Receta con niños – Cookies americanas

Que levante la mano a quien le gustan las cookies americanas. ¡Madre mía, qué de manos veo! Es que estas galletas son ideales para el desayuno, la merienda o un temtempié entre comidas y… ¡están deliciosas! En el mercado hay muchas marcas de cookies americanas, pero las caseras están el doble de ricas y además no tienen ni colorantes ni conservantes. Así que,  para que puedas disfrutar de unas auténticas cookies americanas «home made», compartimos esta sencilla receta.  Aunque ésta es una receta de Thermomix, los pasos pueden realizarse perfectamente con una batidora de vaso o de mano (estilo Minipimer)

Ingredientes
  • 140 g de chocolate fondant  (blanco o negro)
  • 130 g de mantequilla
  • 100 g de azúcar blanco
  • 100 g azúcar moreno
  • 1 huevo
  • 2 cucharaditas de azúcar de vainilla
  • 180 g de harina
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato
  • ½ cucharadita de levadura en polvo
  • 1 pellizquito de sal
PREPARACIÓN PASO A PASO – cookies americanas
  1. Pon el horno a precalentar a 180ºC. Ojo con los niños para que no se quemen.
  2. Trocea el chocolate en onzas e introdúcelo en el recipiente para batir.
  3. Tritura el chocolate 3 seg a velocidad 6 hasta que quede como pepitas de chocolate.
  4. Saca las pepitas del recipiente para batir y déjalas en un bol aparte.
  5. Mezcla la mantequilla, todo el azúcar y el huevo en el recipiente y bate todo junto durante 2 minutos a velocidad 3.
  6. Añade a la mezcla anterior la harina, el bicarbonato, la levadura y la sal y bate todo junto durante 40 segundos a velocidad 4.
  7. Agrega las pepitas de chocolate apartadas en el bol y remueve 30 segundos a velocidad 2.
  8. El resultado de los pasos anteriores es una masa pastosa salpicada de trocitos de chocolate.
  9. Forma pequeñas bolitas sin amasar del tamaño de una cuchara de sopa y colócalas sobre una bandeja de horno con papel para hornear. Si no te quieres “pringar” mucho, utiliza 2 cucharas para hacer las bolas. Distribuye las bolas sobre la bandeja bien separadas unas de otras para que no se peguen durante en horneado.
  10. Hornea a 180ºC durante 10-12 minutos dependiendo del horno. La señal perfecta de que las cookies americanas están hechas es que estén un poquito doradas.
  11. Sácalas y ponlas sobre una rejilla para que se enfríen.
  12. Y, voilà, ¡listas para comer!

Con esta receta salen bastantes galletas (unas 20-25 galletas), así que consérvalas en un bote de cristal cerrado y verás que aguantan perfectamente hasta 1 mes después de cocinadas.

Con la misma preparación pero cambiando algunos ingredientes se pueden hacer distintas variedades de cookies americanas, por ejemplo, incluyendo nueces y pasas en lugar de chocolate.

Si queréis pasar un buen rato en la cocina con los niños, aquí os dejamos algunos de los enlaces a las recetas que hemos hecho en casa:

RECETA CON NIÑOS – CARROT CAKE

¿Habéis probado alguna vez un carrot cake? Se trata de un bizcocho de zanahoria. Sí, sí, de zanahoria. Puede resultar extraño que haya una tarta, pastel o bizcocho hecho de este producto de huerta. Sin embargo, una vez lo pruebas, se convierte en uno de tus dulces favoritos. El carrot cake no sólo está muy rico sino que además es una forma de que tomen verdura.

Un carrot cake es perfecto para el desayuno, el postre o la merienda así que compartimos con vosotros una receta muy fácil para hacer en casa. Los niños se lo pasarán en grande en la cocina y se chuparán los dedos con esta delicia de bizcocho.

INGREDIENTES
  • 3 zanahorias
  • 200 ml aceite de girasol u oliva
  • 4 huevos
  • 400 gr de azúcar
  • 10 gr levadura
  • 300 gr harina
  • mantequilla
  • chocolate (opcional)
RECETA PASO A PASO

Trocear las zanahorias con un cuchillo (¡mucho cuidado con los niños!). Juntar en un cuenco grande o en un vaso de batidora las zanahorias ya cortadas, el aceite, el azúcar y los huevos.

Batir muy bien todos estos ingredientes hasta obtener una masa líquida y homogénea (que no haya trozos grandes de zanahoria).

En un cuenco, volcar la masa y tamizar la levadura y la harina. Mezclar muy bien la harina con la masa líquida hasta obtener una masa bien mezclada de todos los ingredientes.

Untar con mantequilla un recipiente para horno (para que no se pegue) y verter toda la masa.

Hornear durante unos 40 minutos a 180 grados.

Una vez el carrot cake está frío, ya está listo para comer. No obstante, un consejo para los más golosos, cubrir la superficie con chocolate caliente (líquido) y dejar enfriar.

 

 

 

 

 

 

 

 

RECETA CON NIÑOS – CREPES

¡Qué ricos los crepes (crêpes)! Aunque las torrijas les quitan protagonismo, los crepes también son dulces típicos de Semana Santa, sobretodo en algunos países como Francia. Así que, emulando a nuestros vecinos, vamos a enseñaros la receta para que cocinéis unos crepes de rechupete con los niños de la casa.

Ingredientes (para 18 crepes)
  • 270 gramos de harina
  • 5 huevos
  • 60 gramos de mantequilla
  • 500 mililitros de leche
  • 2 cucharadas de flor de azahar
  • la ralladura de un limón
  • una pizca de sal
  • 2 cucharadas de aceite
RECETA

En un recipiente mezclar la harina, los huevos y la leche. Cuando está todo mezclado, incorporar la mantequilla un poco deterrida, añadir el chorrito de flor de azahar y la ralladura de limón. Batir muy bien la  mezcla con la batidora y echar un pizca de sal.

Dejar reposar durante al menos 30 minutos y después, justo antes de hacer los crepes, añadir un chorretón de aceite para que no se peguen en la sartén.

En una sartén bien caliente, echar un cacito de la mezcla y expandirla por toda la sartén para que salga un crepe muy finito. Si sale un crepe grueso, echar menos cantidad (normalmente el primer crepe sale mal…).

Cuando ya esté doradito por un lados, se le da la vuelta. Y cuando ya hecho por ambos lados, ya está listo para comer.  A nosotros nos encantan simplemente con azúcar (son los típicos), pero se pueden comer al gusto, con mermelada, con plátano y chocolate…

Los crepes también se toman salados e incluso se pueden rellenar, aunque normalmente si son salados se utiliza harina de sarraceno.

Dulces o salados, los crepes están deliciosos y pueden tomarse a cualquier hora del día. Además son tan fáciles y rápidos de hacer que no es necesario tener planificada su preparación.

¿Os animáis a cocinar crepes?

 

 

RECETA CON NIÑOS: GALLETAS DE MANTEQUILLA

Las galletas de mantequilla son un tentempié perfecto para media mañana, para el desayuno o la merienda. Como en Pequeños Planes somos unos “monstruos come-galletas”, hoy os traemos esta receta de galletas de mantequilla muy divertida y sencilla para hacer con niños. Tanto es así que en casa llamamos a estas galletas  “las galletas de la Prima Paula” pues con tan sólo 3 añitos Paula es una maestra cocinando estas deliciosas ”butter cookies”.

Con esta receta a la vez que cuidamos lo que comen, eliminando tanta bollería industrial con conservantes y colorantes, conseguimos que pasen un buen rato en la cocina, amasando y preparando las formas de estas galletas que están para chuparse los dedos.

Ingredientes:
  • 300 gramos de mantequilla (ablandar unos segundos en el microondas)
  • 200 gramos de azúcar
  • 2 huevos
  • 500 gramos de harina (contad con un poquito más para compactar la masa)
  • 1 cucharada de esencia de vainilla o de azahar
Preparación:

En un recipiente añadimos la mantequilla medio derretida, el azúcar, los huevos y la esencia, removiendo continuamente mientras incorporamos cada ingrediente.

Cuando está todo bien mezclado, comenzamos a incorporar la harina poco a poco y sin dejar de mover. Una vez la mitad de la harina ya está mezclada, empezamos a amasar a mano.

Mientras amasamos, vamos añadiendo harina hasta que la masa no se queda pegada a los dedos. Aproximadamente son necesarios unos 500 gramos de harina en total, pero siempre puede ser un poco más hasta que deja de ser pegajosa.

Cuando la masa ya está lo suficientemente compacta, la introducimos en un recipiente que taparemos con papel transparente y dejaremos reposar en la nevera durante aproximadamente una hora.

Tras la hora de reposo, hacemos un sándwich de papel transparente con la masa (film-masa-film) y con un rodillo o botella hacemos una lámina de masa de un centímetro de espesor.

Si tenemos moldes para galletas iremos cortando la masa con formas divertidas. Si no tenemos moldes, podemos cortar la masa en cuadraditos. Si nos resulta difícil conservar unas formas aceptables, siempre podemos hacer pequeñas bolitas de masa y aplastarlas entre las manos hasta que tienen el espesor adecuado.

Según vamos preparando las galletas, las vamos colocando en la bandeja de horno.

Durante 15 minutos hornearemos las galletas y las sacaremos cuando comiencen a dorarse.

Aunque nos cueste, antes de comérnoslas tenemos que dejarlas enfriar. Opcionalmente podemos decorarlas con chocolate o con azúcar glass…¡¡ y listas para comer!!

Si habéis leído esta receta de galletas de mantequilla, seguro que se os está haciendo la boca agua así que, sin más, enfundaros en vuestros mandiles y… ¡¡¡poneros manos a la masa!!!

RECETA – BIZCOCHO O MAGDALENAS 1,2,3

Vamos a jugar a las cocinitas con la receta más sencilla del mundo para bizcocho. Esta receta es conocida como la Receta 1,2,3 por los ingredientes que se utilizan aunque es el bizcocho de yogurt de toda la vida. Este bizcocho puede tomarse sólo como desayuno o merienda o incluso puede usarse como base para tartas más elaboradas.

Esta receta es tan fácil y rápida que es perfecta para realizar con niños. Además, si en lugar de utilizar un molde para bizcocho, se utilizan moldes para magdalenas, los pequeños podrán divertirse decorándolas a su gusto.

20161101_102314

Ingredientes:

  • 1 yogurt natural (no tiréis el vasito del yogurt pues servirá para la medida del resto de ingredientes)
  • 1 vasito de aceite de oliva de baja acidez
  • 2 vasitos de azúcar blanca
  • 3 vasitos de harina de repostería
  • 3 huevos grandes
  • 1 sobre de levadura
  • 1 naranja (o 1 limón según el gusto que queramos darle al bizcocho)
  • Mantequilla (para engrasar el molde)
  • Una pizca de sal

Pasos:

  • Precalentar el horno a 180ºC arriba y abajo (o en ventilador si el horno tiene esta función).
  • Mezclar con la batidora el yogurt, los huevos y el aceite.
  • Incorporar a la mezcla el azúcar.
  • Tamizar la harina y la levadura sobre la mezcla con un colador
  • Lavar bien la naranja (o el limón) e incorporar la ralladura a la mezcla de ingredientes.
  • Añadir la pizca de sal y remover bien.
  • Engrasar el molde con mantequilla (si se trata da magdalenas nos saltaremos este paso).
  • Verter la mezcla sobre el molde (si se trata de magdalenas, rellenaremos los moldes por la mitad).
  • Meter en el horno durante aproximadamente 35 minutos (para las magdalenas serán unos 25 minutos)
  • Transcurrido el tiempo, sacar del horno y dejar enfriar
  • Desmoldar, decorar y servir al gusto (las magdalenas las dejaremos en sus moldes)

20161030_170440

Con esta receta los niños se lo pasarán en grande y disfrutarán de un desayuno o merienda totalmente natural y saludable. ¡No quedarán ni las migas!

Las nuevas actividades extraescolares

Ya sea por necesitar alargar la jornada escolar o por aprender alguna nueva disciplina, las actividades extraescolares se han convertido en un imprescindible en las vidas de nuestros niños. Además les ayuda a establecer una rutina y ocupar las largas tardes de invierno cuando anochece muy temprano.

Las actividades extraescolares por excelencia son los deportes, los idiomas y las artes. Sin embargo, en los últimos tiempos, han quedado de lado el fútbol, el inglés y la música para dar paso a nuevas actividades extraescolares (dentro de las mismas disciplinas) menos difundidas y practicadas, que son muy atractivas tanto para los niños como para los padres. Aquí os ponemos algunos ejemplos:

Chino:

Aunque aún queda mucho por recoger con el inglés, su incorporación en el currículum escolar  y el fomento del bilingüismo han hecho que este idioma pase a un segundo plano pasando a ser el chino el tercer idioma preferido por los padres como actividad extraescolar.

20160916_175046

El atractivo de aprender chino es que abre la puerta hacia una cultura emergente y la posibilidad de relacionarse con millones de personas diferentes.

Dado que la mejor forma de aprender un nuevo idioma es desde pequeños, existen muchas entidades cuyas metodologías están basadas en juegos, canciones y actividades dirigidas para niños a partir de 3 años.

Cocina:

El fomento de los programas de televisión orientados a las artes culinarias han hecho que la cocina que convierta también en una actividad para niños. Y es que cocinar no sólo es divertido sino que además sirve para aprender, experimentar y dar rienda suelta a la imaginación mezclando alimentos, texturas, colores, etc.

20160916_180748

Asimismo jugando entre fogones los niños aprenderán a emplear los utensilios de cocina y buenos hábitos saludables creando platos para una dieta equilibrada.

 

Deportes minoritarios:

A pesar de tener no tener un gran número de practicantes en España, el béisbol o el rugby van tomando nuevos adeptos cada año debido a los grandes beneficios de estos deportes.

Al tratarse de deportes de grupo, fomenta en los niños los valores de la amistad, el compañerismo, el respeto y el trabajo en equipo. Además, al jugarse en terrenos de juego amplios, los niños están al aire libre y hacen mucho ejercicio.

20160916_183400Por otra parte, también se está incrementando el número de seguidores y practicantes de deportes individuales como el patinaje  que favorece el sentido del equilibrio (bien con patines (rollers) o monopatines (skate)) o el esgrima que agudiza la habilidad e la inteligencia para adelantarte a los movimientos de los contrincantes.

Elegir la mejor actividad extraescolar para nuestros hijos es una ardua tarea que dependerá de la edad, la personalidad y las necesidades del niño, por lo que no debemos tomar la decisión a la ligera. Antes, deberemos sopesar los pros y los contras, tanto de las nuevas tendencias como de las tradicionales y siempre pensando en cuáles son los gustos del niño en cuestión.

Por último cabe destacar, sea la actividad que sea:

  • Nunca deberemos forzar a los niños a realizar una actividad que nos les interese y/o entretenga.
  • No debemos sobrecargar de actividades a los niños dejándoles tiempo libre para jugar a sus anchas e incluso para que se aburran y agudicen su ingenio y creatividad.

Algarroba, la legumbre para niños con sabor a chocolate

Ayer escuché una noticia sobre el consumo de legumbres y es que resulta que, a pesar de ser uno de los alimentos principales de la pirámide alimenticia, su consumo en España es muy escaso y más aún ahora en verano. Con el calor, pensar en unas lentejas o garbanzos da mucha pereza y más a los niños…, por lo que debemos hacer es buscar alternativas en los menús infantiles a las recetas comunes con legumbres, por ejemplo, en ensaladas de verano.

A raíz de esta noticia, me acordé de la algarroba, una legumbre con sabor a chocolate que seguro fomenta el consumo de semillas (al menos en harina), ya que raro es que a los niños (y no tan niños) no les guste el chocolate.

Las semillas de algarroba, que provienen del algarrobo, son ricas en hidratos de carbono asemejándose a los valores de los cereales, con un alto valor proteico como algunas carnes y diversos oligoelementos. Estas propiedades la hacen ser considerada como una legumbre muy nutritiva. Asimismo, son sabidas sus propiedades antiinflamatorias para los sistemas respiratorio y digestivo, siendo un buen regulador del tránsito intestinal.

En los últimos tiempos, la algarroba está siendo considerada, por algunos nutricionistas, como el sustituto al chocolate, ya que su aspecto color y textura son bastante similares. La ausencia de estimulantes, así como un 50% menos de calorías en comparación con el oro maya, ha fomentado su consumo entre los naturistas y movimientos ecológicos.

IMG_20160726_200128Es por ello que en Pequeños Planes como «adictos al chocolate» nos lanzamos a conocer a la algarroba y efectivamente, su aspecto tanto en polvo como en pasta es muy parecido al chocolate (si los pones uno junto al otro, sí se ven pequeñas diferencias), y su sabor y olor difieren un poco del chocolate. No obstante, los paladares poco chocolateros pueden llegar a creer que realmente se trata de éste último.

Dado que el chocolate nos encanta, a los niños más, y la algarroba puede ser un producto en sí mismo, sin tener que ejercer como sustituto (y si no que se lo digan a muchos cocineros de renombre que actualmente han incluido la legumbre en sus recetas de repostería), seguiremos consumiendo ambos productos y podemos experimentar en la cocina con la algarroba incluyéndola en los menús para niños, saliendo un poco de la monotonía.

Hay muchas recetas sencillas en la red y para toda la familia (flanes, bizcochos, galletas, etc.), ¡incluso para cocinar con los pequeños!, seguro que es un buen plan para hacer con niños. Si os ponéis manos a la masa, podréis encontrar la algarroba tanto en pasta (como crema con avellanas) como en polvo en herbolarios y en la zona de dietética de los grandes almacenes. También podéis encontrar harina a granel en tiendas especializadas.

¿Os atrevéis a probar? ¡¡¡Contadnos vuestra experiencia!!!