa), poner un poco de harina de fuerza sobre una superficie lisa y amasar con las manos.  Tras amasar, pintar el interior del recipiente con aceite para que no se pegue la masa, meter la masa, tapar con papel transparente y dejar reposar unas 2 horas.

20170104_214928Cuando la masa ha doblado su tamaño (más «magia» llegada de Oriente), volver a amasar sin incorporar más harina de fuerza y para hacer una bola. En el centro de la bola, hacer un agujero con el dedo y abrir la masa hacia los lados para hacerlo grande pues al hornear el agujero se hará más pequeño. Cuando el Roscón ya tiene forma, dejar reposar unos 45 – 60 minutos.

Tras el tiempo de reposo, colocar el Roscón sobre papel de horno en la bandeja para hornear. Retocar la forma del Roscón en caso necesario y pintarlo con huevo batido.

Tras estos pasos, ya se puede decorar el Roscón al gusto con fruta escarchada, almendras o naranja confitada. Para poner el azúcar decorativo, mezclarlo con un poco de agua para que quede compacto y añadir por la superficie del Roscón.

20170104_215104Una vez decorado, mete el Roscón en el horno caliente a 160ºC con calor arriba y abajo y dejar durante 30 minutos o hasta que se ponga bien dorado (dependiendo de cada horno quizás necesite más tiempo).

Ya sólo queda sacar nuestro Roscón de Reyes del horno, dejarlo enfriar y… a mojarlo en chocolate caliente!!!!

20170105_101955