Buscando setas con niños

El otoño es época de setas así que aprovechemos los días de buen tiempo para hacer una excursión al campo para ir en su busca. El plan de buscar setas, además de tener una recompensa para el paladar, es la excusa perfecta para pasar un día en familia y en plena naturaleza. Ir a buscar setas también puede convertirse en toda una lección de biología en la que además se puede inculcar a los niños el respecto por el medio ambiente.

Nosotros, como amantes de la naturaleza, queremos animaros a que disfrutéis de una jornada buscando setas con los más pequeños de la casa. Por ello, queremos compartir con vosotros una serie recomendaciones o puntos a tener en cuenta para disfrutar completamente con este plan.

CONSEJOS PARA LOS PEQUEÑOS BUSCADORES DE SETAS
  • Respeta las normas y señalizaciones

Antes de salir al campo, infórmate sobre dónde vas a hacer tu búsqueda. En algunas zonas es necesario disponer de permisos, licencias o pagar unas tasas para poder ir a recoger setas. Asimismo, no entres en lugares o zonas con acceso restringido o prohibido ni en fincas privadas.

  • Equípate

Como en toda salida al campo, asegúrate de llevar el equipo necesario y teniendo en cuenta la meteorología. Adicionalmente al equipo de campo habitual (botas, agua, etc.), para coger setas es necesario disponer de una pequeña navaja y de una cesta o red para poder transportar los ejemplares recolectados (nunca utilices bolsas de plástico).

Equípate con una cesta y una navajita

  • Sólo coge setas comestibles

Si no estás seguro que una seta sea comestible, no la cojas ni la toques. En la naturaleza existen hongos muy tóxicos que pueden poner en riesgo nuestra salud por lo que en caso de mínima duda, mejor quedarnos con las ganas.

  • Respeta todos los ejemplares

No pises ni arranques ejemplares de setas o champiñones, incluso si son tóxicos o no comestibles. Todos los elementos de la naturaleza tienen una función en el ecosistema y alterarlo puede tener consecuencias en el entorno.

  • Utiliza la navaja

Nunca arranques una seta. Siempre utiliza la navaja para cortar su base. Haciéndolo de esta forma, saldrán más ejemplares en la siguiente temporada.

  • No recolectes todas las setas comestibles

Las setas son seres vivos y para que puedan reproducirse es necesario que liberen esporas. Para ello, no recolectes todos los ejemplares que encuentres. De esta forma, las que se queden en el campo podrán dispersar las esporas para que la temporada siguiente siga habiendo setas.

Setas no comestibles

 

  • No dañes el entorno

Es una práctica habitual, a la par que dañina, la de rastrillar o revolver la hojarasca en busca de setas. No lo hagas. Siempre busca con precaución y respectando el entorno pues es la morada de muchos seres vivos.¿Te gustaría que destrozasen tu casa? A ellos tampoco.

  • No te enfades si vuelves a casa con las manos vacías

En ocasiones es difícil encontrar setas, bien porque la temporada no ha sido buena en cuestión climatológica y han salido pocas o bien porque los ejemplares ya hayan sido recolectados por otras personas. Sea como sea, lo importante es disfrutar de la naturaleza, respirar aire puro y la compañía. Y si quieres comer setas, siempre podemos comprarlas en el supermercado.

MÁS ALLÁ DE LA JORNADA DE CAMPO

Ir a buscar setas puede dar juego para hacer actividades con niños y disfrutar en familia más allá de la excursión al campo. Aquí os mostramos unas ideas:

  • Cocina en familia:

Las setas además de estar riquísimas son alimentos muy sanas por ser fuente de proteínas, vitaminas y minerales así que, ¿por qué no hacer una receta con las setas que hemos recolectado?

Busca alguna receta en internet o simplemente saltéalas en la sartén con ajo y perejil y por supuesto, pide a los peques de la casa que colaboren en la elaboración limpiando y cortando las setas. Seguro que lo pasaréis en grande.

Más actividades relacionadas con las setas

  • Juega a identificar setas:

¿Sabes qué setas has recogido? ¿Cómo se llama? ¿Cuáles son sus características? En las librerías y bibliotecas hay muchas guías para identificar y conocer más sobre el reino de los hongos. Hazte con una y aprende sobre ellas. Incluso, en la próxima visita al supermercado, pon en práctica tus conocimientos sobre las setas e impresiona al frutero.

Excursión con niños a Ruente (Cantabria)

Si estás disfrutando de unos días en familia por Cantabria, te recomendamos que visites Ruente, un municipio cántabro en pleno Valle de Cabuérniga. Su entorno, rodeado de naturaleza, el encanto de sus calles, su paseo por el río y unas tartas que quitan el hipo lo convierten en un “must” para hacer una excursión con niños.

Dada su ubicación en el corazón de Cantabria, pueden realizarse en multitud de posibles excursiones y recorridos desde Ruente, sin embargo, éstos pueden resultar un poco largos al ir acompañados de niños. Es por ello que aquí os sugerimos una pequeña ruta hacia La Fuentona de Ruente con el colofón final de una merienda espectacular en La Oca en el Océano.

No sabemos qué tiene más peso para ir Ruente, si visitar una “fuente” misteriosa o merendar unas tartas de muerte, eso sí, la visita cada vez que vamos a Cantabria, está asegurada. ¿No acompañas?

De paseo hacia la Fuentona de Ruente

Catalogada como Punto de Interés Geológico, la Fuentona de Ruente es una surgencia natural de agua que brota al pie de una pared de roca, por lo tanto, aunque su nombre engaña, no se trata de una fuente sino del nacimiento del río.

El recorrido hacia la Fuentona empieza en el puente medieval de arcos construido en piedra que atraviesa el arroyo. Continuando por su margen izquierda hacia la Fuentona, comienza un paseo junto al río muy bien acondicionado desde donde se puede contemplar a los peces y jugar a identificar los insectos propios de las riberas como libélulas y mariposas.

Al final de este paseo, se llega a una pared de roca con una pequeña lámina de agua acumulada, la Fuentona. Veréis que por debajo de la roca emana el agua.

Aparte de su singular nacimiento, la Fuentona también es insólita porque su agua brota de forma intermitente e incluso puede llegar a secarse. Aunque la intermitencia del caudal tiene su base científica, a los niños les encantará escuchar los misterios del lugar, por lo que podéis aprovechar el paseo para introducirles la historia:

“Cuenta la leyenda que en el interior de la gruta vive una anjana. Una anjana es, según la mitología cántabra, una hermosa ninfa o hada de las montañas. Es la protectora de los bosques y de las personas bondadosas y suele descansar a las orillas de las fuentes y los arroyos. A su paso, las aguas de los ríos parecen cobrar vida y es por ello que el agua de la Fuentona mana con distinto caudal según el capricho de la anjana.” 

Para continuar el recorrido que os proponemos, los valientes pueden atravesar la lámina de agua por las rocas en hilera y, los más precavidos, por el puente de madera que hay un poco más atrás en el camino ya andado.

Al otro lado del pequeño río, podréis perderos por las calles del pueblo entre antiguas viviendas y casonas típicas de la zona. Finalmente llegaréis una zona infantil con columpios para que los niños jueguen un rato.

Os dejamos un plano de Ruente que hemos tomado de la web de Ayuntamiento con los lugares pintorescos del municipio en el que hemos marcado el camino que os proponemos. Puesto que la excursión es para hacer con niños, sois vosotros los adultos que tendréis que valorar alargar más o menos la visita en función de las edades y las fuerzas de los peques.

Plano de Ruente con la ruta para niños recomendada por Pequeños Planes

La Oca en el Océano

Y tras una pequeña caminata, qué mejor plan que reponer fuerzas, por eso que os proponemos rematar la visita a Ruente con una merienda en La Oca en el Océano.

Con este nombre tan original se presenta un café con unas tartas de pecado, unos batidos brutalmente deliciosos y una carta de tés con la que puedes recorrer el mundo a base de infusiones.

Todos sus platos tienen una pinta estupenda, a cuál mejor… ¡no sabrás qué elegir! Echa un vistazo a la galería de su página web y verás que no estamos exagerando.  Además, cada plato se elabora al instante y con sumo cuidado, tanto es así, que incluso en los días de mucha afluencia colocan un cartel para que los clientes tengan paciencia.

Pero La Oca en el Océano, aparte de tener unos platos que quitan el hipo, es un lugar muy especial. Cada elemento de decoración está elegido y colocado con tanto detalle y gusto que el café tiene un ambiente mágico. Está lleno de rincones para perderse descubriendo pequeños objetos sorprendentes y para los días de sol, tienen un jardín muy cuco. Veréis cómo disfrutan los niños mirando entre las estanterías de este café, eso sí, con mucha precaución no se vaya a romper algo.

Es importante tener en cuenta que La Oca en el Océano tiene sólo horario de tarde, de ahí que os lo recomendemos como lugar para merendar. Bueno, para merendar y casi cenar pues sus platos son tan contundentes que casi ya saldrás cenado.

Si quieres conocer más planes en Cantabria, puedes seguir los enlaces de nuestras publicaciones anteriores:

Ruta con niños por el Arroyo de Valgrande (Majadahonda)

Para aquellos que conocen el Monte del Pilar es bien sabido que es un parque forestal que ofrece infinidad de posibilidades para realizar actividades al aire libre y así os lo contamos en nuestra publicación “El Monte del Pilar, un monte para toda la familia”. 

En esta ocasión volvemos a hablar de este espacio natural público para compartir con vosotros la Senda Botánica del Arroyo de Valgrande que transcurre por el interior del Monte del Pilar. Esta ruta es perfecta para hacer con niños, no sólo por su baja dificultad y su corta distancia, sino también por su contenido educativo ya que todo el recorrido está salpicado de paneles informativos y fichas botánicas sobre la flora y fauna de la zona.

Fichas botánicas

Fichas botánicas de la Senda Botánica del Arroyo de Valgrande

A continuación os damos todos los detalles de esta ruta, ¡esperamos que os guste!

CÓMO LLEGAR A LA SENDA BOTÁNICA del ARROYO de VALGRANDE

El Monte del Pilar, ubicado entre los municipios de Madrid, Pozuelo de Alarcón y Majadahonda, dispone de varias puertas de acceso y desde todas ellas se puede llegar a la Senda Botánica del Arroyo de Valgrande. Sin embargo, para hacer esta ruta con niños y que la distancia sea asumible por ellos, recomendamos entrar por la puerta de acceso de la Calle Troya ubicada en la Urbanización Pinar del Plantío de Majadahonda.

A este acceso se puede llegar con el coche y aparcar en la explanada de arena que hay junto al mismo. Este acceso cuenta con dos puertas pero para llegar a la Senda es necesario entrar por la de la izquierda según se mira hacia el Monte del Pilar. Nada más entrar por dicha puerta, aparecen los primeros paneles informativos del Monte del Pilar que son el punto de inicio de esta ruta (que no de la Senda Botánica que empieza un poco más adelante).

Inicio Senda Botánica

Inicio de la ruta hacia la Senda Botánica del Arroyo de Valgrande (Majadahonda).

 RECORRIDO IDA por la senda botánica del arroyo de valgrande

Tras cruzar la puerta de entrada y pasar frente a los carteles informativos que se ven en la foto anterior, la ruta transcurre siguiendo por el camino de tierra que lleva hasta el arroyo.  Antes de llegar al cauce (con más caudal o menos en función de la época del año), el camino de tierra se bifurca justo en una bajada. Aunque se pueden tomar ambos lados del camino, recomendamos seguir el tramo de la derecha.

Continuando por el camino, se llega al Arroyo de Valgrande y a uno de los paneles informativos de la Senda Botánica, concretamente al que trata sobre el Bosque de Ribera y que explica las especies singulares que acompañan las márgenes de los ríos.

Siguiendo el camino hacia la derecha (dejando el arroyo a nuestra izquierda), pronto se llega a un puente de madera. Aunque a lo largo de la Senda Botánica hay varios puentes de madera, éste es el más característico por estar junto a un árbol cuyas raíces quedan al aire. A la altura de este puente se encuentra otro panel informativo que describe la Senda Botánica al completo con un pequeño croquis de la misma y la ubicación de los distintos elementos informativos.

Para seguir esta ruta con niños, recomendamos cruzar por el puente del árbol pero sin variar el sentido la marcha (señalado como tal en el plano que hemos elaborado para un mejor seguimiento del recorrido y que hemos incluido al final de esta publicación).

Puente del Árbol por el que cruzar el Arroyo de Valgrande

Después de atravesar el puente del árbol, se continua en el mismo sentido de la marcha. Siguiendo el camino de tierra, se pasará por delante de  varias fichas botánicas como la del alcornoque y la jara pringosa.

El recorrido de la Senda Botánica termina junto a un puente de madera cercano a la ficha botánica del pino piñonero y por el cual se cruza para llegar al otro margen del arroyo (marcado en el mapa como puente final). No obstante, también se puede continuar andando unos 50 metros más hasta llegar a una calzada asfaltada que también permite cruzar al margen contrario del arroyo (marcado en el mapa como asfalto).

Puente final del recorrido de ida por la Senda Botánica

recorrido de vuelta por la senda botánica del arroyo de valgrande

Una vez en el margen contrario del arroyo (bien por el puente final o por el asfalto), se debe continuar por el camino de arena que es paralelo al recorrido de ida. Es importante remarcar que el recorrido de vuelta que recomendamos linda con la zona de reserva natural del Monte del Pilar, por lo tanto hay que respetar los límites marcados por las balizas y nunca rebasarlos.

El camino de vuelta pasará de nuevo por el puente del árbol y un poco más allá (es decir, camino ya andado en el recorrido de ida), cruzaremos de nuevo al margen contrario del arroyo por un pequeño cruce de madera junto al cual, nada más atravesarlo, hay un panel informativo sobre el papel del bosque como protector de animales y el ecosistema en general.

Siguiendo el sentido del recorrido de vuelta, se llega a un puente de madera desde el cual se puede ver otro puente de madera, tal y como se muestra en la siguiente foto. Para volver al punto de partida y dar por concluida la ruta es necesario atravesar ambos puentes y seguir el camino de arena en paralelo al arroyo.

Finalmente se alcanza el punto que nos une al recorrido de ida por lo que sólo queda subir la cuesta por la que bajamos al principio y llegar hasta la puerta de entrada al Monte del Pilar y la explanada de aparcamiento, siendo el punto final de esta ruta por la Senda Botánica del Arroyo de Valgrande.

DATOS GENERALES DE LA RUTA
  • Distancia: 3.5 km (ida y vuelta)
  • Tipo de ruta: Circular o lineal en 8. El recorrido de ida y el de vuelta van en paralelo cruzándose en varios puntos. Para mejor comprensión, ver el mapa de la ruta.
  • Dificultad: Nula
  • Tiempo: 1 -2 horas (según el paso de los niños)
  • Servicios: Fuera del recinto perimetral del Monte del Pilar y por otras puertas de acceso:
    • Zona infantil
    • Aparcamiento
    • Bar-restaurantes
    • Tiendas y Centro Comercial
    • Alquiler de bicicletas municipales
  • Niños: Si (a partir de 4-5 años)
  • Carrito: Si, aunque existen piedras que a veces impiden que las ruedas giren perfectamente.

 

Viaje al Sureste de Francia – Parte 1 – Villefranche de Conflent

Es sabido por todos que Francia tiene infinidad de atractivos turísticos y para todas las edades. Sin embargo, es desconocido por muchos que el sureste del país vecino, a pocos kilómetros de la nuestra frontera, existen multitud de actividades para todos los gustos. Además, el paraje es precioso ya que conviven mar y montaña y, cómo no, la gastronomía es excelente, ¿se puede pedir más para unas vacaciones en familia?

El Sureste francés es uno de nuestros destinos habituales y en cada visita vamos descubriendo nuevas actividades y rincones con encanto cuya visita es más que recomendada. Te invitamos a que conozcas el Sureste de Francia a través de nuestro blog en donde os proponemos distintos planes.

Hoy os proponemos un día por Villefranche de Conflent, un pueblo muy pintoresco en el interior del  departamento de los Pirineos Orientales con varias actividades para niños y toda la familia. Abróchate los cinturones que arrancamos, ¡Bon voyage!

Villefranche de Conflent

Al pie de la montaña del Canigou, la más representativa de los Pirineos Orientales, se encuentra Villefranche de Conflent, una villa medieval amurallada considerada como uno de los pueblos más bonitos de Francia.

Pasear por sus calles es como volver al pasado, eso sí, las tiendas de souvenirs hacen que vuelvas al presente y te pierdas entre joyas, juguetes de madera, gastronomía local, etc.

Uno de los atractivos de Villefranche de Conflent es su muralla con almenas, las cuales se pueden visitar, bien por libre o en visita guiada (aproximadamente de 1 hora).

Junto a los muros de la ciudadela confluyen dos ríos que la rodean, el Têt y el Cady, por lo que un paseo cercano al agua y contemplando las montañas y el Fort Libéria es plan muy interesante.

Además del interés que el propio pueblo despierta, Villefranche de Conflent es el municipio desde el que realizar dos actividades que nosotros consideramos imprescindibles: la visita a las Grutas de Canaletas y un recorrido por la montaña en el Tren Amarillo.

Las Grutas de Canaletas – Grottes des Canalettes

A poco menos de 500 metros desde la entrada a la villa de Villefranche de Conflent se encuentran las Grutas de Canaletas. Se trata de unas cuevas subterráneas de increíble belleza donde poder contemplar unas formaciones geológicas únicas, para algunos las más espectaculares de Francia, incluso llegan a llamarlas el “Versalles subterráneo“.

Las Canaletas se componen de varias galerías muy espaciosas interconectadas por pasillos cuyo recorrido no entraña dificultad para los niños. No obstante, es importante destacar que existen algunas escaleras metálicas en donde hay que tener un poco de cuidado para no tropezar y, por supuesto, no llevar carrito (el nuestro se quedó en la entrada donde permiten depositarlos).

En el interior de estas cuevas existen distintas acumulaciones de agua que conforman pequeños lagos interiores. El reflejo de los techos en el agua y la iluminación de la cueva crea un efecto mágico que deja boquiabiertos a grandes y pequeños.

Es importante destacar que en el interior de la cueva suele haber una temperatura de unos 15ºC por lo que es imprescindible llevar algo de abrigo incluso en verano.

Durante los meses de julio y agosto, en el interior de la cueva tiene lugar un espectáculo de luces y sonido que merece la pena disfrutar.

El Tren Amarillo – Le Train Jaune

Desde la estación de Villafranche de Conflent comienza el recorrido de este emblemático tren, una oportunidad única para disfrutar de un paseo de alta montaña en vagones que rezuman historia.

Este tren de tracción eléctrica fue construido para conectar los pueblos de la Cerdaña, atravesando el valle del río Têt y recorriendo un total de 63 km hasta llegar a la estación de Bolquére, la más elevada del país vecino.

El atractivo del Tren Amarillo, aparte de ser curioso en sí mismo, es disfrutar de unas vistas increíbles del paisaje pirenaico a una velocidad de no más de 55km/horas. Además, a su paso, el tren atraviesa varios túneles y dos importantes viaductos, el Puente Gisclard (metálico) y el Puente Séjourné (de granito), lo que le da más emoción a la experiencia.

Este tren combina vagones antiguos y modernos, y en verano cuenta con algún vagón descapotado que es la mejor elección, más aún yendo con niños. Dado que el recorrido completo puede ser un poco largo (hay que tener en cuenta que no es trayecto circular y por lo tanto hay que tomar el tren de vuelta), recomendamos salir desde Villefranche de Conflent y retomar el camino de vuelta desde algunas de las estaciones intermedias.

Es importante señalar, que el tren, aunque dispone de calefacción, la temperatura desciende bastante según se va acercando a las zonas altas de montaña, por lo que se recomienda llevar algo de abrigo. Asimismo cabe destacar que no dispone de baño.

 

 

 

Juegos para viajar con niños

Culturales, de naturaleza y aventura, de relax,… Sea como sea, cualquier viaje es enriquecedor para adultos y niños. No obstante, si planificamos un viaje con niños es importante tener en cuenta que ellos necesitan un tiempo de juego y por ello es recomendable llevar algún juguete en la maleta.

En su día, ya hablamos de algunos aspectos a considerar a la hora de elegir los juegos para viajar así como algunos juegos recomendados. Hoy ampliamos esa lista con otros 3 juegos para viajar con niños.

Juegos para viajar – TRIPOLO (Lúdilo)

¿Quién no ha jugado 3 en raya? Es el clásico de los clásicos. Es tan sencillo a la par que divertido que nosotros hasta hemos hecho nuestro propio tablero y fichas. Pues bien, Tripolo es el 3 en raya con una vuelta de tuerca pues cambia las fichas por 64 cartas las cuales tienen un dibujo en una de sus caras: letras, colores o imágenes.

El objetivo del juego es ser el primero en deshacerse de todas las cartas emparejando el mismo elemento en las tres en línea.

Como este juego no tiene tablero, se juega sobre una mesa o el suelo directamente colocando nueve cartas boca arriba como en la imagen y se reparten el resto de cartas entre los participantes.

Una vez repartidas las cartas y el “tablero” preparado, ya sólo queda dar el pistoletazo de salida para comenzar a juntar tres cartas del mismo elemento en línea, bien en vertical, horizontal o diagonal y ¡sin esperar turno!

Tripolo es un juego de lógica y velocidad que pone favorece la capacidad de observación y la toma de decisiones. Este juego está dirigido a niños de más de 6 años al que pueden jugar de 2 a 4 jugadores. Además, las 64 cartas se guardan en una cajita metálica así que es un juego de bolsillo perfecto para viajar.

JUEGOs para viajar – MIKADO (CAYRO THE GAMEs)

Otro clásico que también se cuela en las maletas es el Mikado o, para los amigos, los palillos chinos. Este juego, compuesto por 26 palos, comienza con el “lanzamiento” de los mismos sobre una mesa. Para ello un jugador toma los palos con una sola mano apoyando una de las puntas sobre la mesa y los deja caer quedando revueltos.  El jugador debe retirarlos de la mesa de uno en uno y sin mover ninguno de los otros palillos… si se mueve, ¡se pierde el turno!

En función de la edad de los niños, se puede jugar a ver quién retira más palillos o por puntos ya que cada palillo, en función de sus colores, tiene una puntuación.

Este juego está recomendado para niños a partir de 6 años y 2 jugadores (incluso se puede jugar a modo de solitario) y, además de ser divertido, aporta una serie de beneficios como mejora de la habilidad motriz, la concentración y la estrategia.

juegos para viajar – LA PATATA CALIENTE SALPICADORA (LANARD)

Muchos de los viajes que hacemos con niños son en verano, así que los juegos de agua también son una buena opción para llevar en la maleta… Los globos de agua ocupan el menor espacio posible pero aquí os proponemos darle un poquito más de emoción con la incorporación de La Patata Caliente Salpicadora.

Este juego consiste en introducir un globo lleno de agua en la patata, poner en marcha el temporizador que lleva incorporado y pasar la patata entre los distintos jugadores lo más rápidamente posible para evitar que te explote en las manos y acabar empapado de pies a cabeza.

Este juego está recomendado para niños mayores de 3 años por los globos y fomenta la coordinación ojo-mano y la habilidad motora.

Ruta por el Río de Santa Eularia des Riu (Ibiza)

Hace un tiempo os hablamos de la Ruta por el Río de Santa Eularia des Riu como plan dentro de un viaje a Ibiza en familia, así que aquí os describimos la excursión que os recomendamos, que es una variante de la ruta que propone el Ayuntamiento (ruta 4) para adaptarla  niños.

Puig de Misa – inicio de la ruta

Esta ruta lineal por el Río de Santa Eularia des Riu comienza en Puig de Misa, la iglesia católica del siglo SXVI que corona el municipio reconocido por UNICEF  como Ciudad Amiga de la Infancia. Las vistas desde este punto son privilegiadas, de ahí que Puig de Misa fuera también un lugar estratégico para la defensa de la isla.

Llegar a Puig de Misa puede hacerse a pie desde el centro del municipio (siguiendo la ruta completa “oficialmente” recomendada) pero teniendo en cuenta que es una ruta con niños, recomendamos llegar a este punto en coche.

Tras recorrer las inmediaciones de Puig de Misa y visitar su interior (si está abierto), nos dirigimos hacia Can Planetes a través de unas escaleras empedradas que comienzan junto al hito de la ruta 4.

Estas escaleras son un pequeño impedimento para recorrer esta ruta en carrito, si bien es cierto, superadas éstas y unos pocos escalones más adelante, la hacen perfecta incluso para ir “motorizados” 🙂

Can Planetes

Siguiendo un camino de tierra tras las escaleras de Puig de Misa, llegamos a Can Planetes, el Centro de Interpretación del Río.

Se trata de una casa payesa, típica  de Ibiza, que muestra la historia del río y su importancia cultural y natural ya que es el único río de la isla. En el interior de Can Planetes se encuentra el Molí de Dalt, un molino harinero de agua que en la época era clave para la vida del municipio.

Tras visitar el Centro  con todos los utensilios de labranza, descubrir el funcionamiento del molino y también moler un poco de harina manualmente, nos dirigimos hacia el cauce del río. Para ello hay que recorrer el camino junto al muro de la acequia que atraviesa parcelas y huertas donde pueden verse algunos animales de granja como cabras que divertirán a los niños.

el río y sus puentes

Siguiendo por el camino se pasa bajo en Pont Nou o Puente Nuevo, sobre el que circulan los coches,  y luego se llega al Pont Vell o Puente Viejo, un precioso puente de uso peatonal y cuya construcción está llena de leyendas. Dicen los ancianos del lugar que lo levantó el fameliar  (un duende de la isla)  o incluso el mismísimo diablo. Aquí volvemos a encontrar unos poquitos escalones fácilmente salvables.

En la poza que se crea junto a los arcos del río siempre se pueden ver patos y otras aves acuáticas asi que recordad llevad siempre un poco de pan para dar de comer a estos animales.

A partir de este punto comienza un paseo bien enlosado que transcurre junto al río de Santa Eularia, con bastante sombra y bancos para hacer, si es necesario, un alto en el camino. Como el río suele tener bastante caudal, se pueden observar los peces que viven en él… eso sí, mucho cuidado con los niños porque no hay valla de protección.

Más adelante y siguiendo el paseo junto al río, encontramos un puente más moderno y que conduce a un parque infantil con columpios.

Playa del Rio y Playa de Santa Eularia

Siguiendo por el paseo del río se llega a su desembocadura en la Playa del Río, a 18 kilómetros de distancia desde su nacimiento.

Esta playa es perfecta para ir con niños ya que es muy amplia, tiene mucha tierra para jugar y hay mucho recorrido dentro del agua hasta que llega a cubrir.

Esta playa se une a la Playa de Santa Eularia y al Paseo Marítimo, una zona llena de vida con restaurantes y tiendas.

Nuestra ruta por el Río de Santa Eularia termina en la Playa del Río pues, después de la caminata, bien se agradece un baño.

DATOS GENERALES DE LA RUTA POR EL RIO DE SANTA EULÁRIA DES RIU
  • Distancia: 1,5 – 2 km
  • Tipo de ruta: Lineal. Recomendamos sólo la ruta de ida desde el Puig de Misa a la Playa del Río.
  • Dificultad: Nula
  • Tiempo: 2 horas (según el paso de los niños)
  • Servicios:
    • Can Planetes:
      • Baño
      • Centro de Interpretacion
    • Playa del Río:
      • Zona infantil
      • Restaurantes
      • Tiendas
  • Niños: Si (a partir de 3-4 años)
  • Carrito: Sólo hay dos puntos en los que hay escaleras pero son fácilmente salvables.

 

 

 

 

 

Fin de semana con niños – Cabañas entre la naturaleza de Avila (Paraíso del Tietar)

¿Planeas una escapada de fin de semana con niños? Pues sigue leyendo… Hemos visitado el Paraíso del Tietar, un conjunto turístico de cabañas de madera ubicado en pleno Valle del Tietar, en la sierra de Ávila, el lugar perfecto para una escapada en familia. El nombre de este lugar no es al azar, ya que es un auténtico paraíso para disfrutar de la naturaleza y de unos días de relax y ocio. Cuando descubrimos su existencia, no dudamos en mirar la agenda y reservar nuestra estancia durante todo un fin de semana. Aquí te contamos nuestra experiencia y el porqué nuestra visita no será la última.

BIENVENIDOS AL PARAíSO EN AVILA

Tras una horita escasa en coche desde Madrid, llegamos a La Adrada donde se encuentra El Paraíso del Tietar. Nada más cruzar la puerta del recinto nos dimos cuenta que allí disfrutaríamos de una estancia ideal para niños, empezando por olvidarnos de los coches. Por el Paraíso no se puede circular, pero eso no significa que tengas que cargar con las maletas, para ello disponen de un buggy eléctrico (¡¡fuera ruidos!!) que hace las veces de “botones de hotel”.

Tras pasar por recepción y descargar todos los bártulos, llegamos a  nuestra humilde morada, una cabaña de madera para 4 personas de dos plantas con un baño, un aseo, una habitación abuhardillada y una cocina integrada al salón. Las cabañas están muy limpias y bien equipadas, aunque preferiríamos disponer de más menaje de cocina, está bastante justo… por eso de no estar fregando :). Para aquellos que vayáis con niños es recomendable que elijáis los modelos de cabaña sin escaleras con el fin de evitar posibles peligros.

ACTIVIDADES Y OCIO EN EL PARAÍSO DEL TIETAR

Aunque no hay nada mejor que disfrutar de la tranquilidad de la zona dando un paseo  o leer un libro en pleno pinar, dentro del recinto de El Paraíso del Tietar se pueden realizar multitud de actividades tanto para niños como para adultos y todas ellas gratuitas (a excepción del préstamo de material deportivo como bicis y raquetas de paddle).

Un servicio a destacar por los padres es que prácticamente a todas horas tienen planificadas actividades de animación para niños con monitores como busca-tesoros, manualidades, juegos de mesa o incluso cine. Esto no sólo hace que los niños se diviertan con otros de su edad, sino que también deja libertad a los adultos para poder practicar algún deporte o simplemente tener un poco de tiempo libre.

En este mismo sentido, la joya de la corona que más gusta a los niños es la piscina climatizada. No se trata de una piscina al uso sino que es un mini-parque de atracciones acuático pensado para y por los peques de la casa… ¡No había forma de sacarles de allí! Se trata de una piscina que no cubre más allá de medio metro (o incluso menos) con una seta ducha central, pistolas de agua, un pequeño tobogán y un saltamontes gigante que lanza cubos de agua… y todo ello con el agua y el recinto calentitos para poder disfrutar durante todo el año. Los niños y los mayores la disfrutan mucho.

Otro de los atractivos más concurridos y que más veces visitamos durante nuestra estancia es la granja. Aunque es chiquitita y no hay muchos animales (gallinas, conejos, ocas, patos y ovejas) les encanta a los niños. Normalmente no se puede acceder al recinto de los animales, sin embargo, dentro de la programación de animación está la visita a la Granja de modo que los niños pueden ver de cerca, tocar y dar de comer a los animalitos.

En este recinto de ocio, no podía faltar un parque infantil, así que frente al pequeño restaurante de El Paraíso del Tietar, los peques pueden jugar a sus anchas en los columpios y en la casita del árbol. Si bien es cierto, la equipación del parque y zonas infantiles es un poco antigua y le hace falta una renovación, pues algunos columpios ya tienen sus años… (son de metal, como los de nuestra época) y se hecha en falta alguna barandilla en las escaleras y pasarelas de acceso. Sin embargo, eso no es impedimento para el disfrute de los enanos.

 

lOS ALREDEDORES DEL PARAISO DEL TIETAR

Aparte de todas las actividades que se ofrecen dentro del recinto de El Paraíso del Tietar, la zona del Valle del Tietar ofrece muchas posibilidades de ocio, desde actividades tranquilas como visitar los pueblos de los alrededores o hacer rutas de senderismo, como actividades con más adrenalina como las de multiaventura. En la recepción de El Paraíso del Tietar informan sobre toda la oferta cultural y de ocio de la zona.

Según nos comentaron asiduos del lugar, dado que El Paraíso del Tietar no tiene piscina convencional (de agua fría y que cubra), en verano los residentes de las cabañas pueden utilizar la piscina municipal que se encuentra enfrente y a la que se accede con tan sólo cruzar la carretera.

Nosotros, como era un fin de semana de relax con niños pequeños, sólo hicimos una rutilla por los alrededores (ya os lo contaremos en otra ocasión) y disfrutamos de la gastronomía de la zona. El resto de actividades las hemos apuntado en la lista de deseos nuestra próxima visita a este paraíso.

 

En resumen, si buscáis un buen plan con niños cerca de Madrid para un fin de semana o puente en familia, ésta es una buena opción para desconectar en contacto con la naturaleza y hacer múltiples actividades de ocio.

Visita al Castillo de Manzanares El Real

Si estás pensando en hacer un buen plan con niños para estos días, una buena opción puede ser visitar el Castillo de Manzanares El Real en pleno Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama. A apenas 45 minutos de Madrid, se encuentra Manzanares El Real, un encantador pueblo de montaña entre el Embalse de Santillana y La Pedriza con uno de los castillos mejor conservados de toda España. ¿Te atreves a transportarte a la Edad Media? Continúa leyendo y diviértete con tus hijos viendo caballeros medievales y bonitos paisajes.

DESCUBRIENDO EL INTERIOR DEL CASTILLO

Tras acceder all recinto del Castillo, se llega a la entrada del mismo con su puerta impotente y las torretas que la flanquean. Nada más atravesarlas, se llega al pasillo que deja el antemuro defensivo donde están las almenas.

Un poco más adelante, está a la puerta que lleva al interior del Castillo, donde te reciben unas armaduras caballerescas y poco después, un pequeño túnel en la piedra (¡¡cuidado adultos con las cabezas!!) que lleva a una cámara en la cual se puede contemplar la profundidad de las torres que llevan a las mazmorras (o eso decía la peque de la casa toda emocionada :)).

El recorrido por el interior permite descubrir que este Castillo además de fortaleza es un palacio. Así se puede comtemplar el precioso patio con columnas en dos alturas, los grandes salones con tapices de la época, los dormitorios de los señores del Castillo (Los Mendoza) y los miradores con las espléndidas vistas, por un lado a la Pedriza y por el otro al Embalse de Santillana.

Y tras casi tocar el cielo desde la parte alta del Castillo, la visita al interior termina con una bajada (quizá un poco peligrosa, así que cuidado con los niños) por las estrechas escaleras de caracol en piedra que recorren la altura de la torreta que llevan de regreso al patio principal del Castillo.

UN PASEO POR LOS JARDINES DE PALACIO

Aparte de disfrutar de un interior perfectamente conservado, el Castillo de Manzanares El Real dispone de unos jardines muy amplios donde los niños pueden correr y jugar a sus anchas y que tratan de recrear como eran los de la época.

Desde la entra al recinto del Castillo, se inicia un pequeño sendero con arcos de madera y farolillos que conducen a los jardines. Salpicados por el camino, hay algunos bancos de madera donde poder sentarse y disfrutar de la tranquilidad de la zona y contemplar de las vistas al Castillo. Al final del sendero se encuentra un pequeño laberinto, dibujado en piedra en el suelo, donde los niños no pararán de correterar y jugar al pilla-pilla.

Un poco más adelante del laberinto, se encuentra el huerto con plantas medicinales, hortalizas y frutales que daban servicio a las cocinas del Castillo. Dado que cada plantación tiene su “cartelito”, dependiendo de la época del año, podréis jugar con vuestros hijos a adivinar de qué planta se trata.

Este plan es para toda la familia, eso sí, tened en cuenta que al Castillo de Manzanares El Real y sus jardines no está acondicionado para el acceso con carrito, por lo que tendréis que dejarlo a la entrada junto a las taquillas (así lo hicimos nosotros).

La entrada al interior del Castillo de Manzanares El Real es bastante económica, existiendo tarifa reducida para niños menores de 14 años y siendo gratuita para niños menores de 3 años. Si no tenéis tiempo de entrar al Castillo, tened en cuenta que se puede acceder a la ronda que lo rodea por el antemuro y a sus jardines sin pagar entrada. Para disponer de toda la información sobre horarios y tarifas os dejamos el enlace a la página del Castillo de Manzanares El Real.

Este plan en Manzanares El Real lo podéis completar con una pequeña ruta por el Embalse de Santillana y/o con una comida familiar en el Restaurante La Reunión o en el Molino El Taller del Agua.