Hervé Tullet, el autor de bestsellers para niños

¿Conocéis a Hervé Tullet? Más que a él, a sus libros. Nosotros le conocimos hace relativamente poco y desde entonces siempre tenemos como obra de cabecera algún libro suyo que leemos antes de dormir. Bueno, voy al grano que me voy por las ramas…

Hervé Tullet es un ilustrador francés con infinidad de obras dirigidas a los niños. No se trata de libros al uso sino que son libros para que los niños interactúen con cada una de sus páginas. De esos hay muchos en el mercado – pensaréis -, pero los de Tullet sorprenden por su sencillez y lo rápido que cautiva a los niños (bueno, también a los mayores que leemos con los niños).

¿Como es posible que con tan sólo unos puntos y los colores primarios los niños no quieran perderse ni una sola página? Eso lo que ocurrió con «Un libro» (Ed. Kókinos) la primera obra del francés que pasó por nuestras manos. Cuando «Un libro» llegó a casa (nos lo recomendaron) mi hija hacia sus primeros pinitos con la lectura. Por aquel entonces odiaba leer pues se frustraba mucho al no recordar lo que leía sílaba a sílaba. Sin embargo, con «Un libro» cambió todo, quería seguir leyendo y ver qué pasaba en la página siguiente. Decía que era fascinante (ojiplática me quedé con la palabrita en cuestión). Tullet había conseguido que mi hija quisiera leer así que no tardé en buscar por las bibliotecas de la zona otros títulos del autor.

TULLET PARA PREESCOLARES

A Tullet le nombraron el “príncipe de los libros para preescolares” y es que tiene numerosas obras dirigidas a los niños de edad temprana. Estos libros despiertan el interés de los niños por descubrir y fomentan su imaginación mediante la sorpresa.

Los libros para los más pequeños tienen un formato muy cómodo. Son pequeños y de cartón pensados para ser manipulados por sus pequeñas manitas. Prácticamente todos los libros para preescolares se centran en un único concepto que se repite en las distintas páginas. Algunos de ellos tienen pequeños textos y otros carecen de letra alguna, pero aún así crean una magia que atrapa. Así encontramos, por ejemplo:

  • Juego de formas (Ed. Kókinos):  A través de hojas de distinto color y troqueladas con  distintas formas los niños van conociendo el cuadrado, rectángulo, rombo,… Una forma lleva a otra por lo que permite mirar a través, manipular la forma y también descubrir todo un mundo de colores.
  • Juego de dedos (Ed. Kókinos): Algo tan simple como un dedo con una carita pintada permite crear unos personajes que cobran vida y todo un mundo de aventuras. Los protagonistas de esta historia son los Gusidedos que aparecen por el agujero central del libro.
  • Juego de construcción (Ed. Kókinos): Gracias a  que cada hoja está dividida en dos partes, (arriba y debajo) las imágenes se combinan para crear situaciones tan variopintas como que un pequeño hombrecito levante un elefante o que una montaña se sostenga por un sólo dedo.
  • ¿Pequeño o grande? (Ed. Patio): Los conceptos de grande y pequeño son captados por los niños siguiendo a un pequeño pez se va alimentando página a página, creando sorpresas a medida que va creciendo.

Todos estos libros están pensados para que un adulto ejerza de mediador entre el niño y el libro. De esta forma, cada libro será más o menos mágico o atrayente dependiendo de la imaginación de los distintos interlocutores y de cómo se produzca la interacción.

TULLET PARA NIÑOS DE PRIMARIA Y SECUNDARIA

Este autor no se olvida de ningún niño y ha escrito e ilustrado para todas las edades y gustos. Sus obras se pueden encontrar en distintas secciones como en bebés, narrativa y arte, pero independientemente de la edad y la sección, todos tienen un denominador común: cautivan.

A medida que la edad de los niños aumenta, el cartón da paso al papel y, a su vez, Tullet reduce la necesidad de un mediador externo y hace que sea el propio lector quien interaccione con la obra. Los libros se dirigen a los niños introduciéndoles en la historia y animándoles a realizar determinadas acciones.

  • Un libro (Ed. Kókinos): Una mancha amarilla que invita a ser presionada es el arranque de este título. A través de distintas acciones como presionar o agitar el libro la mancha va cambiado o multiplicándose. La intriga de saber qué pasa en la siguiente página hace que el niño quiera descubrir y continuar la lectura. Además de entretener, se introduce el concepto causa-efecto.
  • ¡Oh! Un libro con sonidos (Ed. Kókinos): Curiosamente este libro no emite ningún sonido sino que es el lector quien modulando su voz genera las onomatopeyas que dan sonido al ¡OH! Un forma divertida de hacer los primeros pinitos en la música.
  • Cinco Sentidos (Ed. Kókinos): Vista, oído, tacto y olfato se presentan en este libro a través de imágenes que hacen que el cerebro reproduzca el estímulo. Por ejemplo, el dibujo de una flor nos trae a la memoria su olor. Algunas figuras tienen relieve por lo que este libro se presta a ser tocado y manipulado. También introduce juegos y acertijos que desafían a los más pequeños… ¿habrá un sexto sentido?
  • Las Vacaciones de Turlututu: Tullet crea un personaje imposible, un ojo gigante llamado Turtulutú que introduce al niño historias mágicas y juegos que incluyen dibujos para colorear y pegatinas.
TULLET Y LA CREATIVIDAD

Como ilustrador que es, Tullet acerca el arte a los más pequeños y con sus libros invita a los niños a experimentar con su creatividad e imaginación. Tanto es así que incluso realiza talleres de arte para niños alrededor del mundo. De hecho, varios libros del francés se encuentran en la sección de arte o manualidades de las bibliotecas y librerías con títulos tan sugerentes como “ A garabatear” o “Batalla de Colores” que  dan incitan al niño a dibujar con libertad y a crear sus propias obras de arte.

Estos son algunos de estos libros enfocados en la creatividad:

  • Colores (Ed. Kókinos): Siguiendo el mismo concepto que «Un Libro», Tullet juega con los colores, mezclándolos entre sí y experimentando con ellos. Este libro se presta a que, en paralelo, se juegue con los colores para generar la paleta de colores que se muestra en esta obra.
  • ¡A garabatear! (El Aleph Editores): ¿Quien a dicho que un garabato no es arte? A través de líneas, juego y borrones, el niño deja volar su imaginación y puede pintar las páginas de este libro con total libertad. Incluso muchos de sus dibujos ya están enmarcados antes de ser dibujados. Porque el arte está en cualquier parte, tan sólo hay que dejarlo fluir y este es el propósito de este libro.
  • Diviértete. Talleres de Arte con Hervé Tullet (Ed. Phaidon): Con este libro el francés crea distintas actividades para que pueden ser desarrolladas en casa, en clase o incluso en museos. Autenticas clases de arte dirigidas a los niños para que den rienda suelta a los artistas que llevan dentro. El libro está dividido en talleres que incluyen los materiales a utilizar y las instrucciones a seguir.

Aquí os hemos dado unas pinceladas sobre este genio de los libros a través de la ilustración pero Hervé Tullet tiene publicados decenas de obras para niños.  Os recomendamos tener algún Tullet en vuestra biblioteca infantil, sin duda, descubriréis todo un universo de diversión y aprendizaje con vuestros hijos.

BLOQUES LÓGICOS – APRENDIENDO MATEMÁTICAS

¡Conocéis los bloques lógicos? Nosotros los tenemos desde hace unos años y aunque ha pasado el tiempo, seguimos jugando y aprendiendo con ellos. Aquí os contamos un poquito en qué consisten y cómo usarlos.

QUÉ SON LOS BLOQUES LÓGICOS

Los bloques lógicos son unas piezas de madera o plástico con 4 características distintas:

  • Color (3): Azul, Amarillo y Rojo
  • Forma (4): Cuadrado, Rectángulo, Círculo y Triángulo
  • Tamaño (2): Grande y Pequeño
  • Grosor (2): Grueso y Delgado

Teniendo en cuenta estas características y sus posibles valores, obtenemos un total de 48 piezas que se diferencian entre sí, bien en una sola de sus características o en varias.

Con los bloques lógicos, los niños aprenden los conceptos básicos de color, forma, tamaño y grosor. Asimismo, este recurso pedagógico favorece, entre otros, que los niños:

  • desarrollen la lógica para clasificar objetos en función de sus características principales,
  • aprendan a agrupar, a hacer conjuntos y a establecer semejanzas y diferencias de los distintos bloques y a hacer seriaciones
  • introduzcan el concepto de número
CÓMO USAR LOS BLOQUES LÓGICOS

Los  bloques lógicos pueden empezar a utilizarse a partir de los 2 o 3 años. El primer contacto con estas piezas consiste en familiarizarse con ellas a través de su manipulación. Los niños las tocarán y jugarán con ellas bien haciendo construcciones o figuras de nuestro entorno como trenes o casas.

Una vez que los niños ya están acostumbrados a los bloques lógicos, se comienzan a introducir y definir los conceptos de color, forma, tamaño y grosor. Para ello deben aislarse cada una de estas características, de modo que se utilizan sólo aquellos bloques que representan la característica en cuestión y se dejan de lado el resto de  bloques. Por ejemplo, si se va a introducir el triángulo, sólo se deben utilizar los bloques con esta forma.

Cuando los niños ya conocen cada una de las características y sus valores, ya se pueden hacer ejercicios o juegos de comparación entre bloques. con la ayuda de un adulto, se plantean preguntas: ¿qué bloque es éste? ¿estos bloques son iguales? ¿cuáles son sus diferencias?

Dominadas las características por separado y sabiendo identificarlas correctamente, se pueden realizar juegos de agrupación por características. Para ello, un adulto debe plantear el juego a realizar indicando a los niños qué tipos de grupos/características van a aislar, independientemente del resto de características.

  • Agrupación por colores:

  • Agrupación por formas:

  • Agrupación por tamaños:

  • Agrupación por grosor:

Los juegos pueden complicarse un poquito más a medida que se combinan varias características, forma y grosor, tamaño y forma, etc. Un ejemplo que combina las cuatro características sería: identifica cuadrados gruesos con sus distintos tamaños y colores.

Inicialmente es el adulto quien indica a los niños qué deben buscar y son los niños quienes van seleccionando los bloques en función de las «instrucciones» dadas. No obstante, los juegos pueden realizarse de otras formas:

  • que el adulto realice los grupos de bloques, siendo el niño quien debe identificar las características por las que están agrupados.
  • que sea el niño quien indique las instrucciones y sea el adulto quien realice los grupos. Si el adulto se equivoca, el niño debe ser quien lo corrija.

Otra posibilidad de los bloques lógicos es la realización de juegos de series,de tal forma que se introduce un orden o secuencia de características que los niños deben continuar.

Estos bloques lógicos también permiten la introducción del concepto de número. por ejemplo,¿cuántos círculos rojos hay en este grupo? o identifica cuatro bloques de cada color y forma.

Como podéis ver, los bloques lógicos permiten infinidad de juegos con los que aprender y disfrutar. esperamos que os haya parecido interesante y que os animéis a jugar con ellos en casa o en clase.

 

MANUALIDADES CON NIÑOS – HAMA BEADS COMO RECURSO EDUCATIVO

Como ya os explicamos hace un tiempo que jugar con Hama Beads favorece el desarrollo de aspectos como la psicomotricidad fina, el aprendizaje de los colores, la coordinación visual-motora, la organización espacial, la concentración y la creatividad. Los niños se pueden pasar horas jugando con este material, bien siguiendo patrones o inventando sus propios diseños, ya que es un material muy versátil con el que se pueden hacer muchas manualidades infantiles coloridas y originales.

Sin embargo, en esta ocasión queremos enfocar el uso de los Hama Beads desde una perspectiva diferente y utilizarlos como recurso educativo para fomentar o reforzar el aprendizaje de los más pequeños de la casa en distintas materias como los números o las letras.

El Abedecario con Hama Beads

Con unos patrones de letras muy sencillos y la placa cuadrada se pueden obtener todas las letras del abecedario. Las letras se pueden hacer en mayúsculas o minúsculas, pero recomendamos que sean todas de un tipo u otro para facilitar la comprensión de los niños.

Una vez planchadas por ambas caras para darle más resistencia, se pueden utilizar para los siguientes fines:

  • Para la identificación y aprendizaje de las letras
  • Para conocer el orden de las letras en el abecedario
  • Para el inicio de la lectura formando sílabas en una fase inicial y formando letras en una fase más avanzada.

20161012_145455-1

Los números con Hama Beads

Creando los números del 0 al 9 con colores vistosos, los niños estarán encantados de jugar con ellos y mostrar al mundo entero lo bien que los saben reconocer.

Si además de los números también hacemos los símbolos matemáticos más básicos como la suma y la resta, se les puede iniciar en el cálculo de operaciones sencillas.

20161012_145151

Las formas con Hama Beads

Estrella, corazón, círculo,…Gracias a las múltiples formas de las placas de Hama Beads, se pueden crear multitud de formas, tanto básicas como complejas. Sin embargo, no es necesario disponer de tantas placas como formas ya que la placa cuadrada permite diseñar muchas  formas incluso circulares.

20161012_145547

Las emociones con hama Beads

¿Cómo te sientes hoy? Esto es lo primero que preguntan en las clases de educación infantil. Pues bien, con Hama Beads podemos crear nuestro «emociómetro» casero. De tal forma que los niños:

  • Aprendan a identificar las emociones
  • Aprendan a trasmitir cómo se sienten ante determinas situaciones
20161012_145922

Fuente: Noe Jose Martinez Prado

Libros para niños – Libros sensoriales

Tocar, colocar, atar, mover y otras muchas más actividades son las que se pueden hacer con los llamados libros sensoriales, libros de actividades, libros tranquilos o, en inglés, quiet books.

Cada una de las paginas de los libros sensoriales incluye una actividad relacionada con un tema concreto (colores, letras, números, acciones, etc.), de tal forma que los niños interaccionan con el libro a la par que aprenden y se divierten. Asimismo fomentan la psicomotricidad, concentración, lógica y creatividad dependiendo de la actividad a realizar y de la edad a la que esta destinado el libro.

Estos libros están pensados para que los niños descubran y experimenten de forma relajada, no obstante algunos de ellos pueden requerir el apoyo del adulto.

Los quiet books pueden comprarse en el librerías y online, sin embargo en Pequeños Planes os animamos a que elaboréis vuestro propio libro sensorial único e irrepetible destinado a vuestros niños. Para hacerlo, podréis encontrar infinidad de paginas con ideas, tutoriales y otros recursos como plantillas que os ayudaran en la creación.

Normalmente los libros sensoriales están hechos con fieltro o tela, pero pueden hacerse con otros materiales como el que os mostramos aquí cuya base es Goma EVA y los distintos elementos están pegados o unidos a través de velcro adhesivo de doble cara.

Estas son algunas de las páginas de nuestro libro sensorial:

Texturas. A través del tacto, el niño identificará y conocerá distintas texturas como esponja, papel de aluminio, fieltro, algodón, papel de burbuja, etc.

20160917_214608

Formas. Levantando el fieltro, el niño descubrirá las distintas formas escondidas tras las ventanas: cuadrado, triángulo, círculo, rombo, etc.

20160920_214226

Números. La actividad a realizar consiste en despegar los números y descolocarlos, de tal forma que el niño tenga que volverlos a colocar en su lugar contando los puntos que acompañan a los números.

20160917_214724
Vocales. Siguiendo la idea que en los números, los niños deberán colocar las vocales correspondientes a las iniciales de los objetos: A-árbol, E-elefante, I-isla, O-oso y U-uvas.

20160917_214628

Colores. Sacando los distintos lápices de colores colocados tras la nube, los niños simularán que colorean el arco iris, de esta forma conocerán los siguientes 7 colores: rojo, naranja, amarillo, verde, azul, morado y rosa.

20160922_181609

La hora. A través del movimiento de las agujas del reloj, se podrán señalar las distintas horas del día. El niño, guiado por un adulto, marcará las horas a la vez que se repite la lectura de la mismas.

20160917_214433

Lazada y árbol. Cada hoja tiene una actividad distinta. En una se muestran las partes del árbol: Flor, fruto, hoja y rama. gracias al velcro, estas partes se podrán colocar en los lugares correspondientes así como las palabra de dichas partes. En la otra página los niños podrán aprender a atarse los cordones de las zapatillas.

20160922_181901

Emociones. Mediante el movimiento de cejas, ojos y boca, se podrán mostrar las emociones principales: alegría, enfado, tristeza y miedo.

emosiciones
¿Qué os parecen los libros sensoriales? ¿Os animáis a hacer uno casero?

Contadnos vuestras ideas y mostrarnos vuestros propios quiet books.