Un día en La Albufera de Valencia

La Albufera, situada a 10 kilómetros del sur de Valencia, es un lugar creado con cierta magia por la naturaleza. Se trata de una laguna separada del mar por una estrecha barrera litoral de dunas y bosque que, junto con su flora y su fauna, conforman un paisaje espectacular.  Es por ello, que este Parque Natural sea de visita obligada para todos aquellos que visitamos Valencia.

El plan que os proponemos para descubrir La Albufera con niños es de día completo, de forma que la mañana comienza con una/s ruta/s a pie y por la tarde, un paseo en barco (si es con la puesta del sol, mejor que mejor). Para unir la mañana y la tarde os recomendamos que comáis una auténtica paella valencia o uno de los muchos arroces que ofrecen los restaurante de los pueblos de El Saler o El Palmar. ¡Para chuparse los dedos!

Aunque como decimos, el plan propuesto es de día completo, libres sois de hacer una cosa, la otra o ambas. Planificad vuestra visita dependiendo de la edad de los niños y del tiempo que dispongáis. A continuación, os detallamos toda la información necesaria para que preparéis vuestro plan por La Albufera de Valencia.

RUTAS A PIE POR LA ALBUFERA

La mejor forma para descubrir un paraje natural e impregnarte de su entorno es recorrerlo a pie. No obstante, La Albufera tiene una extensión enorme (unos 24 kilómetros cuadrados), por lo que es imposible abarcarla entera y menos si vamos con niños. Por ello, el Parque Natural cuenta con distintas rutas o itinerarios para todos los gustos, tanto en longitud como en dificultad, e incluso temáticos (más naturales o más históricos). En estos enlaces puedes descargarte toda la información sobre las rutas del Parque: Visita La Albufera y Parque Natural de La Albufera.

Sin embargo, como familia de aventureros y amantes de la naturaleza que somos, hemos recorrido las rutas que considerábamos más apropiadas para los peques. Incluso hemos “creado” nuestra propia ruta combinando dos de los itinerarios propuestos por el Parque Natural. Sigue leyendo y te damos todos los datos:

Ruta por el Centro de Interpretación del Raco de L’Olla

El Centro de Interpretación del Raco de l’Olla es un centro de información y divulgación sobre el entorno de La Albufera, su historia y su interés ecológico. Asimismo este centro, que se encuentra entre la unión de la Dehesa y la propia Albufera, cuenta con una zona de reserva integral para la conservación de la biodiversidad.

La visita a este centro no sólo es interesante por transmitir educación ambiental para los pequeños y el público en general, sino porque además cuenta con:

  • una torre-mirador, desde donde se puede tener una vista panorámica de toda La Albufera y,
  • una senda interpretativa con observatorios de aves.

Para ayudaros en la planificación de la visita, hemos preparado el siguiente croquis de la ruta  (recuadro en verde) que incluye el recorrido y los lugares de interés.

  • Distancia: 1 km (ida y vuelta)
  • Duración: 1 hora (contando con la visita al centro, la observación de aves y el recorrido de la ruta)
  • Dificultad: Baja
  • Servicios: Centro de interpretación, aparcamiento, merendero y observatorios de aves

Para que aprovechéis la ruta al máximo, os recomendamos que llevéis vuestros propios prismáticos y que dispongáis de una pequeña guía de la avifauna, que bien podréis solicitar en el centro o descargarla aquí. Si no lleváis prismáticos, y si el tiempo lo permite, podéis utilizar el catalejo que el centro pone a disposición del público en uno de los observatorios de aves.

Es importante remarcar que esta ruta transcurre junto a la laguna donde descansan las aves, por lo que guardar silencio es clave para poder contemplar la belleza de estos animales.

Ruta por el Itinerario Botánico y el Estany del Puyol (combinada)

Esta ruta es una combinación de los itinerarios Botánico y Gola de Puyol propuestos por el Parque Natural de La Albufera.

Esta ruta combinada comienza por el itinerario botánico cuyo inicio se encuentra en la carretera asfaltada que hace las veces de aparcamiento tras el desvío hacia el Estany del Puyol. Este itinerario cuenta con 10 paradas con paneles informativos que describen la historia y las especies vegetales más destacadas de la zona.

El recorrido por el itinerario botánico, bien señalizado y trazado sobre traviesas de madera, tiene una longitud de unos 800 metros a través del bosque meditarráneo.

Al final del recorrido botánico, nos encontramos con una pista de tierra que hay que tomar a la izquierda. A los pocos metros se llega a la carretera asfaltada, la cual atravesaremos para continuar por la pista de tierra. Esta pista de tierra recorre parcialmente el Estany del Puyol que es una laguna artificial naturalmente repoblada por la floray la fauna de la zona . Si queremos visitar la playa, hay que tomar la bifurcación de la pista de tierra, de lo contrario, hay que abandonar la pista para comenzar el recorrido sobre el camino de arena entre los matorrales que bordean el Estany Del Puyol.

Cuando prácticamente ya hemos bordado el Estany del Puyol, nos encontraremos de nuevo con una pista de tierra bien conformada. A la derecha de la pista se ve el puente que atraviesa la Gola del Puyol que es la entrada del mar hacia el interior. A la izquierda, la pista nos llevará de nuevo a la carretera asfaltada que hace las veces de aparcamiento y que es el final de la ruta.

Esta ruta por el Estany del Puyol puede prolongarse un poco más si se recorre en paralelo la Gola del Puyol. Nosotros no prolongamos la ruta pues estaba cerrado el acceso por reforma del itinerario.

Para ayudaros en la planificación de la visita, hemos preparado el siguiente croquis de la ruta (recuadro en morado) que incluye el recorrido y los lugares de interés.

  • Distancia: Total – 3 km. Unos 800 metros para el recorrido de ida del Itinerario Botánico y 2 km para el recorrido por el Estany del Puyol.
  • Duración: 1,5 horas
  • Dificultad: Baja
  • Servicios: Aparcamiento

PASEO POR LA ALBUFerA EN BARCA

Uno de los encantos que tiene La Albufera es poder recorrer sus tranquilas aguas subido en una embarcación tradicional de la zona, los “albuferencs”. Estas barcas, a motor y empujadas por perchas en las zonas de aguas bajas,  están patronadas por guías locales que amenizarán el recorrido con la historia e «historias» de La Albufera. La oportunidad perfecta para poder contemplar una puesta de sol sin igual y de un paisaje único.

Durante el recorrido se podrán ver, además de la abundante avifauna, las casas típicas o barracas. Estas casas están construidas con los materiales accesibles de La Albufera como barro (para los ladrillos de adobe) y cañas (para los tejados). Alguna de ellas famosas por la serie “Cañas y barro” basada en el libro de Blasco Ibáñez.

Estas embarcaciones pueden tomarse en los principales embarcaderos municipales:

  • Puerto de El Saler
  • Embarcadero de la Gola del Puyol
  • El Palmar
  • Puerto Catarroja

El precio del paseo es de uno 4 o 5 euros siempre y cuando se llegue a un mínimo de ocupantes. Normalmente son 5 ocupantes, es decir, el viaje para una persona sola sería de unos 20-25 euros.

Sin duda, visitar La Albufera puede ser toda una aventura para los sentidos, el plan perfecto para ir con niños y disfrutar de la naturaleza.

 

Ruta por el Río de Santa Eularia des Riu (Ibiza)

Hace un tiempo os hablamos de la Ruta por el Río de Santa Eularia des Riu como plan dentro de un viaje a Ibiza en familia, así que aquí os describimos la excursión que os recomendamos, que es una variante de la ruta que propone el Ayuntamiento (ruta 4) para adaptarla  niños.

Puig de Misa – inicio de la ruta

Esta ruta lineal por el Río de Santa Eularia des Riu comienza en Puig de Misa, la iglesia católica del siglo SXVI que corona el municipio reconocido por UNICEF  como Ciudad Amiga de la Infancia. Las vistas desde este punto son privilegiadas, de ahí que Puig de Misa fuera también un lugar estratégico para la defensa de la isla.

Llegar a Puig de Misa puede hacerse a pie desde el centro del municipio (siguiendo la ruta completa «oficialmente» recomendada) pero teniendo en cuenta que es una ruta con niños, recomendamos llegar a este punto en coche.

Tras recorrer las inmediaciones de Puig de Misa y visitar su interior (si está abierto), nos dirigimos hacia Can Planetes a través de unas escaleras empedradas que comienzan junto al hito de la ruta 4.

Estas escaleras son un pequeño impedimento para recorrer esta ruta en carrito, si bien es cierto, superadas éstas y unos pocos escalones más adelante, la hacen perfecta incluso para ir «motorizados» 🙂

Can Planetes

Siguiendo un camino de tierra tras las escaleras de Puig de Misa, llegamos a Can Planetes, el Centro de Interpretación del Río.

Se trata de una casa payesa, típica  de Ibiza, que muestra la historia del río y su importancia cultural y natural ya que es el único río de la isla. En el interior de Can Planetes se encuentra el Molí de Dalt, un molino harinero de agua que en la época era clave para la vida del municipio.

Tras visitar el Centro  con todos los utensilios de labranza, descubrir el funcionamiento del molino y también moler un poco de harina manualmente, nos dirigimos hacia el cauce del río. Para ello hay que recorrer el camino junto al muro de la acequia que atraviesa parcelas y huertas donde pueden verse algunos animales de granja como cabras que divertirán a los niños.

el río y sus puentes

Siguiendo por el camino se pasa bajo en Pont Nou o Puente Nuevo, sobre el que circulan los coches,  y luego se llega al Pont Vell o Puente Viejo, un precioso puente de uso peatonal y cuya construcción está llena de leyendas. Dicen los ancianos del lugar que lo levantó el fameliar  (un duende de la isla)  o incluso el mismísimo diablo. Aquí volvemos a encontrar unos poquitos escalones fácilmente salvables.

En la poza que se crea junto a los arcos del río siempre se pueden ver patos y otras aves acuáticas asi que recordad llevad siempre un poco de pan para dar de comer a estos animales.

A partir de este punto comienza un paseo bien enlosado que transcurre junto al río de Santa Eularia, con bastante sombra y bancos para hacer, si es necesario, un alto en el camino. Como el río suele tener bastante caudal, se pueden observar los peces que viven en él… eso sí, mucho cuidado con los niños porque no hay valla de protección.

Más adelante y siguiendo el paseo junto al río, encontramos un puente más moderno y que conduce a un parque infantil con columpios.

Playa del Rio y Playa de Santa Eularia

Siguiendo por el paseo del río se llega a su desembocadura en la Playa del Río, a 18 kilómetros de distancia desde su nacimiento.

Esta playa es perfecta para ir con niños ya que es muy amplia, tiene mucha tierra para jugar y hay mucho recorrido dentro del agua hasta que llega a cubrir.

Esta playa se une a la Playa de Santa Eularia y al Paseo Marítimo, una zona llena de vida con restaurantes y tiendas.

Nuestra ruta por el Río de Santa Eularia termina en la Playa del Río pues, después de la caminata, bien se agradece un baño.

DATOS GENERALES DE LA RUTA POR EL RIO DE SANTA EULÁRIA DES RIU
  • Distancia: 1,5 – 2 km
  • Tipo de ruta: Lineal. Recomendamos sólo la ruta de ida desde el Puig de Misa a la Playa del Río.
  • Dificultad: Nula
  • Tiempo: 2 horas (según el paso de los niños)
  • Servicios:
    • Can Planetes:
      • Baño
      • Centro de Interpretacion
    • Playa del Río:
      • Zona infantil
      • Restaurantes
      • Tiendas
  • Niños: Si (a partir de 3-4 años)
  • Carrito: Sólo hay dos puntos en los que hay escaleras pero son fácilmente salvables.

 

 

 

 

 

San Vicente de la Barquera 1 - Pequeños Planes

Fin de semana en familia en San Vicente de la Barquera (Cantabria)

Nos encanta San Vicente de la Barquera en Cantabria. Todos los veranos pasamos unos días en familia por estas tierras del Norte de España y nunca deja de sorprendernos. En cada visita a encontramos nuevas actividades y lugares muy interesantes tanto para niños como para adultos.

Alojamiento en los apartamentos EL CARDEO

En esta ocasión hemos cambiado de alojamiento, ya que nos recomendaron los Apartamentos El Cardeo. Todo un acierto. Os explico por qué.

Están localizados en La Revilla, entre la Playa de Merón y la Playa de Oyambre. A 4 km del centro de San Vicente de la Barquera y a 8 km de Comillas, en pleno Parque Natural de Oyambre.

Se trata de unos apartamentos funcionales y cómodos, perfectos para ir en familia, ya que tienen de todo lo que normalmente no cuentas en un hotel convencional: sofá cama, nevera, cocina, cafetera, tostadora, etc. Y sobre todo, más espacio para jugar. Como extra, cuentan con una pequeña zona infantil y una explanada a modo de pista de fútbol donde los niños pueden estar a sus anchas, jugar a la pelota, montar en bicicleta o patinete.

Junto a los apartamentos está la Taberna El Cardeo, con menú del día y unos platos de cocina tradicional pero actualizada. Estaban muy ricos y a buen precio, por lo que  también es un restaurante interesante para ir con niños.

Si además el golf es una de tus actividades de ocio en familia, el Campo de Santa Marina está muy cerca y un poco más alejado, el Campo de Oyambre.

Visita a la GRANJA CUDAÑA

En Labarces, a 10 km de San Vicente de la Barquera, se encuentra la Granja Cudaña, una granja de vacas lecheras, rodeada de campo y tranquilidad.

Gracias a Eloy, uno de sus dueños, los niños y mayores aprendimos muchas cosas sobre estos animales, sus cuidados y los productos lácteos que elaboran.

Tras descubrir muchas curiosidades del funcionamiento de una granja y sobre las vacas, llega el momento más deseado por los peques, dar el biberón a las terneras, un momento lleno de ternura que acerca a los niños a los animales.

Finalmente, la actividad en Granja Cudaña culmina con una degustación de sus productos: leche, quesos y quesadas acompañados de pan y sidra. Todos están deliciosos así que no te resistirás a comprar alguno para disfrutarlo en casa.

Por otro lado,  la granja cuenta con una tirolina para niños, un laberinto de alpacas (domo) y mucho espacio libre donde los pequeños disfrutarán desde el primer minuto. Por 10€/adulto y niños gratis pasamos una tarde muy entretenida que sin duda repetiremos. Tened en cuenta que normalmente hay dos turnos de visita guiada, así que antes de ir a la granja, contacta con ellos para reservar tu visita.

OTRAS ACTIVIDADES EN SAN VICENTE DE LA BARQUERA

Como hemos comentado, San Vicente de la Barquera es uno de nuestros destinos clásicos de verano, así que conocemos bien la zona. Este municipio tiene unas playas increíbles y si la temperatura acompaña (no sé si es suerte, pero nosotros siempre hemos tenido buen tiempo), merece la pena pasar un gran rato en la playa. Nuestra preferida en la Playa de Merón, de arena muy fina y con zonas de rocas en las que pasamos las horas muertas buscando cangrejos y pequeños peces.

Otras actividades típicas de nuestra estancia es pasear por el centro de San Vicente tomando un helado de Regma y recorrer la barra para ver cómo faenan los pescadores de la zona.

Para conocer más sobre estas actividades aquí dejamos el enlace a nuestra Escapada a San Vicente de la Barquera del año pasado. Esperamos que os guste y que os animéis a visitar con niños esta parte de Cantabria.

Viaje en Familia con niños a Ibiza (España)

¿Es Ibiza un destino para ir con niños? Sin duda, la respuesta es un SÍ . Aunque la Ibiza es bien conocida por sus discotecas y su ocio nocturno, la isla es un paraíso para todos los públicos y edades. Y como para muestra un botón, aquí os contamos nuestra experiencia incluyendo todas las actividades que hicimos en nuestra estancia de 8 días.

Lo primero que hicimos cuando elegimos Ibiza como destino vacacional, fue decidir dónde ubicar nuestro campamento base. Dado que todas las opiniones coincidían que Santa Eularia des Riu es la zona más tranquila y familiar de la isla, allí localizamos nuestro alojamiento. Y a toro pasado, podemos decir que fue todo un acierto que ya permite acceder a todas las zonas de la isla en 30-45 minutos en coche y tiene unas playas muy familiares y de fácil acceso.

De playa en playa

Como toda isla que se precie, Ibiza cuenta con multitud de playas y calas para ir con niños. Todas ellas preciosas y con un encanto especial. Si bien es cierto, algunas son de difícil acceso y por lo tanto recomendamos que se consulte antes de dirigirnos a ellas. Aquí podéis ver la lista de playas y calas en las que estuvimos en nuestro viaje, aunque por su supuesto se nos quedamos muchas en el tintero.

Las playas de Ibiza dan mucho juego si se va con niños pues pueden hacer muchas actividades desde remojarse en el agua y jugar con la arena como hacer alguna actividad acuática que pueda ofrecer la playa en cuestión. Además, las aguas cristalinas de Ibiza permiten una visibilidad increíble por lo que con unas gafas y un tubo los niños pueden hacer snorkel y disfrutar de los fondos marinos, por supuesto, siempre acompañados de un adulto.

Quedarse en las playas y calas de la parte oeste de la isla pitiusa hasta el atardecer puede resultar todo un espectáculo para grandes y pequeños, pues las puestas de sol son increíbles. Os recomendamos no perderos esta bonita postal, bien tomando algo en los clásicos Café del Mar o Kumharas o simplemente, sentados en la arena de la playa.

 

DE Paseo por los pueblos y ciudades de ibiza

Bien en la costa o en el interior, muchos son los municipios de la isla que merecen la pena ser visitados. En algunos de ellos la excursión será de varias horas, en otros, pocas pero interesantes.  Esta es nuestra recomendación.

Ibiza – Dalt Vila

Siendo la capital de la isla, Ibiza es el municipio de visita obligada. Perderse por las calles de Dalt Vila tiene mucho encanto y a los niños les sorprenderá cruzar las murallas (Patrimonio de la UNESCO) así como contemplar el gran puerto junto a los cañones del Baluarte de Santa Lucía.

Merece la pena llegar a la Catedral y ver los rincones del casco antiguo. Tened en cuenta si vais con niños que las calles son empinadas… los mas pequeños pedirán brazos. Por eso siempre es recomendable hacer la visita comiendo un helado (los de la heladería artesanal Gelato Ibiza están de muerte!).

Santa Eularia des Riu

Siendo Santa Eularia nuestro campamento base, realizamos varios paseos por sus calles. Conocimos bien el Paseo Marítimo y el Paseo del Puerto, tanto de día como de noche, sin olvidar las zonas infantiles públicas. Dado que Santa Eularia es Ciudad Amiga de la Infancia, cuenta con unas zonas infantiles con columpios muy bien equipadas y modernas.

De este municipio también cabe destacar también:

  • la ruta por el río, altamente recomendada para hacerla con los niños ya que podrán ver peces y aves acuáticas.
  • las playas familiares, que son de fácil acceso, vigiladas,  con aguas cristalinas y arena fina en las que hay que adentrarse mucho para que cubra.

Para aquellos que buscan emociones más fuertes, entre Santa Eularia y Es Canar hay un parque de aventuras en los árboles, el Acrobosc. Se trata de una pista americana con circuitos adaptados a distintas edades.

Santa Gertrudis de Fruitera y San Agustín

Estos pueblos del interior de la isla (en la parte centro y sur respectivamente) tienen un encanto especial. Se trata de pequeños municipios de casas bajas y blancas que conservan la esencia de la Ibiza tradicional.

Dado que cuentan con calles peatonales o la circulación de coches es mínima, podréis pasear tranquilamente con los niños. Además Santa Gertrudis tiene una pequeña zona infantil para que los peques descarguen energías.

 También destacamos ambos pueblos por características gastronómicas:

  • en Santa Gertrudis no olvidéis pasar por el Bar Costa y degustar sus famosos bocatas de jamón en pan de mollete. Tanto tomándolos in situ como llevándolos para tomar en la playa, los disfrutaréis de lo lindo.
  • en San Agustín descubrimos la terraza-jardín del Bar Can Berri, un lugar ideal para las cenas de verano. Todos los platos están buenísimos (incluidos los postres que te presentan en la mesa).

explorando la naturaleza de la isla

En todo viaje en familia no pueden faltar las actividades relacionadas con la naturaleza. Estas son algunas de las que ofrece esta isla balear:

Aquarium Cap Blanc

Este acuario junto a la Cala Gració (San Antonio) está ubicado en una cueva natural y es una visita muy recomendada si viajas con niños.

A pesar de su pequeño tamaño, cuenta con varias especies interesantes como peces voladores, meros gigantes y rayas. Además, mientras los niños visitan el acuario, los adultos pueden tomar algo en el bar de la entrada y disfrutar de unas buenas vistas y la tranquilidad del entorno.

Cueva Can Marçá

Se trata de una cueva natural ubicada entre la playa Port de San Miquel y Benirras. Fue refugio de piratas y lugar secreto para esconder tesoros, lo que asombrará a los pequeños de la casa.

Tened en cuenta que para llegar a la entrada de la cueva, es necesario bajar por unas escaleras complicadas pero con unas vistas espectaculares. Tampoco se puede visitar la cueva con carrito.

Otro punto a considerar es el precio de la entrada, es un poco elevado a nuestro juicio, sin embargo a los niños les encantará esta aventura de unos 45 minutos de duración.

Parque Natural de Las Salinas

Este Parque Natural está ubicado en la parte sur de la isla y cuenta con un Centro de Interpretación en San Francesc. Allí os facilitaran toda la información sobre el parque. Este centro disponen de un servicio de préstamo de prismáticos para poner avistar aves desde los dos observatorios colindantes.

Otro atractivo de la zona de Las Salinas es la visita a las Torres Vigía, las montañas de sal y las calas de la zona.

de compras por los Mercadillos hippies de Ibiza

¿Ir de compras con niños? parece impensable, y es que los mercadillos de Ibiza son tan especiales que hasta cuentan con zonas infantiles como ludotecas o columpios. En Ibiza hay mercadillos prácticamente todos los días y en distintas zonas de la isla. Eligid el que más os guste y a disfrutar.

Las Dalias

Es el Mercadillo más famoso de la isla que sin duda no puedes olvidar visitar, tanto si compras, como si sólo quieres mirar….moda, complementos, decoración… cada puesto esconde tesoros sorprendentes.

Está ubizado entre Santa Eularia y San Carlos  y puede visitarse durante todo el día los sábados y de tarde-noche el resto de día. Ojo, repetimos, consultar los horarios. Junto al mercadillo hay una zona de aparcamiento donde poder dejar el coche por unos 3-4 euros.

Las Dalias también es lugar para tomar algo y disfrutar de la música ya que ofrece música en vivo en El Jardín. Nosotros tomamos unas porciones de pizza de Pizza Amor & Fantasía.

Hippy Market de Punta Arabí

Este mercadillo también es uno de la más conocidos de la isla y se celebra todos los miércoles de 10 de la mañana a 7 de la tarde. El Hippy Market es enorme (estimando a bulto, el doble que Las Dalias), y está ubicado en Es Canar. Junto al mercadillo, hay varias zonas de aparcamiento donde poder dejar el coche por unos 3-4 euros.

Sus puestos tienen una estética más similar a la de otros mercadillos al uso, pero también está lleno de artesanía elaborada en la isla.

Al igual que en Las Dalias, el Hippy Market también cuenta con varias zonas donde poder comer y beber así como disfrutar de música en directo.

 

Aunque estuvimos en la isla mas de una semana, no pudimos realizar todas actividades o visitas que teníamos en nuestra lista, como hacer recorridos con los trenes turísticos, paseos en barco y visitar la isla de Formentera. Así que, dejaremos que Ibiza nos sorprenda, en otra ocasión.

Playas y calas de Ibiza con niños

Casi todas las playas y calas de Ibiza tienen un encanto especial por sus vistas, por sus aguas cristalinas, por su arena fina, por sus puestas de sol, por sus paisajes especiales, etc. Y como para gustos, los colores, no nos atrevemos a hacer un ranking de las mejores calas y playas de Ibiza para ir en familia y con niños. Además, son tan numerosas, ¡que no las conocemos todas!

Así que vamos a compartir con vosotros nuestra experiencia y opinión de las playas y calas que hemos visitamos en nuestro viaje a la isla balear.

Para una localización sencilla, nuestra lista sigue el sentido de las agujas del reloj partiendo desde el norte de la isla de Ibiza.

Cala de Boix

Situada al noreste de la isla de Ibiza, Cala de Boix es una pequeña playa de arena oscura a la que se accede por unas escaleras tras dejar el coche en un pequeño aparcamiento al que le rodean varios restaurantes.

Se recomienda llegar pronto por la mañana o aparcar resultará tarea difícil (como en casi todas las calas de la isla de Ibiza, sobretodo en temporada alta).

En la playa, hay servicio de sombrillas y hamacas así como un pequeño chiringuito.

Dado que a la cala sólo se accede por las escaleras o en barco y está delimitada por acantilados, da la impresión de estar en una zona aislada.

Cala Mestella o Mastella

Esta pequeña cala del Este de Ibiza tiene unas vistas muy bonitas y unas aguas cristalinas. Sin embargo hay que destacar que esta situada sobre un manto de algas de Poseidonia, y por lo tanto no hay casi arena para que jueguen los niños.

Para entrar al agua con los niños, es mejor buscar la zona que tenga más arena, ya que generalmente hay pequeñas rocas que dificulta caminar sobre ellas. Es una cala muy famosa por sus fondos marinos por lo que bucear en ella será toda una aventura.

A la izquierda, según se mira el horizonte, hay un camino entre las rocas que permite acceder al Restaurante Cala Mastella más conocido como «El Bigotes». Desde allí se puede contemplar unas vistas magníficas de la cala así como del pequeño embarcadero y los barcos típicos de Ibiza atracados a pocos metros.

Este camino entre rocas hacia el restaurante es recomendable a partir de 6 años, con un poco de destreza y mucha tranquilidad.

Si queréis comer en «El Bigotes», famoso por sus brasas, reservad con muuuucho tiempo de antelación pues está muy solicitado. Nosotros no lo hicimos y no conseguimos mesa…

El acceso a la playa con el coche es muy sencillo y junto a la misma hay una gran zona entre los arboles para poder aparcar.

Cala Nova

Esta cala de arena localizada cerca de Es Canar  es muy recomendable para ir con niños ya que tiene mucha arena, no tiene piedras, está vigilada por socorristas y hay que adentrarse mucho en el agua para que cubra.

Acceder a la misma puede realizar desde el aparcamiento cercano junto a los pinares o caminando sobre las rocas de los acantilados desde donde las vitas a la playa y el entorno son espectaculares.

Entre las rocas de la parte derecha según se mira al horizonte, y bajo el Atzaro Beach Club,  se accede a una pequeña calita desde donde poder iniciar un baño practicando snorkel. Eso sí, tiene que se un día sin olas ya que es muy rocoso.

En la misma Cala Nova hay un restaurante chiringuito donde se puede comer en familia.

Cala Martina y Cala S’Argamasa

Estas dos playas contiguas de arena, muy cercanas a Punta Arabí, entre Santa Eularia des Riu y Es Canar, están separadas por un pequeño muro sobre el que se puede caminar (incluso con un carrito).

La arena es abundante lo que permite a los niños hacer castillos y jugar con ella. Asimismo, si os gustan los deportes náuticos, estas playas tiene oferta de todo tipo: pedaletas, bananas, paseos en barco, etc.

Estas playas tienen servicio de hamacas y sombrillas y cuentan con dos Beach Club bien conocidos, el Nikki Beach y el Seasoul Beach Club.

Al extremo derecho de la Cala S’Argamasa y junto al Seasoul Beach Club (que ameniza el ambiente con su música) hay una pequeña calita de arena, muy protegida, cuyas aguas son cristalinas y muy tranquilas para hacer snorkel o jugar con barquitas inflables.

Llegar en coche a estas playas es fácil, lo malo es aparcar, ya que se trata de una zona bastante residencial y con varios hoteles. Si os alojáis por la zona, lo mejor es acceder a pie ya que existe un camino que va conectando todas las calas.

Cala Pada

Cala Pada, muy cercana a las de S’Argamassa y Martina, a la que se puede acceder a pie desde éstas, también es una playa de arena bastante tranquila y poco frecuentada en comparación con otras playas y calas de Ibiza.

Cuenta con varios restaurantes, servicios de deportes náuticos y un club de buceo que amenizará el día de playa, pues los buzos comienzan su inmersión desde la playa. También ofrecen servicio de hamacas y sombrillas.

En medio de playa hay un embarcadero desde donde pueden saltar los niños al agua (siempre con mucha precaución). bajo este embarcadero la vida acuática es bastante activa, ¡hasta vimos varios pulpos!

Playa de Santa EulaRia y Playa des Riu

Una larga lengua de arena abundante conforma estas dos playas ideales para ir con niños. La entrada al agua no tiene dificultad alguna, ya que el suelo es de arena fina sin obstáculos, y ademas hay que adentrarse mucho en el agua para que cubra.

Al encontrarse junto al paseo marítimo de Santa Eularia, dispone de todos los servicios necesarios como restaurantes, tiendas, supermercados, etc.

A pesar de estar en el centro del municipio de Santa Eularia, estas playas no están muy concurridas (al menos en la época en la que fuimos nosotros, junio).

Llegar a estas playas en coche es muy sencillo ya que puede aparcarse en las calles del municipio o en los aparcamientos gratuitos. La mejor zona es la que está cerca de la desembocadura del río, ya que está algo menos frecuentada.

Playa d’en BOSSA

Se trata de una playa de arena enoooorme muy cerca de Ibiza ciudad. Se encuentra en la zona con diversidad de restaurantes, beach clubs y las discotecas mas famosas de toda la isla.

Aunque es una playa muy frecuentada por la juventud, la zona más cercana a la torre vigía es la más tranquila para las familias con niños.

Cala Codolar

Ojo, nos referimos a la Cala Colodar, al oeste de la isla y no a la Playa Des Codolar al sur, muy cerca de Las Salinas.

A esta cala se accede a través de una larga y empinada escalera, por lo que hay que tener cuidado con los niños. No sabemos si por este acceso o porque llegar a ella es un poco complicado (no hay mucha señalizacion), esta poco frecuentada.

Esta playa cuenta con un chiringuito y servicio de camas chill-out o hamacas.

Aunque se trata de la cala de arena, hay que tener cuidado ya que hay rocas en el agua. Estos fondos también la hacen atractiva para hacer snorkel.

Al extremo izquierdo mirando al horizonte, hay una pequeña plataforma desde la que se puede tomar unas fotos increíbles de los acantilados. A modo de anécdota, en esta playa nos encontramos con unos novios haciéndose las fotos de boda… y es que las vistas son preciosas.

Cala Comte o Comta

Cala Comte, ubicada cerca de San Antonio, cuenta con dos lenguas de arena separadas por una roca. Es una de las calas mas famosas de la isla de Ibiza, tanto por sus vistas, sus puestas de sol y sus aguas cristalinas.

Dado que nosotros gozamos de esta cala al atardecer, no os podemos describir como fue nuestra experiencia en el agua ni jugando en la arena, pero si os podemos decir que observar el mar salpicado de islotes durante la puesta de sol te deja sin palabras.

Cala Gració o Cala Graciosa

Aparte de ser estar situada en una zona para poder contemplar unas preciosas vistas de la puesta de sol, la Cala Gració de Ibiza es perfecta para ir con niños.

Se trata de una playa muy cerca a San Antonio con abundante arena cuya entrada al agua es de fácil acceso. Cuenta con puesto de vigilancia, servicio de alquiles de hamacas y restaurante.

El acceso a la playa en coche es sencillo pero recomendamos llegar pronto pues no es fácil aparcar.

A la derecha de la playa según se mira al horizonte, hay un pequeño acceso entre las rocas y varios escalones que permite una zona desde donde las vistas son increíbles. Mucho cuidado con los ni;os si accedéis a esta zona con ellos.

Al estar situada cerca del Aquarium Cap Blanc, la Cala Gració es prácticamente de visita obligada si vas con niños.

Port de Sant Miquel

Se trata de una playa de arena muy familiar y concurrida que dispone de todos los servicios: restaurante, puesto de vigilancia, etc.

Cuando la visitamos, sus aguas tenían el fondo bastante movido y con bastante Poseidonia, la cual es tan ecológicamente necesaria como incómoda.

Acceder a esta en coche es muy fácil pero encontrar aparcamiento es bastante complicado.

Se encuentra ubicada muy cerca de la Cueva Marsa, por lo que si decidís ejercer de piratas y visitarla con los niños, esta playa es una buena opción.

Cala Es Pas de S’illa

Mas que una cala es una pequeña unión de arena y piedras que junta la isla privada S’Illa des Bosc a tierra. Esta unión tiene acceso al mar por ambos lados, uno de ellos de rocas y el otro conforma la zona que denominamos cala.

Esta cala es perfecta para practicar snorkel ya que es tranquila y hay muy poca gente (10 personas serían multitud).

Desde Es Pas de S’Illa se tienen unas vistas increíbles al Port de Sant Miquel y al entorno de la Cueva Marsa.

El acceso a esta cala en coche es toda una aventura, ya que se acceder por un camino de tierra pero podrás aparcar a 3 metros de la playa.

 

Aunque son bastantes las playas y calas que visitamos en nuestra estancia de 8 días en familia, son pocas en comparación con todas las que ofrece Ibiza (mapa). Se nos quedaron en el tintero muchas playas, algunas de ellas de visita obligada como Benirrás con sus tambores, Cala d’Hort y sus vistas a Es Vendrá, Las Salinas con sus famosos y así un largo etcétera que dejaremos para nuestra próxima escapada a la isla. que esperamos que sea muy pronto para poder completar la lista de las playas y calas de Ibiza con niños.

RESTAURANTE CON NIÑOS – AQUARIUM CAP BLANC (Ibiza)

En nuestro último viaje en familia fuimos a Ibiza y visitamos el Aquarium Cap Blanc. No es un restaurante al uso sino que se trata de un chiringuito diferente, justo al borde del mar. Este restaurante se encuentra junto a la entrada de una cueva natural que alberga un acuario, lo cual es un atractivo seguro para los niños.

El acuario, a pesar de no tener un gran tamaño, alberga especies marinas que sorprenden a toda la familia. En nuestra visita, los animales que más nos llamaron la atención fueron los peces loro y peces «voladores», así como las mantas-rayas y los meros.

El Aquarium Cap Blanc de Ibiza se puede visitar de dos formas:

  • bien de manera independiente (la entrada cuesta 5€ para adultos y 3€ para los niños entre 4 y 12 años) o,
  • bien por tener reservada una sardinada en el restaurante (la entrada está incluida en el menú). Ojo, las sardinas no se ofrecen todos los días, por lo que es imprescindible consultar el calendario de la web y reservar con bastante antelación. Al tener poquitas mesas… ¡vuelan!

El menú de sardinada, con barra libre de este pescado azul, cuesta unos 15 euros y también incluye ensalada payesa (postre y bebida aparte). Para los niños, este menú tiene un precio más económico. Además, en caso de no querer sardinas, siempre pueden elegir otro plato como pizza o hamburguesa.

otro atractivo del Aquarium Cap Blanc es que se encuentra localizado en una zona privilegiada para contemplar la puesta de sol ibicenca. Está muy cerca de la Cala Gració en Sant Antoni de Portmany y  recorriendo un camino por detrás del restaurante, en 3 minutos, llegas a una zona de rocas con unas vistas increíbles.

Una cosa a tener en cuenta del restaurante Aquarium Cap Blanc, es que tiene dos turnos de cena, a las 21h y a las 23h, por lo que para poder visitar el acuario tendrás que pedir reserva en el primer turno.

Otra punto a destacar, es que lo que persiguen sus comensales es una velada relajada frente al mar, por lo que no es recomendable ir con muchos niños ni que éstos sean de muy corta edad. En nuestra opinión, la edad recomendada es a partir de los 5 años, ya que así pueden ser autónomos y visitar el acuario tranquilamente mientras cenas.

Bien como opción diferente para cenar en la isla de Ibiza o simplemente para ir de excursión con niños para visitar su acuario, el Aquarium Cap Blanc es un éxito asegurado.

 

 

 

 

 

Escapada con niños – San Vicente de la Barquera (Cantabria)

Huyendo del calor sofocante de Agosto y buscando disfrutar de tres días de playa y naturaleza, decidimos hacer una escapada en familia al norte, concretamente a San Vicente de la Barquera en Cantabria. En menos de 4 horas llegamos a nuestro destino, un enclave perfecto para los amantes del mar y la montaña.

Buscamos un sitio tranquilo y con espacio para que jugasen los niños, por lo que nos alojamos en el Hotel Rural Gerra Mayor, del que cabe destacar las vistas privilegiadas de los Picos de Europa y la playa de Merón, así como la pradera que tiene junto al hotel, donde los niños pudieron jugar a sus anchas. La tranquilidad de este hotel tan sólo se ve interrumpida al atardecer cuando la gente acude a contemplar la increíble puesta de sol.

20160819_161419

Como el tiempo nos acompañó, aprovechamos las mañanas para ir a la playa de Merón y la playa de Oyambre, ambas en pleno Parque Natural de Oyambre. En las playas de la zona, al tener unas mareas muy pronunciadas, pudimos hacer muchas actividades aparte de las típicas de saltar las olas y hacer castillos de arena como jugar al fútbol, a las palas, tirar el freesbe, volar la cometa, etc., y también buscamos cangrejos y peces en las pozas que se forman en las rocas.

Los dos restaurantes que frecuentamos para comer con los niños cerca de las playas de San Vicente de la Barquera y donde nos sirvieron buenos platos (tanto en cantidad como en calidad) y a buen precio fueron:

– Restaurante del Camping El Rosal

– Restaurante Merón

Pero “SanVi” no es sólo playa, ya que tiene rincones para explorar muy interesantes para niños y adultos, por lo que por las tardes las reservamos para visitar el pueblo a modo de excursión:

  • Paseo por el centro de San Vicente de la Barquera:

Comenzamos el recorrido por el Puente de La Maza, donde los pescadores mostraron a los niños la faena del día y continuando por la calle principal, pegada a la ría llena de barquitas, llegamos a la plaza del pueblo que está rodeada de soportales. Al final de la Avenida de los Soportales visitamos el puerto deportivo previo paso por la heladería Regma. Cerca de la heladería, está la oficina de turismo, donde nos informaron sobre actividades, excursiones y demás información de utilidad sobre la zona.

Frente al puerto deportivo, justo cuando termina la Avenida de los Soportales, encontramos un gran ancla de barco donde hicimos unas bonitas fotos a los enanos, y desde ahí subimos por la Calle Padre Antonio para llegar al Castillo de San Vicente o Castillo del Rey. Este Castillo es visitable por 1,40€/0,70€ (adultos/niños) y tiene unas vistas increíbles de la bahía así como una exposición sobre la historia del pueblo y su naturaleza. Continuando por la Calle Padre Antonio y la Calle Alta alcanzamos la Iglesia de Santa María de los Ángeles que también nos pareció muy bonita.+ y de visita recomendable.

20160819_161158

  • Paseo por el Rompeolas y visita al Faro “Punta de la Silla”:

Esta excursión la comenzamos al otro lado del Puente de la Barquera, donde se encuentra el puerto pesquero. Al final del puerto y pasando por delante del Santuario de la Barquera llegamos al rompeolas (comúnmente conocida como La Barra), por el que paseamos por sus dos alturas. Caminando tranquilamente por la Barra llegamos hasta el mirador desde donde sacamos unas bonitas fotos del mar.

De vuelta al comienzo de la Barra, estuvimos contemplando cómo las olas rompían en las cuevas creadas en las rocas y tomamos un refresco en la cafetería del Hotel Miramar donde los niños disfrutaron viendo a los bogavantes, centollos y langostas del criadero.

Para poder subir al Faro «Punta de la Silla», subimos por las escaleras que salen a la izquierda de la barra, junto a los chalets, y llegamos a un camino de tierra que asciende en zig-zag. Al llegar arriba nos encontramos con el faro desde donde pudimos disfrutar de las grandes vistas de la Barra y las playas de El Rosal y Merón.

En el interior del faro, sede del Centro De Interpretación del Parque Natural de Oyambre además de exposiciones sobre los Parque Naturales de Cantabria, los niños pudieron ver aves acuáticas a través de un telescopio.

20160819_204809

Tras estos paseos de tarde, nosotros cenamos por los restaurantes de la Avenida de los Soportales y de la Avenida Miramar donde nos sirvieron pescado y marisco con buena relación calidad/precio.

Nosotros no pudimos pasar más tiempo en la zona por lo que nos dejamos muchas visitas para el próximo viaje a Cantabria: Santillana del Mar, el Parque Nacional de Picos de Europa, el Valle de Liébana, Santander, Cabárceno, etc., así que esperamos poder contaros nuestra próxima aventura cántabra muy pronto.

Viaje escapada con niños – Playa de Bolonia y Ciudad de Cádiz

De vacaciones por la costa del sol (Estepona – Málaga), decidimos hacer una escapada rápida a la ciudad histórica conocida como la Tacita de Plata, Cádiz.

PLAYA DE BOLONIA

Aunque nuestro destino estaba a menos de 2 horas en coche, planificamos una parada a medio camino para disfrutar del Caribe español, en la Playa de Bolonia.

20160721_120013pano

De camino, pasado Algeciras por la carretera de la costa N-340 y tras pasar el desvío a Tarifa, nos encontraremos un cartel a la izquierda que nos indica el camino a la playa. A partir de ese momento nos esperan 7 kilómetros de carretera «mala» como diría mi madre (carretera estrecha con curvas). Afortunadamente el trayecto está amenizado con el avistamiento de vacas, burros, caballos y toros hasta llegar frente a la playa.

Aparcar muy cerca de la playa es posible pero siempre es recomendable llegar antes de las 11 horas, ya que después comienzan las búsquedas interminables para encontrar un hueco. Normalmente hay jóvenes de la zona que te indican los huecos y a los que hay que dar «la voluntad».

Una vez en la playa podréis disfrutar de una arena finita y blanca con kilómetros hacia un lado y otro. Al fondo a la derecha según se mira al mar, podréis visitar la duna, una lengua de arena increíble a la que se puede subir pero es recomendable para niños con buen aguante. Y si tenéis tiempo también podréis visitar gratuitamente las ruinas romanas de Baelio Claudia y una zona de barros para la piel.

La playa es perfecta para jugar y nadar con los niños, ya que tiene una gran extensión de arena cuando baja la marea y puedes andar muchos metros para adentro del agua sin que cubra. Recomendable llevar sombrilla con buena sujección, ya que suele hacer mucho viento y mucha protección solar ya que la arena es blanca.

Para comer hay varios «chinguiritos» como dice ni pequeña, así que hay donde elegir. Nosotros comimos en el Chiringuito La Duna a base de pescaito frito pues estando Cádiz es lo que toca. Para evitar largas esperas es recomendable comer tempranito, horario «guiri», que además los niños hasta lo agradecen y así no están en la playa a las horas «malas» de sol.

20160721_142057

Después de comer y echar un ojo a los puestecillos hippies, retomamos nuestro viaje hacia Cádiz, pues nos esperaba otra horita de camino, así que buena siestecita para la pequeña de la casa.

la ciudad de cádiz

Cuando llegamos a Cádiz lo primero que hicimos fue dejar el coche cerca del apartamento que habíamos alquilado y así olvidarnos de él durante nuestra toda nuestra estancia pues es una ciudad para patearla. Aparcamos el coche en el parking de Santa Catalina que son 14,40€ todo el día (en comparación con Madrid, ¡toda una ganga!).

En Cádiz hay multitud de opciones para alojars,e pero nosotros preferimos alquilar un apartamento a un hotel, pues hay mas espacio y dispones de las mismas comodidades que en casa (lavadora, cocina, etc.). Nuestro apartamento, cómodo y acogedor, fue el  Blue Soul de la Casa de la Alameda, a tan sólo dos calles de la Playa de la Caleta, localizado estratégicamente en pleno Barrio de la Viña . Desde aquí saludamos a Víctor y Carmen por su buena acogida y recomendaciones sobre la ciudad.

 Una vez instalados, nos preparamos para visitar la ciudad, armados con el plano, agua y varios tentempiés para la merienda.

 Cádiz es una ciudad muy abarcable a pie, con muchas zonas peatonales, pero hay que destacar que está completamente adoquinada por lo que dificulta el uso del carrito. No es imposible usarlo (de hecho nosotros lo hicimos con uno de ruedas pequeñas), pero hay que armarse de paciencia y ejercitar bien los bíceps.

Desde el apartamento, nuestro primer destino fue el Parque Genovés, un jardín botánico gratuito con cascada, cueva  y dinosaurios incluidos. A nuestra niña le encantó, no paramos de hacer fotos a las flores y correr por los «laberintos» entre los arbustos.

 Siguiendo la costa, llegamos al Parque de la Alameda con árboles milenarios que impresionan y pescadores de urta que charlan con los niños que curiosean en los cubos de agua para ver la faena del día.

20160721_191147Una vez recorrido el parque nos adentramos hacia el centro de la ciudad para ver la Plaza de la Mina y la Plaza de San Antonio. De esta última plaza sale una calle muy bonita y peatonal que es la calle Ancha con varias tiendas para hacer shopping y recorriéndola un poco más, llegamos a la la Plaza Topete, para luego llegar a la Catedral de Santa Cruz. Escuchar el toque de las campanas sorprenderá a los pequeños que podrán correr libremente por la plaza, ya que es peatonal y jugaran a subir y bajar los escalones.  Justo a la izquierda de la Catedral está el Arco de la Rosa que atravesaremos  para callejear por el Barrio del Pópulo, el más antiguo de Cádiz.

 Volviendo a la Catedral, nos dirijiremos hacia la Plaza de las Flores para ver el Edificio de Correos y el Mercado Central con sus exposiciones de pintura en el exterior. Aquí se puede tomar un pescaito frito o alguna tapita.

 En funcion del tiempo disponible y del aguante de los niños, podreis ir a cenar o continuar callejeando previo paso por el campo del Sur para ver la Catedral y la «Habana de Cadiz«.

20160721_194422

En nuestro caso, el hambre hacia mella así que fuimos a cenar a la Plaza del Tío de la Tiza al Bar Pájaro Tinto (Taberna «El Tío de la Tiza») donde tomamos unas raciones espectaculares y típicas de la zona (huevas fritas, tortillitas de camarones, chicharrones, etc.). Lo bueno de este restaurante, aparte de lo pintoresco de la plaza y la buena comida,  es que está junto a otra plaza con un parque infantil muy grande que simula el Gran Teatro Falla donde los niños podrán jugar a sus anchas.

20160721_205713

Después de cenar, fuimos a ver la puesta de sol entre el Castillo de San Sebastián y el Castillo de Santa Catalina en la Playa de la Caleta… y allí despedimos nuestro día de playa y visita cultural.

20160721_220339

 Al día siguiente y con las pilas cargadas, desayunamos en el Bar El Periquito cercano al apartamento, donde los molletes y los churros recién hechos estaban de vicio.

 De nuevo pasamos por la Playa de la Caleta para dirigirnos hacia el Castillo de San Sebastián para lo cual cruzamos el Arco de la Caleta y «caminamos» sobre el atlántico hasta llegar al castillo y el faro.

20160722_110118

De nuevo en tierra, decidimos dirigirnos a la Torre Tavira pasando por el Gran Teatro Falla, sede del carnaval gaditanoy la Plaza san Felipe Neri. Al llegar a la Torre y mirar hacia arriba nos dio un poco de vértigo pensar en subir los 158 escalones con la niña, pues el ascensor, de momento, es sólo un proyecto en el que se está trabajando. Lástima no visitar Cádiz desde los aires y en 360 grados ni la cámara oscura que tanto nos han recomendado.

Después de seguir callejeando, el calor y el hambre empezaban a notarse por lo que decidimos dar un paseo en catamarán hasta llegar al Puerto de Santa María pues por menos de 3€ por pasajero y trayecto das un paseo de 30 minutos por la Bahía de Cadiz. Cuál fue nuestra sorpresa al ver los horarios del catamarán y ver que a mediodía no habia salida hacia el Puerto… lo que nos enseñó una cosa, ¡hay que comprobar los horarios con antelación!

Dado que ya era casi la hora de comer y la pequeña empezaba a cansarse, decidimos regresar a nuestro cuartel de Estepona, sin olvidar que queda pendiente para la próxima visita a la Tacita de Plata, la subida a la Torre Tavira y el paseo en barco por la Bahía de Cádiz y es que dicen, y es cierto, que Cádiz enamora.