Embalse de Los Peñascales 2 - Pequeños Planes

Ruta con niños – Embalse de Los Peñascales (Madrid)

El Embalse de Los Peñascales, ubicado en el municipio de Torrelodones (Madrid). Y aunque es desconocido por muchos, está en un entorno perfecto para realizar una ruta con niños. Al tratarse de un embalse no destinado al abastecimiento humano, la lamina de agua es permanente y su perímetro es muy estable y llano. Además como el nivel de agua no sube y baja bruscamente, la vegetación de ribera es muy frondosa, por lo que el paraje es muy atractivo para una ruta en familia para aprender mas sobre árboles y arbustos. Y por supuesto, las vistas son muy bonitas.

INICIO DE LA RUTA DEL EMBALSE DE LOS PEÑASCALES

Esta ruta circular por el Embalse de Los Peñascales de aproximadamente 1-2 kilómetros de distancia comienza en la caseta de vigilancia de la urbanización frente al edificio de la estación depuradora y localizado en el cruce de la Avda del Lago con la Avda del Monte. Para llegar hasta este punto, es necesario tomar la salida 26 de la A-6 y seguir en dirección Los Peñascales. Junto a la caseta de vigilancia hay un pequeño aparcamiento donde poder dejar el coche y desde donde se inicia la ruta.

Siendo una ruta circular puede realizarse en dos sentidos:

  • en sentido contrario a las agujas del reloj, donde se encuentra el cartel informativo de la ruta y que continua con unas escaleras hacia arriba.

  • en sentido de las aguas del reloj a través del bosque junto al aparcamiento; éste es el sentido recomendado para ir con niños y es el que se describimos en este post.
DESCRIPCIÓN DE LA RUTA DEL EMBALSE DE LOS PEÑASCALES (CON NIÑOS)

Desde el aparcamiento comienza un pequeño sendero entre árboles que deja a la derecha el pequeño Arroyo de Trofas. Siguiendo el arroyo, se llega a la presa de Gabriel Enríquez de Laorden. El rostro de este ilustre está tallado en piedra y puede verse en el muro de la presa (hay que agacharse un poco entre los árboles para verlo).

Continuando el sendero de arena, la ruta transcurre entre zonas arboladas con mucha sobra y en ocasiones estrechas y zonas abiertas con solana y espacios amplios para que los niños puedan correr. Asimismo, durante el recorrido se atraviesan varios puentes. Algunos son simples traviesas de madera y otros son de cemento y con cierta altura o formados por rocas, por lo que se recomienda llevar a los niños de la mano cuando se crucen.

Durante toda la ruta, el Embalse de Los Peñascales queda a nuestra derecha y la lámina de agua es de fácil acceso, por lo que se debe extremar la precaución cuando los niños se acerquen al agua.

Cuando se llega al punto más lejano desde el comienzo de la ruta, el camino se estrecha bastante y transcurre entre la vegetación. Existen distintas zonas con escalones de piedra o madera para facilitar la subida., que si bien es cierto, no entraña ninguna dificultad.

Al final del recorrido se puede ver el perfil de la presa, cuyo acceso está cerrado al publico. Nada más superar la puerta de la presa, nos encontraremos con las escaleras que habíamos comentado al principio y que llevan al cartel informativo de la ruta del Embalse de Los Peñascales. Es importante extremar la precaución mientras se baja por estas escaleras ya que la erosión de las rocas crea una arena muy resbaladiza que puede originar caídas.

DATOS GENERALES DE LA RUTA
  • Distancia: 1,6 km
  • Tipo de ruta: Circular
  • Dificultad: Baja. Precaución en las zonas estrechas, puentes, escaleras y al acercarse al agua.
  • Tiempo: 1 hora
  • Servicios: Aparcamiento, contenedores de basura y cartel descriptivo de la ruta.
  • Niños: Si, a partir de 3-4 años
  • Carrito: No. Terreno irregular que alterna tierra y rocas.

Esta ruta puede realizarse por libre o guiada por el educador ambiental del Ayuntamiento de Torrelodones. Las senda guiadas del Ayuntamiento se programan mensualmente y, aunque son gratuitas, requieren inscripción. Para más información sobre las sendas guiadas, consultar la página web.

OTRAS RUTAS CON NIÑOS

Si te gusta la naturaleza y quieres disfrutarla con tus hijos, aquí te indicamos algunas rutas recomendadas para niños:

Viaje en Familia con niños a Ibiza (España)

¿Es Ibiza un destino para ir con niños? Sin duda, la respuesta es un SÍ . Aunque la Ibiza es bien conocida por sus discotecas y su ocio nocturno, la isla es un paraíso para todos los públicos y edades. Y como para muestra un botón, aquí os contamos nuestra experiencia incluyendo todas las actividades que hicimos en nuestra estancia de 8 días.

Lo primero que hicimos cuando elegimos Ibiza como destino vacacional, fue decidir dónde ubicar nuestro campamento base. Dado que todas las opiniones coincidían que Santa Eularia des Riu es la zona más tranquila y familiar de la isla, allí localizamos nuestro alojamiento. Y a toro pasado, podemos decir que fue todo un acierto que ya permite acceder a todas las zonas de la isla en 30-45 minutos en coche y tiene unas playas muy familiares y de fácil acceso.

De playa en playa

Como toda isla que se precie, Ibiza cuenta con multitud de playas y calas para ir con niños. Todas ellas preciosas y con un encanto especial. Si bien es cierto, algunas son de difícil acceso y por lo tanto recomendamos que se consulte antes de dirigirnos a ellas. Aquí podéis ver la lista de playas y calas en las que estuvimos en nuestro viaje, aunque por su supuesto se nos quedamos muchas en el tintero.

Las playas de Ibiza dan mucho juego si se va con niños pues pueden hacer muchas actividades desde remojarse en el agua y jugar con la arena como hacer alguna actividad acuática que pueda ofrecer la playa en cuestión. Además, las aguas cristalinas de Ibiza permiten una visibilidad increíble por lo que con unas gafas y un tubo los niños pueden hacer snorkel y disfrutar de los fondos marinos, por supuesto, siempre acompañados de un adulto.

Quedarse en las playas y calas de la parte oeste de la isla pitiusa hasta el atardecer puede resultar todo un espectáculo para grandes y pequeños, pues las puestas de sol son increíbles. Os recomendamos no perderos esta bonita postal, bien tomando algo en los clásicos Café del Mar o Kumharas o simplemente, sentados en la arena de la playa.

 

DE Paseo por los pueblos y ciudades de ibiza

Bien en la costa o en el interior, muchos son los municipios de la isla que merecen la pena ser visitados. En algunos de ellos la excursión será de varias horas, en otros, pocas pero interesantes.  Esta es nuestra recomendación.

Ibiza – Dalt Vila

Siendo la capital de la isla, Ibiza es el municipio de visita obligada. Perderse por las calles de Dalt Vila tiene mucho encanto y a los niños les sorprenderá cruzar las murallas (Patrimonio de la UNESCO) así como contemplar el gran puerto junto a los cañones del Baluarte de Santa Lucía.

Merece la pena llegar a la Catedral y ver los rincones del casco antiguo. Tened en cuenta si vais con niños que las calles son empinadas… los mas pequeños pedirán brazos. Por eso siempre es recomendable hacer la visita comiendo un helado (los de la heladería artesanal Gelato Ibiza están de muerte!).

Santa Eularia des Riu

Siendo Santa Eularia nuestro campamento base, realizamos varios paseos por sus calles. Conocimos bien el Paseo Marítimo y el Paseo del Puerto, tanto de día como de noche, sin olvidar las zonas infantiles públicas. Dado que Santa Eularia es Ciudad Amiga de la Infancia, cuenta con unas zonas infantiles con columpios muy bien equipadas y modernas.

De este municipio también cabe destacar también:

  • la ruta por el río, altamente recomendada para hacerla con los niños ya que podrán ver peces y aves acuáticas.
  • las playas familiares, que son de fácil acceso, vigiladas,  con aguas cristalinas y arena fina en las que hay que adentrarse mucho para que cubra.

Para aquellos que buscan emociones más fuertes, entre Santa Eularia y Es Canar hay un parque de aventuras en los árboles, el Acrobosc. Se trata de una pista americana con circuitos adaptados a distintas edades.

Santa Gertrudis de Fruitera y San Agustín

Estos pueblos del interior de la isla (en la parte centro y sur respectivamente) tienen un encanto especial. Se trata de pequeños municipios de casas bajas y blancas que conservan la esencia de la Ibiza tradicional.

Dado que cuentan con calles peatonales o la circulación de coches es mínima, podréis pasear tranquilamente con los niños. Además Santa Gertrudis tiene una pequeña zona infantil para que los peques descarguen energías.

 También destacamos ambos pueblos por características gastronómicas:

  • en Santa Gertrudis no olvidéis pasar por el Bar Costa y degustar sus famosos bocatas de jamón en pan de mollete. Tanto tomándolos in situ como llevándolos para tomar en la playa, los disfrutaréis de lo lindo.
  • en San Agustín descubrimos la terraza-jardín del Bar Can Berri, un lugar ideal para las cenas de verano. Todos los platos están buenísimos (incluidos los postres que te presentan en la mesa).

explorando la naturaleza de la isla

En todo viaje en familia no pueden faltar las actividades relacionadas con la naturaleza. Estas son algunas de las que ofrece esta isla balear:

Aquarium Cap Blanc

Este acuario junto a la Cala Gració (San Antonio) está ubicado en una cueva natural y es una visita muy recomendada si viajas con niños.

A pesar de su pequeño tamaño, cuenta con varias especies interesantes como peces voladores, meros gigantes y rayas. Además, mientras los niños visitan el acuario, los adultos pueden tomar algo en el bar de la entrada y disfrutar de unas buenas vistas y la tranquilidad del entorno.

Cueva Can Marçá

Se trata de una cueva natural ubicada entre la playa Port de San Miquel y Benirras. Fue refugio de piratas y lugar secreto para esconder tesoros, lo que asombrará a los pequeños de la casa.

Tened en cuenta que para llegar a la entrada de la cueva, es necesario bajar por unas escaleras complicadas pero con unas vistas espectaculares. Tampoco se puede visitar la cueva con carrito.

Otro punto a considerar es el precio de la entrada, es un poco elevado a nuestro juicio, sin embargo a los niños les encantará esta aventura de unos 45 minutos de duración.

Parque Natural de Las Salinas

Este Parque Natural está ubicado en la parte sur de la isla y cuenta con un Centro de Interpretación en San Francesc. Allí os facilitaran toda la información sobre el parque. Este centro disponen de un servicio de préstamo de prismáticos para poner avistar aves desde los dos observatorios colindantes.

Otro atractivo de la zona de Las Salinas es la visita a las Torres Vigía, las montañas de sal y las calas de la zona.

de compras por los Mercadillos hippies de Ibiza

¿Ir de compras con niños? parece impensable, y es que los mercadillos de Ibiza son tan especiales que hasta cuentan con zonas infantiles como ludotecas o columpios. En Ibiza hay mercadillos prácticamente todos los días y en distintas zonas de la isla. Eligid el que más os guste y a disfrutar.

Las Dalias

Es el Mercadillo más famoso de la isla que sin duda no puedes olvidar visitar, tanto si compras, como si sólo quieres mirar….moda, complementos, decoración… cada puesto esconde tesoros sorprendentes.

Está ubizado entre Santa Eularia y San Carlos  y puede visitarse durante todo el día los sábados y de tarde-noche el resto de día. Ojo, repetimos, consultar los horarios. Junto al mercadillo hay una zona de aparcamiento donde poder dejar el coche por unos 3-4 euros.

Las Dalias también es lugar para tomar algo y disfrutar de la música ya que ofrece música en vivo en El Jardín. Nosotros tomamos unas porciones de pizza de Pizza Amor & Fantasía.

Hippy Market de Punta Arabí

Este mercadillo también es uno de la más conocidos de la isla y se celebra todos los miércoles de 10 de la mañana a 7 de la tarde. El Hippy Market es enorme (estimando a bulto, el doble que Las Dalias), y está ubicado en Es Canar. Junto al mercadillo, hay varias zonas de aparcamiento donde poder dejar el coche por unos 3-4 euros.

Sus puestos tienen una estética más similar a la de otros mercadillos al uso, pero también está lleno de artesanía elaborada en la isla.

Al igual que en Las Dalias, el Hippy Market también cuenta con varias zonas donde poder comer y beber así como disfrutar de música en directo.

 

Aunque estuvimos en la isla mas de una semana, no pudimos realizar todas actividades o visitas que teníamos en nuestra lista, como hacer recorridos con los trenes turísticos, paseos en barco y visitar la isla de Formentera. Así que, dejaremos que Ibiza nos sorprenda, en otra ocasión.

De ruta con niños por Júzcar, el Pueblo Pitufo – Sierra de Ronda

En 2011, Júzcar  fue nombrado el primer Pueblo Pitufo del mundo y, desde entonces, sus blancas casas se tiñeron de azul. Así que, aprovechando unas vacaciones por Málaga (Andalucía), decidimos visitar Júzcar y hacer una pequeña ruta con los niños. Aquí os contamos nuestra experiencia.

JÚzcar, el pueblo pitufo

Para llegar a Júzcar, ubicado en plena Sierra de Ronda,  es necesario seguir la carretera A-397 desde Marbella. Dado que es una carretera con muchas curvas, recomendamos hacer altos en el camino a aquellos que se marean en coche. A nosotros la hora de camino se nos hizo un poco larga, así que paramos un poco antes de llegar a Júzcar, en el pueblo de Cartajima,  donde había una pequeña zona infantil a la entrada.

Nada más llegar a Júzcar, se pueden ver sus casitas azules perfectamente pintadas y un pitufo gigante junto a una seta de información que parece que da la bienvenida. ¡A los niños les encantará! En la caseta de información nos atendieron muy amablemente y nos proporcionaron un plano del pueblo indicando dónde están ubicadas las principales atracciones para niños. Dependiendo de la época del año habrá pintacaras, photocall, colchonetas, etc., no obstante tened en cuenta que estos servicios son de pago.

Tras recorrer las calles del pequeño pueblo pitufo (se completa andando en 15-30 minutos) y ver sus pitufos gigantes, decidimos realizar la realizar la Ruta de los Molinos, un camino recomendado para niños por ser circular y de corto recorrido.

Ruta de los Molinos

La Ruta de los Molinos es una ruta muy sencilla que transcurre junto al pueblo de Júzcar (Sierra de Ronda) y que permite disfrutar del entorno en el que se ubica este municipio pitufo.

Para comenzar la Ruta de los Molinos, debemos recorrer la calle principal del pueblo pitufo y llegar a la única casa del pueblo que no está pinta de azul… ¡es morada! A la altura de esta casa, a mano izquierda, comienza una pequeña calle donde se encuentra un cartel de madera que indica el inicio de la ruta.

Bajando por dicha calle, encontramos un hito que nos señala hacia dónde dirigirnos, de modo que abandonamos el asfalto para comenzar por un sendero de arena entre la vegetación que hará las delicias de los más pequeños.

Siguiendo el camino llegamos al río, que se atraviesa gracias a un pequeño puente árabe de un sólo arco. Junto al puente se pueden ver los molinos que antaño molían la harina y tramos de calzada romana. Conviene recordar que toda la ruta es  a la sombra, entre árboles, dato importante cuando realizamos estas rutas con niños.

El camino continua por el bosque hasta llegar a una pequeña roca la cual hay que «escalar» gracias a una cuerda. Este es el único tramo de la ruta que puede entrañar alguna dificultad para los niños, pero con un poco de ayuda, subirán sin problemas e incluso disfrutarán con la escalada.

Siguiendo el camino y respetando las balizas, llegamos al nacimiento de «Las Zuas», un manantial de agua cristalina que se puede contemplar desde un pequeño puente de madera.

Dejando el nacimiento de «Las Zuas» atrás, se llegará a la carretera que nos lleva de vuelta al punto de partida. Es una ruta circular, lo que le añade atractivo pues siempre pasas por lugares nuevos y no repites el mismo camino de ida y de vuelta.

Como comentamos, el pueblo Pitufo es bastante pequeño y  nuestra visita con los niños a Júzcar, incluyendo la ruta, duró una mañana. Tras la caminata y como no llevábamos comida, repusimos fuerzas en la terraza de uno de los pocos restaurantes que tiene el municipio, La Bodega del Bandolero.

En resumen, visita muy recomendable con niños a Júzcar, el pueblo pitufo de la Sierra de Ronda, en Málaga que se completa en una mañana y los más pequeños disfrutarán mucho.

Características de la ruta:

  • Recorrido: Circular
  • Distancia: 1,5 kilómetros
  • Tiempo: 45 minutos a 1 hora (dependiendo de la edad de los niños)
  • Edad recomendada: 4-5 años
  • Dificultad: Baja a excepción de la subida a una roca con una cuerda.
  • Servicios: No hay ni baños ni restaurantes durante el recorrido de la Ruta de los Molinos.

 

ESCAPADA CON NIÑOS – VIAJE DE FIN DE SEMANA A CUENCA (ESPAÑA)

Cuenca es la ciudad perfecta para una escapada con niños en la que poder disfrutar tanto de la cultura, como del deporte y la naturaleza. Está tan cerca de Madrid (a tan sólo hora y media) que decidimos explorarla durante el pasado fin de semana.

En nuestra escapada, nos alojamos en las cabañas de madera del Camping Caravaning de Cuenca, localizado a unos 10km de el centro de la ciudad. Este camping tiene una ubicación idónea al estar cerca de la ciudad pero en plena naturaleza. Además, cuenta con unas instalaciones muy atractivas para ir con niños como piscina, zona infantil de recreo, mucho terreno para jugar y hasta una zona con animales de granja. Muy recomendable el Restaurante El Refugio, junto al camping, no solo por su comida y servicios, sino porque también piensan en los mas pequeños disponiendo de menú infantiles, sala de juegos y castillo inflable (cuando el tiempo acompaña).

LA CIUDAD ENCANTADA

Como amantes de la naturaleza, el primer día decidimos visitar la Ciudad Encantada, ubicada a unos 25-30 km de Cuenca. Se trata de un paraje natural donde las rocas cobran formas increíbles.  En una ruta circular de 3 kilómetros (aprox. 2 horas con niños) se pueden observar las formaciones naturales a las que se han dado nombres de animales y de objetos como el perro, la tortuga o el tobogán. La tarifa general es de 5€ para el adulto y gratis hasta los 7 años. Por un euro más, de puede disfrutar de una visita guiada. Como en nuestra visita nos acompañaban niñas de 6, 4 y 2 años, optamos por hacer el recorrido libre. Aunque la dificultad de la ruta es muy baja, no es recomendable realizarla con carrito (aunque no es imposible).

De vuelta a Cuenca desde La Ciudad Encantada hicimos un alto en el camino para visitar el Ventano del Diablo. Se trata de una cueva horadada en la roca desde donde se pueden contemplar unas increíbles vistas al Río Júcar. Mucho cuidado con los niños ya que el corto recorrido desde el coche hasta el mirador, aunque tiene valla, puede ser peligroso.

MUSEO DE LAS CIENCIAS DE CASTILLA LA MANCHA

Por la tarde, ya en Cuenca, visitamos el Museo de las Ciencias. Podemos decir que es una de las visitas imprescindibles yendo con niños ya que, al ser interactivo, los pequeños se lo pasarán en grande mientras aprenden. Está ubicado en plano casco antiguo de Cuenca muy cerca de la Plaza Mayor y la Catedral de modo que también aprovechamos para visitar esta parte de la ciudad.

El Museo está dividido en distintas temáticas y la que mas nos gustaron fueron:

  • el tiempo, con un reloj gigante y con multitud de péndulos con los que aprender sobre el ritmo,
  • la geología y paleontología con volcanes y fósiles,
  • el espacio y el sistema solar, con una recreación de una nave espacial y un planeta interactivo, y
  • el clima, donde pudimos crear distintos fenómenos climáticos con la ayuda de nuestra energía corporal.

Además, el Museo cuenta con un planetario en el que se proyectan programas de distintas temáticas y para diferentes edades. Desgraciadamente no nos dio tiempo a descubrirlo, así que nos queda  endiente para la próxima visita ya que nos han comentado que está muy chulo.
La entrada al Museo durante los fines de semana es gratuita para todos los visitantes. Entre semana, la tarifa general es de 3 euros para los adultos, siendo gratuito para los menores de edad. Sin duda, ¡diversión y educación al mejor precio!

LAS CASAS COLGADAS

Aprovechando que el tiempo mejoraba, el último día de nuestra escapada de fin de semana lo dedicamos a conocer uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad: las Casas Colgadas. Para ello dejamos el coche en el aparcamiento junto al Auditorio y subimos hacia el Puente de San Pablo. Aunque la cuesta resultó un poco «dura» para los niños, aprovechamos el camino para hacer muchas fotos, pues las vistas son increíbles. Una vez arriba junto al Parador, cruzamos el puente, lo que impresiona a grandes y pequeños.

Cruzado el puente, pudimos contemplar de cerca las Casas Colgadas y recorrimos las callejuelas del casco antiguo, transportándonos al pasado.

En esta escapada hemos podido conocer lo más destacable de la ciudad de Cuenca, pero son tantos atractivos, su oferta cultural, gastronómica y de actividades en la naturaleza (no solo de la ciudad sino de toda la provincia), que sin duda volveremos.

Esperamos contaros nuestra nueva escapada a Cuenca muy pronto.

Arboreto Luis Ceballos – Actividad de naturaleza con niños en El Escorial (Madrid)

Hace unos días hemos visitado por primera vez el Arboreto Luis Ceballos y nos pareció todo un descubrimiento. Es una escapada en la naturaleza, para realizar con niños, muy recomendable. Os contamos el porqué.

El Arboreto, ubicado en pleno Monte Abantos en San Lorenzo de El Escorial, alberga unas 250 especies diferentes de árboles y arbustos autóctonos de la Península Ibérica y Baleares y cuenta con varias áreas temáticas relacionadas con la cultural forestal incluyendo carboneras, colmenas, senda de la madera y de las autonomías y un estanque.

Dentro de las funciones del Arboreto está la de Centro de Educación Ambiental por lo que ofrece talleres gratuitos durante los fines de semana y festivos, orientadas a disfrutarlos en familia y categorizadas por edades. Asimismo, el Arboreto puede ser visitado de forma libre o guiada, siendo esta última opción por la que optamos en Pequeños Planes para nuestra primera toma de contacto.

20160821_141247

Para llegar al Arboreto desde Madrid, tomamos la A-6 hasta la salida de El Escorial para luego coger la salida al Arboreto justo antes de llegar al pueblo. Tras la desviación se debe recorrer una estrecha carreterilla  de montaña que lleva hasta el destino en el Monte Abantos.

Imagen3

Con nuestra estupenda guía, Laura, realizamos un recorrido general del lugar, de una hora y media de duración aproximadamente, paseo muy ameno para los niños, en el que nos explicaron características muy interesantes sobre arboles, arbustos y naturaleza de la zona. Los caminos del Arboreto están bien señalizados y transurren entre árboles por lo que hay zonas de sol y sombra. Además, en el recorrido se atraviesan pequeños riachuelos y puentes que amenizan la marcha. En nuestra visita también pudimos ver mariposas, abejas, saltamontes y los niños se divirtieron buscando ranas en el estanque. Advertir que el recorrido no se puede realizar con carrito de paseo, ya que, como se observa en las fotos los caminos están empedrados.

20160821_135524

Aparte de ser muy interesante recorrer el Arboreto y disfrutar del paraje privilegiado, cabe destacar la profesionalidad y amabilidad del personal (Laura y Gabriel, muchas gracias), que se nota les encanta la naturaleza, e incluso adaptaron la explicación y el recorrido a los niños del grupo.

Sin duda, es un lugar muy recomendable para ir con niños, por lo que esperamos volver a visitarlo muy pronto y realizar alguno de sus talleres gratuitos.

 Para mas información sobre horarios, plano, datos botánicos, actividades y contacto: Arboreto Luis Ceballos.

Plan con niños – Las Presillas (Rascafría)

El calor invita a hacer planes en familia en el campo y a ser posible cerca del agua para darse un chapuzón y refrescarse con los niños. Ambas cosas las encontrareis en Las Presillas de Rascafría.

En pleno Valle del Lozoya, a menos de 100 km del centro de Madrid, localizamos esta zona recreativa perfecta para disfrutar de un dia en familia.

Se trata de tres piscinas naturales formadas por las presas que bloquean el cauce del río cuya calidad de agua esta considerada como excelente para el baño.

20160730_132702

Junto a las piscinas y por su margen izquierdo, existe una gran pradera de césped para poder hacer un picnic y jugar con los niños, eso sí, sin balones pues están prohibidos.

20160730_125825
El paso a la zona está prohibido para perros, asi como la instalación de mesas y sillas. No obstante, por el margen derecho de las piscinas, en la zona de tierra, no existen estas prohibiciones.

 El área recreativa cuenta con un bar-kiosco donde poder comprar bebidas, helados y algún tentempié. Junto al bar hay baños a disposición de todos los visitantes y mesas de uso exclusivo para el consumo de los productos del bar.

 Llegar a Las Presillas puede realizarse por dos rutas:

  • por la A-1 en dirección M-607 hacia Colmenar Viejo y luego por la M-604 hasta el destino final o,
  • por la A-6 en dirección M-601 hacia Navacerrada para continuar por la M-604.

Una vez nos acercamos al municipio de Rascafria, empezaremos a ver carteles anunciando el parking de Las Presillas. Este aparcamiento es muy grande y controlado por lo que a la entrada deberá realizarse el pago en efectivo correspondiente al vehículo:

– 2€ para motocicletas
– 5€ para coches
– 10€ para furgonetas

El horario de apertura es de 9h a 22h en temporada de buen tiempo, pudiendo variar en función de la estación, por lo que recomendamos consultar la pagina web Rascafria.

Como alternativa, está el aparcamiento del Monasterio de El Paular a 1 kilómetro escaso de Las Presillas. De hacer esto recomendamos que se coja el sendero que pasa por el Puente del Perdón, de lo contrario habría que ir por la carretera siendo una opción poco acertada para ir con niños.

Asimismo, recomendamos llegar a la pradera antes de las 11h para encontrar una buena zona de sombra pues más tarde empiezan a escasear.

Ruta con niños – Boca del Asno (Segovia)

Entre las áreas recreativas de Boca del Asno y Los Asientos podemos hacer una ruta fácil para los niños a ambos lados del río Eresma y disfrutar de los Montes de Valsain.

Se trata de una ruta de 4 – 5 kilómetros perfecta para los más pequeños al ser circular (nuestra hija tiene 4 años), no presenta desnivel y dispone de grandes zonas de sombra pues transcurre entre los árboles (ideal para los días de mucho sol). Para los niños que aún no están acostumbrados a andar, la ruta puede reducirse a 2 kilómetros acortando por el Puente Navalacarreta. Además ambas áreas recreativas cuentan con merendero, zona infantil y aparcamiento.

20160615_203105

Merendero y zona infantil de Los Asientos

 

Aunque se puede, por nuestra experiencia, no se recomienda llevar carrito pues hay zonas con raíces y piedras que dificultan el acceso, incluso hay que cruzar algún riachuelo. Nosotros lo llevamos y tuvimos que cargar con él a cuestas en varias ocasiones

Para llegar a la Boca del Asno, desde Madrid, debemos tomar la A-6 y dirigirnos hacia el Puerto de Navacerrada. Tras coronarlo, continuaremos en dirección Segovia y tras Las Siete Revueltas (las curvas pronunciadas que harán del trayecto una montaña rusa) encontraremos un cartel anunciando el acceso al área recreativa de la Boca del Asno a la izquierda. A escasos 2 kilómetros de la Boca del Asno encontraremos el cartel de acceso a Los Asientos donde podremos aparcar e iniciar la ruta. (se puede iniciar desde cualquiera de los dos lados)

Para comenzar la ruta a pie deberemos dejar el río a la derecha y seguir el cartel que indica la Boca del Asno. Pronto pasaremos una zona infantil y zona de mesas de merendero, poco a poco el camino empieza a estrecharse y transcurrir entre los árboles, sin embargo no presenta dificultad alguna.

20160615_202703

Comienzo de la ruta desde Los Asientos

20160615_210206

 

Continuando recto llegaremos a un mini-puente de madera y un poco más adelante veremos un puente de piedra y varios arcos, el Puente Navalacarreta donde podemos dar la vuelta si las distancias pueden con los más pequeños.

Si continuamos la ruta, seguiremos por el mismo margen del río (dejándolo a la derecha) hasta llegar a la Boca del Asno. En esta área recreativa encontraremos un merendero, un pequeño bar, una zona infantil, aparcamiento, el Centro de Interpretación de la Boca del Asno y una senda botánica con paneles descriptores de la flora y fauna local.

Tras un descanso y un bocata, retomaremos la ruta por el margen contrario y para ello bajaremos las escaleras que se encuentran junto al aparcamiento para cruzar el puente de madera para continuar el camino de vuelta hacia Los Asientos, ahora con el rio a la derecha.

20160615_215023

Puente junto al aparcamiento de la Boca de Asno

 

Si nos fijamos bien, en el recorrido encontraremos una gran roca, silla de descanso de Carlos III, que tiene grabado el sello real.

Continuaremos el camino hasta volver a encontrarnos el Puente de la Navalacarreta y finalmente llegar a Los Asientos.

Para volver al aparcamiento, si el río lleva poco agua, se puede cruzar por las presas de piedra, pero con los niños siempre es más recomendable sobrepasar el aparcamiento y cruzar por el puente de madera que se encuentra un poco más adelante.

pxl_a3338f950d919cdfe88be0c562626ecd

Con esta ruta podremos pasar un buen día en familia, refrescarnos con un chapuzón en el río, cruzarnos con algún que otro animal, aprender flora y fauna y siempre respetando la naturaleza.

¡A disfrutar familia!

 

Datos generales de la ruta:

  • Distancia: 2 km (ruta corta) o 4-5 km (ruta larga)
  • Tipo de ruta: Circular
  • Dificultad: Nula
  • Tiempo: 2 – 3 horas (según el paso de los niños)
  • Servicios:
    • Área recreativa Los Asientos:
      • Merendero
      • Zona infantil
      • Aparcamiento
    • Área recreativa Boca del Asno:
      • Merendero
      • Zona infantil
      • Aparcamiento
      • Bar
      • Centro de Interpretación de la Boca del Asno
  • Niños: Si (a partir de 3-4 años)
  • Carrito: No recomendado