Un domingo en Burrolandia

Si buscas una actividad para hacer con niños cerca de Madrid, Burrolandia es el plan perfecto. Un lugar donde los burros son los protagonistas y los niños disfrutan al aire libre descubriendo a este cariñoso animal. Aquí os contamos todos los detalles para que organicéis vuestra visita y que disfrutéis al máximo de este plan en familia.

CóMO LLEGAR A BURROLANDIA

En Tres Cantos, a pocos kilómetros de Madrid capital, se encuentran las instalaciones de Burrolandia. Para llegar hasta allí hay que seguir las indicaciones hacia el Castillo del Soto de Viñuelas. Cuando el destino ya está cerca, os encontraréis un cartel de Burrolandia y tras abandonar la carretera asfaltada llegarás a una explanada de tierra donde poder aparcar. Dado que el lugar está ubicado fuera de la zona urbana, es recomendable utilizar el GPS con la dirección exacta.

Burrolandia está integrada en un prado con cerramientos vallados sin techar en el perímetro donde se encuentran la mayoría de los burros. Sin embargo, por el prado también hay burritos que campan a sus anchas entre los visitantes. Nada más cruzar la puerta os daréis cuenta que el nombre de este lugar no es casual. Realmente es la “tierra de los burros” ya que el número de ejemplares llama la atención. Sin esforzarnos mucho llegamos a contar más de 50 burritos.

QUÉ HACER EN BURROLANDIA

Podrás ver a los animales, acariciarles y cepillarles. Ya verás, te enamorarás de los burros nada más verlos. Son suaves como peluches e inspiran mucha ternura. También se les puede dar de comer, para ello es necesario comprar un cubo alimento por unos 2-3 euros en las propias instalaciones de Burrolandia. No se puede llevar comida de fuera pues es necesario tener controlado lo que comen estos amigos peludos.

Los burros son los animales que atraen la atención de todos los visitantes, pero no son los únicos habitantes de Burrolandia. Con los burros conviven, aunque en mejor número, cabras, gallinas, patos, cerdos vietnamitas, y por supuesto, los primos hermanos de los burros, caballos.

Aparte de descubrir a los animales, en Burrolandia podrás aprender sobre las herramientas de labranza ya que tienen expuestos los aperos a lo largo del prado. Además hay un pequeño bar con terraza en el que poder retomar fuerzas entre burro y burro.

DATOS GENERALES PARA LA VISITA

Aunque la visita a Burrolandia es gratuita, al tratarse de una protectora de animales sin ánimo de lucro, las donaciones siempre son bienvenidas o incluso puedes colaborar como voluntario. También puedes colaborar comprando algún objeto relacionado con los burros que allí mismo puedes adquirir.

Burrolandia puede visitarse todos los domingos de 10 .00h a 14.30h sin necesidad de realizar reserva. Eso sí, asegúrate de que el tiempo acompaña ya que todas las instalaciones están al aire libre. También ten en cuenta que la afluencia de público los días soleados es bastante elevada.

Para disfrutar completamente de la visita, enlazamos la lista de recomendaciones de su página web.

Burrolandia no es sólo una atracción o actividad de ocio. Desde aquí agradecemos la gran labor de Burrolandia de esta protectora de animales por rescatar, proteger e intentar preservar esta especie así como todas las labores culturales, educativas y de ocio que plantea, siempre alrededor del burro y con mucho respeto hacia este animal.

Cerramos esta publicación con la última recomendación: “Disfruta del domingo en Burrolandia y también házselo disfrutar a los animales”.

Deja un comentario