Excursión con niños a Ruente (Cantabria)

Si estás disfrutando de unos días en familia por Cantabria, te recomendamos que visites Ruente, un municipio cántabro en pleno Valle de Cabuérniga. Su entorno, rodeado de naturaleza, el encanto de sus calles, su paseo por el río y unas tartas que quitan el hipo lo convierten en un “must” para hacer una excursión con niños.

Dada su ubicación en el corazón de Cantabria, pueden realizarse en multitud de posibles excursiones y recorridos desde Ruente, sin embargo, éstos pueden resultar un poco largos al ir acompañados de niños. Es por ello que aquí os sugerimos una pequeña ruta hacia La Fuentona de Ruente con el colofón final de una merienda espectacular en La Oca en el Océano.

No sabemos qué tiene más peso para ir Ruente, si visitar una “fuente” misteriosa o merendar unas tartas de muerte, eso sí, la visita cada vez que vamos a Cantabria, está asegurada. ¿No acompañas?

De paseo hacia la Fuentona de Ruente

Catalogada como Punto de Interés Geológico, la Fuentona de Ruente es una surgencia natural de agua que brota al pie de una pared de roca, por lo tanto, aunque su nombre engaña, no se trata de una fuente sino del nacimiento del río.

El recorrido hacia la Fuentona empieza en el puente medieval de arcos construido en piedra que atraviesa el arroyo. Continuando por su margen izquierda hacia la Fuentona, comienza un paseo junto al río muy bien acondicionado desde donde se puede contemplar a los peces y jugar a identificar los insectos propios de las riberas como libélulas y mariposas.

Al final de este paseo, se llega a una pared de roca con una pequeña lámina de agua acumulada, la Fuentona. Veréis que por debajo de la roca emana el agua.

Aparte de su singular nacimiento, la Fuentona también es insólita porque su agua brota de forma intermitente e incluso puede llegar a secarse. Aunque la intermitencia del caudal tiene su base científica, a los niños les encantará escuchar los misterios del lugar, por lo que podéis aprovechar el paseo para introducirles la historia:

“Cuenta la leyenda que en el interior de la gruta vive una anjana. Una anjana es, según la mitología cántabra, una hermosa ninfa o hada de las montañas. Es la protectora de los bosques y de las personas bondadosas y suele descansar a las orillas de las fuentes y los arroyos. A su paso, las aguas de los ríos parecen cobrar vida y es por ello que el agua de la Fuentona mana con distinto caudal según el capricho de la anjana.” 

Para continuar el recorrido que os proponemos, los valientes pueden atravesar la lámina de agua por las rocas en hilera y, los más precavidos, por el puente de madera que hay un poco más atrás en el camino ya andado.

Al otro lado del pequeño río, podréis perderos por las calles del pueblo entre antiguas viviendas y casonas típicas de la zona. Finalmente llegaréis una zona infantil con columpios para que los niños jueguen un rato.

Os dejamos un plano de Ruente que hemos tomado de la web de Ayuntamiento con los lugares pintorescos del municipio en el que hemos marcado el camino que os proponemos. Puesto que la excursión es para hacer con niños, sois vosotros los adultos que tendréis que valorar alargar más o menos la visita en función de las edades y las fuerzas de los peques.

Plano de Ruente con la ruta para niños recomendada por Pequeños Planes

La Oca en el Océano

Y tras una pequeña caminata, qué mejor plan que reponer fuerzas, por eso que os proponemos rematar la visita a Ruente con una merienda en La Oca en el Océano.

Con este nombre tan original se presenta un café con unas tartas de pecado, unos batidos brutalmente deliciosos y una carta de tés con la que puedes recorrer el mundo a base de infusiones.

Todos sus platos tienen una pinta estupenda, a cuál mejor… ¡no sabrás qué elegir! Echa un vistazo a la galería de su página web y verás que no estamos exagerando.  Además, cada plato se elabora al instante y con sumo cuidado, tanto es así, que incluso en los días de mucha afluencia colocan un cartel para que los clientes tengan paciencia.

Pero La Oca en el Océano, aparte de tener unos platos que quitan el hipo, es un lugar muy especial. Cada elemento de decoración está elegido y colocado con tanto detalle y gusto que el café tiene un ambiente mágico. Está lleno de rincones para perderse descubriendo pequeños objetos sorprendentes y para los días de sol, tienen un jardín muy cuco. Veréis cómo disfrutan los niños mirando entre las estanterías de este café, eso sí, con mucha precaución no se vaya a romper algo.

Es importante tener en cuenta que La Oca en el Océano tiene sólo horario de tarde, de ahí que os lo recomendemos como lugar para merendar. Bueno, para merendar y casi cenar pues sus platos son tan contundentes que casi ya saldrás cenado.

Si quieres conocer más planes en Cantabria, puedes seguir los enlaces de nuestras publicaciones anteriores:

San Vicente de la Barquera 1 - Pequeños Planes

Fin de semana en familia en San Vicente de la Barquera (Cantabria)

Nos encanta San Vicente de la Barquera en Cantabria. Todos los veranos pasamos unos días en familia por estas tierras del Norte de España y nunca deja de sorprendernos. En cada visita a encontramos nuevas actividades y lugares muy interesantes tanto para niños como para adultos.

Alojamiento en los apartamentos EL CARDEO

En esta ocasión hemos cambiado de alojamiento, ya que nos recomendaron los Apartamentos El Cardeo. Todo un acierto. Os explico por qué.

Están localizados en La Revilla, entre la Playa de Merón y la Playa de Oyambre. A 4 km del centro de San Vicente de la Barquera y a 8 km de Comillas, en pleno Parque Natural de Oyambre.

Se trata de unos apartamentos funcionales y cómodos, perfectos para ir en familia, ya que tienen de todo lo que normalmente no cuentas en un hotel convencional: sofá cama, nevera, cocina, cafetera, tostadora, etc. Y sobre todo, más espacio para jugar. Como extra, cuentan con una pequeña zona infantil y una explanada a modo de pista de fútbol donde los niños pueden estar a sus anchas, jugar a la pelota, montar en bicicleta o patinete.

Junto a los apartamentos está la Taberna El Cardeo, con menú del día y unos platos de cocina tradicional pero actualizada. Estaban muy ricos y a buen precio, por lo que  también es un restaurante interesante para ir con niños.

Si además el golf es una de tus actividades de ocio en familia, el Campo de Santa Marina está muy cerca y un poco más alejado, el Campo de Oyambre.

Visita a la GRANJA CUDAÑA

En Labarces, a 10 km de San Vicente de la Barquera, se encuentra la Granja Cudaña, una granja de vacas lecheras, rodeada de campo y tranquilidad.

Gracias a Eloy, uno de sus dueños, los niños y mayores aprendimos muchas cosas sobre estos animales, sus cuidados y los productos lácteos que elaboran.

Tras descubrir muchas curiosidades del funcionamiento de una granja y sobre las vacas, llega el momento más deseado por los peques, dar el biberón a las terneras, un momento lleno de ternura que acerca a los niños a los animales.

Finalmente, la actividad en Granja Cudaña culmina con una degustación de sus productos: leche, quesos y quesadas acompañados de pan y sidra. Todos están deliciosos así que no te resistirás a comprar alguno para disfrutarlo en casa.

Por otro lado,  la granja cuenta con una tirolina para niños, un laberinto de alpacas (domo) y mucho espacio libre donde los pequeños disfrutarán desde el primer minuto. Por 10€/adulto y niños gratis pasamos una tarde muy entretenida que sin duda repetiremos. Tened en cuenta que normalmente hay dos turnos de visita guiada, así que antes de ir a la granja, contacta con ellos para reservar tu visita.

OTRAS ACTIVIDADES EN SAN VICENTE DE LA BARQUERA

Como hemos comentado, San Vicente de la Barquera es uno de nuestros destinos clásicos de verano, así que conocemos bien la zona. Este municipio tiene unas playas increíbles y si la temperatura acompaña (no sé si es suerte, pero nosotros siempre hemos tenido buen tiempo), merece la pena pasar un gran rato en la playa. Nuestra preferida en la Playa de Merón, de arena muy fina y con zonas de rocas en las que pasamos las horas muertas buscando cangrejos y pequeños peces.

Otras actividades típicas de nuestra estancia es pasear por el centro de San Vicente tomando un helado de Regma y recorrer la barra para ver cómo faenan los pescadores de la zona.

Para conocer más sobre estas actividades aquí dejamos el enlace a nuestra Escapada a San Vicente de la Barquera del año pasado. Esperamos que os guste y que os animéis a visitar con niños esta parte de Cantabria.

Playas y calas de Ibiza con niños

Casi todas las playas y calas de Ibiza tienen un encanto especial por sus vistas, por sus aguas cristalinas, por su arena fina, por sus puestas de sol, por sus paisajes especiales, etc. Y como para gustos, los colores, no nos atrevemos a hacer un ranking de las mejores calas y playas de Ibiza para ir en familia y con niños. Además, son tan numerosas, ¡que no las conocemos todas!

Así que vamos a compartir con vosotros nuestra experiencia y opinión de las playas y calas que hemos visitamos en nuestro viaje a la isla balear.

Para una localización sencilla, nuestra lista sigue el sentido de las agujas del reloj partiendo desde el norte de la isla de Ibiza.

Cala de Boix

Situada al noreste de la isla de Ibiza, Cala de Boix es una pequeña playa de arena oscura a la que se accede por unas escaleras tras dejar el coche en un pequeño aparcamiento al que le rodean varios restaurantes.

Se recomienda llegar pronto por la mañana o aparcar resultará tarea difícil (como en casi todas las calas de la isla de Ibiza, sobretodo en temporada alta).

En la playa, hay servicio de sombrillas y hamacas así como un pequeño chiringuito.

Dado que a la cala sólo se accede por las escaleras o en barco y está delimitada por acantilados, da la impresión de estar en una zona aislada.

Cala Mestella o Mastella

Esta pequeña cala del Este de Ibiza tiene unas vistas muy bonitas y unas aguas cristalinas. Sin embargo hay que destacar que esta situada sobre un manto de algas de Poseidonia, y por lo tanto no hay casi arena para que jueguen los niños.

Para entrar al agua con los niños, es mejor buscar la zona que tenga más arena, ya que generalmente hay pequeñas rocas que dificulta caminar sobre ellas. Es una cala muy famosa por sus fondos marinos por lo que bucear en ella será toda una aventura.

A la izquierda, según se mira el horizonte, hay un camino entre las rocas que permite acceder al Restaurante Cala Mastella más conocido como «El Bigotes». Desde allí se puede contemplar unas vistas magníficas de la cala así como del pequeño embarcadero y los barcos típicos de Ibiza atracados a pocos metros.

Este camino entre rocas hacia el restaurante es recomendable a partir de 6 años, con un poco de destreza y mucha tranquilidad.

Si queréis comer en «El Bigotes», famoso por sus brasas, reservad con muuuucho tiempo de antelación pues está muy solicitado. Nosotros no lo hicimos y no conseguimos mesa…

El acceso a la playa con el coche es muy sencillo y junto a la misma hay una gran zona entre los arboles para poder aparcar.

Cala Nova

Esta cala de arena localizada cerca de Es Canar  es muy recomendable para ir con niños ya que tiene mucha arena, no tiene piedras, está vigilada por socorristas y hay que adentrarse mucho en el agua para que cubra.

Acceder a la misma puede realizar desde el aparcamiento cercano junto a los pinares o caminando sobre las rocas de los acantilados desde donde las vitas a la playa y el entorno son espectaculares.

Entre las rocas de la parte derecha según se mira al horizonte, y bajo el Atzaro Beach Club,  se accede a una pequeña calita desde donde poder iniciar un baño practicando snorkel. Eso sí, tiene que se un día sin olas ya que es muy rocoso.

En la misma Cala Nova hay un restaurante chiringuito donde se puede comer en familia.

Cala Martina y Cala S’Argamasa

Estas dos playas contiguas de arena, muy cercanas a Punta Arabí, entre Santa Eularia des Riu y Es Canar, están separadas por un pequeño muro sobre el que se puede caminar (incluso con un carrito).

La arena es abundante lo que permite a los niños hacer castillos y jugar con ella. Asimismo, si os gustan los deportes náuticos, estas playas tiene oferta de todo tipo: pedaletas, bananas, paseos en barco, etc.

Estas playas tienen servicio de hamacas y sombrillas y cuentan con dos Beach Club bien conocidos, el Nikki Beach y el Seasoul Beach Club.

Al extremo derecho de la Cala S’Argamasa y junto al Seasoul Beach Club (que ameniza el ambiente con su música) hay una pequeña calita de arena, muy protegida, cuyas aguas son cristalinas y muy tranquilas para hacer snorkel o jugar con barquitas inflables.

Llegar en coche a estas playas es fácil, lo malo es aparcar, ya que se trata de una zona bastante residencial y con varios hoteles. Si os alojáis por la zona, lo mejor es acceder a pie ya que existe un camino que va conectando todas las calas.

Cala Pada

Cala Pada, muy cercana a las de S’Argamassa y Martina, a la que se puede acceder a pie desde éstas, también es una playa de arena bastante tranquila y poco frecuentada en comparación con otras playas y calas de Ibiza.

Cuenta con varios restaurantes, servicios de deportes náuticos y un club de buceo que amenizará el día de playa, pues los buzos comienzan su inmersión desde la playa. También ofrecen servicio de hamacas y sombrillas.

En medio de playa hay un embarcadero desde donde pueden saltar los niños al agua (siempre con mucha precaución). bajo este embarcadero la vida acuática es bastante activa, ¡hasta vimos varios pulpos!

Playa de Santa EulaRia y Playa des Riu

Una larga lengua de arena abundante conforma estas dos playas ideales para ir con niños. La entrada al agua no tiene dificultad alguna, ya que el suelo es de arena fina sin obstáculos, y ademas hay que adentrarse mucho en el agua para que cubra.

Al encontrarse junto al paseo marítimo de Santa Eularia, dispone de todos los servicios necesarios como restaurantes, tiendas, supermercados, etc.

A pesar de estar en el centro del municipio de Santa Eularia, estas playas no están muy concurridas (al menos en la época en la que fuimos nosotros, junio).

Llegar a estas playas en coche es muy sencillo ya que puede aparcarse en las calles del municipio o en los aparcamientos gratuitos. La mejor zona es la que está cerca de la desembocadura del río, ya que está algo menos frecuentada.

Playa d’en BOSSA

Se trata de una playa de arena enoooorme muy cerca de Ibiza ciudad. Se encuentra en la zona con diversidad de restaurantes, beach clubs y las discotecas mas famosas de toda la isla.

Aunque es una playa muy frecuentada por la juventud, la zona más cercana a la torre vigía es la más tranquila para las familias con niños.

Cala Codolar

Ojo, nos referimos a la Cala Colodar, al oeste de la isla y no a la Playa Des Codolar al sur, muy cerca de Las Salinas.

A esta cala se accede a través de una larga y empinada escalera, por lo que hay que tener cuidado con los niños. No sabemos si por este acceso o porque llegar a ella es un poco complicado (no hay mucha señalizacion), esta poco frecuentada.

Esta playa cuenta con un chiringuito y servicio de camas chill-out o hamacas.

Aunque se trata de la cala de arena, hay que tener cuidado ya que hay rocas en el agua. Estos fondos también la hacen atractiva para hacer snorkel.

Al extremo izquierdo mirando al horizonte, hay una pequeña plataforma desde la que se puede tomar unas fotos increíbles de los acantilados. A modo de anécdota, en esta playa nos encontramos con unos novios haciéndose las fotos de boda… y es que las vistas son preciosas.

Cala Comte o Comta

Cala Comte, ubicada cerca de San Antonio, cuenta con dos lenguas de arena separadas por una roca. Es una de las calas mas famosas de la isla de Ibiza, tanto por sus vistas, sus puestas de sol y sus aguas cristalinas.

Dado que nosotros gozamos de esta cala al atardecer, no os podemos describir como fue nuestra experiencia en el agua ni jugando en la arena, pero si os podemos decir que observar el mar salpicado de islotes durante la puesta de sol te deja sin palabras.

Cala Gració o Cala Graciosa

Aparte de ser estar situada en una zona para poder contemplar unas preciosas vistas de la puesta de sol, la Cala Gració de Ibiza es perfecta para ir con niños.

Se trata de una playa muy cerca a San Antonio con abundante arena cuya entrada al agua es de fácil acceso. Cuenta con puesto de vigilancia, servicio de alquiles de hamacas y restaurante.

El acceso a la playa en coche es sencillo pero recomendamos llegar pronto pues no es fácil aparcar.

A la derecha de la playa según se mira al horizonte, hay un pequeño acceso entre las rocas y varios escalones que permite una zona desde donde las vistas son increíbles. Mucho cuidado con los ni;os si accedéis a esta zona con ellos.

Al estar situada cerca del Aquarium Cap Blanc, la Cala Gració es prácticamente de visita obligada si vas con niños.

Port de Sant Miquel

Se trata de una playa de arena muy familiar y concurrida que dispone de todos los servicios: restaurante, puesto de vigilancia, etc.

Cuando la visitamos, sus aguas tenían el fondo bastante movido y con bastante Poseidonia, la cual es tan ecológicamente necesaria como incómoda.

Acceder a esta en coche es muy fácil pero encontrar aparcamiento es bastante complicado.

Se encuentra ubicada muy cerca de la Cueva Marsa, por lo que si decidís ejercer de piratas y visitarla con los niños, esta playa es una buena opción.

Cala Es Pas de S’illa

Mas que una cala es una pequeña unión de arena y piedras que junta la isla privada S’Illa des Bosc a tierra. Esta unión tiene acceso al mar por ambos lados, uno de ellos de rocas y el otro conforma la zona que denominamos cala.

Esta cala es perfecta para practicar snorkel ya que es tranquila y hay muy poca gente (10 personas serían multitud).

Desde Es Pas de S’Illa se tienen unas vistas increíbles al Port de Sant Miquel y al entorno de la Cueva Marsa.

El acceso a esta cala en coche es toda una aventura, ya que se acceder por un camino de tierra pero podrás aparcar a 3 metros de la playa.

 

Aunque son bastantes las playas y calas que visitamos en nuestra estancia de 8 días en familia, son pocas en comparación con todas las que ofrece Ibiza (mapa). Se nos quedaron en el tintero muchas playas, algunas de ellas de visita obligada como Benirrás con sus tambores, Cala d’Hort y sus vistas a Es Vendrá, Las Salinas con sus famosos y así un largo etcétera que dejaremos para nuestra próxima escapada a la isla. que esperamos que sea muy pronto para poder completar la lista de las playas y calas de Ibiza con niños.

RESTAURANTE CON NIÑOS – AQUARIUM CAP BLANC (Ibiza)

En nuestro último viaje en familia fuimos a Ibiza y visitamos el Aquarium Cap Blanc. No es un restaurante al uso sino que se trata de un chiringuito diferente, justo al borde del mar. Este restaurante se encuentra junto a la entrada de una cueva natural que alberga un acuario, lo cual es un atractivo seguro para los niños.

El acuario, a pesar de no tener un gran tamaño, alberga especies marinas que sorprenden a toda la familia. En nuestra visita, los animales que más nos llamaron la atención fueron los peces loro y peces «voladores», así como las mantas-rayas y los meros.

El Aquarium Cap Blanc de Ibiza se puede visitar de dos formas:

  • bien de manera independiente (la entrada cuesta 5€ para adultos y 3€ para los niños entre 4 y 12 años) o,
  • bien por tener reservada una sardinada en el restaurante (la entrada está incluida en el menú). Ojo, las sardinas no se ofrecen todos los días, por lo que es imprescindible consultar el calendario de la web y reservar con bastante antelación. Al tener poquitas mesas… ¡vuelan!

El menú de sardinada, con barra libre de este pescado azul, cuesta unos 15 euros y también incluye ensalada payesa (postre y bebida aparte). Para los niños, este menú tiene un precio más económico. Además, en caso de no querer sardinas, siempre pueden elegir otro plato como pizza o hamburguesa.

otro atractivo del Aquarium Cap Blanc es que se encuentra localizado en una zona privilegiada para contemplar la puesta de sol ibicenca. Está muy cerca de la Cala Gració en Sant Antoni de Portmany y  recorriendo un camino por detrás del restaurante, en 3 minutos, llegas a una zona de rocas con unas vistas increíbles.

Una cosa a tener en cuenta del restaurante Aquarium Cap Blanc, es que tiene dos turnos de cena, a las 21h y a las 23h, por lo que para poder visitar el acuario tendrás que pedir reserva en el primer turno.

Otra punto a destacar, es que lo que persiguen sus comensales es una velada relajada frente al mar, por lo que no es recomendable ir con muchos niños ni que éstos sean de muy corta edad. En nuestra opinión, la edad recomendada es a partir de los 5 años, ya que así pueden ser autónomos y visitar el acuario tranquilamente mientras cenas.

Bien como opción diferente para cenar en la isla de Ibiza o simplemente para ir de excursión con niños para visitar su acuario, el Aquarium Cap Blanc es un éxito asegurado.

 

 

 

 

 

ESCAPADA CON NIÑOS – VIAJE DE FIN DE SEMANA A CUENCA (ESPAÑA)

Cuenca es la ciudad perfecta para una escapada con niños en la que poder disfrutar tanto de la cultura, como del deporte y la naturaleza. Está tan cerca de Madrid (a tan sólo hora y media) que decidimos explorarla durante el pasado fin de semana.

En nuestra escapada, nos alojamos en las cabañas de madera del Camping Caravaning de Cuenca, localizado a unos 10km de el centro de la ciudad. Este camping tiene una ubicación idónea al estar cerca de la ciudad pero en plena naturaleza. Además, cuenta con unas instalaciones muy atractivas para ir con niños como piscina, zona infantil de recreo, mucho terreno para jugar y hasta una zona con animales de granja. Muy recomendable el Restaurante El Refugio, junto al camping, no solo por su comida y servicios, sino porque también piensan en los mas pequeños disponiendo de menú infantiles, sala de juegos y castillo inflable (cuando el tiempo acompaña).

LA CIUDAD ENCANTADA

Como amantes de la naturaleza, el primer día decidimos visitar la Ciudad Encantada, ubicada a unos 25-30 km de Cuenca. Se trata de un paraje natural donde las rocas cobran formas increíbles.  En una ruta circular de 3 kilómetros (aprox. 2 horas con niños) se pueden observar las formaciones naturales a las que se han dado nombres de animales y de objetos como el perro, la tortuga o el tobogán. La tarifa general es de 5€ para el adulto y gratis hasta los 7 años. Por un euro más, de puede disfrutar de una visita guiada. Como en nuestra visita nos acompañaban niñas de 6, 4 y 2 años, optamos por hacer el recorrido libre. Aunque la dificultad de la ruta es muy baja, no es recomendable realizarla con carrito (aunque no es imposible).

De vuelta a Cuenca desde La Ciudad Encantada hicimos un alto en el camino para visitar el Ventano del Diablo. Se trata de una cueva horadada en la roca desde donde se pueden contemplar unas increíbles vistas al Río Júcar. Mucho cuidado con los niños ya que el corto recorrido desde el coche hasta el mirador, aunque tiene valla, puede ser peligroso.

MUSEO DE LAS CIENCIAS DE CASTILLA LA MANCHA

Por la tarde, ya en Cuenca, visitamos el Museo de las Ciencias. Podemos decir que es una de las visitas imprescindibles yendo con niños ya que, al ser interactivo, los pequeños se lo pasarán en grande mientras aprenden. Está ubicado en plano casco antiguo de Cuenca muy cerca de la Plaza Mayor y la Catedral de modo que también aprovechamos para visitar esta parte de la ciudad.

El Museo está dividido en distintas temáticas y la que mas nos gustaron fueron:

  • el tiempo, con un reloj gigante y con multitud de péndulos con los que aprender sobre el ritmo,
  • la geología y paleontología con volcanes y fósiles,
  • el espacio y el sistema solar, con una recreación de una nave espacial y un planeta interactivo, y
  • el clima, donde pudimos crear distintos fenómenos climáticos con la ayuda de nuestra energía corporal.

Además, el Museo cuenta con un planetario en el que se proyectan programas de distintas temáticas y para diferentes edades. Desgraciadamente no nos dio tiempo a descubrirlo, así que nos queda  endiente para la próxima visita ya que nos han comentado que está muy chulo.
La entrada al Museo durante los fines de semana es gratuita para todos los visitantes. Entre semana, la tarifa general es de 3 euros para los adultos, siendo gratuito para los menores de edad. Sin duda, ¡diversión y educación al mejor precio!

LAS CASAS COLGADAS

Aprovechando que el tiempo mejoraba, el último día de nuestra escapada de fin de semana lo dedicamos a conocer uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad: las Casas Colgadas. Para ello dejamos el coche en el aparcamiento junto al Auditorio y subimos hacia el Puente de San Pablo. Aunque la cuesta resultó un poco «dura» para los niños, aprovechamos el camino para hacer muchas fotos, pues las vistas son increíbles. Una vez arriba junto al Parador, cruzamos el puente, lo que impresiona a grandes y pequeños.

Cruzado el puente, pudimos contemplar de cerca las Casas Colgadas y recorrimos las callejuelas del casco antiguo, transportándonos al pasado.

En esta escapada hemos podido conocer lo más destacable de la ciudad de Cuenca, pero son tantos atractivos, su oferta cultural, gastronómica y de actividades en la naturaleza (no solo de la ciudad sino de toda la provincia), que sin duda volveremos.

Esperamos contaros nuestra nueva escapada a Cuenca muy pronto.

EXCURSIÓN CON NIÑOS – EMBALSE DE LOS ARROYOS

Dentro del municipio de El Escorial se encuentra el Embalse de Los Arroyos, el hermano pequeño del Embalse de Valmayor, el segundo más grande de la Comunidad de Madrid.

El entorno del Embalse de Los Arroyos es el lugar perfecto para ir con niños, tanto para familias con niños pequeños, que buscan disfrutar de un rato relajado al aire libre, como para familias aventureras con niños mayores acostumbrados a hacer rutas a pie o en bicicleta.

Para llegar al Embalse de Los Arroyos, desde Madrid, se debe seguir la carretera M-505 dirección El Escorial y tomar la salida del kilómetro 22 para entraren la Urbanización Los Arroyos. Una vez en la urbanización se deben seguir las indicaciones al Club Náutico o Restaurante El Náutico donde se puede aparcar el coche y llegar a la presa.

Vista panorámica de la presa, el Restaurante El Náutico y el Club Náutico

Cruzando por el puente de la presa se pueden contemplar unas maravillosas vistas de la Sierra de Madrid, Los Siete Picos y La Bola del Mundo. Asimismo puede verse la extensión del Embalse de Valmayor.

Aves acuáticas

Dado que el entorno del Embalse de los Arroyos hace de refugio para aves acuáticas, como cormoranes y patos, los niños podrán divertirse observando su vuelo y viendo cómo pescan para alimentarse (aconsejamos llevar unos prismáticos).

Al llegar al lado del puente, hacia la derecha y entre los árboles, comienza un paseo sencillo y agradable que bordea el Embalse de Los Arroyos. Hacia la izquierda del puente se puede bajar al Embalse de Valmayor, donde se pueden hacer rutas a pie o en bicicleta cuya distancia puede adaptarse en función del tiempo disponible y las necesidades de cada familia. Hay que tener en cuenta que según el nivel del agua se podrá caminar más o menos cerca de la orilla.

Vista panorámica del Embalse de Valmayor

A pesar de tratarse de una laguna de agua de pequeño tamaño, el Embalse de Los Arroyos es un paraje muy bonito para pasar un día en familia, disfrutar del aire libre, hacer deporte e incluso aprender sobre la fauna y flora acuática y como funciona una presa.

RUTA CON NIÑOS: EL PARDO RIBEREÑO

La ribera del Manzanares a la altura de El Pardo ofrece una ruta muy sencilla y agradable para todas las edades, incluso para los niños que vayan en carrito. Aunque nosotros realizamos la ruta en otoño y disfrutamos de los colores de esta estación, recomendamos realizar esta ruta en cualquier época del año

Para llegar al comienzo de la ruta, se debe tomar el desvío a la M-605 a la altura de Puerta de Hierro y seguir las indicaciones hacia al Cristo de El Pardo. Siguiendo esta carretera, a la altura del Asador Ricardo, hay un desvío a la izquierda donde se encuentra el Puente de los Capuchinos. Junto a este puente se puede aparcar el coche y continuar a pie por ambos lados del río, en función del tipo de ruta que queramos hacer.

El margen derecho del río, en dirección El Pardo, es un camino bastante urbanizado con baldosas y caminos de tierra, perfecto para los principiantes y niños en carrito (hasta la zona de columpios). Desde este camino también se puede acceder al río y dar de comer a los patos, lo que encantará a los más pequeños. Asimismo cuenta con bancos y columpios a lo largo del recorrido para descansar y amenizar el paseo.

20161102_211107

El margen izquierdo del río, en dirección Madrid, es un camino mucho más campestre que puede ser considerado como senda botánica ya que cuenta con carteles informativos sobre la flora de la zona. En paralelo al Monte del Pardo y al río encontraremos una valla de madera que nos lleva a una zona boscosa y con acceso al río. Sin embargo, este camino no es recomendable para realizarse con niños poco acostumbrados a andar por la dificultad de llevar carrito. Por este lado del río se pueden divisar algunos ciervos y gamos al otro lado de la valla que delimita el Monte.

20161116_070553

Por ambos márgenes, siguiendo el río se llega al Embalse de El Pardo desde donde se emprende el camino de vuelta.

 Al regreso al Puente de los Capuchinos y para terminar la jornada en el campo, recomendamos subir hasta el Restaurante El Torreón, donde tienen ver una mini-granja con cabritas, patos, ocas, faisanes, gallinas y pavos reales que harán disfrutar mucho a los niños.

20161116_071510

Datos generales de la ruta:

  • Distancia: 5 kilómetros
  • Tipo de ruta: Lineal. Puede ser circular cruzando la pasarela sobre el rio, pero poco recomendable con niños.
  • Dificultad: Baja
  • Tiempo: 2 horas (ida y vuelta)
  • Servicios:
    • Comienzo/final de la ruta:
      • Restaurante
      • Zona de aparcamiento
    • Margen derecho dirección El Pardo:
      • Bancos
      • Zona infantil a mitad del recorrido
  • Niños: Si, desde cualquier edad
  • Carrito: Si, por el margen derecho dirección El Pardo

Food trucks, un plan con niños

En algunos países la cocina sobre ruedas forma parte de la vida cotidiana, pero en España estos fogones itinerantes están asociados al tiempo libre y ocio. Los vemos en mercadillos, festivales y otros eventos.

Y en toda buena convocatoria, no hay que olvidarse de las familias, y más concretamente de los niños, por lo que siempre en este tipo de evento encontramos actividades infantiles como pintacaras, castillos inflables, cuentacuentos, talleres, ludotecas,  etc.

Estos eventos de food street se han convertido en los nuevos planes en familia por la variedad de cocinas internacionales, el ambiente divertido y las actividades que los amenizan.

20160702_205319.jpg

Busca el evento más próximo a tu familia en: http://www.sigaelfoodtruck.com/proximos-eventos-food-truck/ y http://www.foodtruckya.com. Comparte tu experiencia!!!