Pediculosis: vuelven los piojos y las liendres…

Vuelven los piojos y las liendres, aunque más bien nunca se fueron pues saltan de cabeza en cabeza durante los 365 días del año. No obstante, es cierto que determinadas épocas del año están más activos y ésta es durante el verano.

La vuelta al cole también se caracteriza por el regreso de estos parásitos tan indeseados y esto se debe a que todavía hace calor lo que favorece su reproducción y diseminación entre los cabellos de nuestros niños. Los colegios, los parques, las piscinas, las actividades en grupo, los campamentos, entre otros, son lugares donde pueden producirse los contagios ya que los niños pasan tiempo juntos pudiendo darse un mayor contacto entre cabezas sanas e infestada.

Cómo prevenir los piojos y liendres:

Se deben realizar revisiones periódicas del cabello y para ello hay que desenredar bien el cabello y después pasar la lendrera por todo el pelo. Con cada mechón, sacudir la lendrera sobre una superficie blanca y comprobar que no cae ninguno de nuestros «amigos». Recordad que la zona del cuello y detrás de las orejas son las zonas preferidas de los piojos.

Aparte de las revisiones, evitaremos la pediculosis utilizado productos repelentes especializados de tal forma que los piojos no invadirán las cabezas de nuestros hijos.

También existen remedios caseros para mantener alejados a los piojos como los aceites de plantas como el del árbol de té. Unas pocas gotas de este aceite en el champú habitual, hace que el pelo de los niños sea poco atractivo para estos parásitos.

Cómo actuar contra los piojos:

Cuando los piojos ya se han adueñado de las cabezas de vuestros hijos, lo primero que se debe hacer es comenzar inmediatamente un tratamiento específico para evitar irritaciones e incluso la inflamación del cuero cabelludo por rascarse continuamente. Asimismo, deberá lavarse  la ropa y peluches del niño afectado a una temperatura de 60ºC. A ser posible juguetes y objetos como peines, cepillos, horquillas, diademas, deben sumergirse en agua hirviendo o guardarse en bolsas de plástico herméticas durante 48 horas para que los piojos mueran por asfixia.

No ha pasado ni una semana del comienzo de las clases y ya nos están informando sobre la prevención de la pediculosis…asi que ya estoy lendrera en mano en busca de bichitos, porque más vale prevenir que curar.