RUTA LAGO ÄEGERI – CANTÓN DE ZUG – SUIZA

Hace un tiempo visitamos el Cantón de Zug en Suiza, una zona muy cercana a Zurich rodeada de montañas y preciosos lagos. Aquel viaje fue durante el invierno, cuando la nieve crea preciosas postales de los picos nevados y las actividades de montaña son innumerables. Sin embargo, recomendamos su visita en cualquier época del año pues la nieve se transforma en prados verdes y los lagos están en pleno auge de bañistas, pequeños veleros y otras actividades acuáticas.

Tanto si vais en una época u otra, os recomendamos que hagáis una ruta con niños alrededor del Lago Äegeri, muy sencilla y con unas vistas increíbles. Esta ruta es tan bonita que la hicimos tanto en nuestra visita de invierno como en la de verano, se puede ver en contraste de ambas épocas en las fotos. Aquí explicamos el recorrido que se puede hacer en bici o a pie.

LADO DE UNTERÄEGERI – TRAMO DE BOSQUE

Esta ruta comienza en Birkewäldi Spielplatz, una zona infantil con tirolinas y columpios junto al Lago Äegeri. Desde aquí es necesario callejear un poco en dirección al centro de Unterägeri para tomar la carretera que lleva hacia el camping en dirección a Wilbrünnen. Para encontrar las direcciones tendréis que fijaros en las pequeñas señales-flechas amarillas. Si lo queréis buscar on line, la calle se llama Wilbrunnenstrasse (y para aprender algo más, “strasse” significa calle).

Siguiendo la carretera en esa dirección, dejando el lago a mano izquierda y un poco alejado del trayecto, pronto se pasa junto al camping de Unterägeri. Por esta zona ya se empiezan a ver las casas suizas típicas y con un encanto muy especial. En esta zona hay vaquerías que venden sus productos home-made (mermeladas, productos en conserva, verduras, etc.) en mini-tiendas de madera situadas a pie de carretera.

Continuando en paralelo al lago, se llega a una granja de cabritas, siendo una parada asegurada si vais con niños, y si lleváis un poquito de pan, podréis darlas de comer a través de la valla. Fijaros que en esta granja, al fondo de la zona en la que están las cabritas, se pueden ver ¡vacas con flequillo! Son muy curiosas y llamarán la atención de los más pequeños.

Al poco de dejar las cabras atrás, la carretera asfaltada termina dando paso a un camino de tierra que se adentra en el bosque. Esta parte de la ruta transcurre entre frondosos árboles y por ello, es la parte más bonita del recorrido. Aquí el camino separa dos zonas bien diferenciadas, a la derecha un bosque tupido (infranqueable) y a la izquierda el Lago Äegeri, la población de Oberägeri y su verde entorno.

A lo largo del recorrido por el bosque y cercanos al borde del agua, hay bancos para sentarse, tomar un respiro y contemplar el paisaje que rodea al Lago Äegeri. Precioso, sin duda.

LADO DE OBERÄEGERI – TRAMO URBANO

Cuando el camino del bosque llega a su fin, comienza una carretera asfalta y las casas suizas típicas vuelven a aparecen en escena. Aunque esta carretera está poco transitada, hay que tener cuidado porque los coches pueden circular en ambos sentidos.

Al poco de pisar el asfalto, en el lado del lago hay una explanada de césped que hace las veces de playa y de zona de pic-nic, por lo que es un buen lugar para tomar un respiro.

Dejando atrás la playa y continuando la carretera, ésta se cruza con una carretera de mayor entidad (Sattelstrasse). Esta carretera hay que tomarla hacia la izquierda para continuar en paralelo al Lago Äegeri.

Aunque no es necesario cruzar la carretera, recomendamos que lo hagáis en el segundo paso de peatones que encontréis nada más tomar la carretera. Justo en ese paso de peatones hay un aparcamiento y comienza una pequeña cuesta hacia la Torre de Morgarten (Morgarten Denkmal). Esta torre de piedra, desde donde hay una panorámica espectacular, conmemora la Batalla de Morgarten en 1315. Esta batalla está considerada “La Primera Batalla de la Libertad” ya que los campesinos vencieron a sus soberanos.

Tras bajar de la Torre de Morgarten, hay que cruzar de vuelta la carretera para retomar la acera  habilitada para bicis y peatones que va en paralelo al Lago Äegeri que nos dirige hacia la población de Oberaëgeri. Desde esta parte de la ruta se divisa el camino ya recorrido por el lado opuesta del lago. En esta zona, entre las casas típicas suizas plagadas de flores, hay varios restaurantes donde se puede tomar un respiro y un chocolate si el frío arrecia o un refresco si el calor aprieta.

Bien avanzada la ruta por la acera, ésta se adentra en Oberäegeri. Como aquí el tráfico aumenta un poco, recomendamos alejarse de la carretea principal e intentar ir siempre lo más cerca posible de la lámina de agua. Para ello hay que callejear un poco, incluso acercarse a la zona del embarcadero y su aparcamiento. Superado el tramo del centro de la ciudad, la ruta transcurre de nuevo por la acera de la carretera.

Llega un momento en el que se divisa un gran chorro de agua en el centro del lago, como si de un geiser se tratara. Justo cuando la carretera está a la altura del “geiser”, hay que torcer a la izquierda (es decir, se sigue bordeando el lago), para llegar al punto de partida. Para ello hay que atravesar un pequeño puente sobre el canal de agua que llega al Lago Äegeri. ¡Final de ruta!

DATOS PRÁCTICOS DE LA RUTA
  • Tipo de ruta: Circular
  • Distancia: 15 km
  • Tiempo: 2 horas (recorrido en bicicleta) – 5 horas (andando)
  • Dificultad: Baja. Sin desnivel.
  • Servicios:
    • Aparcamiento en Unterägeri y Oberägeri
    • Restaurantes en Unterägeri y Oberägeri
    • Tiendas en Unterägeri y Oberägeri
    • Merendero cerca del camping
    •  Playa:
        • Pública – cerca del camping tras la zona de bosque
        • Privada – de pago: Lido
  • Zona infantil: En el punto de inicio-fin
  • Carrito: Es necesario un 4×4 por la zona de bosque

Aquí os dejamos un croquis de la ruta con los lugares de interés más relevantes:

Si queréis conocer otras rutas o planes por Suiza aquí os dejamos unos enlaces de nuestras experiencias:

Los mejores Pequeños Planes del 2018

Como decía Mecano en su canción, “ya pasó uno más…

En breve daremos la bienvenida al 2019, pero no sin antes decir adiós al 2018. 365 días que dieron para mucho. Y para recordar los grandes momentos disfrutados, hemos hecho una recopilación de los mejores Pequeños Planes del 2018. No podemos incluir todos, ¡2 minutos se nos quedan cortos!, así que el resto los guardamos en la retina y en el corazón.

Aprovechamos el cierre del año para agradeceros todo vuestro apoyo. Cada like, retweet, corazoncito o comentario nos da fuerzas para que Pequeños Planes siga adelante y que mantengamos la ilusión del primer día. Gracias también a todos aquellos que habéis querido colaborar con nosotros y que nos habéis ayudado a crear planes para compartirlos con el mundo.

Ahora tenemos por delante otros 12 meses más para llenarlos de ocio y diversión, pero lo más importante, para disfrutarlos en familia.

¡Os deseamos Feliz 2019 y que vuestros pequeños planes se conviertan en planazos!

Viaje al Sureste de Francia – Parte 1 – Villefranche de Conflent

Es sabido por todos que Francia tiene infinidad de atractivos turísticos y para todas las edades. Sin embargo, es desconocido por muchos que el sureste del país vecino, a pocos kilómetros de la nuestra frontera, existen multitud de actividades para todos los gustos. Además, el paraje es precioso ya que conviven mar y montaña y, cómo no, la gastronomía es excelente, ¿se puede pedir más para unas vacaciones en familia?

El Sureste francés es uno de nuestros destinos habituales y en cada visita vamos descubriendo nuevas actividades y rincones con encanto cuya visita es más que recomendada. Te invitamos a que conozcas el Sureste de Francia a través de nuestro blog en donde os proponemos distintos planes.

Hoy os proponemos un día por Villefranche de Conflent, un pueblo muy pintoresco en el interior del  departamento de los Pirineos Orientales con varias actividades para niños y toda la familia. Abróchate los cinturones que arrancamos, ¡Bon voyage!

Villefranche de Conflent

Al pie de la montaña del Canigou, la más representativa de los Pirineos Orientales, se encuentra Villefranche de Conflent, una villa medieval amurallada considerada como uno de los pueblos más bonitos de Francia.

Pasear por sus calles es como volver al pasado, eso sí, las tiendas de souvenirs hacen que vuelvas al presente y te pierdas entre joyas, juguetes de madera, gastronomía local, etc.

Uno de los atractivos de Villefranche de Conflent es su muralla con almenas, las cuales se pueden visitar, bien por libre o en visita guiada (aproximadamente de 1 hora).

Junto a los muros de la ciudadela confluyen dos ríos que la rodean, el Têt y el Cady, por lo que un paseo cercano al agua y contemplando las montañas y el Fort Libéria es plan muy interesante.

Además del interés que el propio pueblo despierta, Villefranche de Conflent es el municipio desde el que realizar dos actividades que nosotros consideramos imprescindibles: la visita a las Grutas de Canaletas y un recorrido por la montaña en el Tren Amarillo.

Las Grutas de Canaletas – Grottes des Canalettes

A poco menos de 500 metros desde la entrada a la villa de Villefranche de Conflent se encuentran las Grutas de Canaletas. Se trata de unas cuevas subterráneas de increíble belleza donde poder contemplar unas formaciones geológicas únicas, para algunos las más espectaculares de Francia, incluso llegan a llamarlas el «Versalles subterráneo«.

Las Canaletas se componen de varias galerías muy espaciosas interconectadas por pasillos cuyo recorrido no entraña dificultad para los niños. No obstante, es importante destacar que existen algunas escaleras metálicas en donde hay que tener un poco de cuidado para no tropezar y, por supuesto, no llevar carrito (el nuestro se quedó en la entrada donde permiten depositarlos).

En el interior de estas cuevas existen distintas acumulaciones de agua que conforman pequeños lagos interiores. El reflejo de los techos en el agua y la iluminación de la cueva crea un efecto mágico que deja boquiabiertos a grandes y pequeños.

Es importante destacar que en el interior de la cueva suele haber una temperatura de unos 15ºC por lo que es imprescindible llevar algo de abrigo incluso en verano.

Durante los meses de julio y agosto, en el interior de la cueva tiene lugar un espectáculo de luces y sonido que merece la pena disfrutar.

El Tren Amarillo – Le Train Jaune

Desde la estación de Villafranche de Conflent comienza el recorrido de este emblemático tren, una oportunidad única para disfrutar de un paseo de alta montaña en vagones que rezuman historia.

Este tren de tracción eléctrica fue construido para conectar los pueblos de la Cerdaña, atravesando el valle del río Têt y recorriendo un total de 63 km hasta llegar a la estación de Bolquére, la más elevada del país vecino.

El atractivo del Tren Amarillo, aparte de ser curioso en sí mismo, es disfrutar de unas vistas increíbles del paisaje pirenaico a una velocidad de no más de 55km/horas. Además, a su paso, el tren atraviesa varios túneles y dos importantes viaductos, el Puente Gisclard (metálico) y el Puente Séjourné (de granito), lo que le da más emoción a la experiencia.

Este tren combina vagones antiguos y modernos, y en verano cuenta con algún vagón descapotado que es la mejor elección, más aún yendo con niños. Dado que el recorrido completo puede ser un poco largo (hay que tener en cuenta que no es trayecto circular y por lo tanto hay que tomar el tren de vuelta), recomendamos salir desde Villefranche de Conflent y retomar el camino de vuelta desde algunas de las estaciones intermedias.

Es importante señalar, que el tren, aunque dispone de calefacción, la temperatura desciende bastante según se va acercando a las zonas altas de montaña, por lo que se recomienda llevar algo de abrigo. Asimismo cabe destacar que no dispone de baño.

 

 

 

Juegos para viajar con niños

Culturales, de naturaleza y aventura, de relax,… Sea como sea, cualquier viaje es enriquecedor para adultos y niños. No obstante, si planificamos un viaje con niños es importante tener en cuenta que ellos necesitan un tiempo de juego y por ello es recomendable llevar algún juguete en la maleta.

En su día, ya hablamos de algunos aspectos a considerar a la hora de elegir los juegos para viajar así como algunos juegos recomendados. Hoy ampliamos esa lista con otros 3 juegos para viajar con niños.

Juegos para viajar – TRIPOLO (Lúdilo)

¿Quién no ha jugado 3 en raya? Es el clásico de los clásicos. Es tan sencillo a la par que divertido que nosotros hasta hemos hecho nuestro propio tablero y fichas. Pues bien, Tripolo es el 3 en raya con una vuelta de tuerca pues cambia las fichas por 64 cartas las cuales tienen un dibujo en una de sus caras: letras, colores o imágenes.

El objetivo del juego es ser el primero en deshacerse de todas las cartas emparejando el mismo elemento en las tres en línea.

Como este juego no tiene tablero, se juega sobre una mesa o el suelo directamente colocando nueve cartas boca arriba como en la imagen y se reparten el resto de cartas entre los participantes.

Una vez repartidas las cartas y el “tablero” preparado, ya sólo queda dar el pistoletazo de salida para comenzar a juntar tres cartas del mismo elemento en línea, bien en vertical, horizontal o diagonal y ¡sin esperar turno!

Tripolo es un juego de lógica y velocidad que pone favorece la capacidad de observación y la toma de decisiones. Este juego está dirigido a niños de más de 6 años al que pueden jugar de 2 a 4 jugadores. Además, las 64 cartas se guardan en una cajita metálica así que es un juego de bolsillo perfecto para viajar.

JUEGOs para viajar – MIKADO (CAYRO THE GAMEs)

Otro clásico que también se cuela en las maletas es el Mikado o, para los amigos, los palillos chinos. Este juego, compuesto por 26 palos, comienza con el “lanzamiento” de los mismos sobre una mesa. Para ello un jugador toma los palos con una sola mano apoyando una de las puntas sobre la mesa y los deja caer quedando revueltos.  El jugador debe retirarlos de la mesa de uno en uno y sin mover ninguno de los otros palillos… si se mueve, ¡se pierde el turno!

En función de la edad de los niños, se puede jugar a ver quién retira más palillos o por puntos ya que cada palillo, en función de sus colores, tiene una puntuación.

Este juego está recomendado para niños a partir de 6 años y 2 jugadores (incluso se puede jugar a modo de solitario) y, además de ser divertido, aporta una serie de beneficios como mejora de la habilidad motriz, la concentración y la estrategia.

juegos para viajar – LA PATATA CALIENTE SALPICADORA (LANARD)

Muchos de los viajes que hacemos con niños son en verano, así que los juegos de agua también son una buena opción para llevar en la maleta… Los globos de agua ocupan el menor espacio posible pero aquí os proponemos darle un poquito más de emoción con la incorporación de La Patata Caliente Salpicadora.

Este juego consiste en introducir un globo lleno de agua en la patata, poner en marcha el temporizador que lleva incorporado y pasar la patata entre los distintos jugadores lo más rápidamente posible para evitar que te explote en las manos y acabar empapado de pies a cabeza.

Este juego está recomendado para niños mayores de 3 años por los globos y fomenta la coordinación ojo-mano y la habilidad motora.

San Vicente de la Barquera 1 - Pequeños Planes

Fin de semana en familia en San Vicente de la Barquera (Cantabria)

Nos encanta San Vicente de la Barquera en Cantabria. Todos los veranos pasamos unos días en familia por estas tierras del Norte de España y nunca deja de sorprendernos. En cada visita a encontramos nuevas actividades y lugares muy interesantes tanto para niños como para adultos.

Alojamiento en los apartamentos EL CARDEO

En esta ocasión hemos cambiado de alojamiento, ya que nos recomendaron los Apartamentos El Cardeo. Todo un acierto. Os explico por qué.

Están localizados en La Revilla, entre la Playa de Merón y la Playa de Oyambre. A 4 km del centro de San Vicente de la Barquera y a 8 km de Comillas, en pleno Parque Natural de Oyambre.

Se trata de unos apartamentos funcionales y cómodos, perfectos para ir en familia, ya que tienen de todo lo que normalmente no cuentas en un hotel convencional: sofá cama, nevera, cocina, cafetera, tostadora, etc. Y sobre todo, más espacio para jugar. Como extra, cuentan con una pequeña zona infantil y una explanada a modo de pista de fútbol donde los niños pueden estar a sus anchas, jugar a la pelota, montar en bicicleta o patinete.

Junto a los apartamentos está la Taberna El Cardeo, con menú del día y unos platos de cocina tradicional pero actualizada. Estaban muy ricos y a buen precio, por lo que  también es un restaurante interesante para ir con niños.

Si además el golf es una de tus actividades de ocio en familia, el Campo de Santa Marina está muy cerca y un poco más alejado, el Campo de Oyambre.

Visita a la GRANJA CUDAÑA

En Labarces, a 10 km de San Vicente de la Barquera, se encuentra la Granja Cudaña, una granja de vacas lecheras, rodeada de campo y tranquilidad.

Gracias a Eloy, uno de sus dueños, los niños y mayores aprendimos muchas cosas sobre estos animales, sus cuidados y los productos lácteos que elaboran.

Tras descubrir muchas curiosidades del funcionamiento de una granja y sobre las vacas, llega el momento más deseado por los peques, dar el biberón a las terneras, un momento lleno de ternura que acerca a los niños a los animales.

Finalmente, la actividad en Granja Cudaña culmina con una degustación de sus productos: leche, quesos y quesadas acompañados de pan y sidra. Todos están deliciosos así que no te resistirás a comprar alguno para disfrutarlo en casa.

Por otro lado,  la granja cuenta con una tirolina para niños, un laberinto de alpacas (domo) y mucho espacio libre donde los pequeños disfrutarán desde el primer minuto. Por 10€/adulto y niños gratis pasamos una tarde muy entretenida que sin duda repetiremos. Tened en cuenta que normalmente hay dos turnos de visita guiada, así que antes de ir a la granja, contacta con ellos para reservar tu visita.

OTRAS ACTIVIDADES EN SAN VICENTE DE LA BARQUERA

Como hemos comentado, San Vicente de la Barquera es uno de nuestros destinos clásicos de verano, así que conocemos bien la zona. Este municipio tiene unas playas increíbles y si la temperatura acompaña (no sé si es suerte, pero nosotros siempre hemos tenido buen tiempo), merece la pena pasar un gran rato en la playa. Nuestra preferida en la Playa de Merón, de arena muy fina y con zonas de rocas en las que pasamos las horas muertas buscando cangrejos y pequeños peces.

Otras actividades típicas de nuestra estancia es pasear por el centro de San Vicente tomando un helado de Regma y recorrer la barra para ver cómo faenan los pescadores de la zona.

Para conocer más sobre estas actividades aquí dejamos el enlace a nuestra Escapada a San Vicente de la Barquera del año pasado. Esperamos que os guste y que os animéis a visitar con niños esta parte de Cantabria.

Viaje en Familia con niños a Ibiza (España)

¿Es Ibiza un destino para ir con niños? Sin duda, la respuesta es un SÍ . Aunque la Ibiza es bien conocida por sus discotecas y su ocio nocturno, la isla es un paraíso para todos los públicos y edades. Y como para muestra un botón, aquí os contamos nuestra experiencia incluyendo todas las actividades que hicimos en nuestra estancia de 8 días.

Lo primero que hicimos cuando elegimos Ibiza como destino vacacional, fue decidir dónde ubicar nuestro campamento base. Dado que todas las opiniones coincidían que Santa Eularia des Riu es la zona más tranquila y familiar de la isla, allí localizamos nuestro alojamiento. Y a toro pasado, podemos decir que fue todo un acierto que ya permite acceder a todas las zonas de la isla en 30-45 minutos en coche y tiene unas playas muy familiares y de fácil acceso.

De playa en playa

Como toda isla que se precie, Ibiza cuenta con multitud de playas y calas para ir con niños. Todas ellas preciosas y con un encanto especial. Si bien es cierto, algunas son de difícil acceso y por lo tanto recomendamos que se consulte antes de dirigirnos a ellas. Aquí podéis ver la lista de playas y calas en las que estuvimos en nuestro viaje, aunque por su supuesto se nos quedamos muchas en el tintero.

Las playas de Ibiza dan mucho juego si se va con niños pues pueden hacer muchas actividades desde remojarse en el agua y jugar con la arena como hacer alguna actividad acuática que pueda ofrecer la playa en cuestión. Además, las aguas cristalinas de Ibiza permiten una visibilidad increíble por lo que con unas gafas y un tubo los niños pueden hacer snorkel y disfrutar de los fondos marinos, por supuesto, siempre acompañados de un adulto.

Quedarse en las playas y calas de la parte oeste de la isla pitiusa hasta el atardecer puede resultar todo un espectáculo para grandes y pequeños, pues las puestas de sol son increíbles. Os recomendamos no perderos esta bonita postal, bien tomando algo en los clásicos Café del Mar o Kumharas o simplemente, sentados en la arena de la playa.

 

DE Paseo por los pueblos y ciudades de ibiza

Bien en la costa o en el interior, muchos son los municipios de la isla que merecen la pena ser visitados. En algunos de ellos la excursión será de varias horas, en otros, pocas pero interesantes.  Esta es nuestra recomendación.

Ibiza – Dalt Vila

Siendo la capital de la isla, Ibiza es el municipio de visita obligada. Perderse por las calles de Dalt Vila tiene mucho encanto y a los niños les sorprenderá cruzar las murallas (Patrimonio de la UNESCO) así como contemplar el gran puerto junto a los cañones del Baluarte de Santa Lucía.

Merece la pena llegar a la Catedral y ver los rincones del casco antiguo. Tened en cuenta si vais con niños que las calles son empinadas… los mas pequeños pedirán brazos. Por eso siempre es recomendable hacer la visita comiendo un helado (los de la heladería artesanal Gelato Ibiza están de muerte!).

Santa Eularia des Riu

Siendo Santa Eularia nuestro campamento base, realizamos varios paseos por sus calles. Conocimos bien el Paseo Marítimo y el Paseo del Puerto, tanto de día como de noche, sin olvidar las zonas infantiles públicas. Dado que Santa Eularia es Ciudad Amiga de la Infancia, cuenta con unas zonas infantiles con columpios muy bien equipadas y modernas.

De este municipio también cabe destacar también:

  • la ruta por el río, altamente recomendada para hacerla con los niños ya que podrán ver peces y aves acuáticas.
  • las playas familiares, que son de fácil acceso, vigiladas,  con aguas cristalinas y arena fina en las que hay que adentrarse mucho para que cubra.

Para aquellos que buscan emociones más fuertes, entre Santa Eularia y Es Canar hay un parque de aventuras en los árboles, el Acrobosc. Se trata de una pista americana con circuitos adaptados a distintas edades.

Santa Gertrudis de Fruitera y San Agustín

Estos pueblos del interior de la isla (en la parte centro y sur respectivamente) tienen un encanto especial. Se trata de pequeños municipios de casas bajas y blancas que conservan la esencia de la Ibiza tradicional.

Dado que cuentan con calles peatonales o la circulación de coches es mínima, podréis pasear tranquilamente con los niños. Además Santa Gertrudis tiene una pequeña zona infantil para que los peques descarguen energías.

 También destacamos ambos pueblos por características gastronómicas:

  • en Santa Gertrudis no olvidéis pasar por el Bar Costa y degustar sus famosos bocatas de jamón en pan de mollete. Tanto tomándolos in situ como llevándolos para tomar en la playa, los disfrutaréis de lo lindo.
  • en San Agustín descubrimos la terraza-jardín del Bar Can Berri, un lugar ideal para las cenas de verano. Todos los platos están buenísimos (incluidos los postres que te presentan en la mesa).

explorando la naturaleza de la isla

En todo viaje en familia no pueden faltar las actividades relacionadas con la naturaleza. Estas son algunas de las que ofrece esta isla balear:

Aquarium Cap Blanc

Este acuario junto a la Cala Gració (San Antonio) está ubicado en una cueva natural y es una visita muy recomendada si viajas con niños.

A pesar de su pequeño tamaño, cuenta con varias especies interesantes como peces voladores, meros gigantes y rayas. Además, mientras los niños visitan el acuario, los adultos pueden tomar algo en el bar de la entrada y disfrutar de unas buenas vistas y la tranquilidad del entorno.

Cueva Can Marçá

Se trata de una cueva natural ubicada entre la playa Port de San Miquel y Benirras. Fue refugio de piratas y lugar secreto para esconder tesoros, lo que asombrará a los pequeños de la casa.

Tened en cuenta que para llegar a la entrada de la cueva, es necesario bajar por unas escaleras complicadas pero con unas vistas espectaculares. Tampoco se puede visitar la cueva con carrito.

Otro punto a considerar es el precio de la entrada, es un poco elevado a nuestro juicio, sin embargo a los niños les encantará esta aventura de unos 45 minutos de duración.

Parque Natural de Las Salinas

Este Parque Natural está ubicado en la parte sur de la isla y cuenta con un Centro de Interpretación en San Francesc. Allí os facilitaran toda la información sobre el parque. Este centro disponen de un servicio de préstamo de prismáticos para poner avistar aves desde los dos observatorios colindantes.

Otro atractivo de la zona de Las Salinas es la visita a las Torres Vigía, las montañas de sal y las calas de la zona.

de compras por los Mercadillos hippies de Ibiza

¿Ir de compras con niños? parece impensable, y es que los mercadillos de Ibiza son tan especiales que hasta cuentan con zonas infantiles como ludotecas o columpios. En Ibiza hay mercadillos prácticamente todos los días y en distintas zonas de la isla. Eligid el que más os guste y a disfrutar.

Las Dalias

Es el Mercadillo más famoso de la isla que sin duda no puedes olvidar visitar, tanto si compras, como si sólo quieres mirar….moda, complementos, decoración… cada puesto esconde tesoros sorprendentes.

Está ubizado entre Santa Eularia y San Carlos  y puede visitarse durante todo el día los sábados y de tarde-noche el resto de día. Ojo, repetimos, consultar los horarios. Junto al mercadillo hay una zona de aparcamiento donde poder dejar el coche por unos 3-4 euros.

Las Dalias también es lugar para tomar algo y disfrutar de la música ya que ofrece música en vivo en El Jardín. Nosotros tomamos unas porciones de pizza de Pizza Amor & Fantasía.

Hippy Market de Punta Arabí

Este mercadillo también es uno de la más conocidos de la isla y se celebra todos los miércoles de 10 de la mañana a 7 de la tarde. El Hippy Market es enorme (estimando a bulto, el doble que Las Dalias), y está ubicado en Es Canar. Junto al mercadillo, hay varias zonas de aparcamiento donde poder dejar el coche por unos 3-4 euros.

Sus puestos tienen una estética más similar a la de otros mercadillos al uso, pero también está lleno de artesanía elaborada en la isla.

Al igual que en Las Dalias, el Hippy Market también cuenta con varias zonas donde poder comer y beber así como disfrutar de música en directo.

 

Aunque estuvimos en la isla mas de una semana, no pudimos realizar todas actividades o visitas que teníamos en nuestra lista, como hacer recorridos con los trenes turísticos, paseos en barco y visitar la isla de Formentera. Así que, dejaremos que Ibiza nos sorprenda, en otra ocasión.

JUEGOS DE VIAJE PARA NIÑOS

Viajar es un placer. Eso está claro. Viajar con niños también lo es, pero a veces es necesario incorporar a la maleta algunos juegos para distraerlos… Ya sabéis que la paciencia es algo que los niños carecen y que se va educando con el tiempo, por ello, a veces, los niños la pierden cuando estamos de viaje. Los largos viajes hasta el destino, las largas esperas para entrar en determinados sitios, las sobremesas eternas…. o incluso tanta excursión para arriba y para abajo, les agota. De modo que, recurrir al juego es una forma para ayudarles a escapar en esos momentos y entretenerles un rato.

¿Cómo elegir los juegos de viaje?

A la hora de elegir los juegos que nos acompañarán en el viaje hay que tener en cuenta entre otros, los siguientes puntos:

  • Edad:

Este factor es obvio pues los juegos están dirigidos a determinadas edades. Si los niños que viajan en el grupo tienen la misma edad, será fácil encontrar un juego adaptado para ellos. Pero si las edad de los niños son dispares, existen dos opciones:

  1. Llevar un juego para cada niño: Esta opción a veces no es posible por tema de espacio. Tampoco es lo más adecuado si no se trata de un juego para jugar individualmente ya que entonces… ¡Mamá siempre juegas con él y no conmigo!
  2. Llevar un juego de edad intermedia: De esta forma todos los niños pueden jugar al mismo juego. Eso sí, nunca podrá tratarse de un juego al que únicamente se pueda jugar de forma individual ya que entonces sería origen de conflictos.
  • Número de jugadores:

No es lo mismo que viaje un niño sólo, a que viajen dos a que viajen 4, por lo que el número de jugadores del juego en cuestión debe cubrir el número total de participantes.

  • Forma de juego:

Existen distintas formas de jugar dependiendo del juego que se trate. Si por ejemplo el juego tiene un tablero, será necesaria una mesa. Si el juego es para jugar al aire libre, se requerirá espacio. Si el juego se juego se juega sobre el suelo con un tapete, nunca se podrá jugar en el trayecto.

Siempre pensad en cómo debe jugar y cuándo vais a poder hacerlo. De esta forma, evitaréis llevar un bulto en la maleta que no vais a poder usar.

  • Tamaño del juego:

Algo que siempre escasea cuando vamos de viaje, aparte del tiempo y el dinero, es el espacio en el equipaje. por lo tanto, elegid un juego que abulte poco y sea ligero. Cuanto menos ocupe mejor para si poder llevarlo en la mochila cuando hagáis excursiones.

3 juegos de viaje recomendados

Como en Pequeños Planes nos gusta viajar (aunque lo hacemos menos de lo que nos gustaría), vamos a comentaros cuáles son los juegos que últimamente se cuelan en nuestra maleta.

Este juego consiste en buscar que animal se repite entre dos cartas. Cada carta muestra 6 animales distintos y solo hay un animal idéntico entre dos cartas. cuantas mas parejas se encuentren, ¡mejor! Cada vez que se encuentre una pareja, hay que decir en voz alta el nombre del animal es cuestión: mariquita, oso, pez, camello… hay mas de 30 animales distintos.

Ademas, Dobble Kids puede jugarse de distintas formas en función de las cartas que se reparten y como se colocan (boca arriba o boca abajo), incluso de forma de establecer el ganador es distinta en cada mini juego. Los 5 mini juegos que ofrece Dobble Kids tienen distinta dificultad por lo que en función de la habilidad y reflejos de los niños, se puede elegir uno u otro mini juego.

Este juego está dirigido a niños de 4 a 8 años al que pueden jugar de 2 a 5 jugadores, potencia la memoria, la agudeza visual y rapidez mental.

Las 30 cartas se guardan en una cajita metálica de pequeño tamaño, ¡perfecto hasta para llevar en el bolso!

Este juego consiste en encontrar el equilibrio de la balanza incluyendo las pequeñas judías que se encuentran en tríos, parejas y de forma individual.

Balance Beans establece retos gracias a las cartas que tienen hasta tres niveles de dificultad. Cada carta muestra en su parte delantera, como deben distribuirse en la balanza las judías rojas (que no pueden moverse) y con que combinación de judías se debe alcanzar el equilibrio. En la parte trasera de cada carta aparece la solución.

Conforme los niños vayan resolviendo las cartas, tendrán mas destreza para encontrar el equilibrio y realizarán menos prueba-error.

Este juego individual, dirigido a niños a partir de 5 años, introduce conceptos matemáticos y fomenta el pensamiento lógico de los niños.

El juego contiene una bolsa de tela que sirve para jugar todos los elementos y poder transportarlo cómodamente.

  • Dominó:

¿Quién no ha jugado alguna vez al dominó? Éste es un juego clásico de toda la vida que no pasa de moda. Consiste en seguir la serie con las fichas que tiene cada jugador y si no se puede continuar se «roba» del montón de fichas sobrantes.

En el mercado muchas tipos de dominós y que se dirigen a distintas edades: con números (el clásico), con animales, con letras, de forma triangular, etc. ¡Hasta nosotros hicimos nuestro dominó reciclando tapones!

Generalmente al dominó se juega de 2 a 4 jugadores aunque también se puede jugar de individualmente.

Además también se pueden variar las reglas en caso de no tener fichas para continuar la serie, bien robando hasta poder continuar o bien solo robando una ficha y saltando turno si no se puede continuar la serie.

Los dominós normalmente tienen una cajita o una bolsita de tela donde guardar las fichas y poder transportarlas siendo un juego de viaje muy recomendado.

ESCAPADA CON NIÑOS – VIAJE DE FIN DE SEMANA A CUENCA (ESPAÑA)

Cuenca es la ciudad perfecta para una escapada con niños en la que poder disfrutar tanto de la cultura, como del deporte y la naturaleza. Está tan cerca de Madrid (a tan sólo hora y media) que decidimos explorarla durante el pasado fin de semana.

En nuestra escapada, nos alojamos en las cabañas de madera del Camping Caravaning de Cuenca, localizado a unos 10km de el centro de la ciudad. Este camping tiene una ubicación idónea al estar cerca de la ciudad pero en plena naturaleza. Además, cuenta con unas instalaciones muy atractivas para ir con niños como piscina, zona infantil de recreo, mucho terreno para jugar y hasta una zona con animales de granja. Muy recomendable el Restaurante El Refugio, junto al camping, no solo por su comida y servicios, sino porque también piensan en los mas pequeños disponiendo de menú infantiles, sala de juegos y castillo inflable (cuando el tiempo acompaña).

LA CIUDAD ENCANTADA

Como amantes de la naturaleza, el primer día decidimos visitar la Ciudad Encantada, ubicada a unos 25-30 km de Cuenca. Se trata de un paraje natural donde las rocas cobran formas increíbles.  En una ruta circular de 3 kilómetros (aprox. 2 horas con niños) se pueden observar las formaciones naturales a las que se han dado nombres de animales y de objetos como el perro, la tortuga o el tobogán. La tarifa general es de 5€ para el adulto y gratis hasta los 7 años. Por un euro más, de puede disfrutar de una visita guiada. Como en nuestra visita nos acompañaban niñas de 6, 4 y 2 años, optamos por hacer el recorrido libre. Aunque la dificultad de la ruta es muy baja, no es recomendable realizarla con carrito (aunque no es imposible).

De vuelta a Cuenca desde La Ciudad Encantada hicimos un alto en el camino para visitar el Ventano del Diablo. Se trata de una cueva horadada en la roca desde donde se pueden contemplar unas increíbles vistas al Río Júcar. Mucho cuidado con los niños ya que el corto recorrido desde el coche hasta el mirador, aunque tiene valla, puede ser peligroso.

MUSEO DE LAS CIENCIAS DE CASTILLA LA MANCHA

Por la tarde, ya en Cuenca, visitamos el Museo de las Ciencias. Podemos decir que es una de las visitas imprescindibles yendo con niños ya que, al ser interactivo, los pequeños se lo pasarán en grande mientras aprenden. Está ubicado en plano casco antiguo de Cuenca muy cerca de la Plaza Mayor y la Catedral de modo que también aprovechamos para visitar esta parte de la ciudad.

El Museo está dividido en distintas temáticas y la que mas nos gustaron fueron:

  • el tiempo, con un reloj gigante y con multitud de péndulos con los que aprender sobre el ritmo,
  • la geología y paleontología con volcanes y fósiles,
  • el espacio y el sistema solar, con una recreación de una nave espacial y un planeta interactivo, y
  • el clima, donde pudimos crear distintos fenómenos climáticos con la ayuda de nuestra energía corporal.

Además, el Museo cuenta con un planetario en el que se proyectan programas de distintas temáticas y para diferentes edades. Desgraciadamente no nos dio tiempo a descubrirlo, así que nos queda  endiente para la próxima visita ya que nos han comentado que está muy chulo.
La entrada al Museo durante los fines de semana es gratuita para todos los visitantes. Entre semana, la tarifa general es de 3 euros para los adultos, siendo gratuito para los menores de edad. Sin duda, ¡diversión y educación al mejor precio!

LAS CASAS COLGADAS

Aprovechando que el tiempo mejoraba, el último día de nuestra escapada de fin de semana lo dedicamos a conocer uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad: las Casas Colgadas. Para ello dejamos el coche en el aparcamiento junto al Auditorio y subimos hacia el Puente de San Pablo. Aunque la cuesta resultó un poco «dura» para los niños, aprovechamos el camino para hacer muchas fotos, pues las vistas son increíbles. Una vez arriba junto al Parador, cruzamos el puente, lo que impresiona a grandes y pequeños.

Cruzado el puente, pudimos contemplar de cerca las Casas Colgadas y recorrimos las callejuelas del casco antiguo, transportándonos al pasado.

En esta escapada hemos podido conocer lo más destacable de la ciudad de Cuenca, pero son tantos atractivos, su oferta cultural, gastronómica y de actividades en la naturaleza (no solo de la ciudad sino de toda la provincia), que sin duda volveremos.

Esperamos contaros nuestra nueva escapada a Cuenca muy pronto.