Viaje al Sureste de Francia – Parte 1 – Villefranche de Conflent

Es sabido por todos que Francia tiene infinidad de atractivos turísticos y para todas las edades. Sin embargo, es desconocido por muchos que el sureste del país vecino, a pocos kilómetros de la nuestra frontera, existen multitud de actividades para todos los gustos. Además, el paraje es precioso ya que conviven mar y montaña y, cómo no, la gastronomía es excelente, ¿se puede pedir más para unas vacaciones en familia?

El Sureste francés es uno de nuestros destinos habituales y en cada visita vamos descubriendo nuevas actividades y rincones con encanto cuya visita es más que recomendada. Te invitamos a que conozcas el Sureste de Francia a través de nuestro blog en donde os proponemos distintos planes.

Hoy os proponemos un día por Villefranche de Conflent, un pueblo muy pintoresco en el interior del  departamento de los Pirineos Orientales con varias actividades para niños y toda la familia. Abróchate los cinturones que arrancamos, ¡Bon voyage!

Villefranche de Conflent

Al pie de la montaña del Canigou, la más representativa de los Pirineos Orientales, se encuentra Villefranche de Conflent, una villa medieval amurallada considerada como uno de los pueblos más bonitos de Francia.

Pasear por sus calles es como volver al pasado, eso sí, las tiendas de souvenirs hacen que vuelvas al presente y te pierdas entre joyas, juguetes de madera, gastronomía local, etc.

Uno de los atractivos de Villefranche de Conflent es su muralla con almenas, las cuales se pueden visitar, bien por libre o en visita guiada (aproximadamente de 1 hora).

Junto a los muros de la ciudadela confluyen dos ríos que la rodean, el Têt y el Cady, por lo que un paseo cercano al agua y contemplando las montañas y el Fort Libéria es plan muy interesante.

Además del interés que el propio pueblo despierta, Villefranche de Conflent es el municipio desde el que realizar dos actividades que nosotros consideramos imprescindibles: la visita a las Grutas de Canaletas y un recorrido por la montaña en el Tren Amarillo.

Las Grutas de Canaletas – Grottes des Canalettes

A poco menos de 500 metros desde la entrada a la villa de Villefranche de Conflent se encuentran las Grutas de Canaletas. Se trata de unas cuevas subterráneas de increíble belleza donde poder contemplar unas formaciones geológicas únicas, para algunos las más espectaculares de Francia, incluso llegan a llamarlas el «Versalles subterráneo«.

Las Canaletas se componen de varias galerías muy espaciosas interconectadas por pasillos cuyo recorrido no entraña dificultad para los niños. No obstante, es importante destacar que existen algunas escaleras metálicas en donde hay que tener un poco de cuidado para no tropezar y, por supuesto, no llevar carrito (el nuestro se quedó en la entrada donde permiten depositarlos).

En el interior de estas cuevas existen distintas acumulaciones de agua que conforman pequeños lagos interiores. El reflejo de los techos en el agua y la iluminación de la cueva crea un efecto mágico que deja boquiabiertos a grandes y pequeños.

Es importante destacar que en el interior de la cueva suele haber una temperatura de unos 15ºC por lo que es imprescindible llevar algo de abrigo incluso en verano.

Durante los meses de julio y agosto, en el interior de la cueva tiene lugar un espectáculo de luces y sonido que merece la pena disfrutar.

El Tren Amarillo – Le Train Jaune

Desde la estación de Villafranche de Conflent comienza el recorrido de este emblemático tren, una oportunidad única para disfrutar de un paseo de alta montaña en vagones que rezuman historia.

Este tren de tracción eléctrica fue construido para conectar los pueblos de la Cerdaña, atravesando el valle del río Têt y recorriendo un total de 63 km hasta llegar a la estación de Bolquére, la más elevada del país vecino.

El atractivo del Tren Amarillo, aparte de ser curioso en sí mismo, es disfrutar de unas vistas increíbles del paisaje pirenaico a una velocidad de no más de 55km/horas. Además, a su paso, el tren atraviesa varios túneles y dos importantes viaductos, el Puente Gisclard (metálico) y el Puente Séjourné (de granito), lo que le da más emoción a la experiencia.

Este tren combina vagones antiguos y modernos, y en verano cuenta con algún vagón descapotado que es la mejor elección, más aún yendo con niños. Dado que el recorrido completo puede ser un poco largo (hay que tener en cuenta que no es trayecto circular y por lo tanto hay que tomar el tren de vuelta), recomendamos salir desde Villefranche de Conflent y retomar el camino de vuelta desde algunas de las estaciones intermedias.

Es importante señalar, que el tren, aunque dispone de calefacción, la temperatura desciende bastante según se va acercando a las zonas altas de montaña, por lo que se recomienda llevar algo de abrigo. Asimismo cabe destacar que no dispone de baño.

 

 

 

¿Actividades de repaso en verano?

Tras el curso escolar, llega el verano y las ansiadas vacaciones. Es momento de cambiar los lápices por los globos de agua, la loción antipiojos por la crema solar y el cole por la piscina o la playa. Afortunadamente, el verano da para mucho: para descansar, para jugar, para viajar, para descubrir… ¿y para repasar lo aprendido durante el curso?

Son diversas las opiniones de profesionales y padres al respecto y el debate está candente. Algunos son partidarios de realizar actividades de repaso durante el verano, otros tantos son totalmente contrarios. Aquí conocemos las dos posturas.

¿Por qué hacer repaso en verano?

Estas son algunas de las razones que apoyan los defensores de la continuidad de las tareas tras el curso escolar:

  • Ayuda a reforzar los conceptos aprendidos en clase
  • Permite  establecer y/o conservar una pequeña rutina o hábito durante la época estival
  • Refuerza los lazos entre niños y padres con la colaboración en las actividades de repaso e incluso acerca a ambos al colegio y la labor de estudio.

Por supuesto, las actividades y duración de las mismas deben adecuarse a la edad y el nivel de los niños.

¿Por qué huir de los deberes en verano?

Los detractores de los deberes estivales se apoyan en que éstos pueden acarrear consecuencias negativas para los niños:

  • Pueden suponer una presión “extra” para los niños
  • Limitan el tiempo de interacción con la familia
  • No permiten disfrutar de un pleno descanso tras el curso escolar
NUESTRA OPINIÓN: REPASO SÍ

En nuestra opinión, y lejos de ser expertos en el tema (ni siquiera aún como padres), un pequeño repaso en verano siempre es positivo, pero en su justa medida. Si las actividades de repaso se plantean de una forma ludica y de tiempo reducido, creemos que es beneficioso para ellos.

Actualmente son muchos los recursos disponibles para hacer un repaso escolar divertidos: libros de actividades, juegos interactivos, aplicaciones móviles, programas de televisión, etc. Tan sólo es necesario encontrar los más apropiados para cada niño.

Además de ser beneficiosos por los motivos arriba comentados, creemos que pueden favorecer la adaptación a la rutina y sobrellevar la posible depresión post-vacacional de la vuelta al cole.

En casa hacemos este repaso un poco después de comer, cuando aún el sol pega fuerte y se recomienda estar a la sombrita. De esta forma, el tiempo pasa rápido y tras hacer el repaso, ¡nos vamos a la piscina!

Y tú, ¿qué opinas? Repaso en verano, ¿sí o no?

 

San Vicente de la Barquera 1 - Pequeños Planes

Fin de semana en familia en San Vicente de la Barquera (Cantabria)

Nos encanta San Vicente de la Barquera en Cantabria. Todos los veranos pasamos unos días en familia por estas tierras del Norte de España y nunca deja de sorprendernos. En cada visita a encontramos nuevas actividades y lugares muy interesantes tanto para niños como para adultos.

Alojamiento en los apartamentos EL CARDEO

En esta ocasión hemos cambiado de alojamiento, ya que nos recomendaron los Apartamentos El Cardeo. Todo un acierto. Os explico por qué.

Están localizados en La Revilla, entre la Playa de Merón y la Playa de Oyambre. A 4 km del centro de San Vicente de la Barquera y a 8 km de Comillas, en pleno Parque Natural de Oyambre.

Se trata de unos apartamentos funcionales y cómodos, perfectos para ir en familia, ya que tienen de todo lo que normalmente no cuentas en un hotel convencional: sofá cama, nevera, cocina, cafetera, tostadora, etc. Y sobre todo, más espacio para jugar. Como extra, cuentan con una pequeña zona infantil y una explanada a modo de pista de fútbol donde los niños pueden estar a sus anchas, jugar a la pelota, montar en bicicleta o patinete.

Junto a los apartamentos está la Taberna El Cardeo, con menú del día y unos platos de cocina tradicional pero actualizada. Estaban muy ricos y a buen precio, por lo que  también es un restaurante interesante para ir con niños.

Si además el golf es una de tus actividades de ocio en familia, el Campo de Santa Marina está muy cerca y un poco más alejado, el Campo de Oyambre.

Visita a la GRANJA CUDAÑA

En Labarces, a 10 km de San Vicente de la Barquera, se encuentra la Granja Cudaña, una granja de vacas lecheras, rodeada de campo y tranquilidad.

Gracias a Eloy, uno de sus dueños, los niños y mayores aprendimos muchas cosas sobre estos animales, sus cuidados y los productos lácteos que elaboran.

Tras descubrir muchas curiosidades del funcionamiento de una granja y sobre las vacas, llega el momento más deseado por los peques, dar el biberón a las terneras, un momento lleno de ternura que acerca a los niños a los animales.

Finalmente, la actividad en Granja Cudaña culmina con una degustación de sus productos: leche, quesos y quesadas acompañados de pan y sidra. Todos están deliciosos así que no te resistirás a comprar alguno para disfrutarlo en casa.

Por otro lado,  la granja cuenta con una tirolina para niños, un laberinto de alpacas (domo) y mucho espacio libre donde los pequeños disfrutarán desde el primer minuto. Por 10€/adulto y niños gratis pasamos una tarde muy entretenida que sin duda repetiremos. Tened en cuenta que normalmente hay dos turnos de visita guiada, así que antes de ir a la granja, contacta con ellos para reservar tu visita.

OTRAS ACTIVIDADES EN SAN VICENTE DE LA BARQUERA

Como hemos comentado, San Vicente de la Barquera es uno de nuestros destinos clásicos de verano, así que conocemos bien la zona. Este municipio tiene unas playas increíbles y si la temperatura acompaña (no sé si es suerte, pero nosotros siempre hemos tenido buen tiempo), merece la pena pasar un gran rato en la playa. Nuestra preferida en la Playa de Merón, de arena muy fina y con zonas de rocas en las que pasamos las horas muertas buscando cangrejos y pequeños peces.

Otras actividades típicas de nuestra estancia es pasear por el centro de San Vicente tomando un helado de Regma y recorrer la barra para ver cómo faenan los pescadores de la zona.

Para conocer más sobre estas actividades aquí dejamos el enlace a nuestra Escapada a San Vicente de la Barquera del año pasado. Esperamos que os guste y que os animéis a visitar con niños esta parte de Cantabria.

Bebidas refrescantes 2 - Pequeños Planes

Recetas de bebidas refrescantes para niños

Con el calor, es muy importante mantener una buena hidratación, sobre todo en los niños que sudan mucho mientras juegan y se olvidan de la sed. Y para que beber sea más atractivo, os traemos unas recetas para que preparéis unas bebidas refrescantes a la par que nutritivas para las meriendas de verano. Ya veréis, los niños se chuparán los dedos… ¡¡¡¡Y los adultos tampoco os podréis resistir!!!!

Un consejo para todas estas recetas: Para poder consumir estas bebidas lo antes posible y no tener que meterlas en la nevera para que estén fresquitas, utiliza los ingredientes muy fríos. De esta forma, bebiéndolas nada más prepararlas, como diría mi abuela: «no se van las vitaminas».

Bebida refrescante – Limonada


En todo verano que se precie, no puede faltar una buena limonada. Tanto granizada como líquida, está deliciosa.

Ingredientes:

  • 2 o 3 limones
  • 100 g de azúcar (o edulcorante)
  • 1 l de agua

Preparación:

Lava muy bien los limones ya que se van a utilizar sin pelar. Córtalos en cuartos y quita las pepitas. Vierte todos los ingredientes en un recipiente bastante hondo (para que no salpique) y bate todo junto hasta que los limones se hayan triturado perfectamente.

La limonada ya está lista para tomar. Si no se va a tomar en el momento, incluye varios hielos y métela en la nevera.

Para darle un toque especial, incluye unas hojas de menta.

Bebida refrescante – ZUMO de kiwi

La vitamina C del kiwi ayudará a tener unas defensas fuertes para hacer frente a los tan comunes resfriados de verano.

Ingredientes:

  • 3 kiwis
  • 1 limón
  • 100 g azúcar
  • 500 ml de agua

Preparación:

Pela el limón quitando toda la piel amarilla y blanca. Trocéalo y quita las pepitas. Pela los kiwis y trocéalos. Vierte en un recipiente los kiwis y el limón troceado junto con el azúcar y el agua. Bate muy bien hasta que la fruta esté totalmente triturada.

Esta misma recete puede hacer con otras frutas como manzana o pera, incluso puede hacerse mezclando distintas frutas.

Bebida refrescante – Batido de fresas y plátano

A algunos niños les cuesta comer fruta, por lo que con esta receta a la vez que se refrescan obtendrán un cañonazo de vitaminas y fibras así como el calcio de la leche.

Ingredientes:

  • 150 g de fresas
  • 1 plátano
  • 50 g de azúcar (o edulcorante)
  • 200 g de leche
  • 3 cubitos de hielo

Preparación:

Lava muy bien las fresas, elimina las hojas verdes y trocéalas. Pela el plátano y trocéalo.

En un recipiente, vierte las fresas, el plátano, la leche y el azúcar y bate bien. En otro recipiente tritura el hielo hasta que quede granizado. Mezcla el hielo triturado con el resto de ingredientes. ¡Y listo para tomar!

Si ha quedado muy espeso, añade un poco más de leche hasta alcanzar la textura deseada.

Esta misma receta puede hacerse utilizando otros frutos del bosque como arándanos, frambuesas o moras.

Asimismo se puede sustituir la leche por 2 yogures naturales o por 1 bote pequeño de leche evaporada.

Las Perseidas 2 - Pequeños Planes

Plan con niños: Lluvia de estrellas – Las Perseidas

Como cada mes de Agosto, las Perseidas se dejaran ver en el cielo, por lo que es una buena ocasión para hacer un plan nocturno en familia. Conoce en qué consiste este fenómeno astronómico y cómo preparar este plan con niños.

¿Qué son Las Perseidas?

Las Perseidas son partículas de polvo que al entrar en contacto con la atmósfera se desintegran, dejando a su paso un destello de luz. Por eso parece que llueven estrellas.
Estas partículas de polvo fueron originadas por el cometa 109/Swift-Tuttle y «chocan» con nuestra atmósfera porque la Tierra cruza la órbita del cometa.

A pesar de haber otras lluvias de estrellas a lo largo del año, las Perseidas es una de las más famosas, ya que se produce en verano cuando el cielo está despejado y el tiempo acompaña para estar un rato a la intemperie.

¿Cuándo ver Las Perseidas?

Esta lluvia de estrellas cruza nuestro cielo desde el 17 de julio hasta el 24 de agosto. Sin embargo, las noches del 11, 12 y 13 de agosto son las más propicias para observar un mayor número de estrellas fugaces ya que caen con más frecuencia.

De hecho, esta lluvia de estrellas se conoce como las Lágrimas de San Lorenzo por ser los días próximos a la festividad de este Santo (10 de agosto) cuando más y mejor se ven.

¿Cómo ver las Perseidas?

Para ver estas estrellas fugaces no es necesario ningún aparato de observación como prismáticos o telescopios ya que se ven a simple vista.

Para una mejor observación, hay que localizar un lugar con poca contaminación lumínica y bien abierto para que nuestros ojos abarquen mucho cielo. Recomendamos una excursión a la playa o al monte ya que son lugares apropiados para poder ver bien las estrellas.

Yendo con niños, recuerda llevar algo de abrigo, agua y algún tentempié para mantenerles distraídos y, sobretodo, toneladas de paciencia pues no pararán de preguntar dónde están las estrellas.

Aprovecha la ocasión para enseñarles un poquito sobre astronomía mostrándoles la Estrella Polar y la Osa Mayor.

Ya solo queda que busques un lugar apartado de las luces de la ciudad y prepárate para ver este espectáculo astronómico con los peques de la casa… ¡Y no olvides pedir un deseo por cada estrella fugaz que veas!

Manualidades de verano para niños

¿Aburridos en casa porque es mediodía y hay que resguardarse del sol? Para esas horas de más calor, os proponemos estas sencillas manualidades de verano con las que los niños se divertirán y así evitaremos que vean tanto la televisión.

Manualidades de verano – ANimales ACUÁTICOS con platos de cartón

Utilizando platos de cartón y pintura acrílica o témpera, los niños pueden crear sus propios animales acuáticos: ballenas, peces, cangrejos… Hay un sinfín de posibilidades recortando, pegando y coloreando los platos… ¡incluso pueden inventar especies imaginarias!

Para hacer los animales más divertidos, pueden pegarse distintos elementos o materiales como ojitos, gomets, tapones o trocitos de tela.

Manualidades de verano – Tortugas con botellas de plástico

En verano tiramos a la basura muchas botellas de plástico porque bebemos mucho líquido, así que os proponemos reciclarlas haciendo estas manualidades de verano.

Sobre un trozo de Goma EVA dibuja la silueta de una tortuga (puedes tomar algún ejemplo de internet) y recórtala. Decora al gusto con rotuladores o pintura acrílica/témpera.

En paralelo, recorta con mucho cuidado el fondo de una botella de plástico y decóralo al gusto. Ten en cuenta que si decoras la botella (el caparazón de la tortuga) no se verá la decoración del «cuerpo».

Una vez que cuerpo y caparazón están decorados, pega ambas partes con silicona líquida. Para ello únelas y recorre con la silicona todo el borde de la botella sellando bien y no dejando ningún hueco entre botella y Goma EVA.

Cuando la silicona ya está seca, estas tortugas se pueden meter en el agua… ¡flotan!

Precaución: si se ha usado pintura acrílica o témpera, al meter la tortuga al agua puede desteñir.

Manualidades de verano – Abanicos de papel

Para paliar el calor del verano, ¿qué mejor idea que crear tus propios abanicos como manualidades de verano?

Pega con celo transparente dos folios por la parte ancha, bien folios de colores o en blanco, así tendras un «lienzo» alargado. Dibuja por delante o por ambos lados aquello que más te guste con colores vistosos (utiliza lápices de colores o ceras. Pueden ser dibujos repetitivos como flores o nubes, o un dibujo completo como un bosque, una carita, etc.

Con el dibujo acabado, dobla todo el papel como un acordeón, doblez hacia dentro y doblez hacia afuera. Cada doblez de un dedo de ancho aproximadamente.

Cuando ya está todo doblado, por la parte de abajo, pega un palo de helado por ambos lados del papel cubriendo unos 4-5 centímetros. Una vez seco el pegamento, cubre con una cuerda o lazo la parte del palo pegada al papel para que ambos palos no se separen.

Abre el acordeón de papel por el lado sin palos de helado y así podrás ver tu dibujo y abanicarte presumiendo de tu manualidades de verano.

Viaje en Familia con niños a Ibiza (España)

¿Es Ibiza un destino para ir con niños? Sin duda, la respuesta es un SÍ . Aunque la Ibiza es bien conocida por sus discotecas y su ocio nocturno, la isla es un paraíso para todos los públicos y edades. Y como para muestra un botón, aquí os contamos nuestra experiencia incluyendo todas las actividades que hicimos en nuestra estancia de 8 días.

Lo primero que hicimos cuando elegimos Ibiza como destino vacacional, fue decidir dónde ubicar nuestro campamento base. Dado que todas las opiniones coincidían que Santa Eularia des Riu es la zona más tranquila y familiar de la isla, allí localizamos nuestro alojamiento. Y a toro pasado, podemos decir que fue todo un acierto que ya permite acceder a todas las zonas de la isla en 30-45 minutos en coche y tiene unas playas muy familiares y de fácil acceso.

De playa en playa

Como toda isla que se precie, Ibiza cuenta con multitud de playas y calas para ir con niños. Todas ellas preciosas y con un encanto especial. Si bien es cierto, algunas son de difícil acceso y por lo tanto recomendamos que se consulte antes de dirigirnos a ellas. Aquí podéis ver la lista de playas y calas en las que estuvimos en nuestro viaje, aunque por su supuesto se nos quedamos muchas en el tintero.

Las playas de Ibiza dan mucho juego si se va con niños pues pueden hacer muchas actividades desde remojarse en el agua y jugar con la arena como hacer alguna actividad acuática que pueda ofrecer la playa en cuestión. Además, las aguas cristalinas de Ibiza permiten una visibilidad increíble por lo que con unas gafas y un tubo los niños pueden hacer snorkel y disfrutar de los fondos marinos, por supuesto, siempre acompañados de un adulto.

Quedarse en las playas y calas de la parte oeste de la isla pitiusa hasta el atardecer puede resultar todo un espectáculo para grandes y pequeños, pues las puestas de sol son increíbles. Os recomendamos no perderos esta bonita postal, bien tomando algo en los clásicos Café del Mar o Kumharas o simplemente, sentados en la arena de la playa.

 

DE Paseo por los pueblos y ciudades de ibiza

Bien en la costa o en el interior, muchos son los municipios de la isla que merecen la pena ser visitados. En algunos de ellos la excursión será de varias horas, en otros, pocas pero interesantes.  Esta es nuestra recomendación.

Ibiza – Dalt Vila

Siendo la capital de la isla, Ibiza es el municipio de visita obligada. Perderse por las calles de Dalt Vila tiene mucho encanto y a los niños les sorprenderá cruzar las murallas (Patrimonio de la UNESCO) así como contemplar el gran puerto junto a los cañones del Baluarte de Santa Lucía.

Merece la pena llegar a la Catedral y ver los rincones del casco antiguo. Tened en cuenta si vais con niños que las calles son empinadas… los mas pequeños pedirán brazos. Por eso siempre es recomendable hacer la visita comiendo un helado (los de la heladería artesanal Gelato Ibiza están de muerte!).

Santa Eularia des Riu

Siendo Santa Eularia nuestro campamento base, realizamos varios paseos por sus calles. Conocimos bien el Paseo Marítimo y el Paseo del Puerto, tanto de día como de noche, sin olvidar las zonas infantiles públicas. Dado que Santa Eularia es Ciudad Amiga de la Infancia, cuenta con unas zonas infantiles con columpios muy bien equipadas y modernas.

De este municipio también cabe destacar también:

  • la ruta por el río, altamente recomendada para hacerla con los niños ya que podrán ver peces y aves acuáticas.
  • las playas familiares, que son de fácil acceso, vigiladas,  con aguas cristalinas y arena fina en las que hay que adentrarse mucho para que cubra.

Para aquellos que buscan emociones más fuertes, entre Santa Eularia y Es Canar hay un parque de aventuras en los árboles, el Acrobosc. Se trata de una pista americana con circuitos adaptados a distintas edades.

Santa Gertrudis de Fruitera y San Agustín

Estos pueblos del interior de la isla (en la parte centro y sur respectivamente) tienen un encanto especial. Se trata de pequeños municipios de casas bajas y blancas que conservan la esencia de la Ibiza tradicional.

Dado que cuentan con calles peatonales o la circulación de coches es mínima, podréis pasear tranquilamente con los niños. Además Santa Gertrudis tiene una pequeña zona infantil para que los peques descarguen energías.

 También destacamos ambos pueblos por características gastronómicas:

  • en Santa Gertrudis no olvidéis pasar por el Bar Costa y degustar sus famosos bocatas de jamón en pan de mollete. Tanto tomándolos in situ como llevándolos para tomar en la playa, los disfrutaréis de lo lindo.
  • en San Agustín descubrimos la terraza-jardín del Bar Can Berri, un lugar ideal para las cenas de verano. Todos los platos están buenísimos (incluidos los postres que te presentan en la mesa).

explorando la naturaleza de la isla

En todo viaje en familia no pueden faltar las actividades relacionadas con la naturaleza. Estas son algunas de las que ofrece esta isla balear:

Aquarium Cap Blanc

Este acuario junto a la Cala Gració (San Antonio) está ubicado en una cueva natural y es una visita muy recomendada si viajas con niños.

A pesar de su pequeño tamaño, cuenta con varias especies interesantes como peces voladores, meros gigantes y rayas. Además, mientras los niños visitan el acuario, los adultos pueden tomar algo en el bar de la entrada y disfrutar de unas buenas vistas y la tranquilidad del entorno.

Cueva Can Marçá

Se trata de una cueva natural ubicada entre la playa Port de San Miquel y Benirras. Fue refugio de piratas y lugar secreto para esconder tesoros, lo que asombrará a los pequeños de la casa.

Tened en cuenta que para llegar a la entrada de la cueva, es necesario bajar por unas escaleras complicadas pero con unas vistas espectaculares. Tampoco se puede visitar la cueva con carrito.

Otro punto a considerar es el precio de la entrada, es un poco elevado a nuestro juicio, sin embargo a los niños les encantará esta aventura de unos 45 minutos de duración.

Parque Natural de Las Salinas

Este Parque Natural está ubicado en la parte sur de la isla y cuenta con un Centro de Interpretación en San Francesc. Allí os facilitaran toda la información sobre el parque. Este centro disponen de un servicio de préstamo de prismáticos para poner avistar aves desde los dos observatorios colindantes.

Otro atractivo de la zona de Las Salinas es la visita a las Torres Vigía, las montañas de sal y las calas de la zona.

de compras por los Mercadillos hippies de Ibiza

¿Ir de compras con niños? parece impensable, y es que los mercadillos de Ibiza son tan especiales que hasta cuentan con zonas infantiles como ludotecas o columpios. En Ibiza hay mercadillos prácticamente todos los días y en distintas zonas de la isla. Eligid el que más os guste y a disfrutar.

Las Dalias

Es el Mercadillo más famoso de la isla que sin duda no puedes olvidar visitar, tanto si compras, como si sólo quieres mirar….moda, complementos, decoración… cada puesto esconde tesoros sorprendentes.

Está ubizado entre Santa Eularia y San Carlos  y puede visitarse durante todo el día los sábados y de tarde-noche el resto de día. Ojo, repetimos, consultar los horarios. Junto al mercadillo hay una zona de aparcamiento donde poder dejar el coche por unos 3-4 euros.

Las Dalias también es lugar para tomar algo y disfrutar de la música ya que ofrece música en vivo en El Jardín. Nosotros tomamos unas porciones de pizza de Pizza Amor & Fantasía.

Hippy Market de Punta Arabí

Este mercadillo también es uno de la más conocidos de la isla y se celebra todos los miércoles de 10 de la mañana a 7 de la tarde. El Hippy Market es enorme (estimando a bulto, el doble que Las Dalias), y está ubicado en Es Canar. Junto al mercadillo, hay varias zonas de aparcamiento donde poder dejar el coche por unos 3-4 euros.

Sus puestos tienen una estética más similar a la de otros mercadillos al uso, pero también está lleno de artesanía elaborada en la isla.

Al igual que en Las Dalias, el Hippy Market también cuenta con varias zonas donde poder comer y beber así como disfrutar de música en directo.

 

Aunque estuvimos en la isla mas de una semana, no pudimos realizar todas actividades o visitas que teníamos en nuestra lista, como hacer recorridos con los trenes turísticos, paseos en barco y visitar la isla de Formentera. Así que, dejaremos que Ibiza nos sorprenda, en otra ocasión.

Viaje escapada con niños – Playa de Bolonia y Ciudad de Cádiz

De vacaciones por la costa del sol (Estepona – Málaga), decidimos hacer una escapada rápida a la ciudad histórica conocida como la Tacita de Plata, Cádiz.

PLAYA DE BOLONIA

Aunque nuestro destino estaba a menos de 2 horas en coche, planificamos una parada a medio camino para disfrutar del Caribe español, en la Playa de Bolonia.

20160721_120013pano

De camino, pasado Algeciras por la carretera de la costa N-340 y tras pasar el desvío a Tarifa, nos encontraremos un cartel a la izquierda que nos indica el camino a la playa. A partir de ese momento nos esperan 7 kilómetros de carretera «mala» como diría mi madre (carretera estrecha con curvas). Afortunadamente el trayecto está amenizado con el avistamiento de vacas, burros, caballos y toros hasta llegar frente a la playa.

Aparcar muy cerca de la playa es posible pero siempre es recomendable llegar antes de las 11 horas, ya que después comienzan las búsquedas interminables para encontrar un hueco. Normalmente hay jóvenes de la zona que te indican los huecos y a los que hay que dar «la voluntad».

Una vez en la playa podréis disfrutar de una arena finita y blanca con kilómetros hacia un lado y otro. Al fondo a la derecha según se mira al mar, podréis visitar la duna, una lengua de arena increíble a la que se puede subir pero es recomendable para niños con buen aguante. Y si tenéis tiempo también podréis visitar gratuitamente las ruinas romanas de Baelio Claudia y una zona de barros para la piel.

La playa es perfecta para jugar y nadar con los niños, ya que tiene una gran extensión de arena cuando baja la marea y puedes andar muchos metros para adentro del agua sin que cubra. Recomendable llevar sombrilla con buena sujección, ya que suele hacer mucho viento y mucha protección solar ya que la arena es blanca.

Para comer hay varios «chinguiritos» como dice ni pequeña, así que hay donde elegir. Nosotros comimos en el Chiringuito La Duna a base de pescaito frito pues estando Cádiz es lo que toca. Para evitar largas esperas es recomendable comer tempranito, horario «guiri», que además los niños hasta lo agradecen y así no están en la playa a las horas «malas» de sol.

20160721_142057

Después de comer y echar un ojo a los puestecillos hippies, retomamos nuestro viaje hacia Cádiz, pues nos esperaba otra horita de camino, así que buena siestecita para la pequeña de la casa.

la ciudad de cádiz

Cuando llegamos a Cádiz lo primero que hicimos fue dejar el coche cerca del apartamento que habíamos alquilado y así olvidarnos de él durante nuestra toda nuestra estancia pues es una ciudad para patearla. Aparcamos el coche en el parking de Santa Catalina que son 14,40€ todo el día (en comparación con Madrid, ¡toda una ganga!).

En Cádiz hay multitud de opciones para alojars,e pero nosotros preferimos alquilar un apartamento a un hotel, pues hay mas espacio y dispones de las mismas comodidades que en casa (lavadora, cocina, etc.). Nuestro apartamento, cómodo y acogedor, fue el  Blue Soul de la Casa de la Alameda, a tan sólo dos calles de la Playa de la Caleta, localizado estratégicamente en pleno Barrio de la Viña . Desde aquí saludamos a Víctor y Carmen por su buena acogida y recomendaciones sobre la ciudad.

 Una vez instalados, nos preparamos para visitar la ciudad, armados con el plano, agua y varios tentempiés para la merienda.

 Cádiz es una ciudad muy abarcable a pie, con muchas zonas peatonales, pero hay que destacar que está completamente adoquinada por lo que dificulta el uso del carrito. No es imposible usarlo (de hecho nosotros lo hicimos con uno de ruedas pequeñas), pero hay que armarse de paciencia y ejercitar bien los bíceps.

Desde el apartamento, nuestro primer destino fue el Parque Genovés, un jardín botánico gratuito con cascada, cueva  y dinosaurios incluidos. A nuestra niña le encantó, no paramos de hacer fotos a las flores y correr por los «laberintos» entre los arbustos.

 Siguiendo la costa, llegamos al Parque de la Alameda con árboles milenarios que impresionan y pescadores de urta que charlan con los niños que curiosean en los cubos de agua para ver la faena del día.

20160721_191147Una vez recorrido el parque nos adentramos hacia el centro de la ciudad para ver la Plaza de la Mina y la Plaza de San Antonio. De esta última plaza sale una calle muy bonita y peatonal que es la calle Ancha con varias tiendas para hacer shopping y recorriéndola un poco más, llegamos a la la Plaza Topete, para luego llegar a la Catedral de Santa Cruz. Escuchar el toque de las campanas sorprenderá a los pequeños que podrán correr libremente por la plaza, ya que es peatonal y jugaran a subir y bajar los escalones.  Justo a la izquierda de la Catedral está el Arco de la Rosa que atravesaremos  para callejear por el Barrio del Pópulo, el más antiguo de Cádiz.

 Volviendo a la Catedral, nos dirijiremos hacia la Plaza de las Flores para ver el Edificio de Correos y el Mercado Central con sus exposiciones de pintura en el exterior. Aquí se puede tomar un pescaito frito o alguna tapita.

 En funcion del tiempo disponible y del aguante de los niños, podreis ir a cenar o continuar callejeando previo paso por el campo del Sur para ver la Catedral y la «Habana de Cadiz«.

20160721_194422

En nuestro caso, el hambre hacia mella así que fuimos a cenar a la Plaza del Tío de la Tiza al Bar Pájaro Tinto (Taberna «El Tío de la Tiza») donde tomamos unas raciones espectaculares y típicas de la zona (huevas fritas, tortillitas de camarones, chicharrones, etc.). Lo bueno de este restaurante, aparte de lo pintoresco de la plaza y la buena comida,  es que está junto a otra plaza con un parque infantil muy grande que simula el Gran Teatro Falla donde los niños podrán jugar a sus anchas.

20160721_205713

Después de cenar, fuimos a ver la puesta de sol entre el Castillo de San Sebastián y el Castillo de Santa Catalina en la Playa de la Caleta… y allí despedimos nuestro día de playa y visita cultural.

20160721_220339

 Al día siguiente y con las pilas cargadas, desayunamos en el Bar El Periquito cercano al apartamento, donde los molletes y los churros recién hechos estaban de vicio.

 De nuevo pasamos por la Playa de la Caleta para dirigirnos hacia el Castillo de San Sebastián para lo cual cruzamos el Arco de la Caleta y «caminamos» sobre el atlántico hasta llegar al castillo y el faro.

20160722_110118

De nuevo en tierra, decidimos dirigirnos a la Torre Tavira pasando por el Gran Teatro Falla, sede del carnaval gaditanoy la Plaza san Felipe Neri. Al llegar a la Torre y mirar hacia arriba nos dio un poco de vértigo pensar en subir los 158 escalones con la niña, pues el ascensor, de momento, es sólo un proyecto en el que se está trabajando. Lástima no visitar Cádiz desde los aires y en 360 grados ni la cámara oscura que tanto nos han recomendado.

Después de seguir callejeando, el calor y el hambre empezaban a notarse por lo que decidimos dar un paseo en catamarán hasta llegar al Puerto de Santa María pues por menos de 3€ por pasajero y trayecto das un paseo de 30 minutos por la Bahía de Cadiz. Cuál fue nuestra sorpresa al ver los horarios del catamarán y ver que a mediodía no habia salida hacia el Puerto… lo que nos enseñó una cosa, ¡hay que comprobar los horarios con antelación!

Dado que ya era casi la hora de comer y la pequeña empezaba a cansarse, decidimos regresar a nuestro cuartel de Estepona, sin olvidar que queda pendiente para la próxima visita a la Tacita de Plata, la subida a la Torre Tavira y el paseo en barco por la Bahía de Cádiz y es que dicen, y es cierto, que Cádiz enamora.